Rusia ofrece la libertad a presos con tal de que peleen en Ucrania. Algunos están aceptando la apuesta letal

(CNN) — Las promesas de libertad y riqueza llegan a los presos en las abarrotadas celdas de las prisiones rusas. Se producen llamadas telefónicas frenéticas entre los familiares y los presos que consideran la oferta. Luego los prisioneros desaparecen, dejando a sus seres queridos para que busquen entre los reportes de los heridos que llegan a los hospitales.

Esta escena se repite en las comunidades de convictos de toda Rusia. Con un ejército regular agotado después de casi seis meses de una invasión sangrienta y desastrosa de Ucrania, hay cada vez más pruebas de que el Kremlin está tomando decisiones horribles en su terrible guerra y que están reclutando a los prisioneros de Rusia para luchar.

A lo largo de una investigación de un mes, CNN ha hablado con presos atrapados en el más reciente plan de reclutamiento de Rusia, junto con sus familiares y amigos. Los activistas creen que han contactado a cientos de ellos en docenas de prisiones de toda Rusia, desde asesinos hasta personas encarceladas por drogas. Algunos incluso han sido sacados de la prisión en la que se encuentra un estadounidense de alto perfil encarcelado en Rusia, Paul Whelan. Su hermano David declaró en julio que había oído que diez voluntarios habían abandonado el IK17 en Mordovia para ir al frente en Ucrania.

Los cadáveres de los soldados rusos se acumulan en Ucrania, mientras el Kremlin oculta el verdadero balance de la guerra

Decenas de mensajes de chat entre familiares, revisados por CNN, detallan las tentadoras recompensas que se ofrecen por luchar en Ucrania, donde el riesgo de muerte es alto. Las últimas evaluaciones occidentales sugieren que hasta 75.000 soldados rusos han muerto o resultado heridos desde que comenzó la invasión (una afirmación que el Kremlin ha negado).

Un preso habló con CNN desde su estrecha celda, con un gato gateando por las literas, y un ventilador sujetado sobre un viejo televisor que intentaba refrescar el aire entre las ventanas fuertemente enrejadas. Encarcelado durante varios años por delitos relacionados con drogas, habló bajo condición de anonimato utilizando un teléfono inteligente de contrabando —algo bastante común en el sistema penitenciario ruso— para describir las condiciones que se ofrecen.

Ilustración fotográfica de CNN. La imagen de satélite (derecha) muestra una vista aérea de una colonia penal en las afueras de San Petersburgo donde se han reclutado prisioneros.

“Aceptarán asesinos, pero no violadores, pedófilos, extremistas o terroristas”, dijo. “Se ofrece una amnistía o un indulto en seis meses. Alguien habla de 100.000 rublos al mes, otro de 200.000. Todo es diferente”. Dijo que la oferta se hizo cuando hombres no identificados, que se cree que forman parte de una empresa de contratistas militares privados, llegaron a la prisión en la primera quincena de julio, y que la aceptación en el programa llevaría a dos semanas de entrenamiento en la región de Rostov, en el sur de Rusia. Aunque tenía dos años de servicio en el ejército, dijo que los reclutadores no parecían insistir en la experiencia militar.

“En mi caso, si es real, me parece bien”, dijo el preso. “Puede suponer una diferencia real para mí: estar encarcelado durante casi una década, o salir en seis meses si tienes suerte. Pero eso es si tienes suerte. Solo quiero volver a casa con los niños lo antes posible. Si esta opción es posible, ¿por qué no?”.

El preso dijo que 50 reclusos ya habían sido seleccionados para reclutamiento y puestos en cuarentena en la prisión, pero había escuchado que 400 se postularon. Los activistas de derechos humanos que trabajan en el sistema penitenciario ruso dijeron que desde principios de julio se habían visto inundados con informes de toda Rusia de familiares ansiosos, preocupados por el destino de sus reclusos.

“En las últimas tres semanas [en julio], hubo una gran ola de este proyecto para reclutar a miles de prisioneros rusos y enviarlos a la guerra”, dijo Vladimir Osechkin, jefe de Gulagu.net, un grupo de defensa de los prisioneros.

Osechkin dijo que a algunos se les prometió un pago a sus familias de cinco millones de rublos (US$ 82.000) si morían, pero es posible que nunca se cumplan todas las recompensas financieras. “No hay garantía, no hay contrato real. Es ilegal”, dijo.

Algunos de los presos y sus familiares parecían interesados ​​en que el reclutamiento siguiera adelante, dijo Osechkin, haciéndose eco de las respuestas de algunas familias de presos vistas por CNN.

Osechkin especuló que los prisioneros fueron utilizados efectivamente como carnada, para atraer el fuego de las posiciones ucranianas y permitir que el ejército ruso regular respondiera con precisión. “Van primero, y cuando el ejército ucraniano los ve, atacan. Luego, los soldados rusos ven dónde están los ucranianos y bombardean el lugar”.

CNN se comunicó con el Ministerio de Defensa y el servicio penitenciario de Rusia (FSIN) para solicitar comentarios sobre las acusaciones de que los prisioneros están siendo reclutados para luchar en Ucrania. Ninguno respondió.

“Todos seremos juzgados”: prisioneros de guerra rusos expresan inquietud y vergüenza por la guerra en Ucrania

Si bien el reclutamiento está en sus inicios, han surgido los primeros reportes entre familiares de prisioneros heridos hospitalizados en el área separatista de Luhansk respaldada por Rusia.

CNN ha visto mensajes de chat intercambiados entre familiares de reclusos que aparentemente ya fueron enviados al frente. Una esposa detalla cómo se puso en contacto con su marido, que yacía herido en un hospital de Luhansk. La esposa dijo que solo tres prisioneros de la unidad de diez de su esposo seguían con vida. CNN conoce la identidad del prisionero herido, pero no ha podido confirmar su hospitalización, ya que las instalaciones médicas separatistas están veladas en secreto.

Otros mensajes entre familiares también detallaron la silenciosa desesperación de los presos, atrapados en un sistema de justicia ruso donde el 99% de los casos llevados a juicio terminan en condena, y la corrupción pesa mucho sobre un sistema penal sobrecargado.

Este mes, un preso le envió un mensaje a su hermano por WhatsApp sobre su decisión de irse:

PRISIONERO
Yo voy. Pero no le digas a mamá de ninguna manera. Es mejor así. O bien, se preocupará mucho y reaccionará ante cada noticia.

HERMANO
Eso es todo, reaccionaremos a cada noticia. Si nos dices dónde estás, qué estás haciendo, estaremos más tranquilos porque al menos sabremos dónde mirar.

PRISIONERO
Ni siquiera lo sé. Todo se decidirá por los hechos.

PRISIONERO
Sé que vamos a la prisión número 12 y una vez nos reunimos allí en Rostov durante 2 semanas, donde hay un centro, y luego al territorio.

PRISIONERO
Estoy dispuesto a ir. Muchas opciones [en la vida], pero ahora solo hay una. Por eso acepté.

HERMANO
Podrías trabajar en la prisión, leer libros, obtener formación en TI o idiomas.

PRISIONERO
Ya soy demasiado viejo para esa m***da.

Aumenta la ansiedad de los familiares

Las opciones de mano de obra de Moscú han disminuido durante más de cinco meses de una invasión torpe y agotadora. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró inicialmente que no se habían desplegado reclutas en la guerra, antes de que su ministerio de defensa admitiera que habían retirado algunos del frente después de su despliegue aparentemente por error. El Kremlin ha dicho que no habrá una movilización general en Rusia, quizás por temor a que la política resulte impopular, especialmente si las pérdidas entre la población no alteran significativamente la dinámica del campo de batalla.

Rusia admite que los reclutas han estado luchando en Ucrania, a pesar de las negativas anteriores de Putin

El reclutamiento en prisiones, dijeron activistas y presos, está bajo los auspicios del contratista militar privado Wagner, que no está sujeto a la prohibición militar rusa de emplear convictos. Los presos no han compartido ninguna copia de sus contratos con sus familiares o activistas, por lo que los términos exactos o el empleador siguen sin estar claros. Wagner —que trabaja a nivel mundial y está dirigido por Yevgeny Prigozhin, un hombre conocido como el chef de Putin— es el contratista militar más omnipresente de Rusia. Prigozhin niega vínculos con Wagner.

La falta de claridad, junto con el silencio de sus seres queridos, solo aumenta la ansiedad de los familiares. Oksana, la media hermana de un prisionero ruso al que le ofrecieron el despliegue, dijo que su madre inicialmente había estado ansiosa por recibir el salario del servicio de su hijo, pero, dado que desapareció de sus aplicaciones de mensajería, estaba preocupada.

“Sabemos que estuvo en Rostov Oblast”, dijo Oksana, y agregó que había afirmado que estaba en la fábrica de otra prisión. “Él la llamó a un nuevo número de WhatsApp el 10 de julio y le pidió que le enviara una copia de su pasaporte para recibir su salario”, dijo.

Esto significaba que era menos probable que estuviera en prisión, dijo, ya que los salarios de un recluso por el trabajo penitenciario generalmente se pagan en su propia cuenta.

“Estoy en contacto con muchos familiares y todos tienen el mismo escenario: enviar los datos del pasaporte. Sin contacto”, dijo. “Esta es la parte menos protegida de la población. Putin dijo que no se enviarían reclutas, pero lo hicieron. Con los convictos, será muy difícil revelar que han sido enviados”. El nombre de Oksana ha sido cambiado por motivos de seguridad.

A fines de julio, la madre recibió un mensaje de otro número nuevo, escrito familiarmente en el ruso entrecortado de su hijo. Insistió en que estaba sano y bien, pero no dio detalles sobre su paradero. “Queda algo de tiempo pero se va rápido”, escribió. “Cuando pueda te llamaré”.

Más tarde, la madre recibió una llamada de una persona que se presentó como un “contador”, quien se comprometió a llevarle el salario de su hijo en efectivo una semana después.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up