Ningún antibiótico funcionó, así que esta mujer recurrió a un enemigo natural de las bacterias para salvar la vida de su marido

(CNN) — En febrero de 2016, la epidemióloga de enfermedades infecciosas Steffanie Strathdee sostenía la mano de su marido moribundo, viendo cómo perdía una agotadora lucha contra una superbacteria mortal.

Después de meses de altibajos, los médicos acababan de decirle que su marido, Tom Patterson, estaba demasiado atestado de bacterias para vivir.

“Y tengo esta conversación que nadie quiere tener nunca con su ser querido”, dijo Strathdee a una audiencia recientemente en Life Itself, un evento sobre salud y bienestar presentado en colaboración con CNN.

“Le dije: ‘Cariño, se nos acaba el tiempo. Necesito saber si quieres vivir. Ni siquiera sé si puedes oírme, pero si puedes oírme y quieres vivir, por favor aprieta mi mano’. Y esperé y esperé”, continuó, con la voz entrecortada. “Y de repente, apretó muy fuerte. Y pensé: ‘¡Oh, qué bien!’. Y luego pensé: ‘¡Oh, dios! ¿Qué voy a hacer?'”.

Strathdee colocaba paños fríos en la frente de su marido durante su prolongada enfermedad para tratar de frenar sus numerosas fiebres.

Lo que hizo a continuación podría calificarse de milagroso. En primer lugar, Strathdee encontró un oscuro tratamiento que ofrecía un rayo de esperanza: combatir las superbacterias con bacteriófagos, virus creados por la naturaleza para comer bacterias.

A continuación, convenció a los científicos especializados en bacteriófagos de todo el país para que cazaran y picotearan en los pajares moleculares de las aguas residuales, las ciénagas, los estanques, la sentina de los barcos y otros lugares privilegiados de reproducción de las bacterias y sus oponentes virales. El objetivo imposible: encontrar rápidamente los pocos bacteriófagos, exquisitamente únicos, capaces de combatir una cepa específica de bacterias resistentes a los antibióticos que se están comiendo literalmente vivo a su marido.

A continuación, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) tenía que dar luz verde a este cóctel de esperanza no probado, y los científicos tenían que purificar la mezcla para que no fuera mortal.

Superbacterias y antivacunadores son algunas de las 10 mayores amenazas de salud mundiales

Sin embargo, solo tres semanas después, Strathdee vio cómo los médicos inyectaban la mezcla por vía intravenosa en el cuerpo de su marido, y le salvaban la vida.

Su viaje es un ejemplo de perseverancia implacable y de increíble suerte. Es un brillante tributo a la inmensa bondad de los extraños. Y es una historia que podría salvar innumerables vidas de la creciente amenaza de las superbacterias resistentes a los antibióticos, tal vez incluso la tuya.

“Se calcula que en 2050, 10 millones de personas al año, esto es, una persona cada tres segundos, morirán por una infección de superbacterias”, dijo Strathdee al público de Life Itself.

“Llevamos dos años y medio atrapados en esta terrible situación en la que los virus han sido los malos”, dijo. “Estoy aquí para decirles que el enemigo de mi enemigo puede ser mi amigo. Los virus pueden ser la medicina”.

Unas vacaciones terroríficas

Durante un crucero de Acción de Gracias por el Nilo en 2015, Patterson se vio repentinamente abatido por fuertes calambres estomacales. Cuando una clínica en Egipto no pudo ayudar a sus síntomas que empeoraban, Patterson fue trasladado en avión a Alemania, donde los médicos descubrieron un absceso abdominal del tamaño de una toronja lleno de Acinetobacter baumannii, una bacteria virulenta resistente a casi todos los antibióticos.

Encontrada en las arenas de Medio Oriente, la bacteria se introdujo en las heridas de las tropas estadounidenses alcanzadas por las bombas de carretera durante la guerra de Iraq, lo que le ganó el apodo de “Iraqibacter”.

“Los veteranos recibían metralla en las piernas y en el cuerpo a causa de las explosiones de artefactos explosivos improvisados y eran evacuados a casa para su convalecencia”, explicó Strathdee a CNN, refiriéndose a los artefactos explosivos improvisados. “Desgraciadamente, llevaban su superbacteria con ellos. Lamentablemente, muchos de ellos sobrevivieron a las explosiones de las bombas pero murieron a causa de esta bacteria mortal”.

4 preguntas y sus respuestas sobre las bacterias come carne

En la actualidad, la Acinetobacter baumannii encabeza la lista de patógenos peligrosos de la Organización Mundial de la Salud para los que se necesitan urgentemente nuevos antibióticos.

“Es una especie de cleptómano bacteriano. Es realmente buena robando genes de resistencia a los antimicrobianos de otras bacterias”, dijo Strathdee a los asistentes a Life Itself. “Empecé a darme cuenta de que mi marido estaba mucho más enfermo de lo que pensaba y que la medicina moderna se había quedado sin antibióticos para tratarlo”.

Con la bacteria creciendo sin control en su interior, Patterson no tardó en ser trasladado médicamente a la ciudad natal de la pareja, San Diego, donde él era profesor de psiquiatría y Strathdee era la decana asociada de ciencias de la salud global en la Universidad de California, San Diego.

“Tom estaba en una montaña rusa: mejoraba durante unos días y luego se deterioraba y estaba muy enfermo”, dijo el Dr. Robert “Chip” Schooley, un destacado especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Diego que era un viejo amigo y colega. Cuando las semanas se convirtieron en meses, “Tom empezó a desarrollar un fallo multiorgánico. Estaba tan enfermo que podíamos perderlo cualquier día”.

El cuerpo de Patterson estaba infectado sistémicamente por una virulenta bacteria resistente a los medicamentos que también infectó a las tropas en la guerra de Iraq, lo que le valió al patógeno el apodo de “Iraqibacter”.

Buscando una aguja en un pajar

Tras ese tranquilizador apretón de manos de su marido, Strathdee se puso manos a la obra. Buscando en Internet, ya había dado con un estudio realizado por un investigador de Tiflis, Georgia sobre el uso de bacteriófagos para el tratamiento de bacterias resistentes a los medicamentos.

Una llamada telefónica más tarde, Strathdee descubrió que el tratamiento con bacteriófagos estaba bien establecido en los países del antiguo bloque soviético, pero que en Occidente se había descartado hace tiempo como “ciencia marginal”.

“Los bacteriófagos están por todas partes. Hay 10 millones de billones de billones, es decir, 10 a la potencia de 31, de bacteriófagos que se cree que hay en el planeta”, dijo Strathdee. “Están en el suelo, en el agua, en nuestros océanos y en nuestro cuerpo, donde son los guardianes que mantienen el número de bacterias bajo control. Pero hay que encontrar el bacteriófago adecuado para matar la bacteria que causa el problema”.

Animada por sus nuevos conocimientos, Strathdee empezó a ponerse en contacto con científicos que trabajaban con bacteriófagos: “Escribí correos electrónicos de la nada a completos desconocidos, rogándoles que me ayudaran”, dijo en Life Itself.

Uno de los desconocidos que respondió rápidamente fue el bioquímico de la Universidad de Texas A&M Ryland Young. Lleva casi 45 años trabajando con bacteriófagos.

“¿Conoces la palabra persuasivo? No hay nadie tan persuasivo como Steffanie”, dijo Young, profesor de bioquímica y biofísica que dirige el laboratorio del Centro de Tecnología de Bacteriófagos de la universidad. “Lo dejamos todo. Sin exagerar, la gente estuvo trabajando literalmente las 24 horas del día, examinando 100 muestras ambientales diferentes para encontrar solo un par de bacteriófagos nuevos”.

Detectan bacterias “pesadilla” resistentes a antibióticos en 27 estados de EE.UU.

“No hay problema”

Mientras el laboratorio de Texas se quemaba las pestañas, Schooley intentaba obtener la aprobación de la FDA para inyectar el cóctel de bacteriófagos en Patterson. Como la terapia con bacteriófagos no se ha sometido a ensayos clínicos en Estados Unidos, cada caso de “uso compasivo” requería una buena cantidad de documentación. Es un proceso que puede consumir un tiempo precioso.

Pero la mujer que respondió al teléfono en la FDA dijo: “No hay problema. Esto es lo que necesita, y podemos arreglarlo'”, recuerda Schooley. “Y luego me dijo que tenía amigos en la Marina que también podrían encontrar algunos bacteriófagos para nosotros”.

De hecho, el Centro de Investigación Médica de la Marina de Estados Unidos tenía bancos de bacteriófagos recogidos en puertos marítimos de todo el mundo. Los científicos de ese centro empezaron a buscar una coincidencia, “y no tardaron en encontrar unos cuantos bacteriófagos que parecían ser activos contra la bacteria”, dijo Strathdee.

Los doctores Robert “Chip” Schooley (izquierda) y Randy Taplitz después de inyectar a Patterson la primera ronda de bacteriófagos en el Centro Médico de la UC San Diego.

De vuelta a Texas, Young y su equipo también habían tenido suerte. Encontraron cuatro bacteriófagos prometedores que arrasaron con las bacterias resistentes a los antibióticos de Patterson en un tubo de ensayo. Ahora empezaba la parte difícil: averiguar cómo separar los bacteriófagos victoriosos de la sopa de toxinas bacterianas que quedaba.

“Pones una partícula de virus en un cultivo, te vas a casa a comer y, si tienes suerte, vuelves con un gran lío líquido y agitado de partes de bacterias muertas entre miles de millones y miles de millones de virus”, dijo Young. “Quieres inyectar esas partículas de virus en el torrente sanguíneo humano, pero empiezas con una sustancia viscosa bacteriana que es simplemente horrible. No querrías que eso se inyectara en tu cuerpo”.

La purificación de los bacteriófagos para ser administrados por vía intravenosa era un proceso que nadie había perfeccionado aún en EE.UU., dijo Schooley, “pero tanto la Marina como Texas A&M se pusieron a la obra y, utilizando diferentes enfoques, descubrieron cómo limpiar los bacteriófagos hasta el punto de poder administrarlos con seguridad”.

Más obstáculos: el personal jurídico de Texas A&M expresó su preocupación por futuras demandas. “Recuerdo que el abogado me dijo: ‘A ver si lo entiendo. Usted quiere enviar virus no aprobados de este laboratorio para inyectarlos a una persona que probablemente morirá’. Y yo dije: ’Sí, eso es todo’”, dijo Young.

“Pero Stephanie tenía literalmente los números de marcación rápida del canciller y de todas las personas involucradas en la experimentación humana en la UC San Diego. Después de que ella los llamara, ellos básicamente llamaron a sus homólogos en A&M, y de repente todos empezaron a trabajar juntos”, añadió Young.

“Fue como la separación del mar Rojo: todo el papeleo y las dudas desaparecieron”.

“Fue simplemente milagroso”

El cóctel purificado del laboratorio de Young fue el primero en llegar a San Diego. Strathdee vio cómo los médicos inyectaban los bacteriófagos de Texas en los abscesos llenos de pus del abdomen de Patterson antes de tranquilizarse para la agónica espera.

“Empezamos con los abscesos porque no sabíamos qué pasaría y no queríamos matarlo”, dijo Schooley. “No vimos ningún efecto secundario negativo; de hecho, Tom parecía estabilizarse un poco, así que continuamos la terapia cada dos horas”.

Dos días después, llegó el cóctel de la Marina. Esos bacteriófagos se inyectaron en el torrente sanguíneo de Patterson para hacer frente a la bacteria que se había extendido al resto de su cuerpo.

“Creemos que Tom fue la primera persona que recibió terapia bacteriófaga intravenosa para tratar una infección sistémica por superbacterias en Estados Unidos”, dijo Strathdee a CNN.

“Y tres días después, Tom levantó la cabeza de la almohada para salir de un coma profundo y besó la mano de su hija. Fue simplemente milagroso”.

Patterson despertó del coma tras recibir una dosis intravenosa de bacteriófagos adaptados a su bacteria.

Un legado

Hoy, más de seis años después, Patterson está felizmente jubilado, camina 5 kilómetros al día y se dedica a la jardinería. La pareja ha vuelto a viajar por el mundo. Pero la larga enfermedad pasó factura: a Patterson le diagnosticaron diabetes y ahora depende de la insulina, tiene daños leves en el corazón, perdió sensibilidad en la planta de los pies y sufre de daños en el intestino que afectan a su dieta.

“¡Pero no nos quejamos! Quiero decir que cada día es un regalo, ¿no? La gente dice: ‘Dios mío, todos los planetas tuvieron que alinearse para esta pareja’, y nosotros sabemos lo afortunados que somos”, afirma Strathdee.

“No creemos que los bacteriófagos vayan a sustituir por completo a los antibióticos, pero serán un buen complemento de éstos. Y de hecho, pueden incluso hacer que los antibióticos funcionen mejor”, añadió.

“Sentimos que tenemos que contar nuestra historia para que otras personas puedan obtener este tratamiento más fácilmente”.

Para ello, la pareja publicó sus memorias: “The Perfect Predator: A Scientist’s Race to Save Her Husband From a Deadly Superbug”.

Strathdee y Schooley inauguraron el Centro de Innovación de Aplicación de Bacteriófagos y Terapias (IPATH, por sus siglas en inglés) donde tratan o asesoran a pacientes que sufren infecciones resistentes a múltiples medicamentos. Y Schooley iniciará pronto ensayos clínicos con bacteriófagos en una bacteria mortal resistente a los antibióticos, la Pseudomonas aeruginosa, que ataca a los pacientes con fibrosis quística.

“El depredador perfecto” es un relato de la pareja sobre la lucha por salvar la vida de Patterson.

El caso de Patterson se publicó en la revista Antimicrobial Agents and Chemotherapy en 2017, lo que dio lugar a un nuevo interés científico en la terapia de bacteriófagos.

“Y ha habido muchos otros laboratorios que se han unido: Yale ahora tiene un programa de terapia de bacteriófagos, Baylor, Bruselas … los australianos, Lyon, Francia, y más”, dijo Strathdee a la audiencia de Life Itself.

“Lo siguiente que necesitamos es una biblioteca de bacteriófagos”, continuó. “No queremos tener que ir de la ciénaga a la cama cada vez que necesitemos bacteriófagos, ¿verdad? Queremos poder ir a una nevera y obtener bacteriófagos caracterizados y catalogados y personalizarlos para los pacientes”.

Strathdee no tarda en reconocer a las muchas personas que ayudaron a salvar la vida de su marido. Pero los que estuvieron en el camino dijeron a CNN que ella y Patterson marcaron la diferencia, y siguen buscando una solución a la creciente crisis de las superbacterias.

“Creo que fue un accidente histórico que solo podría haberle ocurrido a Steffanie y Tom”, dijo Young. “Estaban en la UC San Diego, que es una de las principales universidades del país. Trabajaron con un brillante médico especialista en enfermedades infecciosas que dijo ‘sí’ a la terapia con bacteriófagos cuando la mayoría de los médicos habrían dicho ‘de ningún modo, no lo haré’.

“Y luego está la pasión y la energía de Steffanie, que es difícil de explicar hasta que la concentra en ti. Era como una tela de araña; ella estaba en el centro y movía los hilos”, añadió Young. “Estaba destinado a ser gracias a ella, creo”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up