La respuesta de China a una posible visita de Pelosi a Taiwán podría ser “sin precedentes”, pero es improbable un conflicto militar, según expertos

Hong Kong (CNN) — Estados Unidos no es ajeno a las respuestas de enojo de China por su apoyo a Taiwán, una isla autónoma que Beijing reclama como territorio propio.

Pero la semana pasada, las advertencias de China contra un posible viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taipei parecen haber causado preocupación en Washington.

Tras conocerse los planes de Pelosi, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China prometió el martes pasado tomar “medidas decididas y contundentes” si seguían adelante con el viaje.

Desde entonces, una ráfaga de comentarios de funcionarios estadounidenses no ha hecho más que aumentar la sensación de alarma.

OPINIÓN | Biden, Beijing y el problema de Taiwán: EE.UU., ¿defensor de la democracia mundial?

El miércoles, el presidente de EE.UU., Joe Biden, dijo a los periodistas que el Ejército estadounidense cree que una visita de Pelosi a Taiwán “no es una buena idea en este momento”. El jueves, Pelosi dijo que es importante mostrar apoyo a Taiwán, pero se negó a hablar de cualquier plan de viaje, alegando motivos de seguridad.

“Creo que lo que decía el presidente es que quizá los militares tenían miedo de que mi avión fuera derribado o algo así. No lo sé exactamente”, dijo Pelosi.

El domingo, el exsecretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, también intervino, ofreciéndose a acompañar a Pelosi en su supuesto viaje.

“Nancy, iré contigo. Tengo prohibido estar en China, pero no en el amante de la libertad de Taiwán. ¡Nos vemos allí!” escribió Pompeo en Twitter.

En privado, los funcionarios del gobierno de Biden han expresado su preocupación por la posibilidad de que China intente declarar una zona de exclusión aérea sobre Taiwán para truncar el posible viaje, según dijo un funcionario estadounidense a CNN.

El gobierno de China no ha especificado públicamente qué “medidas de fuerza” tiene previsto tomar, pero algunos expertos chinos dicen que la reacción de Beijing podría incluir un componente militar.

“China responderá con contramedidas sin precedentes, las más contundentes que ha tomado desde las crisis del estrecho de Taiwán”, dijo Shi Yinhong, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Renmin de China.

Los conflictos militares en el Estrecho de Taiwán estallaron en los años 50, la década posterior a la fundación de la China comunista, y Beijing bombardeó varias islas periféricas controladas por Taipei en dos ocasiones distintas.

La última gran crisis sucedió en 1995-1996, después de que el entonces presidente de Taiwán, Lee Teng-hui, visitara Estados Unidos. Enfurecido por la visita, China disparó misiles en aguas cercanas a Taiwán, y la crisis solo terminó después de que Estados Unidos enviara dos grupos de combate de portaaviones a la zona en una enérgica muestra de apoyo a Taipei.

“Si Pelosi sigue adelante con su visita, Estados Unidos se preparará sin duda para responder militarmente a una posible respuesta militar china”, dijo Shi. “La situación entre China y Estados Unidos será muy tensa”.

El viaje de Pelosi no sería la primera vez que un presidente de la Cámara de Representantes estadounidense visita Taiwán. En 1997, Newt Gingrich se reunió con Lee, el primer presidente de la isla elegido democráticamente, en Taipei, solo unos días después de su viaje a Beijing y Shanghái, donde Gingrich dijo que advirtió a los líderes chinos sobre una intervención militar por parte de Estados Unidos si Taiwán era atacado.

Según Gingrich, la respuesta que recibió entonces fue “tranquila”. Públicamente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China criticó a Gingrich tras su visita a Taiwán, pero la respuesta se limitó a la retórica.
Beijing ha indicado que las cosas serían diferentes esta vez.

Veinticinco años después, China es más fuerte, más poderosa y confiada, y su líder Xi Jinping ha dejado claro que ya no tolerará ningún desaire o desafío a sus intereses.

Tras una década en el poder, ¿hacia dónde lleva Xi Jinping a China?

“Con Xi Jinping, el régimen de Beijing es completamente diferente. China está en condiciones de ser más asertiva, de imponer costos y consecuencias a los países que no tengan en cuenta los intereses de China en su formulación de políticas o en sus acciones”, dijo Drew Thompson, investigador principal visitante en la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur.

“Así que, en ese sentido, es una China muy diferente a la que visitó Newt Gingrich en 1997”.

Bajo Xi ha crecido la ola de nacionalismo China, y el apoyo a la “reunificación” con Taiwán, posiblemente por la fuerza, es muy alto.

Hu Xijin, exdirector del tabloide nacionalista estatal Global Times y una destacada voz de la opinión pública china en Internet, ha sugerido que los aviones de guerra del Ejército de Liberación de China deberían “acompañar” a los aviones de Pelosi a Taiwán y sobrevolar la isla.

Esto supondría una importante violación de la autonomía de Taiwán. A medida que las tensiones entre ambos lados del estrecho se disparan a su nivel más alto en las últimas décadas, China ha enviado un número récord de aviones de guerra a la zona de identificación de defensa aérea autodeclarada por Taiwán, y Taiwán ha enviado aviones para advertirles que se alejen, pero hasta ahora los aviones del EPL no han entrado en el espacio aéreo territorial de la isla.

“Si los militares taiwaneses se atreven a disparar contra los aviones de combate del EPL, responderemos con determinación derribando aviones de guerra taiwaneses o atacando bases militares taiwanesas. Si EE.UU. y Taiwán quieren una guerra total, está llegando el momento de liberar a Taiwán”, escribió Hu.

Aunque los comentarios beligerantes de Hu hacia Taiwán han resonado durante mucho tiempo en los círculos nacionalistas de China, no representan la postura oficial de Beijing (y algunas de las amenazas anteriores de Hu contra Taiwán han resultado ser vanas).

Pero, como señala Thompson, el hecho de que las declaraciones de Hu hayan pasado sin censura por los medios de comunicación chinos, fuertemente controlados, muestra “un cierto grado de apoyo entre el Partido Comunista”, aunque solo sea por su valor propagandístico.

El supuesto viaje de Pelosi se produciría en un momento delicado para China. El Ejército Popular de Liberación celebra su aniversario de fundación el 1 de agosto, mientras que Xi, el líder más poderoso del país en décadas, se prepara para romper las convenciones y buscar un tercer mandato en el 20º congreso del Partido Comunista gobernante este otoño.

China lanza advertencia a EE.UU. ante posible visita de Nancy Pelosi a Taiwán

Aunque el momento políticamente delicado podría desencadenar una respuesta más contundente por parte de Beijing, también podría significar que el Partido querría asegurar la estabilidad y evitar que las cosas se salgan de control, dicen los expertos.

“Sinceramente, no es un buen momento para que Xi Jinping provoque un conflicto militar justo antes del 20º congreso del partido. A Xi Jinping le conviene gestionar esto de forma racional y no instigar una crisis que se sume a todas las demás crisis con las que tiene que lidiar”, dijo Thompson, citando la desaceleración de la economía china, el agravamiento de la crisis inmobiliaria, el aumento del desempleo y la lucha constante por frenar los brotes esporádicos en el marco de su política de cero covid.

“Así que creo que hagan lo que hagan, será medido, será calculado. Sin duda, intentarán ejercer más presión sobre Taiwán, pero creo que se abstendrán de cualquier cosa especialmente arriesgada o que pueda crear condiciones que no puedan controlar”, afirmó.

Shi, profesor de la Universidad Renmin de Beijing, coincidió en que es poco probable que la tensión entre Estados Unidos y China se convierta en un conflicto militar.

“A menos que las cosas se salgan de control por accidente de una manera que nadie puede predecir, no hay posibilidad de un conflicto militar entre EE.UU. y China”, dijo.

Pero Shi dijo que ahora mismo es difícil predecir lo que hará China.

“Es una situación muy difícil de afrontar. En primer lugar, (Beijing) debe tomar contramedidas sin precedentes y con determinación. En segundo lugar, debe evitar los conflictos militares entre Estados Unidos y China”, dijo. “No sabremos cómo acabarán las cosas hasta el último momento”.

— Brad Lendon y Kylie Atwood de CNN contribuyeron con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up