OPINIÓN | La violencia armada es una epidemia dentro de la pandemia de covid-19

Nota del editor: El senador Ben Ray Luján representa a Nuevo México. John Feinblatt es presidente de Everytown for Gun Safety. Las opiniones expresadas en este comentario son las de los autores. Ver más opinión en CNNE.com/Opinion.

(CNN) — En los últimos meses, los estadounidenses han recibido una serie de horribles recordatorios de que incluso cuando bajan las muertes por covid-19, una de las emergencias de salud pública más mortíferas de nuestra nación continúa: la violencia con armas de fuego.

Ocho personas murieron a tiros en Atlanta. Diez personas fueron asesinadas en un tiroteo masivo en una tienda de comestibles en Boulder, Colorado. Ocho más, masacrados en un almacén de FedEx en Indianapolis. Nueve más murieron en San José.

Nuestros corazones están con las familias y amigos que dejaron atrás estas tragedias, quienes ahora son parte de un club al que nadie quiere unirse: los millones de personas en este país cuyas vidas han sido destrozadas por la violencia armada. Y este club ha crecido incluso más rápido de lo normal durante el último año.

Sí, a medida que Estados Unidos quedó bajo órdenes de confinamiento, vimos menos tiroteos masivos de alto perfil. Pero lo que mucha gente no sabe es esto: casi 4.000 estadounidenses más murieron en homicidios con armas de fuego o tiroteos no relacionados con el suicidio en 2020, en comparación con 2019. Y aunque los datos aún se están analizando, indudablemente mostrarán que las comunidades negras soportaron la carga más pesada, dado que ellos tienen 10 veces más probabilidades que los blancos de morir por homicidio con armas de fuego.

Hay muchas razones posibles para este aumento. Para empezar, se estima que se vendieron 22 millones de armas en 2020 según un análisis de The Trace, casi 9 millones más que en 2019. Al mismo tiempo, los factores de riesgo que conducen a la violencia con armas de fuego también estaban en alza, y los resultados fueron predecibles. A medida que las órdenes de refugio en el lugar entraron en vigencia durante los primeros meses de la pandemia, aumentaron las llamadas a la Línea Directa de Violencia Doméstica.

Es hora de fortalecer las leyes

Todo se suma a esto: si bien el coronavirus ha matado, como mínimo, a 600.000 estadounidenses, el aumento de la violencia armada es otro subproducto mortal de la pandemia, y el remedio más eficaz son las leyes de sentido común. La Cámara de Representantes de Estados Unidos ya ha hecho su parte al aprobar un paquete de proyectos de ley de seguridad de armas que ampliarían las verificaciones de antecedentes de todas las ventas comerciales de armas. Ahora es el momento de que el Senado dé un paso al frente y tome medidas rápidas para evitar que las armas caigan en manos peligrosas.

La necesidad de fortalecer nuestras leyes de verificación de antecedentes es dolorosamente obvia. En este momento, solo los comerciantes de armas con licencia federal deben realizar verificaciones de antecedentes. Los vendedores privados sin licencia, incluso aquellos que venden armas con frecuencia, no están obligados a hacerlo. Esto significa que miles y miles de ventas de armas, incluso en ferias de armas y entre extraños que se encuentran en línea, no están sujetas a una verificación de antecedentes.

A los estadounidenses se les recordó cuán mortal puede ser esta laguna en agosto de 2019, cuando un atacante continuó una ola de tiroteos masivos en Odessa y Midland, Texas, que mató a siete personas e hirió a 17 más. El atacante, que tenía un historial de actividad delictiva y enfermedad mental, intentó comprar un arma a un vendedor autorizado en 2014, pero fue bloqueado porque no pasó una verificación de antecedentes. Trágicamente, esto fue solo un inconveniente menor. Según nuestra ley actual, el atacante pudo obtener fácil y legalmente un arma de asalto de un vendedor privado.

Reacciones al quinto aniversario del tiroteo en el club nocturno Pulse

Investigan los motivos del tiroteo en Texas 2:23

21 estados, incluidos Nuevo México, y Washington, han intensificado y aprobado sus propias leyes que exigen verificaciones de antecedentes de todas las ventas de armas de fuego. Pero eso por sí solo no es suficiente, porque es demasiado fácil que las armas de los estados con leyes débiles fluyan hacia estados con leyes fuertes. En Nuevo México, por ejemplo, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) recuperó casi 2.500 armas delictivas que se originaron en otros estados entre 2015 y 2019, la mayoría de las cuales procedían de estados sin una ley de verificación de antecedentes. En pocas palabras, este es un problema nacional que requiere una solución nacional.

Mientras los senadores debaten si dar prioridad a la seguridad de las armas de fuego, deben considerar el costo humano de la inacción. En los 25 años transcurridos desde que el Congreso aprobó por última vez una importante legislación sobre seguridad de armas, más de 800.000 estadounidenses han muerto por armas de fuego.

Por lo tanto, no debería sorprendernos que la legislación de sentido común sobre seguridad de armas nunca haya sido más popular. Según una encuesta de abril de la Universidad de Quinnipiac, el 89% de los votantes, incluido el 84% de los republicanos, apoyan la exigencia de verificaciones de antecedentes en todas las ventas de armas.

La conclusión es clara: es hora de que el gobierno federal haga todo lo posible para proteger al pueblo estadounidense de la violencia armada. Porque cuando se trata de esta crisis, no hay una vacuna en el horizonte; lo que necesitamos ahora son líderes valientes y leyes de sentido común.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up