Una ola de covid entre personas de la tercera edad aumenta las cifras de hospitalizaciones

(CNN) — Cuando Linda Stewart sintió un cosquilleo en la garganta hace unas semanas, se preocupó.

Es una mujer de 76 años, y está muy consciente de los riesgos que suponían para su salud y la de su marido el covid-19, la influenza y otras enfermedades que están arrasando Estados Unidos en medio de una dura temporada de virus respiratorios.

“No quiero correr ningún riesgo con mi salud”, afirmó.

A lo largo de la pandemia, un resultado positivo de covid-19 en una persona mayor ha acarreado un peso adicional.
Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), solo el 13% de todos los casos registrados en el país se han dado en personas mayores de 65 años. Pero cerca de la mitad de todas las hospitalizaciones y tres cuartas partes de todas las muertes se han producido en este grupo de edad.

Por lo general, la tasa de hospitalización de ancianos con covid-19 ha subido y bajado en consonancia con las tendencias generales, alcanzando un máximo histórico el invierno boreal pasado durante la oleada de ómicron y descendiendo significativamente en verano. Pero en comparación con otros grupos de edad, las tasas de hospitalización han sido sistemáticamente más altas entre la población de 65 años o más.

Este invierno, las tendencias de covid-19 en todo el país están al alza. Hasta ahora, el incremento parece ser relativamente leve: las hospitalizaciones están aumentando en la mayoría de los estados, aunque la tasa global sigue siendo solo una fracción de lo que fue durante otros brotes.

Pero en el caso de los adultos mayores, la situación es mucho más grave. Las hospitalizaciones de ancianos se acercan al punto máximo de la oleada de la variante delta y aumentan rápidamente.

Y la diferencia de edad nunca ha sido tan grande. Desde octubre, la tasa de hospitalización de covid-19 entre las personas mayores ha sido al menos cuatro veces superior a la media.

Incluso durante la primera oleada invernal de 2020, cuando el covid-19 arrasó las residencias de adultos mayores, la diferencia nunca fue superior al triple.

Casi 1 de cada 4 adultos jóvenes de EE.UU. recibió tratamiento por salud mental durante la pandemia, según una encuesta de los CDC

El Dr. Eric Topol, médico y profesor de medicina molecular en Scripps Research, ha bautizado el aumento en curso como la “ola sénior”.

“Ahora mismo tenemos un muro de inmunidad construido contra la familia ómicron –entre vacunas e infecciones previas y combinaciones de las mismas– que parece mantener a los más jóvenes en bastante buen estado. Pero los sistemas inmunitarios de las personas de edad avanzada no son tan fuertes”, afirma Topol.

Es probable que los adultos más jóvenes inmunodeprimidos también estén experimentando efectos desproporcionadamente graves de la última oleada, pero no hay datos suficientes para comprender claramente las tendencias en esa población.

Las nuevas variantes que evaden con más facilidad la inmunidad y la utilización relativamente baja de tratamientos como el Paxlovid pueden haber influido en el aumento de la tasa de hospitalización entre los adultos de la tercera edad, según Topol.

Pero “el principal culpable es la deficiencia de refuerzos”, con tasas que son “lamentablemente inadecuadas”, dijo.

“Todo apunta a una disminución de la inmunidad. Si más ancianos se vacunaran, el efecto sería mínimo”.

El covid-19 prolongado causa miles de muertes en EE.UU., revela informe, pero es probable que la cifra real sea mucho más alta

Las vacunas ayudan, y los refuerzos siguen funcionando

Stewart afirma que ha reducido las medidas personales de mitigación, pero que sigue atenta a las tendencias de covid-19. Ha encontrado un equilibrio entre la precaución y la prevención que, según ella, le funciona, pero lo que realmente le ayuda a sentirse más segura es estar vacunada.

“Presto atención al hecho de que está aumentando, así que tengo un poco más de cuidado que hace seis semanas”, afirma. “Con el aumento, no he vuelto a cómo era hace un par de años, pero soy más consciente de con quién estoy y quizá uso la mascarilla un poco más que antes”.

Stewart se realizó una prueba casera de covid-19 que dio negativo y se confirmó con otra prueba en el mostrador de un proveedor de atención sanitaria, lo que supuso un cierto alivio, afirma. Pero incluso si el resultado era positivo, saber que estaba vacunada y reforzada le tranquilizó.

“Esa era la idea de ser tan proactivos con todas estas vacunas. Había muchas probabilidades de que te enfermaras, pero no tanto como alguien que no se hubiera vacunado y había muchas probabilidades de que no acabaras en el hospital”, afirma. “En cierto modo, eso me dio la seguridad de que, aunque me contagie, no sería tan grave”.

Pero la mayoría de las personas mayores no están tan protegidas como Stewart.

¿Cuándo es el momento de ponerse el tercer refuerzo contra el covid-19?

Según los datos de los CDC, solo un tercio de la población mayor de 65 años se ha puesto la vacuna de refuerzo actualizada, una cifra preocupante para los expertos en salud pública.

“Es muy, muy preocupante”, afirma la Dra. Preeti Malani, médico especialista en enfermedades infecciosas y medicina geriátrica de la Universidad de Michigan.

“Hay un número considerable de personas que se vacunaron anteriormente y no lo han hecho ahora, y me preocupa que haya confusión y desinformación. Así que a los mayores –y a todo el mundo– les digo: si no se han vacunado, háganlo”.

Una encuesta reciente de la Kaiser Family Foundation reveló que el 60% de las personas mayores estaban preocupadas por un aumento de los casos de covid-19 y de las hospitalizaciones este invierno, una proporción mucho mayor que la media.

A más del 40% les preocupaba la posibilidad de enfermar de gravedad, pero casi la misma proporción afirmaba que no tenía previsto vacunarse a corto plazo. De hecho, casi una cuarta parte de los mayores afirman que no tienen previsto vacunarse o que solo lo harán si se les requiere.

Un enfoque comunitario para proteger a los más vulnerables

Las vacunas, incluida la de refuerzo actualizada, siguen demostrando su eficacia para prevenir enfermedades graves. Pero la aceptación de la vacuna de refuerzo entre las personas mayores, aunque baja, es mucho mayor que en otros grupos de edad. Según datos de los CDC, menos del 10% de los adultos menores de 50 años y menos del 5% de los niños han recibido la dosis de refuerzo actualizada.

Aun así, los expertos afirman que la diferencia en las tasas de vacunación no basta para explicar la gran y creciente diferencia en las tasas de hospitalización.

“La verdad es que, realmente, cualquiera puede contraerla”, dijo Malani. “Pero a más edad, más probabilidades de tener síntomas graves, más probabilidades de ser hospitalizado y más probabilidades de morir”.

Los paramédicos trasladan y atienden a los pacientes en el concurrido muelle de ambulancias del UMass Memorial Medical Center. El hospital ha estado funcionando por encima de su capacidad normal debido a la gran cantidad de enfermos. Crédito: Boston Globe/Boston Globe/Boston Globe vía Getty Images

Según los expertos, las enfermedades infecciosas como el covid-19 no se propagan de forma diferente entre las personas mayores que entre los jóvenes. Por el contrario, son los familiares, los amigos y la comunidad en general quienes suelen contagiar el covid-19 a las personas mayores, que tienen más probabilidades de sufrir consecuencias más graves.

“Las personas mayores son las que corren más riesgo, pero nosotros se lo llevamos”, afirma Malani. “Una cosa exclusiva de los adultos mayores es que muchos de ellos son abuelos y muchos de ellos cuidan a sus nietos. Así que a veces se contagian de sus nietos, que también pueden ir al colegio o a la guardería”.

Muchos ancianos viven en centros de acogida, como residencias de ancianos, que también presentan riesgos únicos.

Pero la cuestión sigue siendo que los ancianos, aunque más vulnerables a los resultados graves, no son los principales impulsores de la propagación entre la población.

OPINIÓN | No envíes a la abuela a cuidados intensivos esta Navidad

Un informe de vigilancia gubernamental publicado a principios de este mes reveló que los brotes en residencias de ancianos estaban “fuertemente asociados a la propagación en la comunidad”.

Y las residencias de ancianos vuelven a ser especialmente vulnerables este invierno. Los casos semanales entre los residentes ya han superado todas las oleadas anteriores, excepto la oleada inicial de invierno y la oleada de ómicron, y siguen aumentando. Pero solo el 47% de los residentes y el 22% del personal están “al día” con las vacunas, según datos de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de Estados Unidos.

“Todos habríamos esperado tener una vacuna que impidiera la transmisión. No tenemos una vacuna que lo haga, pero reduce la transmisión y reduce los resultados graves”, afirmó Janet Hamilton, directora ejecutiva del Consejo de Epidemiólogos Estatales y Territoriales.

Solo por esta razón, las personas de la tercera edad que interactúan con otros ancianos deberían vacunarse para ayudar a minimizar los resultados graves, dijo.

“Pero, en realidad, cualquier persona que entre en contacto con grupos de alto riesgo debe ser el principal objetivo de la vacunación”, añadió.

El camino a seguir no es todo o nada

Stewart planea volver a recibir a su familia por Navidad este año, por primera vez desde que empezó la pandemia.

“Tenemos cuidado con quién nos relacionamos. No sentimos ningún riesgo indebido al reunirnos con la familia. Ese es nuestro grupo de seguridad”, afirma.

Ella y su marido también se reúnen con pequeños grupos de amigos en los que confían que también estén vacunados y sean igual de precavidos, pero siguen planeando mantenerse alejados de los partidos de béisbol, a pesar de que es uno de sus pasatiempos favoritos.

“Nos encanta ir a los partidos de béisbol. Somos verdaderos aficionados y apoyamos mucho a nuestro equipo, pero hay mucho riesgo. Cogemos el ferry y en ese trayecto vas muy cerca de mucha gente. E ir al estadio, de nuevo, estamos muy cerca de mucha gente desconocida”, dijo. “Sigue siendo demasiado arriesgado”.

La verdadera historia del origen de la Navidad

Malani, la especialista en enfermedades infecciosas, dijo que hace poco habló con una amiga que parecía estar pidiendo permiso para reunirse con su familia estas fiestas. Estaba deseosa de celebrarlo en persona con sus seres queridos después de años sin hacerlo, pero ansiosa por bajar la guardia en medio de una dura temporada de virus respiratorios.

“Se trata de encontrar un equilibrio, porque los virus son peligrosos, pero también lo es el aislamiento”, dijo. “Siempre hay un camino a seguir y, por ahora, es a través de la vacunación”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up