El verano es la temporada que nos recuerda que debemos volver a vivir

(CNN) — ¡Bienvenido al comienzo del verano! Ahora baja la velocidad.

No querrás perderte nada pasando apresuradamente. Y no hay necesidad de sudar aún más, a menos que también te diviertas mientras lo haces.

Esa es la sabiduría del verano. Nos enseña a estar completamente despiertos, comprometidos y abiertos a todo lo que nos rodea. Se trata de estar al aire libre, ya sea en calles pobladas o en plena naturaleza.

Es la temporada para relajarse y la búsqueda de la felicidad (una frase inmortalizada un verano hace casi 250 cuatros de julio).

Y si hubo un verano en nuestras vidas que se sintió más liberador, es este, cuando salimos de nuestro estado de hibernación pandémica en Estados Unidos, entrecerrando los ojos ante el brillo de un nuevo amanecer.

¡Entonces, sal! Ve a acampar, o al menos pasa el día en el bosque. Saborea cerezas, melocotones, sandía, pastel y helado. Bebe limonada. Mójate, mira una actuación al aire libre o dos, mira películas y tormentas eléctricas, disfruta de libros con escaso mérito literario solo por el placer de hacerlo.

En su libro «La vida rural», Verlyn Klinkenborg se refirió al verano como «la estación en la que el ocio se hincha como un tomate, hasta que es redondo, rojo y maduro». Dale un bocado lento y jugoso, el verano es vida. Y la vida es preciosa y salvaje, y se mueve demasiado rápido.

Solsticio de verano 2021: sexo y tradiciones sensuales del día más largo del año

La vida es preciosa

Entiendo el argumento en contra de la temporada: hace calor, el clima es pegajoso y, a veces, es aburrido. Los temperamentos pueden estallar. No hay suficiente aire acondicionado y, debido a las crisis climáticas, ya es demasiado.

Pero el verano es un estado de ánimo. Hagamos lo que hagamos durante sus pocos meses, el verano permanece fijo en nuestra conciencia colectiva. Esta es la temporada en la que se forjan muchos de nuestros recuerdos más profundos; juega un papel protagónico en el carrete más destacado de nuestra infancia.

«Todo lo bueno, todo lo mágico sucede entre los meses de junio y agosto», escribió la autora Jenny Han.

Así que indaga y crea nuevos recuerdos, incluso si tus planes no son más ambiciosos que tomar siestas, leer afuera, dormir en una tienda de campaña y flotar en una piscina. No todo el mundo puede permitirse viajes en barco y vacaciones en el Caribe, pero muchos de los mayores placeres del verano son sencillos y económicos.

Pregúntate qué hace la poeta Mary Oliver, ganadora del premio Pulitzer, en su poema «El día de verano»: «Dime, ¿qué piensas hacer con tu única y preciosa vida salvaje?»

La vida es salvaje

El verano está lleno de placeres sencillos al aire libre, como la sensación del sol y el viento en brazos y piernas recién descubiertos. La temporada encierra una especie de felicidad nacida de escapes de cualquier tipo. Sabe a verduras asadas y frutas tan maduras que gotean por la barbilla.

Este es el momento de salir lo más que puedas durante el mayor tiempo posible. Cuida el jardín, trepa a los árboles, nada en las olas, come al aire libre, da un paseo al atardecer y duerme bajo las estrellas.

Estudios han establecido desde hace mucho tiempo un vínculo entre la salud mental y la naturaleza. Cuanto más nos conectamos con lo que está afuera, más contenido tenemos adentro.

«En esas estaciones primaverales del año, cuando el aire es tranquilo y agradable», escribió John Milton, «era una ofensa y un mal humor contra la Naturaleza no salir».

A nivel internacional, las vacaciones de verano son en gran parte celebraciones de la naturaleza. Por ejemplo, el solsticio de verano, el día más largo del año cada junio, se alinea con las vacaciones en Suecia y Noruega que están llenas de cantos, bailes, comidas y fiestas. Organiza tu propia fiesta de solsticio, incluso si eres el único invitado; solo asegúrate de que el lugar esté afuera.

Certificado Covid Digital para viajar dentro de la Unión Europea: todo lo que debes saber

La vida es libertad

En Estados Unidos, el verano está marcado por dos días festivos que honran el trabajo y el sacrificio.

El Día de los Caídos nos recuerda que debemos mirar atrás con gratitud y honrar a los soldados que murieron en la batalla. Y el Día del Trabajo (celebrado en mayo en la mayoría de los demás países) honra el trabajo dándonos a muchos de nosotros un descanso. Este último día festivo se convirtió en ley en el verano (de 1894).

Es una metáfora. Entre el sacrificio y el trabajo, y tal vez por ellos, tenemos libertad. El verano es la temporada de la autonomía.

Muchos estadounidenses también celebran el Día de la Independencia (de los británicos) todos los veranos. Combinado con Juneteenth, un acrónimo del 19 de junio, que marca el fin efectivo de la esclavitud en EE.UU. en el verano de 1865, también hay dos días festivos dentro de la temporada que celebran la libertad (en estos casos, de la tiranía y la opresión).

En EE.UU., Freedom Summer («Verano de la Libertad») se lanzó en Mississippi en 1964 para aumentar el registro de votantes negros. Y tres años después, mientras muchas ciudades de Estados Unidos estallaban en disturbios por la desigualdad racial, los hippies de San Francisco buscaban un tipo diferente de libertad en el «Verano del Amor».

Honra esos sacrificios y libertades ganadas con tanto esfuerzo a tu manera antes de que pases este hechizo estacional.

La vida se mueve bastante rápido

El verano es una época maravillosamente cinética, una temporada de juventud, actividad, celebración y revolución. Fomenta el baile bajo aspersores, bengalas y estrellas. Nos invita a realizar largas caminatas y paseos en bicicleta. Es la temporada de nadar y montar tiendas de campaña, de ceder a la atracción gravitacional de árboles y cuerpos de agua. E históricamente la temporada de protestas masivas por causas progresistas.

Pero a la inversa, también es el momento de hacer lo menos posible. Es la temporada para simplemente… ser.

Deja que el calor te anime a ser lento para que tengas tiempo de saborear estos placeres. Perder el tiempo sin culpa. «El verano profundo es cuando la pereza encuentra respetabilidad», escribió el filósofo Sam Keen.

Es la temporada para acostarse en una hamaca, tomar un té helado o una cerveza de temporada y mirar las ramas de los árboles que se mecen con la brisa. Es para películas de gran éxito, entretenidos libros y revistas, y festivales al aire libre.

Las largas horas de luz del día significan más tiempo para participar con avidez en más de todo. Las cenas y la hora de acostarse migran tarde y, si tienes mucha suerte, dormir hasta tarde puede prolongarse hasta que el sol se filtre a través de las ventanas.

El tiempo cambia en verano: parece haber más y también pasa demasiado rápido.

Entonces todo terminó, un fragmento de paleta derretida goteando en la acera.

El poema «Summer Day» de Mary Oliver resume la melancolía de despedirse de esta dulce y suculenta temporada cuando escribe: «Dime, ¿qué más debería haber hecho? ¿No muere todo al fin, y demasiado pronto?»

FOTOS | La prenda del verano 2021

‘Para todo, hay una temporada’

A medida que avanza el año, intenta alinear tu actividad física y mental con la temporada en la que te encuentras. Comulga con el cambio en la naturaleza, acepta sus recordatorios. Celebra las fiestas, asimila sus significados, disfruta del botín de cualquier época del año en la que te encuentres.

«Vive en cada estación a medida que pasa; respira el aire, bebe la bebida, prueba la fruta y resígnate a la influencia de la tierra», escribió Henry David Thoreau en «Walden», su meditación práctica sobre la vida estacional.

En el otoño, da la bienvenida a un enfoque hacia adentro a medida que los días se vuelven más fríos y oscuros. En el invierno, sumérgete en tu interior y ponte cómodo allí. En la primavera, sal del capullo porque hemos soportado la oscuridad y necesitamos dejar entrar la luz.

Y en verano, sal, comunícate con la naturaleza, encarna la libertad y persigue la felicidad como un cachorro tras su propia cola. Y luego tírate a la hierba y quédate ahí todo el tiempo que puedas. Vive tu única vida salvaje y preciosa.

Nota del editor: David G. Allan es el director editorial de CNN Travel, Style, Science y Wellness. Este ensayo es parte de una columna llamada The Wisdom Project, a la que puedes suscribirte aquí.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up