Exclusiva: Documentos filtrados revelan amenazas de muerte y obstáculos en investigación del magnicidio de Haití

Puerto Príncipe, Haití (CNN) — No había dudas sobre el significado del mensaje de texto anónimo de la semana pasada: Haz lo que decimos o muere.

“Oye, secretario, prepárate para una bala en la cabeza, te dieron una orden y sigues haciendo mier***”, decía el mensaje del 16 de julio, una de las varias amenazas de muerte enviadas a los secretarios judiciales que colaboran en la investigación de Haití sobre el asesinato del presidente Jovenel Moïse, según denuncias oficiales presentadas ante la policía haitiana y vistas por CNN.

Son parte de un alijo de documentos del Ministerio de Justicia Interna obtenidos en exclusiva por CNN, que revelan testimonios nunca antes escuchados de sospechosos clave, misteriosos intentos de influir en la investigación y el grave peligro que sienten los investigadores judiciales al intentar descubrir quién mató al presidente el 7 de julio.

Las amenazas de muerte no son lo único que dificulta el trabajo de los investigadores haitianos. Varias fuentes también han descrito a CNN una serie de obstáculos inusuales puestos a los investigadores, incluida la dificultad para acceder a las escenas del crimen, a los testigos y a las pruebas.

El resultado es una investigación que en repetidas ocasiones se ha desviado del protocolo establecido, según expertos legales e independientes. La pregunta es: ¿Por qué?

Amenazas de muerte y solicitudes extrañas

Varios funcionarios haitianos han recibido amenazas de muerte desde que comenzó su investigación hace dos semanas, según muestran los documentos.

Carl Henry Destin, el juez de paz que documentó oficialmente la casa y el cuerpo devastados de Moïse horas después de su tiroteo, se escondió solo dos días después. “Mientras hablo con ustedes ahora, no estoy en casa. Tengo que esconderme en algún lugar lejano para hablar con ustedes”, le dijo Destin a CNN, describiendo en un rápido francés las múltiples llamadas telefónicas amenazadoras que había recibido de desconocidos.

Los secretarios que trabajan con Destin y otros jueces de instrucción también han sido atacados, según documentos obtenidos por CNN. El 12 de julio, la Asociación Nacional de Empleados Haitianos publicó una carta abierta pidiendo atención “nacional e internacional” a las amenazas de muerte recibidas por dos empleados locales, Marcelin Valentin y Waky Philostene. La carta exige una acción del ministro de Justicia, Rockefeller Vincent, para garantizar su seguridad.

Valentin y Philostene no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre la carta.

Más de una semana después, los documentos del Ministerio de Justicia ofrecen poca evidencia de que tales preocupaciones se tomaran en serio, mostrando que los empleados pasaron a presentar denuncias formales personalmente el 17 y 20 de julio sobre amenazas de muerte, desde el mismo número de teléfono.

Particularmente inquietante es el momento de las amenazas, lo que puede sugerir un conocimiento interno de los movimientos de los investigadores.

Sospechosos del magnicidio de Haití esperan en el limbo, con sus familiares a oscuras

Los documentos muestran que Valentin recibió una llamada telefónica intimidante el 9 de julio, mientras estaba documentando dos cadáveres de sospechosos en el asesinato. Según el registro oficial de denuncias, la persona que llamó exigió información sobre la investigación y amenazó de muerte a Valentín si se negaba a agregar ciertos nombres a su informe o modificar las declaraciones de los testigos. La denuncia no detalla los nombres ni las declaraciones.

La semana siguiente, según la misma denuncia, Valentín recibió un mensaje de texto:

“Veo que sigues haciendo búsquedas en el caso del presidente, te dijeron que sacaras dos nombres y te niegas. Te llamo y te niegas pero conozco todos tus movimientos”.

El lunes, el fiscal a cargo del caso, Bedford Claude, le dijo a CNN: “Todo el mundo recibe amenazas”, incluido él mismo. Añadió que trabajaría para organizar más seguridad para los investigadores.

Ni el ministro de Justicia ni la Policía Nacional de Haití respondieron a las solicitudes de comentarios de CNN.

Prohibida la entrada a la escena del crimen

Mural de Moïse afuera de su residencia en Port au Prince.

Las revelaciones oficiales sobre la investigación de Haití sobre el brutal asesinato de Moïse todavía no cuadran.

Hay vacíos obvios en la información proporcionada al público, incluido el contenido aún desconocido de las imágenes de CCTV de la residencia del presidente la noche del asesinato y los testimonios de más de 20 sospechosos extranjeros detenidos y dos docenas de policías locales.

Ahora parece que incluso los investigadores haitianos acusados de sacar a la luz la verdad se están quedando a oscuras.

En las escenas del crimen en Haití, la policía generalmente asegura el área y mantiene el orden, mientras que los jueces de paz realizan la investigación inicial, documentan la escena y toman testimonio de testigos para crear el registro oficial de evidencia. Pero fuentes cercanas a la investigación han descrito lapsos confusos en el protocolo que resultaron en la omisión de piezas clave de información de los informes de los investigadores judiciales.

Las fuentes le dijeron a CNN que a los investigadores judiciales se les dio vueltas en múltiples ocasiones cuando intentaron ver las imágenes de CCTV, que están en poder de la policía.

Destin también dijo que a él y a otros no se les permitió ingresar de inmediato al sitio donde Moïse fue atacado alrededor de la 1 am. A pesar de su papel vital en la documentación de la escena, al juez se le prohibió ingresar al perímetro policial durante horas, una demora muy inusual que, según los informantes, hace crecer el espectro de la manipulación de pruebas.

“La policía me informó que la escena aún no estaba despejada para permitir(me) ir a la escena para recolectar evidencia”, le dijo a CNN. “Tuve que esperar hasta las 10:00 am. A esa hora, luego me informaron que la policía estaba en el lugar y que ahora podíamos acceder a la residencia presidencial”.

Según Destin, la policía explicó que los atacantes aún estaban cerca y representaban un posible peligro.

Pero las fuentes dicen que el juez y su equipo tuvieron que esperar justo afuera de la residencia del presidente, donde habrían estado igualmente expuestos a encuentros casuales con asesinos en fuga.

“Nunca he oído que nadie haya impedido que un juez y sus secretarios entren en la escena del crimen”, dijo Brian Concannon, un experto en el sistema legal haitiano.

“Supongo que es posible que si la policía sintiera que iba a estallar una bomba, supongo que tendrían derecho a acordonar todo. Pero en términos de cómo se supone que funciona… Se confía tanto al juez como a la policía que hagan lo mismo, responder a la escena del crimen ”, dijo.

Mientras tanto, las fuentes le dicen a CNN que los agentes del FBI que visitaron la residencia presidencial unos días después del asesinato se sorprendieron al encontrar una gran cantidad de pruebas dejadas allí por la policía haitiana y se preguntaron por qué aún no habían sido recopiladas.

Agentes especiales recolectaron la evidencia adicional, y las fuentes dicen que las autoridades haitianas les han permitido el acceso continuo a ella.

En medio de fuertes medidas de seguridad, así fue el funeral de Jovenel Moïse, asesinado presidente de Haití

Testigos desaparecidos

Las instalaciones de la policía judicial de Haití, donde se encuentran sospechosos clave y la evidencia.

Las cosas solo se volvieron más extrañas dentro de la residencia presidencial, donde múltiples fuentes cercanas a la investigación confirman que los guardias presidenciales –potencialmente testigos clave del asesinato– fueron retirados o se les permitió abandonar las instalaciones antes de que pudieran ser entrevistados.

“Cuando llegué a la casa del presidente, no había ningún agente de policía en la caseta de seguridad como siempre era el caso. Una vez que me identifiqué como juez, vinieron algunos agentes sin la identificación adecuada y las insignias adecuadas. Parecían ser policías oficiales, pero no puedo decir exactamente quiénes eran”, dijo Destin.

Los pocos testigos que estaban disponibles no habían visto el enfrentamiento inicial con los asesinos del presidente. Según un informe visto por CNN, Destin pudo entrevistar a Jean Laguel Civil, coordinador jefe de seguridad presidencial, quien actualmente es buscado por la policía en relación con el caso.

“El presidente Jovenel Moïse me llamó alrededor de la 1 de la madrugada para decirme que escuchó muchos disparos fuera de su residencia y pidió ayuda. Inmediatamente llamé a Dimitri Herard, jefe de (seguridad del palacio) USGPN y (al agente de seguridad Paul Eddy) Amazan, quienes movilizaron sus tropas rápidamente.

“Me dijeron que la carretera estaba bloqueada y que no podían llegar a la casa del presidente. Dimitri me dijo que todos los guardias no podrían llegar allí. Estaba bajando de mi casa … pero un grupo de mercenarios que venían de la casa del presidente me detuvo. Por suerte no me hicieron ningún daño”, se lee en parte del comunicado de Civil en el informe.

El informe también muestra que la hija del presidente, Jomarly Moïse, declaró ante la justicia a pesar de la aterradora experiencia que acababa de vivir y la pérdida dramática de su padre.

Sin embargo, estaban ausentes los muchos guardias de seguridad que juraron proteger al presidente, que habían estado en la casa durante el ataque.

“Me informaron que ninguno de los que estaban allí la noche del asesinato estaba presente”, dijo Destin a CNN.” No tuve la oportunidad de hablar con nadie que estuviera en la escena durante el ataque”.

Veinticuatro policías están actualmente bajo investigación administrativa, según el jefe de policía de Haití, Leon Charles, y varios jefes de seguridad han sido detenidos. Pero más de dos semanas después del asesinato, los secretarios y jueces responsables de procesar el testimonio todavía no han tenido noticias de ellos.

El fiscal del caso, Bedford Claude, dice que está satisfecho con el trabajo de la policía y que trabajaron en estrecha colaboración. Sin embargo, incluso él no ha escuchado el testimonio de ningún policía estacionado en la residencia presidencial durante la noche del ataque, dijo a CNN.

“La Dirección Central de la Policía Judicial (DCPJ) ha escuchado (su testimonio). Por mi parte, le he pedido a la DCPJ que los traiga aquí para que yo pueda escucharlos”, dijo Claude.

El fiscal se negó a responder si había visto las imágenes de CCTV desde el interior de la residencia.

OPINIÓN | Haití: de tragedia en tragedia

Cadáveres movidos

Fuentes cercanas a la investigación también le dicen a CNN que tienen dudas sobre si se ha seguido el protocolo correcto en el procesamiento de pruebas y manejo de escenas del crimen.

Los documentos del Ministerio de Justicia con fecha del 8 de julio muestran que se convocó a funcionarios judiciales para documentar los cadáveres de dos sospechosos frente a una comisaría de policía en el exclusivo barrio montañoso de Petion-Ville, donde también se encuentra la residencia del presidente. Junto con los cadáveres se encontraron las cédulas de ciudadanía colombianas de Mauricio Javier Romero y Duberney Capador Giraldo, este último exoficial del ejército colombiano que presuntamente había reclutado a muchos presuntos atacantes.

Pero los cadáveres habían sido trasladados, dicen varias fuentes. Como informó anteriormente CNN, varios sospechosos fueron asesinados en una tienda vacía a la vuelta de la esquina, durante la persecución policial después del asesinato. También se prendió fuego a varios automóviles de la zona que se cree pertenecían a los atacantes, un acto de destrucción que las autoridades atribuyen a los enojados residentes locales.

Mover los cuerpos y permitir que se destruyan posibles tesoros de evidencia son una señal de alerta para la posible alteración de la escena del crimen, dicen los expertos y los conocedores del asunto.

“Hay muchas cosas que no tienen sentido en el manejo de la escena del crimen. Se quemaron autos… ese es el tipo de cosas que parecen inconsistentes con tratar de descubrir la verdad exacta”, dijo Concannon.

“Los investigadores deben interrogar a las personas involucradas en el cambio de la escena del crimen para establecer si tenían una buena razón para hacer esos cambios”, agregó.

Las heridas encontradas en el cuerpo de Romero también plantean preguntas sobre cómo fue asesinado: los investigadores encontraron una herida de bala en la parte posterior de su cabeza, según el informe.

La calle Port-au-Prince donde los investigadores examinaron los cuerpos aparentemente pertenecientes a los colombianos Mauricio Javier Romero y Duberney Capador.

En el mismo informe, los investigadores tomaron declaraciones de James Solages y Joseph Vincent, dos ciudadanos estadounidenses presuntamente conspiradores en el complot de asesinato, cuyas versiones de los hechos no se habían hecho públicas hasta ahora.

“Me entregué a la policía porque solo soy traductor. Solo sabía que había una orden judicial contra el presidente, estaba allí para traducir. La misión era cogerlo y llevarlo al palacio nacional, mi función era quedarme en el auto. Yo era el que tenía el megáfono que veías en los videos con mis compañeros que ves aquí en la comisaría. Yo era el que le decía a la policía que no dispararan. Somos 26 o 27 tipos … yo encontré el trabajo en Internet porque hablo francés, inglés y español”, se lee en la declaración de Solages.

Según el informe, Vincent les dijo a los investigadores que él también era traductor y que los presuntos atacantes portaban un documento que parecía ser una orden de arresto contra el presidente.

En otra declaración, Vincent describió que el exfuncionario de justicia haitiano Joseph Badio le dijo que abandonara la casa de otro hombre, Rudolphe Jaar, la noche del ataque y se dirigiera a la residencia privada del presidente:

“Era la 1 am cuando Badio nos llamó y nos dijo que el presidente estaba en casa viendo fútbol y nos dirigimos para allá. Cuando llegamos, fue Solages quien tomó el megáfono para decirle a la guardia del presidente que no dispararan, gritó “Esto es un operativo de la DEA”, y la gente en la residencia del presidente comenzó a disparar. Éramos 28 y los colombianos lograron entrar a la casa. Me escondí en algún lugar y después de un momento escuché al coronel Mike llamar a alguien por teléfono y decir que el presidente estaba muerto”.

Jaar y Badio son buscados por la policía haitiana. La identidad y nacionalidad del “Coronel Mike” no está clara.

Duque dice que algunos sospechosos colombianos sabían que la misión era matar al presidente de Haití

Autores intelectuales todavía en libertad

Con tanto sobre el asesinato y su investigación aún sin conocerse, lo que puede ser más sorprendente es lo poco que se les ha permitido a los investigadores judiciales de Haití saber sobre el mismo caso que deben manejar.

Cualquier posibilidad de que la policía haitiana esté ocultando información a los investigadores podría generar preocupaciones sobre un conflicto de intereses, en un momento en que decenas de agentes de policía y jefes de seguridad están bajo sospecha de tener vínculos con el caso. Sin embargo, ninguna de las fuentes de CNN ha hecho acusaciones específicas sobre quién podría ser responsable de las múltiples violaciones del protocolo.

El experto legal haitiano y exjuez Jean Senat Fleury le dijo a CNN que teme que se hayan violado muchas más normas legales en el curso de la investigación actual.

La constitución de Haití prohíbe interrogar a testigos sin un abogado o testigo de su elección, y requiere que un juez independiente se pronuncie sobre la legalidad de la detención de cualquier sospechoso por más de 48 horas.

Más de dos semanas después del asesinato, no ha habido un anuncio público de cargos formales contra ningún sospechoso en el caso, y la policía se ha negado repetidamente a comentar si los detenidos tienen acceso a representación legal.

Es posible que la simple negligencia o la desorganización en el sistema de justicia de Haití, que aún se basa en gran medida en un sistema de archivo en papel, hayan sido los verdaderos obstáculos para la investigación hasta ahora.

“Tener una investigación donde las cosas parezcan obvias, como el contenido de las imágenes de vigilancia… ¿esto se debe a la disfunción sistémica o se debe a que alguien no quería que esto se supiera públicamente? El sistema hace que sea muy difícil que uno sepa cuál de las dos opciones es”, dijo Concannon.

Pero la incertidumbre en torno a la investigación alimenta los temores de fuerzas oscuras y misteriosas en una ciudad donde el secuestro y la violencia de las pandillas ya amenazan la vida cotidiana. Si los autores intelectuales del asesinato del hombre más poderoso del país no pueden ser llevados ante la justicia, ¿alguien sí?

Exfuncionario del Ministerio de Justicia de Haití es una figura clave detrás del plan de magnicidio, dice la Policía de Colombia

“Las aves de presa todavía están corriendo por las calles, sus garras ensangrentadas siguen buscando presas”, dijo la primera dama Martine Moïse a los dolientes en el funeral de su esposo el viernes, en aparente referencia a los asesinos de su esposo. La propia Moïse regresó recientemente después de recibir tratamiento en Miami por las lesiones sufridas en el ataque, acompañada por guardias de seguridad de Estados Unidos, dicen fuentes de CNN.

“Ni siquiera se esconden”, continuó, hablándole a la élite política reunida en Haití. “Están aquí, solo nos miran, nos escuchan, esperando asustarnos”.

Evan Perez de CNN aportó a este reportaje desde Washington.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up