ANÁLISIS | El registro del FBI profundiza las implicaciones políticas sobre los documentos de Biden

(CNN) — El registro del FBI en la casa del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el descubrimiento de más material clasificado profundizó la seriedad de la controversia de sus documentos secretos y empeoró las consecuencias políticas.

Los abogados de Biden argumentaron que la búsqueda del viernes subrayó su cooperación con la investigación de un fiscal especial, distinguiéndolo implícitamente del comportamiento del expresidente Donald Trump en su propio escándalo de documentos clasificados.

La semana en que todo cambió para la Casa Blanca de Biden

Sin embargo, la realidad de que agentes del FBI registraran la residencia privada de un presidente en ejercicio sigue siendo extraordinaria, aunque la Casa Blanca busque minimizarla. Esto provocó nuevas preguntas sobre por qué Biden todavía tenía información clasificada de su época como vicepresidente; cómo el material, típicamente tratado con extremo cuidado por los empleados federales, terminó en su residencia privada, y si estuvo a salvo de miradas indiscretas en los años que estuvo allí.

Los nuevos descubrimientos generaron algunas críticas al presidente, incluso entre los demócratas. La gestión de la controversia por parte de la Casa Blanca, que ha alimentado el clásico ciclo de goteo, de un escándalo de Washington que emerge lentamente, ha distraído la atención de un período de éxito político para el presidente y ha ofrecido munición para la nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes.

“Cuando se encuentra esa información, disminuye la estatura de cualquier persona que esté en posesión de ella, porque se supone que no debe suceder”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Dick Durbin, en “State of the Union” de CNN el domingo. “Si fue culpa de un miembro del personal o de un abogado, no hay diferencia. El funcionario electo tiene la responsabilidad final”, agregó el demócrata de Illinois.

Durbin, al igual que otros demócratas, también trató de establecer comparaciones agudas entre la cooperación de Biden con el Departamento de Justicia y los meses de Trump de aparente ofuscación e incluso posible obstrucción criminal sobre su propia y más grande cantidad de documentos clasificados. Sin embargo, los principales republicanos buscaron profundizar la incomodidad de Biden aprovechando la oportunidad que ofreció a sus enemigos políticos.

“Creo que lo significativo, como ex secretario de Justicia, es que ya no dependen de los abogados para cumplir, aunque fue consensual, la búsqueda”, dijo el presidente de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, a Dana Bash de CNN en “State of the Union.” El republicano de Texas continuó: “Pero el hecho es que el FBI realizó esta búsqueda, no sus abogados. Eso realmente acelera la investigación”.

Lo que sabemos sobre los documentos clasificados de Biden: una cronología de los hechos

Si bien existen distinciones legales matizadas entre los casos de Biden y Trump, muchos votantes pueden simplemente percibir que ambos se refieren al tema más amplio del material clasificado que mantienen Biden y Trump. Y aunque dentro de unos años, cuando se evalúe el legado del presidente actual, su vergüenza actual puede ser un mero bache, representa un gran cambio para la campaña de Trump de 2024, ya que parece acabar con una de las primeras líneas de ataque más potentes en su contra.

La Casa Blanca intenta amortiguar la controversia

Análisis: la investigación sobre documentos clasificados en casa de Biden 4:51

La visita de 13 horas del FBI a la casa de Biden en Wilmington, Delaware, fue hecha pública el sábado por la noche por el abogado personal de Biden, quien dijo que el Departamento de Justicia se llevó “seis artículos que consisten en documentos con marcas de clasificación y materiales circundantes, algunos de los cuales eran del servicio del presidente en el Senado y algunos de los cuales eran de su mandato como vicepresidente”. El departamento también se llevó algunas notas manuscritas personalmente de los años de la vicepresidencia, dijo el abogado Bob Bauer en el comunicado.

Esto fue después de que los abogados del presidente encontraran previamente aproximadamente 20 documentos en la casa de Biden y en una oficina que usó en Washington después de dejar la vicepresidencia.

Richard Sauber, abogado sénior de la Casa Blanca, escribió en un comunicado el sábado que Biden se había “comprometido a manejar esto de manera responsable porque se lo toma en serio” y él y su equipo trabajaron “rápidamente para garantizar que el Departamento de Justicia y el fiscal especial tuvieran lo que necesitan llevar a cabo una revisión exhaustiva”.

Este es un claro intento de distinguir la situación del presidente de la de Trump, quien se resistió a los intentos de que entregara información clasificada en su residencia de Mar-a-Lago, aparentemente engañó a los investigadores sobre lo que tenía, acusó al FBI de plantar información incriminatoria y afirmó que ya la había desclasificado, a pesar de que no había señales del tipo de juicio en papel que sugeriría tal procedimiento.

Entre los posibles cargos que enfrenta Trump en su propia investigación está la obstrucción de la justicia. La conducta de Biden no parece sugerir que enfrenta una exposición similar, incluso si no estuviera protegido por las interpretaciones de la guía anterior del Departamento de Justicia de que los presidentes en ejercicio están protegidos contra el enjuiciamiento.

En teoría, es posible ver una eventual justificación para procesar a Trump, por obstrucción, por ejemplo, si la evidencia amerita tal paso, y para que Biden escape a esta. Pero si bien tales distinciones legales pueden existir, las consecuencias políticas de tal curso serían incendiarias. La cuestión de si procesar a Trump como expresidente y actual candidato a la Casa Blanca en 2024, por la saga de los documentos y su papel antes de la insurrección del Capitolio de EE.UU. en 2021, ya era radiactiva. Cualquier percepción de que estaba siendo tratado de manera diferente a Biden, con los siendo potenciales rivales opositores en 2024, crearía un infierno político que Trump seguramente explotaría.

El goteo del escándalo

El descubrimiento de nuevos documentos el sábado representó el último caso en el que los eventos posteriores, incluido el descubrimiento de más material clasificado, siguieron a los intentos de la Casa Blanca y el presidente de minimizar el asunto.

Biden habla sobre los documentos encontrados en su despacho 0:40

Después de que Biden dio a entender previamente que los documentos clasificados encontrados en su garaje estaban a salvo porque estaba cerrado para proteger a su amado Corvette, les dijo a los periodistas que le preguntaron sobre la situación el jueves que “no hay nada ahí, ahí”.

Sin embargo, al día siguiente, los investigadores del FBI que registraron su casa en Wilmington con su equipo legal presente encontraron más material clasificado de una manera que difuminaba aún más las distinciones entre su caso y el de Trump. Si bien los demócratas han defendido al presidente, ha habido claros indicios de preocupación e incluso frustración entre sus aliados en el Congreso porque la Casa Blanca aún no ha puesto fin a la controversia.

El senador demócrata de Virginia Tim Kaine, por ejemplo, dijo el domingo que quedaban preguntas importantes a pesar de que el presidente estaba cooperando con la investigación.

“Por eso es necesario que haya una investigación independiente. … ¿De cuántos documentos estamos hablando? ¿Docenas, un puñado o cientos? ¿Qué tan serios son? ¿Por qué se los llevaron? ¿Alguien tuvo acceso a ellos?”, dijo Kaine en “Face the Nation” de CBS.

El senador de Virginia Occidental Joe Manchin, quien a veces toma posiciones que chocan con los líderes del Partido Demócrata, en parte debido a la popularidad de Trump en su estado natal, criticó a Biden y también exigió respuestas.

“Es increíble cómo pudo pasar esto. Es totalmente irresponsable”, dijo a Bash de CNN. “Lo que se debe hacer es exactamente lo que hizo (el secretario de Justicia) Merrick Garland. Designar un fiscal especial. Vamos a esperar y ver. Algunas personas están tomando partido. ‘Está bien, fue más atroz lo que hizo el presidente Trump que lo que hizo el presidente Biden”‘. Y tal vez eso sea cierto. No sé. Tal vez no sea cierto. Vamos a averiguar”.

La búsqueda del FBI del viernes y la aparente cooperación del equipo legal de Biden parecen quitarle uno de los principales temas de conversación a los republicanos: que Trump fue tratado injustamente porque su propiedad fue objeto de una “redada” y la de Biden no. El Partido Republicano estaba usando esta línea a pesar de que la búsqueda de Mar-a-Lago de Trump el año pasado fue autorizada por una orden judicial que requería que el FBI convenciera a un juez de que había causa probable para pensar que se pudo haber cometido un delito.

Pero pocos republicanos han mencionado tales distinciones. El senador de Florida, Rick Scott, tuiteó: “Piense en esto: Joe Biden ha tenido documentos clasificados en su casa durante AÑOS sin explicación ni responsabilidad sobre por qué”. Entre muchos otros tuits de los republicanos, el senador de Missouri, Josh Hawley, agregó: “Suena como un patrón de desprecio en serie por la ley. El pueblo estadounidense tiene derecho a saber qué había en todos estos documentos que Biden estaba acumulando ilegalmente. Y quién más tenía acceso a ellos”.

El júbilo del Partido Republicano reflejó hasta qué punto ahora hay una oportunidad para los republicanos y una sorprendente suerte para Trump después de un comienzo mediocre de su campaña presidencial de 2024.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up