ANÁLISIS | El Departamento de Justicia se encuentra en una situación sin salida ante la furia de Trump

(CNN) — El FBI y el Departamento de Justicia están condenados si lo hacen y condenados si no lo hacen en la cuestión de si deben explicar rápidamente en público por qué buscaron documentos desaparecidos en el complejo turístico de Florida del expresidente Donald Trump.

El secretario de Justicia Merrick Garland se enfrenta a una cacofonía de demandas por parte de los republicanos para que se ocupe de la operación, incluso se le amenaza con una supervisión fulminante si el Partido Republicano gana la Cámara de Representantes en las elecciones legislativas de noviembre.

Su incapacidad para hacerlo ya ha creado un vacío llenado por la furia de Trump, las tergiversaciones de la búsqueda y ahora las teorías conspirativas de que la oficina plantó pruebas incriminatorias en la casa del expresidente.

FBI allana el resort Mar-a-Lago de Trump para la investigación sobre documentos presidenciales

La maquinaria mediática conservadora está en modo de fusión. Varios de los legisladores y expertos más favorables a Trump, que han criticado la retórica liberal de “desfinanciar a la policía”, exigen ahora la desfinanciación y la expulsión del FBI. Este es un eslogan para un partido que se enorgullece de apoyar la ley y el orden. Y podría presagiar un grave daño a la oficina bajo un posible futuro Congreso o presidente republicano, por no hablar de la neutralización de la capacidad del país para luchar contra el espionaje extranjero, la delincuencia violenta, el tráfico de drogas y el extremismo doméstico.

Al utilizar terminología como “redada” y “asedio” para describir el registro legalmente sancionado, Trump y sus aliados vuelven a pintarlo como víctima de una persecución política, una técnica que lo vincula más a los votantes de base y que apuntalará su probable campaña a la Casa Blanca en 2024.

Ante este implacable ataque, el FBI y el Departamento de Justicia —ambos de los cuales Trump trató de convertir en armas para sus propios fines políticos en el cargo— están volviendo a aprender uno de los tópicos de la era Trump. Jugar según las reglas y observar las normas legales y de protocolo —como no hablar públicamente de las investigaciones abiertas— puede ser la base de un buen gobierno y de una justicia imparcial. Pero es ineficaz como estrategia de relaciones públicas cuando el expresidente y sus acólitos borran toda perspectiva en un torrente de caos y falsedades diseñado para oscurecer los hechos. Dado el poder de Trump sobre sus partidarios y el furor mediático de la derecha, la investigación del Departamento de Justicia ya ha quedado manchada a los ojos de millones de personas… resulte como resulte.

Trump está adoptando exactamente el mismo libro de jugadas que utilizó en su campaña contra la investigación sobre Rusia del abogado especial Robert Mueller, que en su mayoría se ciñó a su código de trabajar a puerta cerrada y perseguir la justicia en silencio. (Mueller no encontró que la campaña de Trump conspirara con Rusia para ganar las elecciones de 2016, pero desenterró múltiples contactos extraños con los rusos y abundantes pruebas de que Trump podría haber obstruido la justicia).

La guerra política asimétrica de Trump contra el FBI y el Departamento de Justicia, entidades que por razones legales y de procedimiento no pueden contraatacar, ha causado consternación entre algunos conocedores del tema, y preguntas sobre si debe haber una respuesta pública.

Evan Pérez, de CNN, informó este miércoles que algunos funcionarios del Departamento de Justicia están irritados por el silencio del secretario de justicia y creen que debería haber una declaración pública sobre el registro sin precedentes de la casa de Trump. Esos funcionarios creen que el silencio es perjudicial para el interés del departamento y del público, ya que Trump ha llenado el vacío y ha definido las consecuencias del registro, informó Pérez.

Presentadores se burlan del allanamiento a casa de Trump 1:46

Por qué las opciones del Departamento de Justicia son limitadas

Hay auténticas dudas sobre la justificación del registro de Mar-a-Lago y si un paso explosivo como entrar en la casa de un expresidente era necesario o proporcional. Si la conducta de Trump no mereciera tal intrusión, sería un escándalo y exigiría la supervisión del Congreso, una vez que se conozcan los hechos y se completen los procesos legales. Si el FBI y el Departamento de Justicia obtuvieran una orden judicial por una cuestión administrativa menor, el registro podría parecer desproporcionado.

Pero dado el previsible revuelo político, y la cautela de dirigentes como Garland y el director del FBI, Christopher Wray (nombrado por Trump), la idea de que se trata de un asunto insignificante parece poco creíble.
Puede haber razones específicas de este caso por las que no se puede discutir públicamente, como la implicación de documentos clasificados, aunque una sesión informativa al Congreso en una sesión cerrada podría ser posible.

Pero aunque una decisión del FBI o del Departamento de Justicia de ofrecer alguna explicación en este momento podría calmar parte del furor sobre la búsqueda y socavar los ataques de Trump contra ellos, también los arrastraría por una pendiente política resbaladiza.

La tradicional reticencia a hablar de los casos en curso está diseñada para proteger la reputación de las personas objeto de las órdenes de registro y las declaraciones juradas que las respaldan en caso de que sean inocentes de los delitos que se sospecha que han cometido.

Y Trump, después de todo, podría publicar la orden de registro él mismo si quisiera. El hecho de que no lo haya hecho y el tono cada vez más desquiciado de sus ataques al Departamento de Justicia no hacen sino ahondar en la impresión de que tiene algo que ocultar. Al igual que el hecho de que fuera él, y no el FBI o el Departamento de Justicia, quien diera la noticia del registro en un intento transparente de establecer una narrativa mediática de que había sido tratado injustamente.

ANÁLISIS | Trump aprovecha el registro del FBI para alimentar un contraataque

George Conway, un abogado conservador y prominente crítico de Trump, cuestionó si había algo que ganar si el Departamento de Justicia cedía a la presión republicana y hacía una declaración pública.

“Realmente no creo que necesiten decir nada más que cuáles son sus procedimientos, cuáles son sus procesos en general para la emisión de órdenes de registro y la realización de investigaciones en general”, dijo Conway a Anderson Cooper de CNN.

“Creo que el objetivo del Estado de Derecho es que la ley se aplique a todos por igual”.

La sombra de Comey en el caso de Hillary Clinton

Cualquier declaración pública también traería comparaciones con la decisión del entonces director del FBI, James Comey, de hablar públicamente sobre la reapertura de una investigación sobre el servidor de correo electrónico de Hillary Clinton pocos días antes de las elecciones de 2016, lo que provocó acusaciones de que estaba jugando a la política y arrastró al FBI a un marasmo político. El episodio fue una lección objetiva sobre por qué el FBI suele seguir sus propios protocolos y evitar los cálculos políticos.

Los republicanos se han pasado años atacando a Clinton por su uso de un servidor de correo electrónico privado mientras era secretaria de Estado y se han apresurado a argumentar que el trato del FBI a Trump ha sido injusto, incluso cuando aplaudían un escrutinio similar del candidato presidencial demócrata de 2016.

Garland ha dicho en el pasado que el silencio sobre estos asuntos es vital para garantizar la integridad de una investigación y la privacidad de los implicados, en línea con una convención en la que las declaraciones públicas suelen hacerse solo si alguien es acusado.

En un discurso pronunciado a principios de este año, el fiscal general reconoció su frustración por la reticencia del departamento a hablar de sus investigaciones sobre la insurrección del Capitolio estadounidense.

Cronología de la investigación del FBI sobre documentos de Trump 1:33

“Entiendo que ésta puede no ser la respuesta que algunos buscan. Pero lo haremos y debemos hablar a través de nuestro trabajo. Cualquier otra cosa pone en peligro la viabilidad de nuestras investigaciones y las libertades civiles de nuestros ciudadanos”, dijo Garland.

Cuando asumió el cargo, el presidente Joe Biden argumentó que era importante restaurar la cuasi independencia del Departamento de Justicia y de la Casa Blanca, que Trump pisoteó repetidamente. Los asistentes dijeron, por ejemplo, que Biden no estaba al tanto del registro en la casa de su predecesor hasta que lo vio en las noticias. Pero Garland no es el primer alto funcionario de Washington que descubre que los intentos de aislar las investigaciones de la politización son imposibles cuando Trump está involucrado.

Los ataques del Partido Republicano sugieren que Trump está por encima de la ley

Uno de los rasgos más notables, y a la vez característicos, de las críticas republicanas al Departamento de Justicia es que las salvajes afirmaciones de persecución política las hacen quienes no tienen conocimiento aparente de cualquier posible delito que haya cometido Trump. Lo único que les importa a los políticos del Partido Republicano, que ven su propia fortuna política ligada a él, es que Trump está siendo atacado.

El principal republicano de la Cámara de Representantes, el líder de la minoría Kevin McCarthy, por ejemplo, acusó a los demócratas de abusos de poder este miércoles y dijo a sus miembros en un post de Facebook: “AHORA es el momento de hablar y de ser ruidosos”.

Esta es la cronología de la investigación contra Trump por llevar documentos clasificados a Mar-a-Lago

Su comentario sugirió que el volumen de la indignación era más importante que las cuestiones de hecho en juego, mostrando cuán profundamente el posible futuro presidente de la Cámara ha aprendido las lecciones del trumpismo. Este tipo de reacción también ayuda a explicar por qué incluso si el Departamento de Justicia suavizara su política sobre la discusión de una investigación en curso, no ayudaría a sofocar la indignación del Partido Republicano. No importaría lo que se dijera, ya que de todos modos sería manipulado, sacado de contexto y desacreditado por la maquinaria de propaganda de Trump.

Otra característica extraordinaria del alboroto del Partido Republicano sobre la búsqueda es la afirmación, hecha sin pruebas, de que el Departamento de Justicia apuntó específicamente a Trump simplemente porque es un expresidente y potencial candidato de 2024 que podría enfrentarse a Biden.

“Han convertido la maquinaria del gobierno y de las fuerzas del orden en un arma para atacar a sus enemigos políticos”, dijo este martes en Fox News el senador republicano Ted Cruz, de Texas. Tales afirmaciones ignoran cómo Trump utilizó el poder de la presidencia para tratar de arreglar las elecciones, por ejemplo, al apoyarse en Ucrania para investigar a Biden y más tarde al tratar de anular el resultado en 2020.

En su declaración sobre el registro en Mar-a-Lago, la diputada neoyorquina Elise Stefanik, la republicana número 3 de la Cámara de Representantes, sugirió que Trump estaba en el punto de mira ya que era “el probable candidato republicano a presidente de Estados Unidos en 2024”.

Se trata de un republicano de alto rango que establece la premisa de que un expresidente, que ni siquiera ha declarado oficialmente una campaña política, debería ser inmune a la investigación.

Eso no solo equivale a la politización de la justicia. Es una receta para el colapso del Estado de Derecho, que se supone que se aplica a todos en las sociedades democráticas como Estados Unidos.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up