La venta de acciones en el mercado de valores podría estar apenas comenzando

(CNN Business) — Si estás nervioso por el mercado de valores, tienes buenas razones para estarlo: los bancos centrales de todo el mundo están perdiendo la batalla contra la inflación, y su respuesta podría sumir a la economía mundial en una recesión.

Demos un paso atrás: la semana pasada, la Reserva Federal (Fed) subió las tasas de interés en tres cuartos de punto porcentual (0,75%), su mayor aumento desde 1994. El Banco de Inglaterra también aumentó su tasa de interés objetivo, por quinta vez desde diciembre. Y el banco central de Suiza subió las tasas por primera vez en 15 años.

Pero no han terminado. El Banco de Inglaterra admitió que la inflación se acercará al 11% en otoño, y la Fed acaba de aumentar un punto porcentual sus expectativas de inflación para 2022. Aunque el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo la semana pasada que todavía hay posibilidades de que la economía estadounidense evite la recesión, admitió que la guerra de Rusia en Ucrania, la pandemia en curso y la cadena de suministro y la crisis energética “aumentaron el grado de dificultad y crearon grandes desafíos (…), así que simplemente no lo sabemos”.

Al retirar los estímulos y poner el motor de la política monetaria en plena reversa, la Fed y otros bancos centrales han sacudido a los inversores. La bolsa estadounidense entró en un mercado bajista, y la semana pasada fue la peor de Wall Street desde marzo de 2020: el S&P 500 se desplomó casi un 6%, y el Dow se desplomó 1.504 puntos, o cerca de un 5%.

Las acciones estadounidenses han caído un 23% desde que alcanzaron su máximo histórico el 3 de enero. Sin embargo, podrían tener mucho más margen de caída, sobre todo si los esfuerzos por controlar los precios desbocados llevan a la economía a una recesión.

“La Fed puede estar dispuesta a empujar la economía a una recesión para controlar la inflación”, me dijo Anthony Saglimbene, estratega de mercados globales de Ameriprise.

“Creo que eso estaba probablemente en el fondo de la mente de los inversores, pero ahora está al frente y en el centro. Las acciones lo van a pasar mal hasta que averigüen cuál es ese punto final para la Fed”, añadió.

Biden considera levantar aranceles impuestos durante el gobierno de Trump para frenar la inflación. Así te podría afectar la medida

Las recesiones no han sido amables con los inversores. Los mercados bajistas durante las recesiones han sido históricamente más largos y profundos que los mercados bajistas que no estaban asociados a recesiones económicas, señala Sam Stovall, estratega jefe de inversiones de CFRA Research. Desde la Segunda Guerra Mundial, las acciones han caído un 28% en los mercados bajistas sin recesiones, y un 36% en los que se producen durante las mismas.

Las recesiones hacen que la gente no gaste, lo que perjudica los resultados de las empresas. Aunque algunos analistas de Wall Street han incluido una recesión en sus previsiones de ganancias, las acciones pueden estar todavía un poco caras si la historia sirve de guía. Basándose en la relación precio-beneficio histórica durante una recesión, Stovall predice que el S&P 500 podría tocar fondo en torno a los 3.215 puntos, lo que supondría un descenso de alrededor del 33% entre el máximo y el mínimo.

Incluso los analistas que no prevén un descenso tan drástico creen que las acciones tienen margen para caer. Keith Lerner, estratega jefe de mercado de Truist Advisory Services, cree que el S&P 500 tocará fondo en torno a los 3.400 puntos, lo que supone otro descenso del 7,5% desde el cierre del viernes.

“Esto haría que un mercado increíblemente brutal se sintiera mucho peor”, dijo Lerner. “Y, por supuesto, los mercados podrían superar el promedio”.

Un factor que complica la situación: los bancos centrales no pueden confiar en las herramientas que utilizaron en recesiones pasadas. Tradicionalmente, la Fed y otros bancos centrales han recortado las tasas y creado dinero para comprar deuda pública para estimular la economía. Pero incluso si la inflación se modera en una recesión, hay muchos factores -precios de las materias primas, costes de los combustibles y problemas en la cadena de suministro- que escapan a su control.

Bajar las tasas podría empeorar la inflación, deshaciendo cualquier moderación de precios que pudiéramos obtener de una recesión económica.

La buena noticia, si se puede llamar así, es que la mayoría de los economistas que prevén una recesión esperan un descenso mucho menor que el colapso de principios de los 80. Y es posible que las acciones hayan sido tan golpeadas a finales de año que cualquier señal de moderación de la inflación o indicios de que la Reserva Federal puede estar relajando las subidas de tasas podría impulsar el mercado de nuevo.

“Una de las mejores cosas para las acciones en este momento es que, dado el sentimiento negativo, un poco de buenas noticias podría llegar muy lejos”, dijo Lerner de Truist, quien señala que los mercados bajistas tienden a ser mucho más cortos que los mercados alcistas, y las acciones suelen tocar fondo varios meses antes de que termine una recesión. Otra razón para el optimismo: en el año siguiente a una recesión, el mercado de valores devuelve a los inversores un 40% en promedio.

Consejos para proteger tu dinero 1:50

China compra mucho petróleo ruso

A pesar de los esfuerzos de Occidente por castigar al Kremlin por la invasión rusa de Ucrania, ha sido incapaz de impedir que el presidente Vladimir Putin venda el petróleo y el gas del país. Los grifos han permanecido abiertos y el dinero sigue fluyendo hacia Moscú por diversas razones: falta de suministros alternativos, precios en alza y compradores interesados en otras partes del mundo.

El resultado: la economía rusa, aunque se encuentra en una profunda recesión, evitó en gran medida la crisis que muchos en Occidente esperaban.

Esta semana, los datos de la Administración General de Aduanas de China ilustraron lo complicado que se ha vuelto cortar la principal línea de vida de Rusia. La administración informó que China importó el mes pasado un 55% más de petróleo ruso que en mayo de 2021, y que Rusia desbancó a Arabia Saudita como principal proveedor de petróleo de China.

Los precios del petróleo podrían subir aún más a nivel mundial

Los saudíes habían sido el principal exportador de petróleo de China durante 19 meses consecutivos. Pero el crudo ruso registró un fuerte recorte de precio mientras el país trataba de encontrar compradores dispuestos, y China aparentemente no pudo decir que no a los precios de ganga en un momento de costos energéticos históricamente altos. India también aumentó sus importaciones de petróleo ruso.

La Unión Europea aplicará un embargo del 90% del petróleo ruso, pero también tiene otra carta en la manga para limitar las opciones del Kremlin: la prohibición de asegurar los barcos que transportan petróleo ruso, que dificultaría a Moscú el desvío de cientos de miles de barriles diarios a India y China.

La Unión Europea anunció que las empresas del bloque no podrán “asegurar ni financiar el transporte” de petróleo ruso a terceros países después de un periodo de transición de seis meses, informa mi colega Julia Horowitz. Eso podría dificultar que Rusia encuentre barcos dispuestos a cargar su crudo.

Puede que no sea tan sencillo: la norma de la UE probablemente elevaría aún más los precios del crudo, algo que no gusta mucho a los políticos occidentales políticamente vulnerables, incluido el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Rusia también se ha beneficiado de la subida de los precios del crudo. Si la prohibición de los seguros hace que los precios suban aún más, eso podría compensar parcialmente el dolor que la nueva norma podría infligir.

Las luchas del petróleo libio

Como si el mundo necesitara más malas noticias sobre los precios del crudo, la industria petrolera de Libia está en desorden, y está bombeando menos petróleo que hace un año, incluso cuando el mundo está luchando por encontrar nuevas fuentes de energía.

El conflicto en el país ha llevado a que el gobierno presente informes poco fiables sobre su producción de petróleo. Mi colega Nadeen Ebrahim informa que las partes enfrentadas han utilizado el petróleo como palanca en su lucha por el poder. Los gobiernos rivales tomaron el control de las instalaciones petrolíferas y las han cerrado en varias ocasiones.

Por eso, el Ministerio de Petróleo libio dijo la semana pasada que la producción se había reducido hasta casi detenerse en junio, a 100.000 barriles por día (bpd), frente a los 1,2 millones de bpd del año pasado. Esta semana, el ministro de Petróleo, Mohamed Oun, declaró a CNN que algunos yacimientos habían vuelto a funcionar y que la producción había subido a 800.000 bpd.

Sin embargo, la producción sigue siendo inferior a la del año pasado y pone de manifiesto que el sector petrolero libio continúa en estado de agitación. Nadie está seguro de quién está a cargo del suministro de crudo del país.

“Hay ciertas partes que tratan de sacar ventaja tergiversando las cifras de producción de petróleo”, dijo el embajador de Estados Unidos en Libia, Richard Norland, calificando de “inexactas” las cifras del Ministerio de Petróleo de la semana pasada. “La producción real es significativamente mayor”, dijo.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up