Solo estuvo tres días en París, pero conoció al amor de su vida en el metro

(CNN) — Andye tenía planeado pasar solo tres días en París. El primer día, se subió al tren del metro que cambiaría su vida para siempre.

Era septiembre de 2016. Andye, nacida en Haití y criada en Estados Unidos, tenía 25 años y estaba terminando un máster en Ámsterdam, Países Bajos. Estaba en esa fase intermedia de una carrera en la que los estudios terminaron, pero la graduación está por llegar.

“Decidí: ‘Voy a viajar durante un mes y luego volveré a Ámsterdam'”, cuenta Andye a CNN Travel.

Andye planeó una aventura de un mes explorando Italia, Grecia, Egipto e India. De regreso, pasó por París para visitar a una amiga cercana, Seyna, que vivía en la capital francesa y cuidaba algunas de las pertenencias de Andye.

“Me subí al metro para volver a casa de mi amiga, donde había dejado mis maletas”, recuerda Andye a CNN Travel. “Y ahí se subió él”.

“Él” era Steven, un estudiante de máster de 26 años originario de la República Centroafricana que estudia en París y trabaja medio tiempo en una escuela. (Andye y Steven han pedido que solo se utilicen sus nombres de pila por razones de privacidad).

Cuando Steven subió al tren, el vagón ya estaba lleno de viajeros. Era uno de los varios pasajeros que estaban de pie.

Mientras tanto, Andye estaba sentada, con su mochila de viaje sobre las rodillas y los auriculares puestos. Steven se fijó en ella enseguida. “Pensé que era realmente hermosa”, cuenta Steven a CNN Travel.

Una historia de amor que comenzó en San Valentín en el Himalaya

Pasaron algunas paradas, el vagón se vació, se liberaron los asientos y Steven acabó sentado frente a Andye. No dejaba de mirarla. Ella también parecía mirarlo. Sus ojos se encontraban continuamente.

Andye también se fijó en Steven entre la multitud de viajeros.

“No dejábamos de mirarnos”, recuerda. “Él se daba la vuelta para mirarme y yo miraba hacia otro lado, y así estuvimos durante unos 15 minutos, mirándonos y apartando la mirada”.

Mientras el tren avanzaba a toda velocidad por las calles parisinas, Steven intentaba pensar en una forma educada de entablar conversación con la chica de la mochila. Quería hablar con ella, pero también era consciente de que debía respetar su espacio y su intimidad.

Mientras tanto, Andye fantaseaba en silencio con el desconocido que tenía enfrente. Recuerda que le llamó la atención su “energía tranquilizadora”.

“Tenía unos brazos muy bonitos y musculosos. Me dije: ‘Vaya, parece alguien a quien podría darle un buen abrazo'”.

Mientras estos pensamientos pasaban por la mente de Andye, les seguía otro, que se hundía. “Me dije: ‘¿Y si es mi marido, pero nunca lo sabré? Porque me voy a bajar de este tren sin hablar nunca con él'”.

“Entonces, en algún momento, cuando nuestras miradas se cruzaron por fin, y ninguno de los dos se volteó, vi que sus labios se movían. Así que me quité uno de los auriculares”.

Encuentro en el metro

Steven y Andye empezaron a charlar cuando iban en el mismo tren del metro de París en septiembre de 2016. Crédito: @DyeTravels

En francés, Steven le sugería a Andye que moviera su mochila pesada al asiento ahora vacío a su lado. Andye, que domina el francés, le respondió que no era necesario: la mochila no pesaba.

“Entonces, de alguna manera, no volví a ponerme los auriculares, porque esperaba que siguiéramos hablando”, dice Andye. “Y entonces la conversación continuó”. Steven le preguntó si Andye era estudiante, por la mochila, y ella le habló de sus estudios. Steven le explicó que él también estaba cursando un máster.

“En algún momento, tuve que bajarme del tren para hacer un transbordo, y me preguntó si podía bajarse conmigo. Y yo le dije: ‘Puedes hacer lo que quieras'”.

Cuando bajaron juntos del tren, Steven se ofreció a ayudarla a llevar la mochila. “Me sentí un poco nerviosa porque no lo conocía y pensé que probablemente podría huir con mi mochila”, dice Andye. “Pero mi instinto me hizo sentir lo suficientemente cómoda como para permitirle llevarla”.

Los dos esperaron juntos a la siguiente estación de metro, con Steven sosteniendo la mochila. Luego subieron juntos al siguiente tren y se sentaron uno al lado del otro.

“Seguimos hablando”, dice Andye. “Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que en realidad estábamos haciendo nuestro máster en el mismo campo de estudio. Los dos estábamos estudiando el desarrollo sostenible, y empezamos a hablar un poco de eso”.

Cuando el tren llegó a la parada de Andye, Steven se bajó con ella y le entregó la mochila. Intercambiaron números, y luego Steven le preguntó si podía darle un abrazo de despedida. Andye aceptó.

“Me pareció muy raro, porque en Francia la gente solo se besa en la mejilla, no se abraza”, recuerda Andye.

“Me dije: ‘Vaya, ¿y si este tipo lee la mente? Porque antes estaba pensando que podría recibir un abrazo muy bonito de él'”.

Después de su abrazo, los dos se fueron por caminos distintos. Steven, mirando su teléfono, se dio cuenta de que su desvío del metro le había hecho llegar tarde al trabajo.

Mientras tanto, Andye se reunió con su amiga Seyna e inmediatamente compartió los detalles de su encuentro en el metro.

Esa misma noche, Steven envió un mensaje a Andye y esperó nervioso una respuesta. “Cuando ella respondió, grité y corrí hacia mi primo”, dice Steven, recordando que anunció que Andye era la mujer con la que se casaría.

Estas compañeras de trabajo se enamoraron cuando compartían habitación de hotel

Andye y Steven se enviaron mensajes durante toda la noche, intentando descifrar si podían volverse a ver antes de que Andye regresara a Ámsterdam. Ella tenía una agenda muy apretada, y al principio sugirió que sería más fácil reunirse dentro de unas semanas, ya que después de la graduación planeaba volver a París durante una semana antes de regresar a Estados Unidos.

“Aunque nos veamos solo un segundo, tengo muchas ganas de verte antes de que te vayas”, escribió Steven en respuesta.

Finalmente, decidieron reunirse para una cena rápida en la última noche de Andye. Steven quería impresionar a Andye y llevarla a un restaurante elegante, pero Andye quería asegurarse de que no llegaría tarde a casa, ya que iba a viajar al día siguiente.

Se decidieron por un local de comida rápida informal, justo al lado de la parada de metro donde se habían separado la primera vez.

Mientras Andye se preparaba para la cita, Seyna se burló de su romántico encuentro en el metro y de los planes de la cita posterior.

“Estaba muy entusiasmada de que saliera con él”, se ríe Andye. Cuando se volvieron a ver, tanto Andye como Steven se sintieron emocionados.

“Sentí mariposas en el estómago”, dice Steven.

“Hicimos el saludo habitual en francés con un beso en cada mejilla, también conocido como ‘la bise'”, recuerda Andye, que recuerda que trató de moderar su emoción, dado su inminente regreso a Estados Unidos.

Dentro del restaurante, la conversación fluyó rápidamente. “Empezamos a hablar y a conocernos un poco”, recuerda Andye.

Steven fue directo con Andye y le explicó que estaba buscando una relación. “Pensé que era como, ‘Vaya, primera cita, como si estuvieras haciendo demasiado por mí’. Pero aprecié su sinceridad”, dice Andye. “Seguimos hablando y tuve, de nuevo, esa especie de sensación de calma al estar cerca de él”.

El plan original de Andye de que la velada fuera corta ya no parecía tan importante. Sugirió que fueran al centro de París a un bar.

Más tarde, Steven acompañó a Andye de vuelta al departamento de su amiga. Fuera de la puerta, se besaron. Luego, Steven volvió a donde vivía, más allá de los suburbios de París. Era más tarde de lo que pensaba, y los trenes ya habían dejado de dar servicio, así que recorrió la mayor parte del camino a pie. Steven dice que no le importó, que se dejó llevar por la emoción y lo romántico de la noche.

Mientras tanto, Andye le contaba a Seyna con entusiasmo la cita y lo bien que había ido. “Al día siguiente me fui a Ámsterdam, pero seguimos en contacto. Me envió mensajes todo el tiempo que estuve en Ámsterdam”, recuerda Andye.

Larga distancia

Andye volvió a Estados Unidos, pero siguió en contacto con Steven. Crédito: @DyeTravels

Tras su graduación, Andye volvió a París para hacer una breve escala antes de regresar a Estados Unidos. Una vez más, quedó con Steven en la parada de metro junto al departamento de Seyna.

Se subieron juntos al tren y fueron a dar un paseo por los Campos Elíseos, por la zona del Trocadero y hacia la Torre Eiffel.

Andye y Steven intentaron verse todo lo que pudieron durante esos días, y a menudo viajaron juntos en metro. En uno de esos viajes, Steven se dirigió a Andye y le dijo que no quería que volviera a Estados Unidos.

“¿Por qué?”, preguntó Andye.

“Porque te amo”, dijo Steven.

“¿Cómo puedes amarme? Ni siquiera me conoces”, dijo Andye.

Andye abordó su vuelo a Estados Unidos a finales de septiembre, sin planes inminentes de volver a Europa.

“No hicimos planes para reunirnos, más bien mantuvimos la esperanza de que nos veríamos de nuevo, en algún momento”, dice Andye.

“Decidimos que íbamos a seguir en contacto, y seguir escribiéndonos y hablando”, dice Steven.

Tres meses después, Andye empezó a trabajar en una organización internacional con sede en Washington. Pronto se enteró de que su trabajo implicaba viajes de negocios, sobre todo a Guinea. Por casualidad, los vuelos solían incluir una escala en París.

En marzo de 2017, seis meses después de su primer encuentro en el metro, Steven y Andye se reunieron en el aeropuerto Charles de Gaulle para la escala de 24 horas de Andye.

En los meses intermedios, los dos habían estado en constante comunicación. Pero no era lo mismo que volver a verse en persona.

“Vaya, esta persona existe de verdad”, recuerda Andye que pensó.

“Hablamos mucho, nos abrazamos mucho”, dice Steven sobre su reencuentro.

Pero en poco tiempo volvieron a despedirse.

El trabajo de Andye consistía en viajar a África Occidental cada tres meses aproximadamente. Pensó que intentaría incorporar una escala en París por cada viaje.

Pero Steven se sentía culpable de que Andye fuera la que viajara siempre, ya que no tenía visado para viajar a Estados Unidos, por lo que no podía corresponderle.

“Se estaba complicando”, dice. “Como siempre era Andye quien tenía que viajar, pensé que habría sido aún más complicado más adelante en el proceso”.

Steven no comunicó estas preocupaciones a Andye. Pero ella intuía que algo pasaba.

“Solo recuerdo que estaba menos atento, muy distante. Y le dije: ‘Mira, si no te interesa esto, terminemos. No voy a perseguirte. Te quiero. Pero no me gustan las relaciones unilaterales. Me gustaría que esto fuera recíproco. Y como no lo es, me retiro de la ecuación”.

Reunidos en París

Andye y Steven se reencontraron en París después de unos meses separados. Crédito: Yann Guidon / Photon Thérapie

Pasaron un par de meses. Andye y Steven no hablaron durante este periodo, pero ambos pensaron en el otro a menudo. Mientras tanto, Andye planeaba un viaje a París para visitar a Seyna.

“Normalmente soy el tipo de persona que cuando se acaba, se acaba. Pero con él sentí que esto era más una especie de pausa que un rompimiento”, dice Andye.

“Hice que mi amiga Seyna se pusiera en contacto con él para ver si estaba bien, ya que no había tenido noticias suyas, y le dije que iba a ir a Francia una semana de vacaciones”.

Steven y Andye quedaron de verse.

“Hablamos mucho. Salimos a bailar y luego volvimos a ser como antes”, dice ella. “Estuve en París al menos cuatro o cinco días y pasamos la mayor parte del tiempo juntos”.

Steven dice que volver a ver a Andye después de los meses de silencio “reavivó un fuego” en su interior.

“En ese momento me dije: ‘Si no hago que funcione, me voy a arrepentir el resto de mi vida'”, dice.

Los dos pudieron hablar con franqueza sobre la situación, y Andye explicó que no le importaba ser siempre ella la que viajaba, dado que podía incorporar las visitas a los viajes de trabajo.

Se despidieron en términos más sólidos.

“Después de esa visita, me sentí muy cómoda y confiada en nuestra relación, pero creo que me llevó un tiempo volver a sentirme entusiasmada”, dice Andye.

La relación volvió a tambalearse cuando Andye regresó a Washington. Cuando volvieron a estar juntos, Andye se mostró firme: le dijo a Steven que los dos tenían que estar al 100.

“Le dije: ‘Mira, no tengo tiempo para juegos. Si esto es lo que quieres hacer, no es para mí, fui muy estricta con mis límites. Le dije: ‘Mira, si vas en serio con esto, aquí tienes el número de mi madre. Hazle saber que vas en serio con su hija'”.

En una semana, Steven había enviado un largo párrafo a la madre de Andye.

“Intenté hablarle un poco de mí”, explica Steven. “Le dije que iba en serio con Andye”.

El mensaje de Steven tuvo el efecto de llevar la relación de Andye y Steven al siguiente nivel. Empezaron a hablar sobre el país en el que podrían vivir en el futuro y sobre los planes de matrimonio.

La ruptura temporal de Andye y Steven fortaleció la relación. Crédito: @DyeTravels

La siguiente vez que se reencontraron en Francia, en noviembre de 2017, Andye incorporó una semana de vacaciones a su escala.

“Él vino a recogerme y trajo mis croissants de chocolate favoritos al aeropuerto”, recuerda. “Él sabe que soy adicta”.
Fue durante este viaje cuando Steven le propuso matrimonio.

“Cuando conocí a Andye, me sentí en paz, en sintonía con todos los elementos de la naturaleza”, dice Steven. “Pero cuando quise proponerle matrimonio, sentí una oleada de sentimientos diferentes. Me preguntaba qué haría si ella decía que no y, al mismo tiempo, me emocionaba la idea de que aceptara ser mi esposa. Estaba nervioso y temblaba por dentro”.

Andye aceptó la propuesta de Steven.

“Tuve la misma sensación de calma que tuve el primer día que lo conocí”, dice Andye sobre el momento en que dijo que sí.

La pareja se guardó la noticia durante un tiempo, primero se lo contaron a Seyna, la amiga de Andye que vive en París, y más tarde al mejor amigo de Steven.

La pareja decidió disfrutar del compromiso durante un tiempo y no precipitarse en el matrimonio. Continuaron su romance a distancia y el verano siguiente Andye pasó cuatro meses en Francia con Steven. Ella había dejado su trabajo y estaba en medio de un breve descanso, reagrupándose y averiguando sus próximos pasos profesionales.

“Fue un verano realmente maravilloso”, dice Andye, recordando el tiempo que pasó con Steven, su familia y sus amigos.

Durante su estancia en Francia, Andye también buscó trabajo en París. Pero esto resultó más complicado de lo que esperaba.

Andye y Steven habían pensado que lo más sensato para Andye era mudarse a Francia, después de todo, Andye hablaba francés con fluidez. Pero después de que ella tuviera problemas para encontrar un trabajo en Francia, la pareja comenzó a discutir la posibilidad de vivir juntos en Estados Unidos.

Casi un año después, en julio de 2019, el visado de prometido de Steven fue aprobado. Para celebrarlo, Andye y Steven se fueron a Haití. Mientras estaban allí, se inspiraron para planear su propia celebración de boda allí.

Dos extraños se conocieron en una pista de baile en Nueva York hace 24 años. Esto es lo que pasó después

Mudanza a Estados Unidos

Andye y Steven se casaron exactamente tres años después de conocerse en el metro. Crédito: @DyeTravels

Steven y Andye comenzaron su vida juntos en EE.UU. en un pequeño departamento estudio en Washington. Tuvieron una pequeña boda en una oficina judicial el 16 de septiembre de 2019, el tercer aniversario de su encuentro en el Metro, mientras anticipaban una celebración más grande en Haití al año siguiente.

Tanto Andye como Steven estaban encantados de vivir juntos después de años de larga distancia. Crearon una empresa juntos, Afrayiti, que crea ropa hecha a mano con telas africanas.

Poco después, el covid-19 llegó a Estados Unidos. Steven perdió su trabajo y, al principio, Andye se contagió del virus y fue hospitalizada.

Se recuperó físicamente, pero luchó contra la ansiedad durante algún tiempo después.

“Me puse muy nerviosa hasta el punto de no salir de casa durante tres meses”, recuerda Andye. “Ni siquiera puse un pie fuera de la puerta de nuestro departamento”.

Durante este tiempo, Andye dice que Steven fue un gran apoyo.
“No habría sobrevivido a esta pandemia si no fuera por él”.

Steven dice que no hay nadie más que Andye con quien quisiera pasar el encierro.

La celebración de la boda en Haití fue cancelada, así que la pareja se dedicó a cocinar, coser y diseñar juntos.

A medida que la pandemia disminuía, Steven animó a Andye a reincorporarse al mundo. Ella le agradece su paciencia durante este periodo.

“Tenía mucho miedo de salir a la calle y él me empujó a dar pequeños pasos”, dice Andye.

En el verano de 2021, la pareja se trasladó a Florida, atraída por la idea de más espacio, clima cálido y proximidad a la playa. Se sienten, dice Andye, “en paz” en Florida.

Una comedia romántica en la vida real

Andye y Steven sienten que el destino los unió. Crédito: Yann Guidon / Photon Thérapie

Actualmente, Andye y Steven siguen viviendo en Florida y planeando futuras aventuras juntos. Desde que el mundo se abrió, han visitado juntos Tanzania, Zanzíbar y Costa Rica.

Cuando se canceló la celebración de su boda en Haití, la pareja decidió iniciar una tradición en la que planean unas vacaciones que coincidan con su aniversario. Ahora mismo están en México celebrando los seis años de su encuentro en el metro y los tres de su boda en el juzgado.

“Una de las cosas que es simbólica, y no creo que él se dé cuenta, es que cuando viajamos, le gusta preguntarme [si puede] llevar mi mochila”, dice Andye.

Steven lleva su mochila “desde el primer día”, dice Andye, riendo.

Aunque Andye y Steven piensan que estaban predestinados a encontrarse en el metro ese día, ambos tienen momentos en los que se maravillan de lo ocurrido.

“Hay días en los que le digo: “Dios, estoy casada con un desconocido que conocí en el tren en París”, dice ella.

“¿Y si hubiera llegado tarde a tomar el tren, qué habría pasado?”, dice Steven. “Es el destino el que nos ha unido”.

Cuando Steven y Andye cuentan a los demás cómo se conocieron, a menudo les dicen que su historia se parece a una comedia romántica.

“Sinceramente, siento que estoy viviendo una comedia romántica con él”, dice Andye. “Especialmente como mujer negra, no se ven a menudo historias de amor internacionales con mujeres u hombres negros en ellas.

Y creo que, a veces, cuando pienso en ello, me digo: ‘Vaya, estoy viviendo mi propia comedia romántica’. No necesito verla en la televisión, esto es”.

1 de 10
| El encuentro en el metro: Andye estuvo en París tres días. El primer día, conoció a Steven a bordo del metro. Fue un viaje que cambiaría sus vidas para siempre. Gráfico de Alberto Mier, CNN. Fotos cortesía de @DyeTravels, Yann Guidon / Photon Thérapie y Getty

2 de 10
| Romance parisino: Andye y Steven se pusieron a hablar en el tren e intercambiaron números. “Sentí mariposas en el estómago”, dice Steven sobre su primera cita. Crédito: @DyeTravels

3 de 10
| Relación a distancia: Andye regresó a Estados Unidos y la pareja comenzó una relación a distancia. “Decidimos que íbamos a seguir en contacto, y simplemente seguir escribiéndonos y hablando”, dice Steven. Crédito: @DyeTravels

4 de 10
| Tiempo de calidad: En cada uno de sus encuentros, la pareja aprovechó al máximo su tiempo juntos. Aquí están en Fort de Joux, un castillo francés. Crédito: @DyeTravels

5 de 10
| Próximos pasos: Steven le propuso matrimonio a Andye en noviembre de 2017. “Tuve esa misma sensación de calma que tuve aquel primer día que lo conocí”, dice Andye sobre el momento en que dijo que sí. Aquí está la pareja en Nueva York juntos. Crédito: @DyeTravels

6 de 10
| El día de la boda: Andye y Steven se casaron en un juzgado el 16 de septiembre de 2019, en el tercer aniversario de su encuentro en el metro. Crédito: @DyeTravels

7 de 10
| Viajando juntos: Andye y Steven planearon originalmente una celebración de la boda en Haití, donde nació Andye. El covid puso fin a estos planes, pero la pareja pudo visitar Haití a principios de este año. Crédito: @DyeTravels

8 de 10
| Aventuras por todo el mundo: A la pareja le encanta viajar juntos. Aquí están en Costa Rica en 2021. Crédito: Fabiola Soto Rodríguez

9 de 10
| Encuentro casual: “Hay días en los que le digo: “Dios, estoy casada con un desconocido que conocí en el tren en París”, dice Andye. Aquí están los dos en Tanzania en 2021. Crédito: @DyeTravels

10 de 10
| Hollywood en la vida real: la gente suele comentar que su historia parece salida de una comedia romántica. “Sinceramente, siento que estoy viviendo una comedia romántica con él”, dice Andye. Crédito: @DyeTravels

end div.modal

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up