Le pidió direcciones a un desconocido en sus vacaciones. Dos semanas después se comprometieron

(CNN) — Rachel Décoste aterrizó en la República de Benin, en África Occidental, en agosto de 2018, anticipando un importante viaje de autodescubrimiento, pero sin predecir hasta qué punto el viaje cambiaría su vida.

En su primer día explorando Benin, Rachel preguntó a un transeúnte por una dirección. Dos semanas después, Rachel y el desconocido se comprometieron. Seis meses más tarde, se casaron.

Rachel creció en Ottawa, Canadá, hija de padres haitianos que emigraron a Canadá a finales de la década de 1960. De adulta, Rachel se mudó a Washington para ir a la universidad, y más tarde trabajó para un programa tecnológico bipartidista asociado al Congreso de Estados Unidos.

A Rachel le encantaba este trabajo, le encantaba la diversidad de Washington y le encantaba trabajar en el servicio público. Cuando su visado estadounidense estaba a punto de ser renovado, Rachel, que entonces tenía unos 40 años, pensó en trabajar a distancia durante unos meses antes de volver a Washington.

Pero en lugar de trabajar desde Canadá, ideó un plan para instalar su escritorio un poco más lejos.

A principios de ese año, Rachel había enviado su ADN a un sitio web de ancestros. Hacía tiempo que Rachel sabía que era descendiente de africanos esclavizados, pero hasta que obtuvo los resultados, no sabía dónde habían vivido sus antepasados. Ahora tenía una lista de países en los que tenía raíces: Senegal, Costa de Marfil, Togo, Ghana y Benin.

“Las pruebas de ADN para un descendiente de africanos esclavizados tienen un significado muy profundo para nosotros”, dice Rachel a CNN Travel. “Aunque no es una ciencia precisa, cuando obtienes el mapa de dónde vinieron tus antepasados, es un viaje emotivo”.

Rachel llegó a Benin hacia el final de su viaje de cinco meses de trabajo a distancia. Ya había visitado los demás países de su lista, y su viaje por África se perfilaba como un extraordinario viaje de autodescubrimiento. Sin embargo, Rachel no sabía qué esperar de Benin.

“Honestamente, no sé si hubiera podría localizar la República de Benin en un mapa antes de esto”, dice.

Reservó una habitación en una posada de la ciudad portuaria de Cotonú, y planeó quedarse allí dos semanas, trabajando desde el hotel y explorando el país en su tiempo libre.

Tras un par de días de adaptación, Rachel se aventuró a salir por primera vez. Tenía previsto visitar Ouidah, uno de los puertos de comercio de esclavos más activos de África. Esperaba que fuera una experiencia conmovedora y que le hiciera reflexionar.

“Estoy segura de que uno de mis antepasados pasó por allí, solo por mi prueba de ADN”, dice Rachel.

Al salir de su habitación, Rachel buscó a la gerente de la posada, para que le orientara sobre la mejor manera de viajar a Ouidah.

“No la encuentro por ningún lado. Y luego busco al guardia de seguridad, y el guardia de seguridad está de descanso”.

Rachel pensó que su siguiente mejor opción era preguntar a un transeúnte del exterior, así que abrió las puertas y miró a su alrededor.

La primera persona que vio fue un hombre a punto de subirse a una motocicleta, estacionada justo fuera.

Rachel saludó al desconocido en francés, como francocanadiense, el francés es su primera lengua y también es la lengua oficial de Benin, y le preguntó amablemente cómo llegar a Ouidah.

“Tienes que ir a una intersección del centro, donde están todos los taxis colectivos”, explicó el desconocido. “Encuentras el taxi que va a tu destino, pagas tu asiento y luego llegas”.

Empezó a darle indicaciones para llegar a la intersección, pero luego, al darse cuenta de que eran un poco complicadas, cambió de tono.

“Si quieres. Puedo llevarte allí, está a unos 10 minutos”, sugirió, señalando su motocicleta.

Eran alrededor de las 9 de la mañana. Rachel no estaba segura de confiar en alguien que no conocía, pero decidió que era poco probable que le hicieran daño a plena luz del día. Aceptó.

“Me arriesgué y me subí a la parte trasera de su moto, sin casco”, recuerda.

Viajando juntos

Honoré y Rachel exploraron juntos Benin. Crédito: Woke Enterprises, Inc. Canadá

El desconocido que conducía la moto era Honoré Orogbo, un padre soltero y propietario de un negocio de unos treinta años que había vivido en Cotonú toda su vida y que casualmente pasaba por allí esa mañana.

Cuando Rachel abrió la puerta de la posada, Honoré acababa de desayunar en un quiosco cercano.

Desde fuera, no era obvio que el alojamiento de Rachel era una posada. Honoré dice que supuso que ella era la dueña de la casa. Solo cuando le pidió que le indicara cómo llegar, se dio cuenta de que Rachel era una turista.

Cuando Rachel y Honoré llegaron a la parada de taxis del centro de Cotonú, se dieron cuenta de que el que se dirigía a Ouidah estaba bastante vacío. Honoré les explicó que pasaría algún tiempo antes de que saliera, ya que el conductor no se iría hasta que el taxi estuviera lleno.

Rachel se desanimó. No tenía tiempo para esperar, quería pasar todo el día en Ouidah sin prisas y volver a Cotonú antes de la puesta de sol.

Al sentir su decepción, Honoré le propuso algo. Tenía un amigo en Ouidah al que esperaba visitar, y aunque no tenía previsto ir ese día, podía hacerlo, ya que tenía el día libre.

“Me dije: ‘Genial. Yo pago la gasolina. Vamos'”, recuerda Rachel.

Poco más de una hora después, llegaron a Ouidah.

“Me enseña cómo volver, donde están los taxis colectivos para poder volver esa tarde, y me enseña dónde está el Museo del Esclavo. Y yo dije: ‘Vale, ya está bien. Gracias, señor'”, recuerda Rachel.

Pero antes de que se fueran a separar, Rachel le preguntó a Honoré si quería ir a almorzar. Quería comer algo antes de empezar su tour, y le pareció que invitar a Honoré era una decisión muy educada, después de todo, él había cambiado sus planes para ayudarla.

Honoré aceptó, conmovido por el gesto. Los dos se sentaron a comer.

Rachel era consciente de que era una mujer que viajaba sola, y aunque Honoré había sido muy educado y respetuoso, seguía siendo un extraño, así que le dijo que estaba casada.

Tampoco le contó detalles de su trabajo ni de su vida en Estados Unidos. Pero sí le explicó que esperaba viajar por Benin en los próximos días. Le preguntó a Honoré si tenía algún amigo o contacto que trabajara como chófer o guía turístico y que pudiera estar interesado en acompañarla durante los próximos días. Pensó que sería más fácil que depender de los taxis.

Honoré se puso en contacto con un amigo que trabajaba de guía turístico, pero tenía la agenda llena.

“Así que le dije: ‘Bueno, ¿y tú? ¿Puedes ser mi acompañante? Me has ayudado esta mañana, ¿puedo pagarte para que lo hagas durante tres días?”, recuerda Rachel.

“No, no soy un guía turístico”, dijo Honoré. “No me sé la historia de mi país de memoria, y eso no es lo que hago”.

Rachel dio marcha atrás. En realidad, no necesitaba un guía turístico, habría expertos en todos los lugares históricos que pensaba visitar, simplemente necesitaba que la llevaran.

Después de mucho insistir, Honoré aceptó llevar a Rachel.

“Cuando ella insistió, dije: ‘¿Por qué no?’”, recuerda hoy Honoré.

Quería ayudar a Raquel, dice Honoré. Parecía una “buena persona”, por la forma en que se había acercado a él, la forma en que le había hecho preguntas y la forma en que lo había invitado a almorzar.

Los dos acordaron que Honoré llevaría a Rachel de tour durante los siguientes días, empezando ese día en Ouidah, y que Rachel le pagaría por sus servicios.

Cada vez más cerca

Aquí está Rachel en Ganvie Lake Village, en Cotonú, Benin. Crédito: Woke Enterprises, Inc. Canadá

Durante el resto de la semana, Honoré llevó a Rachel a los lugares más importantes de Benin.

Recorrer Benin fue una experiencia impactante para Rachel. Dice que visitar el fuerte de los esclavos, dentro del Museo de Historia de Ouidah, “es una peregrinación que todo afrodescendiente debería visitar para recordar la crueldad a la que sobrevivieron nuestros antepasados”.

“No lo sabía antes de ir allí en persona, pero si en Las Vegas se hicieran apuestas sobre la supervivencia de los africanos esclavizados, las probabilidades de que yo estuviera viva hoy habrían sido escasas”, dice Rachel. “Soy un milagro andante. Soy el ‘uno por ciento’. Les debo a los que no lo lograron vivir mi mejor vida”.

Mientras viajaban por Benin, Rachel y Honoré charlaron. Aunque Rachel seguía sin revelar muchos detalles sobre sus circunstancias personales, se fue abriendo a Honoré sobre sus pensamientos y sentimientos. Honoré hizo lo propio.

“Las primeras conversaciones fueron para conocerme a mí misma, a mi familia, mi situación, quién soy, quién soy realmente”, dice.

“Fuimos muy abiertos y muy francos, porque éramos desconocidos y no nos volveríamos a ver”, recuerda Raquel.

Los extraños que se enamoraron cuando se desvió su vuelo por el 11S

Rachel recuerda que se emocionó cuando Honoré le explicó que no tenía un nuevo modelo de moto porque destinaba todo su dinero a la educación de su hijo.

“Me dijo: ‘Prefiero que mi hijo tenga esas oportunidades que conducir una moto de lujo’. Y pensé: ‘Vaya, esos son los valores de mis padres’. Me vi reflejada en esos valores”, dice Rachel.

En una de sus muchas conversaciones, Honoré mencionó que su hermano era sastre. En su cuarto día juntos, Honoré llevó a Raquel a un mercado para ayudarla a comprar telas que su hermano podría convertir en un vestido.

Rachel se sintió abrumada por la elección, tanto que le pidió a Honoré que eligiera sus favoritos. Se decantó por dos piezas de tela de Ankara de colores vivos. La tercera opción era un estilo de encaje blanco y gris, llamado lessi. A Rachel le encantó, y pensó que el vestido resultante podría ser “apropiado para un bautizo o algún tipo de ocasión especial”.

El hermano de Honoré confeccionó prendas para Rachel y Honoré con la tela que eligió para ella en el mercado. Crédito: Woke Enterprises, Inc. Canadá

En una de las muchas conversaciones que mantuvieron mientras conducían hacia los lugares emblemáticos de Benin, Honoré mencionó a Rachel que solía viajar a Lomé, la capital del país vecino de Togo, cuando él y sus amigos querían salir de noche.

Rachel estaba intrigada.

“No puedo garantizar que vaya a volver aquí. Este es un viaje único en la vida en el que me pagan mientras trabajo en un país extranjero. Quiero aprovechar todas las oportunidades”, recuerda haber pensado.

“Así que le dije: ‘Bueno, tengo que volver a trabajar esta semana. Pero el próximo fin de semana, si estás dispuesto, podría conseguir dos habitaciones de hotel y podríamos ir juntos a Togo”.

El fin de semana siguiente, Honoré llevó a Rachel a una noche de poesía en Lomé, seguida de un bar con música en vivo. Estuvieron fuera toda la noche.

“Bailamos. Es pura alegría”, dice Rachel.

Estas compañeras de trabajo se enamoraron cuando compartían habitación de hotel

Fue en ese momento cuando Rachel empezó a sentir que las cosas cambiaban. Se sentía cómoda con Honoré de una manera que nunca antes había sentido.

“Nos llevamos muy bien. Se ríe de mis chistes”, recuerda. “Tuve un par de crisis, de las que no estoy orgullosa, en las que él no se asustó, porque normalmente las mujeres negras enfadadas asustan a la gente. Pero se lo tomó todo con calma”.

Rachel incluso conoció brevemente al hijo de Honoré.

Rachel y Honoré, que aparecen en la foto en una playa de Cotonú, fueron estrechando lazos y pronto se dieron cuenta de que sentían algo por el otro. Crédito: Woke Enterprises, Inc. Canadá

Rachel describió la situación en un correo electrónico a una de sus amigas cercanas en Ottawa.

“Creo que esta persona debería ser mi marido. ¿Acaso estoy loca? Conozco a este tipo desde hace una semana. ¿Es una estupidez? Dime si estoy loca”, escribió.

Su amiga le respondió: “Rachel, no eres una persona estúpida. Tienes buen juicio. Sabes juzgar el carácter. Si es él, ve por ello”.

Para Honoré, el viaje a Togo también fue un punto de inflexión.

“Creo que fue esa noche cuando cayó como un rayo”, dice. “No fue un rayo, sino un sentimiento de amor. Creo que ahí empezó el sentimiento de amor”.

Rachel solo tenía una semana más en Benin antes de regresar a Norteamérica. Decidió que no tenía tiempo que perder.

“Le dije que realmente no estaba casada. Y él se alegró mucho de oírlo. Y nos juntamos”, dice.

“Me sorprendió un poco”, dice ahora Honoré. “Pensé que una mujer así probablemente tendría un marido”.

“Al día siguiente la vi de forma diferente”, añade. “No como una turista, sino como mi alma gemela. Así empezó la relación. Paso a paso”.

Durante el resto de su estancia en Benin, Rachel y Honoré pasaron todo el tiempo que pudieron juntos.

Dos extraños se conocieron en una pista de baile en Nueva York hace 24 años. Esto es lo que pasó después

Compromiso a distancia

Honoré y Rachel suelen vestir ropa de tela a juego, una tradición de Benin. Crédito: Woke Enterprises, Inc. Canadá

La noche de la partida de Rachel, Honoré recuerda que estaba sentado con ella en una playa. Estaba disfrutando del momento, pero también considerando el inminente regreso de Rachel a Canadá, y lo que significaba para su romance incipiente.

“Estábamos frente al mar. En mi cabeza, pensaba: ‘no me arrepiento de las dos últimas semanas que he pasado contigo. La pasamos muy bien juntos. Me alegré mucho de conocerte'”.

Los dos hablaron del futuro, y de si podrían hacer funcionar una relación a distancia y cómo. Se dieron cuenta de que ambos estaban igual de dispuestos, así que decidieron comprometerse y que Honoré se trasladara a Norteamérica.

Fue una gran decisión. Llevaban escasas dos semanas de conocerse. Y para Honoré, emigrar nunca había sido un objetivo. Sería un gran cambio para su hijo. Pero Honoré dice que decidió “seguir mis instintos, seguir mi corazón”.

Mientras tanto, Rachel dejó su vida en Washington y volvió a Canadá. Rachel dice que sus amigos se sorprendieron, pero la apoyaron y se alegraron cuando les contó el romance relámpago. Sus padres eran más escépticos, dice. Pero entraron en razón cuando conocieron a Honoré y vieron lo enamorado que estaba de su hija.

Rachel volvió a Benin seis meses después, en enero de 2019, para su boda con Honoré. Llevó el vestido hecho con la tela de encaje blanco que Honoré había escogido para ella en el mercado el verano anterior. Se sentía como si estuviera predestinado.

Aquí está la pareja en las celebraciones de la boda canadiense. Crédito: Fotografía de Two Trees por Timothy J Baklinski

Mientras tanto, la pareja planeó la celebración de su boda en Canadá para el año siguiente, y entretanto se ocupó del viaje de inmigración de Honoré y su hijo.

“Me tomé el tiempo durante el tiempo que estuvimos separados para empezar a prepararme mental y psicológicamente para una gran mudanza”, recuerda Honoré. “Tuve que pensar en el enorme cambio de vida que me esperaba, en las diferencias culturales. Conozco a gente que se fue a las Américas y no fue necesariamente fácil”.

Honoré también preparó a su hijo para la mudanza.

“Le expliqué que, ‘hijo mío, nos iremos a un país diferente y empezaremos de nuevo juntos. Con el tiempo, tendrás nuevos amigos, tendrás nuevos primos. Tendrás todo lo que desees. Todo lo que tienes aquí lo tendrás allí, con el tiempo”.

Reencuentro en Canadá

Hoy, Honoré y Rachel viven juntos en Canadá. Aquí se les ve en las cataratas del Niágara. Crédito: Woke Enterprises, Inc. Canadá

Honoré y su hijo llegaron a Canadá en pleno invierno.

“Hacía mucho, mucho frío”, recuerda. “No entendía el frío que podía hacer fuera. Porque el frío de África es muy diferente al de Canadá”.

Sin embargo, una vez que Honoré se equipó con botas, abrigo y guantes apropiados para Canadá, empezó a adaptarse a la vida en un nuevo país.

Rachel y Honoré dicen estar encantados de estar juntos. Los meses de espera de la aprobación del visado de Honoré habían sido largos.

El hijo de Honoré se adaptó muy rápidamente, y Rachel se adaptó a convertirse en su madrastra, un papel que dice que le encanta.

“Estoy aceptando el reto y las alegrías de la maternidad”, dice ahora.

“No es fácil cuando has estado soltera desde siempre adaptarte a tener que compartir tu vida. Pero es un buen chico”.

Hoy, Honoré y Rachel viven en Ottawa. Rachel trabaja como experta en diversidad e inclusión, mientras Honoré estudia.

Rachel también contó sus experiencias viajando por África en 2018, incluyendo el encuentro con Honoré, en un audiolibro llamado “Year of Return: a Black Woman’s African Homecoming”.

Aquí están juntos Honoré, Rachel y su hijo en Ottawa. Crédito: Woke Enterprises, Inc. Canadá

Rachel y Honoré también están criando a su hijo juntos, y dirigen un negocio de venta de pijamas cálidos y apropiados para el invierno canadiense con estampados africanos, llamado Woke Apparel.

La pandemia frenó sus planes de celebrar una gran boda en Canadá, pero disfrutaron de una pequeña ceremonia en el verano de 2020.

Reflexionando sobre su viaje juntos, Honoré dice que su historia le hace considerar que “a veces no hay que forzar el destino”.

Considera que conocer a Rachel es “el destino”, pero considera que cruzar el mundo para estar con ella es una prueba de la importancia de confiar en tu instinto.

“Simplemente sigue tu corazón”, dice. “Sigue tu corazón sin reservas”.

En cuanto a Rachel, dice que su historia de amor le recuerda que “nunca es demasiado tarde”.

“No eres demasiado viejo para viajar solo, en un país que no conoces, donde no conoces a nadie. Nunca se es demasiado viejo para encontrar el amor. Nunca se es demasiado mayor para ser madre. No hay fecha de caducidad para las oportunidades. Toma la vida con las dos manos. Si yo puedo hacerlo, tú puedes”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up