Seis conclusiones de las primarias de este martes en Estados Unidos

(CNN) — La creciente preocupación por la delincuencia y la falta de vivienda se puso de manifiesto este martes cuando los votantes de San Francisco destituyeron al fiscal del distrito Chesa Boudin, un progresista que había puesto fin a las fianzas en efectivo y había intentado reducir el número de personas enviadas a prisión.

En la carrera por la alcaldía de Los Ángeles, donde las preocupaciones por la seguridad pública también han cobrado protagonismo, el multimillonario promotor inmobiliario Rick Caruso, antiguo republicano que prometió un enfoque de mano dura contra la delincuencia, se dirige a una segunda vuelta contra la diputada californiana Karen Bass.

Mientras tanto, en las primarias de la Cámara de Representantes en todo el país, los republicanos optaron en gran medida por mantener a sus titulares, rechazando los desafíos de los candidatos que intentaron alinearse más con el expresidente Donald Trump.

Seis conclusiones de las elecciones primarias en Georgia, Alabama, Arkansas y Texas

El estado más grande que votó este martes fue California. Pero los resultados finales en muchas contiendas reñidas allí no se conocerán durante días o semanas, porque los votos por correo —la forma en que se emiten la mayoría de los votos en el estado— con matasellos del día de las elecciones se contarán siempre que lleguen al final de la semana, y los votantes cuyas papeletas encuentran problemas de coincidencia de firmas tienen tiempo para “curar” esos problemas.

Iowa, Mississippi, Montana, Nuevo México, Nueva Jersey y Dakota del Sur también celebraron primarias este martes.

A continuación, seis puntos de interés de las elecciones del día:

La pérdida de Boudin es una marca contra el movimiento progresista de los fiscales

La destitución del fiscal del distrito de San Francisco, Chesa Boudin, puede no tener implicaciones nacionales de gran alcance —los problemas locales y los sentimientos de los votantes difieren de una ciudad a otra—, pero la pérdida es una clara marca contra el movimiento de fiscales progresistas que la victoria de Boudin en 2019 ayudó a impulsar.
Y podría servir como una advertencia a los demócratas nacionales de que la forma en que los votantes en los bastiones liberales se sienten sobre sus ciudades —especialmente el aumento de la falta de vivienda— es mucho más instructiva para la forma en que votarán que las tasas de criminalidad y los datos reales.

La victoria de Boudin hace tres años, a raíz de la preocupación por la mala conducta policial, la reforma de la justicia penal y el encarcelamiento masivo, supuso un punto álgido para el movimiento de elección de fiscales más progresistas para los puestos más altos. Sin embargo, su mandato se vio marcado por la pandemia de coronavirus y por la abrumadora sensación entre los residentes de San Francisco de que la delincuencia, especialmente los delitos contra la propiedad, no era una prioridad para el fiscal del distrito y estaba fuera de control.

Este martes, los votantes juzgaron rápidamente a Boudin, señalando que su enfoque más laxo hacia ciertos tipos de delitos era inaceptable.

Sin embargo, la pérdida está lejos de ser el fin de las ciudades liberales que eligen a fiscales progresistas. El fiscal del distrito de Filadelfia, Larry Krasner, ganó la reelección y Alvin Bragg, un exfiscal estatal y federal de Nueva York, se convirtió en fiscal del distrito de Manhattan en 2021, ambas victorias para el movimiento de fiscales progresistas.

Los titulares republicanos sobreviven en su mayoría a los desafíos de la derecha

Los republicanos de la Cámara de Representantes que se enfrentaron a las primarias de la derecha —en gran parte de los retadores que alegaron que los titulares no apoyaban lo suficiente a Trump— ganaron o se posicionaron para sobrevivir a las contiendas de este martes.

El representante de Dakota del Sur, Dusty Johnson, rechazó un desafío del representante estatal Taffy Howard, que había criticado su voto para certificar las elecciones de 2020 y había abrazado las mentiras de Trump sobre el fraude electoral.

El representante de Nueva Jersey Chris Smith, un republicano moderado que votó a favor del proyecto de ley bipartidista de infraestructuras, se impuso a un grupo de aspirantes entre los que se encontraba el locutor conservador Mike Crispi, respaldado por aliados de Trump como Roger Stone y Rudy Giuliani.

En las primarias abiertas de California, en las que los dos primeros clasificados, independientemente del partido, pasan a las elecciones generales de noviembre, los congresistas David Valadao y Young Kim —dos republicanos que han ganado carreras difíciles— estaban en posición de avanzar después de los desafíos de los leales a Trump, aunque todavía hay más votos para contar.

Una de las carreras que hay que seguir es la de las primarias de la Cámara de Representantes en Montana. Ryan Zinke, un excongresista que renunció por un mandato plagado de escándalos como secretario del interior de Trump y se enfrentó a preguntas sobre su residencia, lideraba estrechamente sobre exsenador estatal Al Olszewski mientras se contaban las boletas en la madrugada de este miércoles.

Un republicano de Mississippi se enfrenta a una revuelta dentro del partido

El representante Steven Palazzo no consiguió la mayoría necesaria para evitar una segunda vuelta en las primarias para su escaño en la costa del Golfo de Misisipi.

Todavía no está claro con quién se enfrentará Palazzo el 28 de junio, ya que el sheriff del condado de Jackson, Mike Ezell, aventaja por poco al empresario del condado de Hancock, Clay Wagner, en el segundo lugar a primera hora de este miércoles. Pero si la votación del martes fue un referéndum sobre el titular, Palazzo podría estar en serio peligro.

Su principal vulnerabilidad se deriva de un informe de ética perjudicial que encontró un probable mal uso de la campaña y los fondos del Congreso, envió al personal en los recados personales y trató de utilizar su oficina para ayudar a su hermano volver a alistarse en la Marina.

Además, decidió firmar una demanda contra la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para acabar con el voto por delegación en el Congreso. El asunto: Palazzo hizo posteriormente un buen uso de esta práctica, lo que provocó acusaciones de hipocresía por parte de sus rivales.

ANÁLISIS | La defensa de Trump en las elecciones intermedias predice una posible nueva era republicana de extremismo

El colofón llegó a finales de la campaña, cuando se ausentó de un foro de candidatos, alegando “reuniones relacionadas con la seguridad nacional”, una excusa que quedó bastante desvirtuada al publicar en Internet fotos de una comida con su hijo en un restaurante local durante el evento.

La carrera por la alcaldía de Los Ángeles pasa a segunda vuelta

La carrera para ser el próximo alcalde de Los Ángeles no se decidirá hasta noviembre, ya que ni el empresario Rick Caruso ni la diputada Karen Bass lograron obtener más del 50% de los votos este martes por la noche.

Caruso y Bass se presentaron con la necesidad de hacer frente a los sin techo y a la delincuencia, pero abordaron los temas con soluciones y estilos muy diferentes, diferencias que probablemente definirán sus campañas hasta noviembre.

Caruso, un promotor inmobiliario que ha trabajado durante años para acumular poder privado en Los Ángeles, argumentó que la ciudad se encontraba en “un estado de emergencia”, citando la “falta de vivienda desenfrenada” y la “gente que vive temiendo por su seguridad”. Caruso prometió aumentar el tamaño del Departamento de Policía de Los Ángeles, oponiéndose al esfuerzo de “desfinanciar la policía”.

Bass, congresista de larga trayectoria y exmiembro de la Asamblea del Estado de California, se presentó más como progresista, destacando sus vínculos con la ciudad y sus años de servicio representándola.

Pero el buen resultado de Caruso este martes servirá de advertencia a los demócratas más tradicionales que se presentan con su historial, sobre todo si la mayor parte de ese tiempo se pasó en el Congreso, un órgano que actualmente no es bien visto por demócratas y republicanos.

El establishment demócrata gobierna Nueva Jersey. De nuevo

Fue una noche pésima para los progresistas de fuera en las primarias demócratas de Nueva Jersey, donde los pesos pesados del partido —y la maquinaria que asegura su influencia— se llevaron una serie de victorias rotundas.

En el 10º Distrito del Congreso, el diputado Donald Payne Jr. derrotó fácilmente a la aspirante de izquierdas Imani Oakley, exdirectora legislativa de las Familias Trabajadoras de Nueva Jersey. Oakley había recaudado dinero a un ritmo mejor de lo esperado, pero Payne se benefició de los refuerzos de los aliados del establishment, apoyo que Oakley nunca recibió de los progresistas.

El bajo perfil de Payne en el Capitolio, ocupando un escaño que tomó de su difunto padre hace una década, podría haber hecho que el distrito de North Jersey fuera atractivo para los grupos progresistas si hubiera mostrado signos de debilidad el martes. Pero su rotunda renominación también podría servir para evitar otro desafío mejor organizado dentro de dos años.

Trump y su discurso en la convención de la NRA 2:17

La historia fue igualmente sombría para los progresistas en el cercano 8º Distrito del Congreso, donde Robert Menéndez Jr., hijo del senador de Nueva Jersey Bob Menéndez, aplastó a sus rivales David Ocampo Grajales y Ane Roseborough-Eberhard.

Menéndez Jr., que nunca ha ocupado un cargo, está en camino de reemplazar al representante retirado Albio Sires, quien —junto con una letanía de agentes de poder locales— apoyó al Menéndez más joven desde el principio, excluyendo efectivamente cualquier posibilidad de una carrera competitiva.

Una estrella emergente se apaga en las primarias de Iowa

En 2018, Abby Finkenauer se subió a la ola azul de todo el país para convertirse en miembro del Congreso y en una estrella emergente del Partido Demócrata de Iowa. Cuatro años y dos derrotas después, Finkenauer prácticamente se ha apagado.

La excongresista perdió este martes frente a Mike Franken en las primarias demócratas para el Senado, lo que ha llevado a un enfrentamiento entre el almirante retirado de la Armada y el senador republicano Chuck Grassley, el legislador de toda la vida que se presenta a su octavo mandato. Pero la historia de las primarias demócratas es cómo una candidata que se consideraba segura para la nominación desperdició su oportunidad.

Los demócratas fueron escépticos durante mucho tiempo de que, en caso de que Grassley se presentara, Finkenauer o cualquier demócrata de Iowa fuera capaz de desbancarle. Pero cuando se anunció el año pasado, Finkenauer era vista como la favorita obvia: una excongresista con profundos vínculos con el presidente Joe Biden que ganó en un distrito de tendencia republicana en 2018, pero que perdió una reñida carrera dos años después.

Luego vinieron los percances de la campaña, más notablemente cuando la campaña de Finkenauer la cortó demasiado en el número de firmas necesarias para entrar en la boleta de las primarias, abriendo la puerta para un desafío a su apariencia. La demócrata solo se clasificó después de que la Corte Suprema de Iowa dictaminara en abril que podía presentarse, revocando una sentencia de un tribunal inferior.

La pérdida de Finkenauer es otro ejemplo de lo rápido que puede caer alguien que está en ascenso en un partido.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up