OPINIÓN | No nos engañemos, se avecina una recesión de verdad

Nota del editor: Lakshman Achuthan y Anirvan Banerji son cofundadores del Instituto de Investigación del Ciclo Económico (ECRI), que determina las fechas de recesión para 22 economías de todo el mundo. Las opiniones presentadas en este artículo pertenecen exclusivamente a sus autores.

(CNN) — La preocupación por una recesión en Estados Unidos es generalizada estos días. Sin embargo, algunos economistas sostienen que la fortaleza del mercado laboral, así como los balances de los hogares, mantendrán la economía lo suficientemente fuerte como para evitar una recesión.

No estamos de acuerdo. A pesar del crecimiento relativamente sólido del empleo que hemos observado, el Instituto de Investigación del Ciclo Económico (ECRI, por sus siglas en inglés), del que somos cofundadores, lleva pronosticando una recesión desde la primavera pasada, y nuestra previsión sigue siendo que la economía estadounidense entrará en recesión este año.

Ante la inflación y la amenaza de recesión, ¿qué deberías comprar y qué no?

Tras un lento inicio, la Reserva Federal ha estado subiendo las tasas de interés desde marzo del año pasado, y muy bruscamente desde junio, para intentar frenar la economía y enfriar la inflación. El problema es que, cuando la Reserva Federal empezó a subir los intereses, la economía ya se estaba desacelerando, lo que hace más probable la recesión.

El sector de bienes es especialmente vulnerable, en parte porque es sensible a las tasas de interés más altas. Los síntomas de esa vulnerabilidad ya son visibles en la caída de los pedidos a las fábricas. Además, el gasto en construcción residencial, ya afectado por la subida de las tasas de interés hipotecario, lleva cayendo desde la primavera pasada, y la construcción de viviendas y los permisos de obra nueva se han desplomado.

Mientras tanto, el índice de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) del sector manufacturero, que mide la variación intermensual de la actividad manufacturera, ha caído por debajo de 50 en los dos últimos meses, lo que implica que se está produciendo una contracción del sector manufacturero. Por otra parte, su equivalente en el sector servicios también ha caído por debajo de la marca de 50, lo que sugiere que la actividad de los servicios ha empezado a disminuir.

Las recesiones siempre conllevan descensos notables tanto del PIB como del empleo, pero estos retrocesos no son necesariamente evidentes al comienzo de la recesión. Aunque el PIB y el empleo se mueven al ritmo de la economía, en el momento en que se publican solo nos dicen dónde se encontraba la economía en el pasado reciente.

El empleo, en particular, puede aguantar más de lo esperado en un escenario recesivo. Así ocurrió en la era inflacionista de la década de 1970. En particular, el empleo no alcanzó su punto máximo hasta ocho meses después del inicio de la grave recesión de 1973-1975.

La economía estadounidense sumó 223.000 nuevos empleos en diciembre, convirtiendo al 2022 en un año histórico para el mercado laboral

La reticencia a despedir empleados entonces, y en la economía actual, podría deberse a la “ilusión del dinero”, por la que los empresarios tienden a considerar sus ingresos en términos de dólares nominales en lugar de reconocer su valor real, ajustado a la inflación. Así, aunque sus ingresos aumenten en dólares, el poder adquisitivo de esos dólares disminuye debido a la inflación, y compran menos mano de obra y materias primas.

De hecho, en una recesión, los ingresos ajustados a la inflación suelen caer en cualquier caso, ya que los clientes hacen menos compras o compras más pequeñas que les cuestan más debido a la inflación. La inflación también obliga a los empresarios a pagar más por todo lo que compran, incluidos los sueldos y salarios de los empleados. Como resultado, sus beneficios se reducen, por lo que muchos acaban despidiendo a sus empleados.

Observamos un reflejo especular de la economía actual en la primavera y el verano de 2008, cuando la Gran Recesión, que comenzó en diciembre de 2007, ya estaba en marcha. Entonces, muchos, incluido el entonces presidente George W. Bush, no estaban preocupados por una recesión porque el PIB aún no había descendido, aunque ya habían comenzado las pérdidas de empleo. Nos opusimos a la autocomplacencia imperante escribiendo para CNN: “Aunque el PIB aún no ha disminuido, ya llevamos cuatro meses seguidos de pérdidas de empleo. Esto sugiere que la economía está en recesión. Esto también implica que una de las recientes estimaciones ligeramente positivas del PIB, o ambas, se revisarán a la baja a lecturas negativas para el próximo año”.

Un tercio de la economía mundial estaría en recesión en 2023, advierte la jefa del FMI

Una verdadera recesión implica pérdidas de empleo, tarde o temprano. Por eso, habiendo predicho que la economía entraría en recesión, la primavera pasada instábamos a los demandantes de empleo a “actualizar el currículum y hacer cualquier movimiento profesional mientras el mercado de trabajo esté todavía caliente”. Desde entonces, ya hemos visto pérdidas de empleo en tecnología y finanzas, pero se avecinan más aunque las cifras mensuales de empleo sigan siendo buenas.

Nuestra previsión de recesión no ha variado. Todos deberíamos estar preparados.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up