Tres conclusiones clave de la Cumbre de las Américas de Biden

(CNN) — En un extraño giro de la programación, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunía aquí el jueves con un líder que ha amplificado las teorías de conspiración a la misma hora en que surgieron nuevos detalles sorprendentes sobre la conspiración para negarle la presidencia.

Durante meses, Biden se había mostrado reacio a involucrar al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien los funcionarios estadounidenses temen que esté repitiendo las mentiras del expresidente Donald Trump sobre el fraude electoral para socavar el sistema de Brasil antes de su propia candidatura a la reelección este otoño.

Pero para atraerlo a Los Ángeles para una cumbre de líderes regionales que estuvo plagada de boicots, Biden accedió a una reunión uno a uno.

Y así, el jueves por la tarde, Biden se encontró en una sala de conferencias junto a un hombre que, dos días antes, había considerado “sospechosa” su victoria de 2020. Mientras tanto, en Washington, el comité de la Cámara que investiga los intentos de anular esa elección estaba dando los toques finales a su exitosa audiencia pública.

“Estoy ansioso por escuchar lo que tienes en mente y hablar sobre lo que quieras hablar”, le dijo Biden a Bolsonaro de manera un tanto oblicua antes de su reunión. “Me gustaría escuchar y plantear algunas cuestiones que creo que son de interés mutuo para nosotros”.

Una realidad paralela durante la Cumbre de las Américas 1:46

La reunión de Biden con Bolsonaro demostró hasta dónde estaba dispuesto a llegar para ofrecer una imagen unificada del hemisferio occidental en una conferencia donde a menudo se mostró la desunión.

Y su coincidencia con la audiencia de la Cámara sobre los eventos del 6 de enero de 2021, donde las tendencias autocráticas del anterior presidente de EE.UU. quedaron expuestas de manera a veces impactante, puso de manifiesto la dificultad de usar el ejemplo de EE.UU. para promover la democracia en una región cada vez más fracturada.

Biden pudo asegurar algunos compromisos importantes esta semana, incluido un acuerdo sobre migración que se concretó en el último minuto. Pero las preguntas sobre la asistencia y las prioridades dispares de la región todavía estaban en exhibición. Y las luchas políticas de Biden nunca estuvieron lejos de la superficie.

ANÁLISIS | La Casa Blanca quiso abordar de nuevo la migración, pero los actores clave no se encontraban por ninguna parte en la Cumbre de las Américas

Aquí hay tres conclusiones de la Cumbre de las Américas de esta semana.

Trump persiste

Trump figuró en la cumbre de esta semana en el sur de California como la tristeza de junio, desde su protegido brasileño hasta la audiencia en la que expuso su plan de desinformación y las preguntas persistentes sobre el compromiso estadounidense en una región que en su mayoría ignoró.

Biden trabajó activa y explícitamente para convencer a sus homólogos de que estaba adoptando su propio enfoque diferente.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández (izq.), estrecha la mano del presidente de EE.UU., Joe Biden, tras intervenir durante una sesión plenaria de la IX Cumbre de las Américas en Los Ángeles, California, el 9 de junio de 2022. (Foto de Patrick T. FALLON / AFP) (Foto de PATRICK T. FALLON/AFP vía Getty Images)

“Creo que hay un medio por el cual tal vez podamos deshacer parte del daño causado en los cuatro años anteriores, cuando no se tomaba muy en serio: las relaciones”, dijo mientras se reunía con líderes del Caribe.

Alberto Fernández le pidió a Biden que “ayude a reparar los daños causados por Trump” en Cuba y Venezuela

Un poco más tarde, dijo durante la sesión plenaria de apertura de la cumbre que quería discutir “propuestas que creo que están muy lejos de lo que vimos de nuestra anterior administración estadounidense”.

La cumbre de esta semana representó el tipo de trabajo presidencial que Trump encontró poco útil durante su tiempo en el cargo. Se saltó la Cumbre de las Américas cuando estaba en el cargo y se quejó con sus asistentes por asistir a las reuniones del G7 y el G20, cuestionando su punto.

Incluso el presidente Barack Obama a veces temía el tipo de cumbre masiva en la que lo dejaban sentado durante horas escuchando interminables discursos de otros líderes mundiales. A menudo se le veía masticando chicle de nicotina mientras tomaba asiento.

Había pocas dudas de que Biden revertiría esa tendencia. Dijo esta semana que a menudo le había recordado a Obama que “toda la política es personal”, y que en realidad lograr cualquier cosa requería presentarse en persona.

“Hace una diferencia cuando llegas a conocer a alguien”, dijo al comienzo de una cena que ofreció en los jardines mediterráneos de Getty Villa, cerca de Malibú. “Ya sea que esté de acuerdo o no, hace la diferencia mirarlos a los ojos y comprender un poco más lo que hay en su corazón”.

De hecho, Biden estaba tan absorto en reunirse con sus compañeros líderes que se perdió la audiencia del 6 de enero del jueves por la noche en su totalidad, a pesar de que le dijo al primer ministro de Canadá ese mismo día que el evento “ocuparía mi país”.

“No tuve tiempo”, dijo Biden encogiéndose de hombros cuando CNN le preguntó si había captado algo de la cobertura.

Entrevista a Alberto Fernández en la Cumbre de las Américas: A Maduro lo eligieron los venezolanos

Cuestiones de unidad

Biden llegó a Los Ángeles con la esperanza de utilizar nuevos anuncios económicos y migratorios para demostrar cohesión en una región de política fracturada y, en ocasiones, de escepticismo arraigado hacia Estados Unidos.

Y cuando terminó la cumbre, 20 líderes habían firmado un acuerdo que ofrece una hoja de ruta para manejar los grandes flujos migratorios de la región, quizás el logro más significativo de una reunión cuya relevancia muchos habían cuestionado antes.

Sin embargo, la decisión de varios líderes de boicotear la cumbre, incluidos los altos funcionarios de México y tres países centroamericanos que EE.UU. ha trabajado duro para cultivar, siguió siendo un punto de fricción visible. Se negaron a asistir porque Biden se negó a extender invitaciones a los líderes autocráticos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

¿Debería Biden invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas? Dos exembajadores contestan

Al dirigirse a la cumbre, los funcionarios de la Casa Blanca estaban frustrados porque el drama sobre los participantes parecía estar oscureciendo los temas importantes en juego. Sin embargo, cuando llegó el momento de que los líderes se reunieran dentro del Centro de Convenciones de Los Ángeles, la discordia fue evidente.

Y el viernes por la noche, la primera dama Jill Biden se quejó de que la cobertura noticiosa de su esposo había sido “muy injusta”.

“Todos los líderes se acercaron a Joe y le dijeron qué diferencia ha hecho y cómo podemos trabajar juntos”, dijo a los donantes demócratas en un patio trasero en Brentwood.

Mientras Biden y la vicepresidenta Kamala Harris observaban a solo unos metros de distancia, el primer ministro de Belice calificó de “inexcusable” que todos los países de las Américas no hubieran sido invitados. Dijo que el poder de la cumbre se vio “disminuido” por su ausencia.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, dijo durante un discurso posterior en el programa que se deben cambiar las reglas de las futuras cumbres para evitar que las naciones queden excluidas.

“Definitivamente hubiéramos deseado una Cumbre de las Américas diferente. El silencio de los ausentes nos está llamando”, agregó.

Fernández: Lamento que no estén todos en la Cumbre de las Américas 2:54

Los comentarios no fueron una sorpresa para los funcionarios estadounidenses, quienes estaban al tanto de los desacuerdos de antemano y anticiparon que algunos líderes los ventilarían públicamente. Antes de la cumbre, algunos asistentes de Biden sugirieron que habría cierta postura política entre los líderes que tienen audiencias nacionales que a menudo son escépticas con respecto a Estados Unidos.

Y al salir del escenario, Fernández y Biden compartieron un amistoso apretón de manos, señal de que tras bambalinas las cosas no estaban tan tensas como parecían.

“A pesar de los desacuerdos, recuerden lo que escuchamos hoy”, dijo Biden después de escuchar los discursos de sus homólogos. “Escuchamos un acuerdo casi total sobre las cosas sustantivas que deberíamos estar haciendo”.

Política tensa

En la tierra de la gasolina a US$ 7 por galón, Biden nunca estuvo lejos de su mayor responsabilidad política. Y aunque la política exterior a veces puede actuar como una vía de escape para los presidentes políticamente en peligro, los boicots y la vergüenza pública de sus homólogos globales no ayudan a un líder estadounidense debilitado.

El presidente de Estados Unidos Joe Biden da un discurso de apertura en la ceremonia de inauguración de la Cumbre de las Américas en el Teatro Microsoft de Los Ángeles el 8 de junio de 2022. (Crédito: Anna Moneymaker/Getty Images)

Muchos de los problemas que Biden esperaba abordar en su cumbre también son problemas políticos importantes, incluidos los grandes flujos de migrantes en la frontera sur y la inflación empeorada por cadenas de suministro poco confiables.

Blinken dice que los desafíos de inmigración que enfrenta EE.UU. en la frontera sur están “más allá de lo que nadie haya visto antes”

Durante una pausa de sus deberes como anfitrión de la cumbre, Biden hizo un desvío al Puerto de Los Ángeles para abordar lo que su equipo considera el problema actual más apremiante: los altos precios de todo, desde la gasolina hasta los comestibles.

Atribuyó la culpa del aumento de los costos a Rusia, las compañías petroleras, los conglomerados navieros y los republicanos, e insistió en que está haciendo todo lo posible para controlar la inflación, ya que las nuevas cifras mostraron que los precios se aceleraron el mes pasado.

Para coincidir con su viaje al oeste, los asistentes de Biden programaron una aparición en el programa de entrevistas nocturno de Jimmy Kimmel, a menudo visto como una oportunidad para mostrar el lado más ligero de un político.

Sin embargo, la aparición de Biden fue una entrevista mayormente seria sobre el control de armas y el derecho al aborto, otros dos temas insolubles en los que el presidente tiene pocas opciones para actuar solo, incluso cuando sus partidarios más fervientes exigen que lo haga.

Jimmy Kimmel presiona a Biden sobre el control de armas 1:41

“No quiero emular el abuso de Trump de la Constitución, la autoridad constitucional”, dijo Biden a Kimmel el miércoles después de que el presentador nocturno le preguntara por qué no podía emitir un decreto como Trump, quien “los repartió como dulces”.

Cuando Kimmel preguntó cómo se juega Monopoly cuando un lado “no pasa” o sigue las reglas, Biden dijo: “Tienes que enviarlos a la cárcel”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up