Una práctica de hace 7 millones de años puso a nuestros antepasados en el camino a la humanidad, según un nuevo estudio

(CNN) — Cuando sales por la puerta para empezar el día, quizá no sepas que estás participando en algo que nos define como humanos, y que nuestros antepasados comenzaron a hacer desde hace 7 millones de años, según una nueva investigación.

Los investigadores observaron un fémur y dos huesos de cúbito del brazo de Sahelanthropus tchadensis, uno de los primeros ancestros humanos conocidos, y encontraron indicios de que caminaban sobre dos pies, lo que también se conoce como bipedismo, según un nuevo estudio publicado el miércoles en la revista académica Nature.

“Nuestros representantes más antiguos conocidos practicaban el bipedismo (en el suelo y en los árboles)”, dijo el autor del estudio, Franck Guy, investigador de la Universidad de Poitiers, Francia. Los restos de los antiguos seres demuestran que el bipedismo surgió poco después de que los chimpancés y los ancestros humanos divergieran en sus vías evolutivas, añadió.

Pero hay aún más cosas que descubrir de estos fósiles. Sus características demuestran que el Sahelanthropus tchadensis también mantuvo la capacidad de trepar a los árboles con destreza, según el estudio.

Los expertos creen que estos primeros ancestros humanos eran expertos tanto en caminar como en trepar a los árboles.

Estos antepasados eran homininos, o especies más emparentadas con los humanos que los chimpancés, y marcan una etapa temprana en nuestra divergencia evolutiva, dijo Daniel Lieberman, profesor de biología evolutiva humana y paleoantropólogo de la Universidad de Harvard. Lieberman no participó en el estudio.

El bipedismo en estos ancestros no es exactamente una sorpresa. Los huesos de los brazos y las piernas analizados en este estudio se encontraron en Chad en 2001 junto a un cráneo casi completo, según el estudio. Sin embargo, no está claro si proceden del mismo individuo, dijo el autor del estudio, Guillaume Daver, profesor asistente de paleontología en la Universidad de Poitiers.

El cráneo mostraba un punto que apuntaba hacia abajo en la unión de la cabeza y la médula espinal, un rasgo que haría mucho más difícil caminar a cuatro patas, dijo Lieberman.

El nuevo análisis de las extremidades de ese hallazgo aporta aún más pruebas de que los homininos se desplazaban a dos patas cuando recorrían la Tierra hace unos 7 millones de años, añadió.

“Es un vistazo a lo que puso al linaje humano en un camino evolutivo distinto al de nuestros primos simios”, dijo Lieberman. Aunque los recientes hallazgos apoyan lo que ya sugerían los primeros estudios, los fósiles de esta época son escasos, por lo que cada descubrimiento es una prueba importante, añadió.

Y el nuevo estudio “hace bastante improbable que el ancestro común que compartimos con los chimpancés tuviera el aspecto de un chimpancé”, dijo Guy.

Esta imagen muestra el mapa de variación del grosor de los fémures de Sahelanthropus, un humano actual, un chimpancé y un gorila (de izquierda a derecha en vista posterior).

El bipedismo desató el proceso

El bipedismo fue muy importante para nuestra evolución, pero no tenía mucho sentido para nuestros antepasados, dijo Lieberman.

Caminar sobre dos patas hace que un animal sea más lento, más inestable y corra más riesgo de sufrir dolores de espalda, nada de lo cual es útil para la supervivencia, añadió.

“Debe haber alguna ventaja realmente grande”, dijo Lieberman. Los científicos tienen una hipótesis sobre lo que podría haber sido.

Nuestro ancestro común con los simios era muy parecido al chimpancé, y sabemos que necesitan utilizar mucha energía para caminar, el doble que los humanos si se ajusta al tamaño del cuerpo, dijo Lieberman.

El descubrimiento en una cueva en Laos podría revelar más sobre el mayor misterio de la evolución humana

Cuando las trayectorias evolutivas de los humanos y los chimpancés divergieron, el clima de la Tierra estaba cambiando y las selvas tropicales de África se estaban deshaciendo, por lo que nuestros antepasados tenían que viajar más lejos para conseguir comida, dijo. La hipótesis es que caminar a dos patas les proporcionaba más energía para desplazarse.

“Lo que realmente nos hizo emprender este camino evolutivo diferente es que éramos bípedos, o que caminábamos sobre dos piernas”, dijo Lieberman. “Nos ayuda a entender realmente los orígenes de la humanidad”.

Hay muchas cosas que nos definen como humanos, como el lenguaje, las herramientas y el fuego, dijo. Y en la década de 1870, Charles Darwin, sin ninguna de las pruebas que tenemos ahora, estimó que caminar sobre dos piernas fue la chispa que lo inició todo, dijo Lieberman.

Y ahora podemos ver que el bipedismo fue un gran diferenciador de los simios y ayudó a liberar nuestras manos para desarrollar herramientas, dijo Lieberman.

“Demostramos que Darwin tenía razón”, dijo. “Eso es genial”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up