El príncipe William acaba de heredar una propiedad de 685 años de antigüedad valorada en más de US$ 1.000 millones

Londres (CNN Business) — Los testamentos reales nunca se hacen públicos. Eso significa que lo que ocurra con gran parte de la riqueza personal de la reina Isabel II después de su muerte se quedará como un secreto familiar.

La fortuna de la reina Isabel II: ¿cuánto dinero tenía realmente?

Forbes estimó el año pasado que la fortuna personal de la difunta monarca ascendía a US$ 500 millones, compuesta por sus joyas, su colección de arte, inversiones y dos residencias, el Castillo de Balmoral en Escocia y la Casa Sandringham en Norfolk. La reina heredó ambas propiedades de su padre, el rey Jorge VI.

“[Los testamentos reales] están ocultos, por lo que no tenemos idea de lo que hay en ellos y lo que valen. Y eso nunca se hace público”, dijo Laura Clancy, profesora de medios en la Universidad de Lancaster y autora de un libro sobre finanzas reales, a CNN Business.

Pero la mayor parte de la fortuna de la familia real —por un total de al menos 18.000 millones de libras esterlinas (US$ 21.000 millones) en terrenos, propiedades e inversiones— pasa ahora por un camino de siglos de antigüedad hacia el nuevo monarca y su heredero.

El orden de sucesión hace que el príncipe William, el primero en la línea al trono británico, sea un hombre mucho más rico.

El futuro rey hereda de su padre la propiedad privada del Ducado de Cornualles, que posee una cartera en expansión de tierras y propiedades que cubren casi 566 kilómetros cuadrados, la mayoría en el suroeste de Inglaterra.

Creado en 1337 por el rey Eduardo III, el patrimonio tiene un valor de alrededor de 1.000 millones de libras esterlinas (US$ 1.200 millones), según sus cuentas del último año fiscal.

Los ingresos del patrimonio se “utilizan para financiar las actividades públicas, privadas y caritativas” del duque de Cornualles, dice su sitio web. Ese título ahora lo tiene el príncipe William.

El castillo de Balmoral en Escocia es parte de la fortuna privada de la difunta reina Isabel II.

Con mucho, la porción más grande de la fortuna de la familia, el Crown Estate de 16.500 millones de libras esterlinas (US$ 19.000 millones), ahora pertenece al rey Carlos como monarca reinante. Pero según un acuerdo que data de 1760, el monarca entrega todas las ganancias de la herencia al gobierno a cambio de una porción, llamada Sovereign Grant (Subvención Soberana).

La propiedad incluye vastas extensiones de propiedades en el centro de Londres y el suelo marino alrededor de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Tiene el estatus de una corporación y es administrada por un director ejecutivo y comisionados —o directores no ejecutivos— designados por el monarca por recomendación del primer ministro.

En el último año fiscal, generó una ganancia neta de casi 313 millones de libras esterlinas (US$ 361 millones). A partir de eso, el Tesoro del Reino Unido pagó a la reina una subvención soberana de 86 millones de libras esterlinas (US$ 100 millones). Eso equivale a 1,29 libras esterlinas (US $ 1,50) por persona en el Reino Unido.

La mayor parte de este dinero se gasta en mantener las propiedades de la familia real y pagar a su personal.

La Subvención Soberana suele ser equivalente al 15% de las utilidades del patrimonio. Pero, en 2017, el pago aumentó hasta un 25% durante la próxima década para ayudar a pagar las renovaciones del Palacio de Buckingham.

El rey Carlos también hereda el Ducado de Lancaster, una propiedad privada que data de 1265 y que estaba valorada en unos 653 millones de libras esterlinas (US$ 764 millones) según sus cuentas más recientes. Los ingresos de sus inversiones cubren los costos oficiales que no cubre la Subvención Soberana y ayudan a mantener a otros miembros de la familia real.

Se aplican restricciones

A pesar de las grandes sumas, el monarca y su heredero tienen restricciones sobre cuánto pueden beneficiarse personalmente de sus fortunas.

El rey solo puede gastar la Subvención Soberana en deberes reales. Y ni él ni su heredero pueden beneficiarse de la venta de activos en sus ducados. Cualquier beneficio de las enajenaciones se reinvierte en el patrimonio, según un explicativo publicado por el Instituto de Gobierno (IfG, por sus siglas en inglés).

El Tesoro del Reino Unido también debe aprobar todas las grandes transacciones inmobiliarias, dijo el IfG.

Aún así, a diferencia de la Subvención Soberana generada por el Crown Estate, ambos ducados son fuentes privadas de riqueza, lo que significa que sus propietarios no están obligados a dar ningún detalle más allá de informar sus ingresos, dijo el IFG.

Regent Street en Londres durante el confinamiento por la pandemia. La principal calle comercial es propiedad del Crown Estate.

El año pasado, el rey Carlos, entonces duque de Cornualles, se pagó 21 millones de libras esterlinas (US$ 25 millones) del patrimonio del Ducado de Cornualles.

Ni el príncipe William ni el rey Carlos están obligados a pagar ningún tipo de impuesto sobre sus bienes, aunque ambos ducados han pagado voluntariamente el impuesto sobre la renta desde 1993, según el IfG.

Esa medida se produjo un año después de que la familia real enfrentara fuertes críticas por planear usar dinero público para reparar el Castillo de Windsor, que había sufrido daños en un incendio, dijo Clancy.

“Por supuesto, el impuesto sobre la renta voluntario no [es] una tasa fija, y no tienen que declarar sobre cuántos ingresos están generando sus impuestos. Así que en realidad es como sacar una cifra de la nada”, dijo Clancy.

El Palacio de Buckingham no respondió de inmediato a CNN Business cuando se le contactó para solicitar comentarios.

¿Puede el rey Carlos III cederle el trono al príncipe Guillermo? 2:12

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up