Los autobuses llevaron la frontera a la ciudad de Nueva York. Pronto las carpas de emergencia albergarán a cientos de migrantes

(CNN) — Los signos más recientes de la crisis que enfrenta Nueva York son las enormes carpas blancas que el alcalde de la ciudad dice que nunca imaginó que tendría que construir.

La llegada de autobuses desde la frontera no muestra signos de desaceleración y estos nuevos refugios de emergencia en Randall’s Island pronto podrían albergar a cientos de migrantes.

Han pasado meses desde que el gobernador de Texas, Greg Abbott, comenzó a transportar inmigrantes a Nueva York. Y ha pasado poco más de una semana desde que el alcalde Eric Adams declaró el estado de emergencia, advirtiendo que el creciente número de recién llegados estaba abrumando los refugios para personas sin hogar, agotando los recursos y podría terminar costándole a la ciudad US$ 1.000 millones.

En un lugar que durante mucho tiempo se enorgulleció de su historia como hogar para inmigrantes, la llegada repentina de autobuses llenos de solicitantes de asilo ha obligado a los funcionarios a considerar esos ideales en tiempo real.

Abbott argumenta que ha expuesto la hipocresía de los líderes liberales que se doblegan bajo la presión que es una fracción de lo que los estados fronterizos afrontan a diario. Adams dice que su ciudad ha estado a la altura de las circunstancias y que Nueva York sigue comprometida a ayudar a los muchos inmigrantes que llegan y que se han visto atrapados en la crueldad de una crisis provocada por el hombre. Pero para hacer eso, dice, la ciudad necesita, y merece, más ayuda de los funcionarios estatales y federales.

“Esto es insostenible”, dijo Adams al anunciar el estado de emergencia. “La ciudad se quedará sin fondos para otras prioridades”.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, que se muestra aquí discutiendo sobre los solicitantes de asilo en agosto, ha estado pidiendo más asistencia federal durante meses, ya que un número creciente de inmigrantes ha sido transportado en autobús a su ciudad. (Crédito: Anthony Behar/Sipa USA)

Es una situación que avanza rápidamente en la ciudad más grande de Estados Unidos en un momento políticamente volátil, con elecciones de mitad de período a la vista. Aquí hay un vistazo a algunos de los problemas clave que estamos observando.

Un sistema que se acerca a un “punto de ruptura”

Muchos de los inmigrantes que llegaron terminaron en el ya sobrecargado sistema de refugios para personas sin hogar de Nueva York, que Adams advirtió el mes pasado que estaba “cerca de un punto de ruptura”.

Los funcionarios de la ciudad dicen que un número cada vez mayor de solicitantes de asilo impulsó un fuerte aumento en la población de refugios, que alcanzó un récord de más de 62.500 personas la semana pasada y ha seguido aumentando.

Adams asegura que aproximadamente una de cada cinco personas en los refugios de la ciudad son solicitantes de asilo y que la población de los refugios podría seguir aumentando drásticamente si los inmigrantes siguen llegando al mismo ritmo.

“Aunque nuestra compasión es ilimitada, nuestros recursos no lo son”, dijo Adams cuando declaró la situación como una emergencia la semana pasada. “Nuestro sistema de refugio ahora opera cerca del 100% de su capacidad. Y si estas tendencias continúan, seremos más de 100.000 en el próximo año. Eso es mucho más de lo que el sistema fue diseñado para manejar”.

Los defensores señalan que los problemas con el sistema de albergues de la ciudad han persistido durante años.

Los manifestantes en el Ayuntamiento de Nueva York el 13 de octubre piden protecciones de desalojo, medidas para proporcionar viviendas más asequibles y opciones de vivienda alternativas más seguras para los solicitantes de asilo. (Crédito: Michael M. Santiago/Getty Images)

“Estábamos preocupados por la capacidad incluso antes de que hubiera una discusión sobre la afluencia de inmigrantes recientes”, dice Kathryn Kliff, abogada del Proyecto de Derechos de las Personas sin Hogar de Legal Aid Society.

La población de refugios se había reducido durante la pandemia, pero ha crecido constantemente desde abril, según datos de la ciudad. La llegada de más inmigrantes a la ciudad es un factor, dice Kliff, pero está lejos de ser el único.

Los desalojos, que han ido en aumento desde que finalizó una moratoria por la pandemia a principios de este año, obliga a muchas personas a buscar refugio, dice Kliff. Otros son impulsados ​​por la violencia interna o los costos de vivienda aplastantemente altos, dice la abogada.

“Ciertamente hay un aumento en los números y hay mucha gente entrando”, afirmó. “Es muy difícil pagar una vivienda en la ciudad de Nueva York y la ciudad no ha priorizado invertir en viviendas asequibles. Todos estos factores contribuyen a una situación en la que estamos alcanzando un máximo histórico en términos del censo de refugios”.

Según el recuento más reciente de Nueva York, hasta el sábado más de 19.400 solicitantes de asilo habían ingresado al sistema de albergues de la ciudad en los últimos meses. La semana pasada, los funcionarios le dijeron a CNN que más de 14.100 permanecían en refugios.

“Muchas veces la gente ve cuál es ese sistema y dice: ‘Esto no es lo que quiero’ y luego se va a otra parte”, dice Kliff.

Los migrantes que se quedan, dice, son a menudo los que más ayuda necesitan. Los defensores dicen que muchos no tienen ninguna conexión con la comunidad o idea de dónde acudir para obtener ayuda.

“Para cuando llegan aquí, literalmente no tienen nada. Vienen con la única ropa que tienen”, comenta Kliff. “Han pasado por tanto, y tanto trauma, cuando llegan aquí”.

De dónde vienen los autobuses a Nueva York y quién viaja a bordo

La campaña del gobernador de Texas para transportar a los migrantes al norte ha recibido la mayor atención. También ha recibido fuertes críticas de Adams y otros que lo acusan de tratar a las personas como peones políticos cuando Abbott, un republicano, busca la reelección.

Migrantes, en su mayoría de Venezuela, hacen fila el 16 de septiembre para abordar un autobús a Nueva York en un centro de bienvenida administrado por la ciudad de El Paso, Texas. (Crédito: Jose Luis Gonzalez/Reuters)

Según las cifras más recientes publicadas por la oficina de Abbott, Texas ha transportado en autobús a más de 3.300 inmigrantes a Nueva York desde el 5 de agosto. Los funcionarios de Nueva York han dicho que creen que el transporte en autobús a su ciudad comenzó mucho antes de agosto.

Pero el esfuerzo de Abbott no es el único. La ciudad de El Paso, Texas, que, al igual que Nueva York, está dirigida por un alcalde demócrata, dice que ha enviado alrededor de 10.000 inmigrantes a la ciudad de Nueva York en lo que va del año.

Muchos inmigrantes también vienen a Nueva York por su cuenta con la asistencia financiera de organizaciones sin fines de lucro.

Los funcionarios de la ciudad han dicho que la mayoría de los inmigrantes que llegan a Nueva York son de Sudamérica. CNN ha hablado con muchos solicitantes de asilo de Venezuela entre los recién llegados.

En Nueva York existe el “derecho a la vivienda”, incluso para los migrantes recién llegados

Otras grandes ciudades, incluidas Chicago y Washington, también han visto un número creciente de llegadas de inmigrantes en autobuses desde Texas. Pero hay un detalle clave que distingue a Nueva York. Como resultado de una serie de juicios y decretos de consentimiento, la ciudad está legalmente obligada a brindar refugio a cualquier persona que lo solicite.

“Nueva York es única. Tenemos derecho a refugiarnos de una manera que otros lugares no tienen. … Somos la única jurisdicción que tiene derecho a un refugio que un tribunal puede hacer cumplir”, dice Kliff.

La política se aplica a cualquier persona en la ciudad, incluidos los inmigrantes que acaban de llegar. Se luchó mucho por el derecho y es importante que los migrantes estén incluidos en las protecciones, señala Kliff.

Migrantes de Texas llegan a la terminal de autobuses de Port Authority en Nueva York el 17 de agosto. (Crédito: Jeenah Moon/Reuters)

El mes pasado, Adams le dijo a Jake Tapper de CNN que la ciudad se comprometió a cumplirlo.

“Vamos a cumplir con la ley, así como con nuestra obligación moral y nuestras responsabilidades. Va a ser un desafío. Experimentamos los desafíos al hacerlo. Pero estamos obligados por ley aquí en la ciudad de Nueva York. … Esta es una ciudad con derecho a la vivienda, y vamos a cumplir con nuestras obligaciones”, dijo.

Las tiendas de campaña que construye Nueva York han provocado algunas críticas y preocupación

La declaración de emergencia del alcalde y el decreto que la acompaña anulan las restricciones de uso de la tierra y permiten la rápida construcción de refugios de emergencia, como las tiendas de campaña erigidas en Randall’s Island, justo al este de Manhattan.

Las autoridades dicen que la instalación, denominada Centro de Ayuda y Respuesta de Emergencia Humanitaria, brindará un respiro temporal a unos 500 adultos solicitantes de asilo y se espera que abra pronto.

Alrededor de un tercio de los migrantes que llegan en autobuses reportan el deseo de ir a otros destinos, según Manuel Castro, comisionado de la Oficina de Asuntos Migratorios de la Alcaldía.

“Los centros humanitarios… brindarán apoyo a aquellos que quieran mudarse a otras ciudades y estados”, dijo recientemente a los periodistas.

Las autoridades han dicho que la carpa en Randall’s Island, denominada Centro de Ayuda y Respuesta de Emergencia Humanitaria, se abrirá pronto.

El enfoque ha enfrentado críticas de algunos miembros del consejo de la ciudad, quienes argumentan que los hoteles son una mejor opción y han expresado su preocupación por las inundaciones y otros problemas ambientales con posibles sitios de refugio en tiendas de campaña. Adams anunció que la ciudad abrirá un centro enfocado en la familia en un hotel en el centro de Manhattan y rechazó las críticas a las carpas, pidiendo a los miembros del consejo de la ciudad que ofrezcan más soluciones.

Kliff dice que la Sociedad de Ayuda Legal también vigila de cerca el esfuerzo de la carpa para asegurarse de que cumpla con los requisitos del derecho a la vivienda.

“Los anuncios siguen cambiando sobre exactamente lo que están proporcionando y cómo lo están proporcionando”, señala. “Nuestra preocupación es proteger el derecho a la vivienda y asegurarnos de que los solicitantes de asilo no se encuentren en una posición en la que se les ofrezca algo menos de lo que tienen derecho”.

Nueva York ha visto llegar un gran número de inmigrantes antes

Aproximadamente 3 millones de inmigrantes viven en Nueva York, más de un tercio de la población de la ciudad. Y la ciudad tiene una larga historia de dar la bienvenida a los inmigrantes.

Nancy Foner, una distinguida profesora de sociología en Hunter College y CUNY Graduate Center, lo ha estudiado de cerca.

¿Cómo se compara el número de inmigrantes recientes descritos por los funcionarios de la ciudad como “sin precedentes” con los llegados en el pasado?

“Eso no es nada”, dice Foner después de escuchar las últimas estadísticas de la ciudad.

“Probablemente había un mayor porcentaje de inmigrantes y sus hijos en la ciudad de Nueva York en 1910-1920 que en la actualidad. Llegaban inmigrantes: los italianos, los irlandeses, los judíos rusos”, dice.

En esta foto de archivo de principios del siglo XX, un grupo de inmigrantes celebra al ver por primera vez la Estatua de la Libertad y la Isla Ellis en el puerto de Nueva York. (Crédito: Edwin Levick/Getty Images)

Los recién llegados vienen de otras partes del mundo, dice, y también hay otra diferencia notable.

“La forma en que vienen no tiene precedentes, se envían de una parte del país a otra”, dice ella.

Cómo podría ayudar declarar esto como una emergencia

Esa es una gran razón detrás de la crisis, según Adams.

“Miles de solicitantes de asilo han sido transportados en autobús a la ciudad de Nueva York y simplemente los dejaron sin previo aviso, coordinación o atención, y cada día llegan más”, dijo al anunciar su declaración de emergencia.

Camille Mackler se irritó al principio cuando escuchó al alcalde declarar el estado de emergencia. Para ella, sus palabras volaron frente a meses de esfuerzos de bienvenida.

Los migrantes llegan a la terminal de autobuses de la Autoridad Portuaria de Nueva York en autobuses desde Texas en agosto. (Crédito: Jeenah Moon/Reuters)

“Hemos demostrado que podemos dar la bienvenida de manera diferente. Y creo que también deberíamos poder hablar de ello de otra manera. … Nueva York ha demostrado que no necesitamos tratar a estas personas como un peligro. No son una amenaza”, dice Mackler, director ejecutivo de Immigrant ARC, que representa a los proveedores de servicios legales.

“Vienen aquí. Ellos necesitan ayuda. Necesitan ayuda. Sabemos que si se lo proporcionamos, harán de Nueva York su hogar y seremos mejores por ello”.

Pero dijo que entiende que hay razones estratégicas detrás de la medida del alcalde.

“Entiendo desde una perspectiva táctica que una declaración de estado de emergencia libera fondos y le permite a la administración buscar potencialmente otras fuentes de financiamiento y presionar más al gobierno estatal y federal para que brinden más apoyo”, dijo.

Lo que podría significar una nueva política fronteriza del gobierno Biden

Los miles de solicitantes de asilo que han llegado a Nueva York en los últimos meses son solo una fracción del más de medio millón de migrantes en el año fiscal 2022 que fueron detenidos en la frontera sur de EE.UU., procesados ​​y liberados por las autoridades mientras sus casos de inmigración proceden, según la Aduana y Protección Fronteriza de EE.UU.

Un análisis de CNN a principios de este mes encontró que los migrantes de tres países — Venezuela, Nicaragua y Cuba — estaban impulsando un aumento en los encuentros en la frontera sur.

Días después, el gobierno de Joe Biden anunció que las autoridades comenzarían a enviar a los venezolanos detenidos en la frontera de regreso a México, al mismo tiempo que crearían una vía legal y un proceso de selección para que 24.000 venezolanos con vínculos estadounidenses ingresen al país en los puertos de entrada.

La medida provocó un rápido coro de críticas por parte de grupos defensores de los derechos de los inmigrantes, quienes argumentan que el anuncio del gobierno de que llegó a un acuerdo con las autoridades mexicanas y ahora utilizará la medida de salud pública del Título 42 contra los venezolanos es injusto y peligroso.

En esta fotografía aérea del 26 de septiembre, inmigrantes que buscan asilo en Estados Unidos esperan ser procesados ​​por agentes de la Patrulla Fronteriza después de cruzar a Arizona desde México. (Crédito: John Moore/Getty Images)

Si se aplica tan rígidamente a los migrantes venezolanos como prometió la administración Biden, la política podría disminuir significativamente la cantidad de migrantes que son liberados en Estados Unidos después de cruzar la frontera. Eso también podría significar que menos inmigrantes terminen haciendo el viaje a Nueva York.

Adams elogió la medida en un comunicado, calificándola como un “paso a corto plazo para abordar esta crisis humanitaria y gestionar humanamente el flujo de los cruces fronterizos”. Pero dijo que todavía espera obtener más ayuda de Washington, incluido que “el Congreso apruebe una legislación que permita a los solicitantes de asilo trabajar legalmente y brinde ayuda financiera de emergencia para nuestra ciudad”.

Hasta ahora, la ciudad todavía espera ese financiamiento federal de emergencia. Y siguen llegando autobuses de migrantes.

Priya Krishnakumar, Ray Sanchez, Samantha Beech, Rosa Flores, Athena Jones y Gloria Pazmino de CNN contribuyeron a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up