Los misiles estadounidenses de Ucrania causan nuevos problemas a Rusia

(CNN) — Hay un factor nuevo y potencialmente muy significativo en la guerra en Ucrania: la capacidad de los ucranianos de utilizar sistemas occidentales recientemente suministrados para atacar puestos de mando, centros logísticos y depósitos de munición rusos mucho más allá de las líneas del frente.

En la última semana se produjeron enormes explosiones en varias zonas ocupadas de las regiones de Donetsk, Luhansk, Zaporiyia y Jersón. Las pruebas disponibles, procedentes de las imágenes por satélite y de los analistas occidentales, indican que los ataques han sido muy eficaces.

Durante meses, los militares ucranianos pidieron a sus socios occidentales sistemas de cohetes y artillería de precisión de largo alcance. Ahora los tienen y los están desplegando con un efecto considerable tanto en el sur como en el este del país.

Última hora y noticias de la guerra de Rusia en Ucrania

Los militares ucranianos no dan muchos detalles, pero Vadim Denysenko, un alto funcionario del Ministerio del Interior, dijo este miércoles que en las últimas dos semanas, “sobre todo gracias a las armas que recibió Ucrania, pudimos destruir aproximadamente dos docenas de almacenes con armas y reservas de combustible y lubricantes. Esto afectará sin duda a la intensidad del fuego” que pueden reunir los rusos, dijo.

El mejor de su clase es el sistema de lanzamiento múltiple de misiles HIMARS suministrado por Estados Unidos, pero los ucranianos también han recibido obuses M777 tanto de Estados Unidos como de Canadá, y obuses de largo alcance Caesar de Francia.

Además, el Reino Unido se comprometió a proporcionar sistemas de lanzamiento múltiple (MLRS) M270, que son más potentes que los HIMARS, pero no está claro cuándo Ucrania completará la formación sobre el sistema y lo desplegará.

La versatilidad del HIMARS está en su nombre: Sistema de Misiles de Artillería de Alta Movilidad. Su movilidad lo hace más difícil de apuntar y puede ser tripulado por solo ocho soldados. Los misiles suministrados a Ucrania tienen un alcance de 70 a 80 kilómetros. Y sus sistemas de guiado por GPS los hacen extremadamente precisos.

Como dice Mick Ryan, analista militar y exgeneral de división australiano: “Se utiliza para destruir nodos de comunicaciones críticos, puestos de mando, aeródromos e importantes instalaciones logísticas”.

Por lo tanto, los altos cargos rusos son especialmente vulnerables. La precisión del HIMARS también significa que los ucranianos pueden preocuparse menos por las víctimas civiles. Los misiles guiados tienen una precisión de entre dos y tres metros, dijeron dos funcionarios de defensa a CNN, lo que permite a los ucranianos utilizar muchas menos balas para alcanzar objetivos con precisión a distancia.

Esta imagen de satélite de Planet Labs PBC muestra las consecuencias de un ataque ucraniano a lo que dijo que era un depósito de municiones ruso en Nova Kakhovka.

El HIMARS parece haber sido utilizado en un ataque masivo contra un almacén en la ciudad de Nova Kakhovka en la región de Jersón este lunes por la noche. El ataque provocó explosiones secundarias y causó daños generalizados, según las imágenes de satélite revisadas por CNN. Las imágenes mostraron la precisión del ataque, que solo dejó un pequeño cráter.

Funcionarios prorrusos locales dijeron que se recuperaron partes de un cohete HIMARS; los números de serie coincidían con el arma.

También se produjeron grandes explosiones en las regiones de Luhansk y Donetsk, que provocaron múltiples detonaciones. Lo mismo ocurrió en Shakhtarsk, en Donetsk, y en la región de Jersón el fin de semana, así como cerca de Melitopol, en Zaporiyia, la semana pasada.

En total, parece que en julio se han atacado una docena de objetivos en la profundidad de las líneas rusas, la mayoría de ellos a una distancia de al menos 40 kilómetros detrás del frente, una distancia en la que la precisión con los viejos misiles Tochka-U sería difícil.

Los ucranianos también han estado disparando HIMARS por la noche, lo que hace más difícil para los rusos detectar y atacar los lanzadores. Las fuerzas rusas han tenido dificultades para luchar de noche desde el comienzo del conflicto, y los ucranianos siguen aprovechando esta circunstancia.

Misil ruso dejó en ruinas esta escuela primaria en Ucrania 2:31

Cambiando el campo de batalla

Los objetivos también pueden haberse visto facilitados por la forma en que los militares rusos almacenan y trasladan sus armas.

Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos en la Universidad de St Andrews, dice que el ataque a Nova Kakhovka es revelador “sobre el estado de la guerra logística y los problemas reales a los que se enfrentan los rusos”.

El objetivo era adyacente a un centro ferroviario, vital para el esfuerzo logístico ruso para sostener su ofensiva, por lo que era un objetivo obvio.

“Los rusos dejaron un depósito de suministros importante, ridículamente fácil de localizar, exactamente donde alguien esperaría encontrarlo. O bien los rusos son incapaces de reaccionar debido a un fallo de mando o bien no pueden trasladar los depósitos porque carecen de movimiento por carretera”, tuiteó O’Brien.

Un funcionario ucraniano insinuó que apuntar al depósito había sido fácil. “En Nova Kakhovka menos un depósito de munición ruso. Trajeron, trajeron, almacenaron, almacenaron y ahora tienen fuegos artificiales por la noche”, dijo en Facebook Serhiy Khlan, miembro del consejo regional de Jersón.

Ben Hodges, excomandante del ejército estadounidense en Europa, tuiteó tras el ataque de Jersón del fin de semana: “¿El trabajo menos favorito en el ejército ruso? Manipulador de municiones”.

Así ha sido, día a día, la guerra en Ucrania: datos y cronología sobre la invasión rusa

En una reunión informativa celebrada la semana pasada, un alto funcionario del Departamento de Defensa de EE.UU. dijo que “el enfoque en las armas de mayor capacidad, precisión y alcance” para Ucrania estaba en primer plano.

El viernes de la semana pasada, el Pentágono anunció un envío a Ucrania de 1.000 cartuchos de artillería de 155 mm, pero una munición más nueva y con mayor precisión, según el funcionario. Los ucranianos han estado gastando municiones de 155 mm a un ritmo de 3.000 al día. Al igual que los HIMARS, los proyectiles más precisos deberían significar que se necesitan menos.

El funcionario afirmó que el HIMARS estaba cambiando el campo de batalla. “Lo que hemos visto es la capacidad de los ucranianos de utilizar estos sistemas HIMAR para interrumpir significativamente la capacidad de los rusos de avanzar”.

“Si los rusos creen que pueden durar más que los ucranianos, tienen que replanteárselo”, añadió el funcionario.

Un periodista militar ruso, Yuri Kotenok, dijo esta semana que los HIMARS representan “una seria amenaza”. Las zonas liberadas de las regiones de Jersón y Zaporiyia, la DPR y la LPR, así como el territorio de Rusia, quedan bajo el posible fuego de los HIMARS”.

Kotenok, que tiene cerca de 300.000 seguidores en Telegram, dijo que las defensas aéreas rusas deben ser mejoradas, así como la orientación de los HIMARS, ya sea en tránsito o desplegados. Dijo que “si esto continúa, es necesario golpear los centros de toma de decisiones. Nuestras limitaciones en los ataques de represalia contra el enemigo son hasta cierto punto incomprensibles para mí”.

Otro reportero ruso, Roman Sapenkov, dijo que fue testigo del ataque del fin de semana a la base rusa del aeropuerto de Jersón.

“Me llamó la atención que todo el paquete, cinco o seis misiles, aterrizara prácticamente en un céntimo. Por lo general, los MLRS aterrizan en una zona amplia, y a máximo alcance se dispersan como un abanico”, escribió, refiriéndose a los sistemas de lanzamiento múltiple, menos avanzados que los HIMARS o los M777.

“Está claro que esto es solo el principio… Cubrirán todos los puestos de mando e instalaciones militares; los datos para ello se han recogido durante los últimos 4 meses”.

Miembros del servicio ucraniano disparan hacia las posiciones rusas con un obús autopropulsado CAESAR, mientras continúa el ataque de Rusia a Ucrania, en la región de Donetsk, el 8 de junio.

La importancia de las plataformas

Uno de los problemas para los rusos puede ser la forma en que transportan las municiones, que es donde entra en juego las plataformas.

Pocos camiones militares rusos incluyen una grúa para levantar las municiones pesadas, que rara vez se transportan en palets, sino que se cargan y descargan a mano. En Ucrania se han visto muchos camiones soviéticos ZIL envejecidos.

Mover las armas y la munición de esta manera es engorroso, lleva mucho tiempo y puede dar a la vigilancia enemiga una mayor oportunidad de detectar estos envíos. En cambio, los ejércitos del Reino Unido y de Estados Unidos paletizan gran parte de su munición o la transportan en contenedores.

La forma rusa de hacer la guerra —como se ha visto en los últimos tres meses en el este de Ucrania— se basa en enormes descargas de artillería para pulverizar los objetivos antes de avanzar. La doctrina militar rusa siempre ha hecho hincapié en el uso masivo de artillería, MLRS y morteros. Eso exige un reabastecimiento constante: algunos analistas calculan que Rusia está utilizando al menos 7.000 proyectiles y misiles al día en Donbás, y a menudo muchos más.

“El ejército ruso no deja de bombardear. Sin embargo, lo más probable es que guarde las reservas de proyectiles existentes, porque su suministro se ha interrumpido por el trabajo de nuestras nuevas armas de largo alcance”, dijo este miércoles Serhiy Hayday, jefe de la administración militar regional de Luhansk.

Los funcionarios ucranianos afirman que los rusos están siendo desequilibrados por su creciente capacidad de realizar ataques de precisión de largo alcance de los misiles.

En Melitopol y sus alrededores, por ejemplo, los rusos han impuesto restricciones a los movimientos civiles en los últimos días. En la zona se han producido al menos dos ataques importantes este mes contra bases rusas.

Pero para que los ucranianos puedan mantener este ritmo de ataques, es necesario que las municiones lleguen sin obstáculos desde Occidente. El ejército ucraniano está pasando de ser una organización que depende en gran medida de los sistemas de artillería y misiles de la era soviética —con munición inadecuada— a utilizar armas occidentales de precisión con munición suficiente en cuestión de meses.

También se desconoce si alguno de los pocos HIMARS enviados hasta ahora ha sido abatido por el fuego ruso. Los ministerios de Defensa y del Ejército ucraniano evitan dar detalles sobre su despliegue.

Ryan advierte que, aunque los HIMARS “han proporcionado a las Fuerzas Armadas ucranianas una nueva ‘mano larga’ para atacar a los invasores rusos, no existe una solución milagrosa en la guerra”.

Pero los funcionarios estadounidenses confían en que la precisión del arma —así como de otros sistemas precisos de largo alcance— cambiará progresivamente el campo de batalla.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up