Tres formas en que China y Rusia están estrechando sus lazos económicos

Hong Kong (CNN Business) — El líder de China, Xi Jinping, y su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, se reunirán cara a cara esta semana por primera vez desde que Moscú envió tropas a Ucrania a principios de este año.

Cuando se reunieron por última vez, en febrero en Beijing durante los Juegos Olímpicos de Invierno, proclamaron que su amistad “no tenía límites”. Desde entonces, Rusia ha tratado de estrechar sus lazos con China, mientras Europa y Estados Unidos respondían a la invasión con una oleada tras otra de sanciones.

Beijing ha evitado cuidadosamente violar las sanciones occidentales o proporcionar apoyo militar directo a Moscú. Este acto de equilibrio, dicen los expertos, es una señal de que Xi no sacrificará los intereses económicos de China para rescatar a Putin, que llegó a la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái en Uzbekistán esta semana con su ejército retirándose de grandes franjas de territorio ucraniano.

ANÁLISIS | Vladimir Putin y Xi Jinping quieren crear un nuevo orden mundial. El revés de Rusia en Ucrania podría arruinar sus planes

Pero la relación comercial está en auge, de forma desigual, ya que Rusia busca desesperadamente nuevos mercados y China —una economía 10 veces mayor— se lanza a por materias primas baratas.

El comercio de bienes bilaterales ha alcanzado niveles récord, ya que China está comprando petróleo y carbón para hacer frente a la crisis energética. Rusia, por su parte, se ha convertido en uno de los principales mercados para la moneda china, y las empresas chinas se apresuran a llenar el vacío dejado por las marcas occidentales que se marchan.

Comercio récord

El gasto de China en productos rusos se disparó un 60% en agosto con respecto a hace un año, alcanzando los US$ 11.200 millones, según las estadísticas de las aduanas chinas, superando el aumento del 49% de julio.

Sus envíos a Rusia, por su parte, se dispararon un 26% hasta los US$ 8.000 millones en agosto, también acelerando respecto al mes anterior.

En los primeros ocho meses de este año, el comercio total de mercancías entre China y Rusia aumentó un 31%, hasta los US$ 117.200 millones. Esto supone ya el 80% del total del año pasado, que se situó en un récord de US$ 147.000 millones.

“Rusia necesita a China más de lo que China necesita a Rusia”, dijo Keith Krach, ex subsecretario de Estado para el Crecimiento Económico, la Energía y el Medio Ambiente de Estados Unidos.

“A medida que la guerra en Ucrania se prolonga, Putin está perdiendo amigos rápidamente y cada vez depende más de China”, añadió.

Para China, Rusia representa ahora el 2,8% de su volumen total de comercio, ligeramente superior al 2,5% de finales del año pasado. La Unión Europea y Estados Unidos tienen cuotas mucho mayores.

Fabricantes de pruebas covid-19 siguen generando ganancias 1:05

China ya era el mayor socio comercial de Rusia antes de la guerra, y representaba el 16% de su comercio exterior total.

Pero la segunda economía del mundo ha adquirido una importancia mucho mayor para Rusia, que se ha sumido en una recesión a causa de las sanciones occidentales.

El banco central ruso dejó de publicar datos comerciales detallados cuando comenzó la guerra en Ucrania. Pero Bruegel, un centro de estudios económicos europeo, analizó recientemente las estadísticas de los 34 principales socios comerciales de Rusia y estimó que China representó aproximadamente el 24% de las exportaciones rusas en junio.

“El comercio entre China y Rusia está en auge porque China está aprovechando la crisis de Ucrania para comprar energía rusa con descuento y sustituir a las empresas occidentales que han salido del mercado”, dijo Neil Thomas, analista principal sobre China en Eurasia Group.

Rusia desplazó a Arabia Saudita en mayo como primer proveedor de petróleo a China. Moscú se ha mantenido en ese puesto durante tres meses consecutivos hasta julio, según los últimos datos de las aduanas chinas.

Las importaciones chinas de carbón procedentes de Rusia también alcanzaron el máximo de cinco años, con 7,42 millones de toneladas métricas en julio.

¿El yuan es el nuevo dólar en Rusia?

La guerra de Ucrania también ha disparado la demanda del yuan chino en Rusia, ya que las sanciones occidentales han aislado en gran medida a Moscú del sistema financiero mundial y han restringido su acceso al dólar y al euro.

El comercio de yuanes en la bolsa de Moscú representó el 20% del volumen total de operaciones con las principales divisas en julio, frente a un 0,5% en enero, según el medio de comunicación ruso Kommersant.

Los volúmenes diarios de negociación del tipo de cambio yuan-rublo también alcanzaron un nuevo récord el mes pasado, superando el comercio rublo-dólar por primera vez en la historia, según el medio de comunicación ruso controlado por el Estado RT.

Según las estadísticas publicadas por SWIFT, el sistema de mensajería utilizado por las instituciones financieras de todo el mundo para procesar los pagos internacionales, Rusia fue el tercer mayor mercado del mundo para los pagos realizados en yuanes fuera de la China continental en julio, después de Hong Kong y el Reino Unido. El país ni siquiera aparecía en la lista de los 15 principales mercados de yuanes de SWIFT en febrero.

Las empresas y los bancos rusos también recurren cada vez más al yuan para los pagos internacionales.

La semana pasada, la empresa rusa Gazprom dijo que empezaría a facturar a China en yuanes y rublos por el suministro de gas natural, mientras que el banco ruso VTB dijo que lanzaba las transferencias de dinero a China en yuanes.

Para Beijing, es un impulso a sus ambiciones de convertir el yuan en una moneda global.

ANÁLISIS | Putin necesita más que nunca la ayuda de Xi Jinping tras sus tropiezos en Ucrania

“El aumento del uso del yuan por parte de Rusia también ayuda a avanzar en los objetivos a largo plazo de China de convertir el yuan en una moneda mundial, aislarse de las sanciones financieras de Occidente y aumentar su poder institucional en las finanzas internacionales”, afirmó Thomas, del Eurasia Group.

Para Rusia, esta asociación con China “nace de la desesperación”, dijo Krach.

“Como Rusia se ha visto muy debilitada, en parte por las sanciones, Putin está dispuesto a hacer un trato con una potencia depredadora con tal de obtener acceso al capital”, añadió.

Las empresas chinas llenan el vacío

Las empresas chinas también están aprovechando el éxodo de las marcas occidentales de Rusia.

Los teléfonos inteligentes chinos representaron dos tercios de todas las nuevas ventas en Rusia entre abril y junio, informó Reuters, citando al principal minorista de electrónica de Rusia, M.Video-Eldorado. Su cuota total en Rusia ha aumentado constantemente, pasando del 50% en el primer trimestre al 60% en abril, y luego a más del 70% en junio, dijo M.Video.

Xiaomi fue el fabricante de smartphones más vendido en Rusia en julio, con un 42% del mercado, según el medio ruso Kommersant.

Samsung, otrora líder del mercado, solo tenía el 8,5% del mercado en julio. Apple tenía el 7%. Las dos empresas representaban casi la mitad del mercado ruso antes de la invasión de Ucrania, pero suspendieron la venta de nuevos productos en el país tras el inicio de la guerra.

Los coches chinos también han inundado Rusia. Los vehículos de pasajeros de origen chino representaron casi el 26% del mercado ruso en agosto, la cifra más alta registrada, según la agencia analítica rusa Autostat. En el primer trimestre del año, la cifra fue del 9,5%.

Las principales empresas automovilísticas mundiales, como Ford y Toyota, se han retirado de Rusia este año.

Límites en una asociación “sin límites” entre Rusia y China

Sin embargo, los analistas señalan que la asociación entre China y Rusia también tiene límites significativos. China no está proporcionando apoyo militar, comercial o tecnológico que “arriesgaría sanciones significativas de EE.UU. a China”, dijo Thomas de Eurasia Group.

“Beijing no sacrificará sus propios intereses económicos para apoyar a Moscú”, afirmó.

Por temor a una reacción de EE.UU., China se ha negado hasta ahora “firmemente” a violar las sanciones internacionales contra Rusia, obligando a Moscú a solicitar apoyo militar a Corea del Norte, dijo Craig Singleton, investigador principal de China en la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington.

Funcionarios rusos de 18 distritos piden la renuncia de Putin 2:36

“La negativa de Beijing a violar las sanciones estadounidenses e internacionales refleja su aceptación a regañadientes de que China sigue dependiendo del capital y la tecnología occidentales para sostener su desarrollo en curso, aunque Xi se incline personalmente por ayudar al esfuerzo bélico de Putin”, dijo.

Además, la rápida desaceleración económica de China este año limitará aún más la voluntad de Xi de ayudar a Putin. El presidente de China no querrá arriesgarse a nada que desestabilice aún más la economía a pocas semanas de que se disponga a conseguir un histórico tercer mandato en el congreso del Partido Comunista.

Lo que depara el futuro

Es probable que las relaciones futuras sigan siendo tensas, y China querrá mantener sus opciones abiertas, según los analistas.

“Siempre ha habido desconfianza entre los dos regímenes, que históricamente se han tratado como rivales”, señaló Krach.

La actual asociación entre China y Rusia es principalmente “defensiva”, reforzada por la opinión compartida por Beijing y Moscú de que la OTAN y Estados Unidos suponen una “amenaza palpable para la seguridad nacional”, dijo Susan Thornton, investigadora principal y profesora visitante de la Facultad de Derecho de Yale.

“La guerra de Rusia en Ucrania no interesa a China, pero dada la hostilidad occidental, China no se opondrá a Rusia”, añadió.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up