La policía le quitó un rifle al atacante de la escuela de St. Louis una semana antes del tiroteo, según autoridades

(CNN) — El rifle AR-15 utilizado durante el tiroteo mortal en la escuela de St. Louis había sido retirado del atacante durante una interacción con la policía aproximadamente una semana antes del ataque, y no está claro cómo lo recuperó, dice la policía.

El atacante, Orlando Harris, de 19 años, abrió fuego el lunes y mató a la estudiante Alexandria Bell, de 15 años, y a la maestra Jean Kuczka, de 61, e hirió a varios otros en la Escuela Secundaria Central de Artes Visuales y Escénicas. Harris murió más tarde en un hospital después de enfrentamiento con los agentes de la escuela.

El atacante de la escuela de St. Louis tenía un rifle AR-15, 600 rondas de munición y una nota que decía “No tengo amigos. No tengo familia”, según la policía

Antes del tiroteo, su familia se había puesto en contacto con la policía de St. Louis para que le quitaran un arma de fuego, dijo el miércoles el comisionado de policía de St. Louis, Michael Sack, en una conferencia de prensa. “La madre en ese momento lo quería fuera de la casa”, agregó.

La policía respondió a un disturbio doméstico en la casa de la familia el 15 de octubre, solo nueve días antes del tiroteo del lunes, según un comunicado policial del miércoles por la noche.

“Los agentes respondieron y determinaron en ese momento que al sospechoso se le permitió legalmente poseer el arma de fuego”, se lee en la declaración obtenida por KMOV, afiliada de CNN. “Se contactó a un tercero conocido por la familia y tomó posesión del arma de fuego para que ya no se guardara en la casa”.

La policía confirmó el miércoles por la noche que el arma que se sacó de la casa ese día era el rifle que se usó durante el tiroteo en la escuela.

“Cómo lo obtuvo después de eso… no lo sabemos”, dijo Sack. “Estamos investigando eso”.

El arma de fuego tiene un número de serie y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) está trabajando para rastrearlo, dijo Sack.

La familia del adolescente había estado preocupada por él. Además de intentar que le quitaran el arma de fuego, también lo internaron en una institución de salud mental, registraron su habitación, rastrearon lo que recibió en el correo y trataron de asegurarse de que se relacionara con las personas y se sintiera amado, dijo Sack.

“Hicieron todos los esfuerzos que sintieron que razonablemente podían hacer”, dijo Sack. “Creo que es por eso que la madre está tan desconsolada por las familias que pagaron por este episodio”.

El atacante, que se graduó de la misma escuela el año pasado, “forzó la entrada a la escuela” con el rifle y una gran cantidad de municiones, algunas de ellas amarradas a su pecho, dijo Sack.

El tiroteo dejó el edificio acribillado a balazos y convirtió un lunes común en la escuela en uno en el que estudiantes y maestros asustados cerraron sus puertas, se amontonaron en las esquinas y saltaron por las ventanas para salvar sus vidas mientras el sonido de los disparos resonaba en los pasillos.

Después del ataque, los investigadores del FBI encontraron una carta y un cuaderno en el automóvil que Harris usaba para ir a la escuela.

“La escuela era el objetivo”, dijo Sack. “Había una desconexión entre él y lo que él sentía que era la otra comunidad escolar. Se sentía aislado y solo”.

Esta imagen proporcionada por el Departamento de Policía Metropolitana de St. Louis muestra un rifle estilo AR-15 que, según dicen, fue usado por el pistolero de 19 años.

Las puertas cerradas compraron tiempo a los agentes, dice la policía

Había siete miembros del personal de seguridad en la escuela cuando llegó el atacante, pero él no entró por un puesto de control donde estaban estacionados los guardias de seguridad, dijo DeAndre Davis, director de seguridad de las Escuelas Públicas de St. Louis.

“Tuvo que forzar la entrada y eso es bueno para nosotros porque nos da tiempo”, dijo Sack el miércoles.

Los agentes estaban en las escuelas cuatro minutos después de que se informara sobre el tirador activo, y se enfrentaron al pistolero ocho minutos después, según Sack.

El comisionado de policía ha acreditado repetidamente la rápida respuesta policial, las puertas cerradas y el entrenamiento previo para evitar más muertes.

Las autoridades también agradecieron a los estudiantes por seguir las instrucciones de sus maestros y cerrar sus puertas después de que fueron alertados de la amenaza en el campus.

“Hemos tenido adolescentes y atletas, no siempre escuchan, pero el lunes sí lo hicieron”, dijo Sack. “Hicieron lo que sus maestros les indicaron que hicieran, hicieron lo que los agentes les indicaron que hicieran, a pesar de que se puede ver que muchos de ellos estaban traumatizados. Puedes ver sus rostros, puedes leer en sus ojos”.

La policía investiga la escena de un tiroteo en la Escuela Secundaria Central de Artes Visuales y Escénicas el lunes 24 de octubre de 2022 en St. Louis.

Terror en el campus

Los estudiantes y los maestros se apresuraron a cerrar y bloquear las puertas de las aulas después de escuchar un mensaje codificado transmitido por el intercomunicador.

El atacante logró llegar al salón de clases de salud de Jean Kuczka, donde ella y sus alumnos estaban reunidos.

El estudiante Keyshawn Brooks le dijo a KSDK, afiliada de CNN, que vio al atacante entrar a la fuerza en su salón de clases y dispararle a su maestra.

“Habían derribado la puerta de nuestro salón de clases y un hombre abrió la puerta y dijo: ‘Todos van a morir hoy'”, dijo Brooks.

“Le disparó a la maestra primero. Ella cayó al suelo. Otro niño recibió un disparo en la mano y estaba sangrando. Otras dos niñas recibieron disparos”, dijo Brooks. “Cuando salió del salón, abrimos la ventana y saltamos”.

La estudiante Alex Macias describió haber mirado al pistolero a los ojos después de que le dispararon a Kuczka.

“Le disparó a la Sra. Kuczka y yo simplemente cerré los ojos”, dijo. “Realmente no quería ver nada más. Pero luego, cuando pensé que se estaba yendo, abrí los ojos para verlo parado allí haciendo contacto visual conmigo. Y luego, después de hacer contacto visual, simplemente se fue”.

Luego, los estudiantes comenzaron a saltar por la ventana, dijo.

La maestra Kristie Faulstich dijo que Kuczka murió interponiéndose entre el atacante y los estudiantes. Ella describió a su excolega como una maestra popular que era amada por muchos.

Las autoridades están investigando cómo dificultar el ingreso a las aulas, dijo el comisionado de policía.

A medida que continúa la investigación y los estudiantes y maestros lloran a Kuczka y Bell, pasarán dos meses antes de que se les permita regresar al campus, dijeron funcionarios escolares.

Alex Medeiros y Chris Boyette de CNN contribuyeron a este reporte.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up