Los casos de covid-19 se disparan en Nepal y se teme que el brote pueda ser igual que el de la India

Katmandú, Nepal (CNN) — En Nepal se está desarrollando una situación que luce escalofriantemente familiar.

Los casos de covid-19 se están disparando, los hospitales están abrumados y el primer ministro del país está pidiendo ayuda a otras naciones.

Nepal ahora informa alrededor de 20 casos diarios de covid-19 por cada 100.000 personas, aproximadamente el mismo número que la India informaba hace dos semanas.

El fin de semana pasado, el 44% de las pruebas de covid de Nepal dieron positivo, según cifras gubernamentales citadas por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), que advirtió sobre una crisis inminente.

«Lo que está sucediendo en la India en este momento es un anticipo horrible del futuro de Nepal si no podemos contener este último aumento del covid que está cobrando más vidas por minuto», dijo la presidenta de la Cruz Roja de Nepal, el Dr. Netra Prasad Timsina, en un comunicado.

La rápida propagación del virus ha suscitado temores de que Nepal esté al borde de una crisis tan devastadora como la de India, si no peor.

Nepal tiene un sistema de salud frágil, con menos médicos per cápita que la India y una tasa de vacunación más baja que su vecino. La alta tasa de positividad de las pruebas del país sugiere que no está detectando suficientes casos.

Los eventos públicos masivos, incluidos festivales, reuniones políticas y bodas, han permitido que los casos se propaguen, junto con la complacencia de la gente en general y la lenta acción del Gobierno.

El mundo envió a la India millones en ayuda para enfrentar el covid-19. ¿Por qué no llega a quienes más lo necesitan?

«La situación empeora día a día y puede salirse de control en el futuro», dijo el lunes el Dr. Samir Adhikari, portavoz del Ministerio de Salud y Población de Nepal.

Aunque Nepal ha reforzado las fronteras e impuesto cierres en sus regiones más afectadas, incluida la capital, algunos temen que no sea suficiente para contener el virus a medida que se propaga por la capital e incluso hasta el campamento base del Everest.

Una frontera porosa

Sin oxígeno, varias personas mueren en hospital de India 3:32

Hace solo un mes, esta nación del Himalaya de 31 millones de habitantes informaba alrededor de 100 casos al día. Ahora son más de 8.600.

Algunos han culpado de eso a la furiosa segunda ola de la India que se extiende a Nepal, que comparte una frontera terrestre larga y abierta con su vecino.

Los nepalíes no necesitan mostrar su pasaporte o tarjeta de identificación para ingresar a su país, y muchos nepalíes tienen negocios en la India y viceversa, lo que significa que el tráfico transfronterizo es alto. En las últimas semanas, algunos indios han huido de la segunda ola de su país, con la esperanza de acceder a la atención médica en Nepal o escapar a un tercer país, dijo Adhikari.

«Es muy difícil detener toda la movilidad entre los dos países», agregó.

En los últimos días, Nepal endureció esas reglas. Los ciudadanos nepalíes ahora solo pueden cruzar desde la India en 13 de los 35 puntos fronterizos, según el ministro de Relaciones Exteriores de Nepal, Pradeep Kumar Gyawali.

Pero los repatriados deben ser examinados en la frontera, según Shankar Bahadur Bista, subdirector de distrito del distrito de Banke, que limita con la India.

Cualquiera que tenga un resultado negativo puede irse a casa, pero los casos positivos deben ingresar a una instalación de cuarentena u hospital, agregó.

Sin embargo, el Dr. Sameer Mani Dixit, un científico de investigación en salud pública con sede en Nepal, dice que esas medidas llegaron demasiado tarde: el virus ya se estaba propagando por el país.

Reuniones a gran escala

La crisis de Nepal comenzó a forjarse a principios de abril, cuando el primer ministro del país, KP Sharma Oli, promocionó otro remedio no probado para el coronavirus.

Oli dijo que la enfermedad podría tratarse haciendo gárgaras con hojas de guayaba, añadiendo ese a sus comentarios ridiculizados el año pasado de que los nepalíes tenían un sistema inmunológico más fuerte debido a su ingesta diaria de especias.

A medida que avanzaba abril, los nepalíes se reunieron para los festivales religiosos en casa y al otro lado de la frontera en la India, donde los devotos nepalíes se unieron a los hindúes que se bañaban en el Ganges para Kumbh Mela, una de las reuniones religiosas más grandes del mundo.

Entre ellos se encontraban el antiguo rey de Nepal Gyanendra Shah y la reina Komal Shah, que fueron ingresados en el hospital con covid-19 a su regreso a Nepal, según un comunicado del Norvic International Hospital en Katmandú.

Aproximadamente al mismo tiempo, miles de nepalíes se reunieron en la capital para celebrar el principal festival religioso Pahan Charhe. Otros se reunieron en Bhaktapur, una ciudad cercana para celebrar Bisket Jatra, a pesar de que las autoridades les ordenaron no hacerlo, según los medios locales. Un cartel en apoyo del evento decía: «Nuestro festival es más querido que nuestras vidas para nosotros».

Devotos nepalíes en el Bisket Jatra en Taumadi, Bhaktapur, Nepal, el 10 de abril.

¿Se están enfermando más los jóvenes? ¿Se están infectando las personas vacunadas? Esto es lo que realmente está sucediendo en el brote de covid-19 en la India

El 24 de abril, cuando el país informó más de 2.400 nuevos casos, los medios de comunicación se agruparon alrededor de Oli cuando inauguró un nuevo Dharahara, para reemplazar una torre destruida en el mortal terremoto de 2015.

Cinco días después, el 29 de abril, cuando los casos diarios se habían duplicado a más de 4.800, el Gobierno impuso un confinamiento de dos semanas en la capital. Al día siguiente, el Ministerio de Salud y Población admitió que estaba abrumado.

«A medida que el número de infecciones ha aumentado más allá del control del sistema de salud, se ha vuelto difícil proporcionar camas de hospital para la atención», dijo el ministerio en un comunicado del 30 de abril.

Oli dijo el lunes que el virus se había disparado en Nepal a pesar del «máximo esfuerzo» del Gobierno para contenerlo.

«Dado que vivimos en un mundo interconectado, pandemias como esta no perdonan a nadie y nadie está a salvo», dijo, hablando en inglés.

El primer ministro de Nepal, KP Sharma Oli, inaugurando un nuevo Dharahara en Katmandú, el 24 de abril de 2021.

La falta de acción del Gobierno ha enfurecido a la gente en Nepal.

Los expertos dicen que, si bien podría no haber sido posible prevenir una segunda ola, el gobierno podría haber hecho más para controlarla.

El analista político Surendra Labh dijo que era inapropiado dejar que los festivales siguieran adelante y argumentó que tales eventos, junto con las ceremonias de boda, habían empeorado el brote.

«Creo que el Gobierno no está manejando bien el brote… el Gobierno está más enfocado en su propia política», dijo.

El experto en salud Suresh Panthee, uno de los fundadores del Instituto de Estudios e Investigaciones Sostenibles en Nepal, dijo que Nepal se volvió complaciente después de evitar un brote catastrófico durante la primera ola.

A medida que aumentaban los casos en la frontera, Nepal podría haber preparado un sistema de cuarentena para los ciudadanos que regresaban, dijo. «Tuvimos suficiente tiempo pero no nos preparamos».

10 razones por las que las personas jóvenes y sanas realmente necesitan vacunarse contra el covid-19

Sistema de salud en apuros

Nepal es uno de los países más pobres del mundo, y eso se refleja en su sistema de salud.

Según el plan de respuesta al covid-19 del Gobierno de mayo pasado, el país solo cuenta con 1.595 camas de cuidados intensivos y 480 ventiladores para sus cerca de 30 millones de habitantes.

También hay escasez de médicos, con solo 0,7 médicos por cada 100.000 habitantes, según datos del Banco Mundial, menos que el 0,9 de India. Se está llamando a los trabajadores de la salud con licencias a largo plazo para ayudar a manejar la crisis, mientras que el Ejército de Nepal ordenó el miércoles al personal médico retirado que esté listo para ser llamado.

Hasta el sábado, había escasez de camas de hospital en 22 de los 77 distritos del país, según el Centro de Operaciones de Emergencias Sanitarias de Nepal (HEOC).

El Dr. Paras Shrestha, un médico senior en un pabellón de UCI de covid-19 en la ciudad fronteriza de Nepalgunj, dice que su hospital está tan saturado que aconseja a los pacientes con síntomas leves que se aíslen en casa.

La situación en la ciudad ya es «crítica», según Dipak Shrestha, jefe de la oficina de campo de UNICEF en Nepalgunj, quien advirtió que lo mismo podría suceder en otros lugares.

Mientras la India es golpeada por su brutal segunda ola, el gobierno de Nepal parece estar tomando medidas.

Devastadora crisis del covid-19 en la India: el primer ministro Narendra Modi podría haberla evitado, dicen los críticos. Pero no lo hizo

La semana pasada, ordenó 20.000 cilindros de oxígeno del extranjero, ya que la demanda de oxígeno médico se triplicó, según el portavoz del Ministerio de Salud, el Dr. Jageshwor Gautam.

Y el martes, el Ejército de Nepal comenzó a ampliar las instalaciones de atención médica en una zona fronteriza con la India, para atender al gran número de trabajadores nepalíes que regresan a casa.

Se está agregando un centro de aislamiento de 200 camas, junto con 2.000 camas, a una instalación en la provincia de Sudurpashchim, donde los funcionarios informan que hay escasez de cilindros de oxígeno y gas.

Pero los desafíos son enormes.

Hombres nepalíes con trajes protectores creman los cuerpos de víctimas de covid-19 cerca al templo Pashupatinath en Katmandú, el 3 de mayo de 2021.

Nepal tiene alrededor del doble de la tasa de positividad de la India, lo que sugiere que una gran cantidad de casos no son detectados.

Las pruebas se han actualizado desde el inicio de la primera ola: el país inicialmente envió las pruebas a Hong Kong para su procesamiento, pero se actualizó a alrededor de 20.000 pruebas por día.

Aún no es suficiente, dijo Panthee.

Hay indicios de subregistro en el Campamento Base, donde dos fuentes le dijeron a CNN que había habido docenas de casos sospechosos de covid-19 en las últimas semanas. Un portavoz del departamento de turismo de Nepal negó que hubiera habido casos.

Además de eso, Nepal tiene una tasa de vacunación baja. A fines del mes pasado, el 7,2% de la población había recibido al menos una dosis de vacuna, menos que en la de India, donde alrededor del 10% de la población ha sido al menos parcialmente vacunada.

«Puedo decir que el Gobierno está haciendo todo lo posible», dijo Adhikari, del Ministerio de Salud. «Pero tenemos un sistema de salud muy débil y frágil en el país».

Segunda ola de covid en la India: una amenaza para el mundo

¿Qué pasa después?

Las próximas semanas serán cruciales para controlar el brote de Nepal.

El jueves pasado, las autoridades impusieron un confinamiento de dos semanas en Katmandú, pero antes de que entrara en vigor, algunos trabajadores migrantes regresaron a sus hogares.

Las aldeas suelen tener un gran número de personas mayores y una atención médica limitada, lo que genera temores de que los migrantes puedan haber propagado el virus a áreas remotas. Es demasiado pronto para decir si la migración previa al bloqueo dará lugar a otro pico, dijo Adhikari.

«En unas semanas, nuestra situación será mala. Pero estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo», dijo.

Las autoridades están tomando otras medidas para limitar la propagación. A partir del 6 de mayo, todos los vuelos internacionales estarán prohibidos, dijo Oli en un discurso televisado a la nación el lunes. Existen reglas que restringen las reuniones en 46 de 77 distritos.

Shrestha, el médico de Nepalgunj, espera que si la gente sigue las reglas y tiene paciencia, los casos disminuirán.

Pero Dixit dice que las reglas a menudo cambian, lo que dificulta que el público las cumpla. Un confinamiento por sí solo no es suficiente, dice Panthee. El Gobierno necesitaba hacer pruebas de covid-19 a todos los contactos cercanos, aislar los casos positivos, administrar mejor la frontera y aumentar su suministro de oxígeno.

Y estos confinamientos tienen un costo. Gita Kuchikar, una limpiadora de 45 años y madre de tres en Katmandú, perdió su trabajo debido al cierre de la ciudad y las preocupaciones sobre la educación de sus hijos.

«Tengo miedo porque en Nepal los casos están aumentando como en la India», dijo. «No sé cómo nuestro Gobierno manejará la situación».

En las próximas semanas, se acercan más festivales. El festival Rato Macchidranath comenzará a finales de este mes cerca de Katmandú, aunque los organizadores dijeron que adoptarán medidas de distanciamiento social y el uso obligatorio de máscaras, según los medios estatales.

Nepalíes hacen cola para vacunarse en el Hospital Alka, en Lalitpur, Nepal, el 22 de abril.

Gautam, del Ministerio de Salud, predijo que la gente podría no seguir las órdenes de toque de queda y cierre debido a las celebraciones.

«Algunos festivales también se acercan durante este período de prohibición, pero el Gobierno no está en condiciones de decir nada», dijo Gautam, y agregó que la situación ahora está en manos del pueblo nepalí.

«Estamos cansados de decirle a la gente que siga las medidas de seguridad».

Julia Hollingsworth de CNN escribió e informó desde Hong Kong. Sophie Jeong informó desde Hong Kong. Asha Thapa y Kosh Raj Koirala informaron desde Katmandú, Nepal. Sugam Pokharel contribuyó con reportajes desde Atlanta.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up