El oeste de EE.UU. acaba de experimentar un aspecto de la crisis climática que los científicos han advertido durante años

(CNN) — El oeste de Estados Unidos experimentó esta semana un aspecto de la crisis climática que los científicos han advertido durante años.

En medio de una megasequía prolongada que provocó escasez de agua, una zona, Yellowstone, se vio abrumada por lluvias torrenciales y un rápido deshielo que, en lugar de reabastecer el suelo en cuestión de semanas o meses, creó un torrente de inundaciones repentinas que arrasó carreteras y puentes y causó graves daños a uno de los parques nacionales más preciados del país.

Mientras el Parque Nacional de Yellowstone y los alrededores evalúan los graves daños, la región se prepara para más posibles inundaciones

Mientras tanto, las condiciones de sequía persistieron en el suroeste, donde se necesita agua desesperadamente para reponer los embalses más grandes del país y brindar alivio a las regiones atormentadas por incendios forestales sin precedentes.

La última actualización del Monitor de Sequía de EE. UU. de este jueves mostró el mayor contraste entre el noroeste húmedo y el suroeste cálido y seco. Este contraste de festín o hambruna es un patrón que la crisis climática tiende a amplificar: extremos en ambos lados del espectro, con el péndulo a veces oscilando repentinamente de un lado al otro.

En todo el noroeste del Pacífico, las condiciones de sequía mejoraron significativamente en las últimas semanas, y las áreas con sequía severa cayeron de un máximo del 55% en abril al 25% esta semana.

“Gran parte de los estados de la franja norte experimentaron lluvias beneficiosas y temperaturas cercanas a las inferiores a lo normal, lo que predominantemente llevó a mejoras en la sequía desde el noroeste del Pacífico hasta las llanuras del norte”, señaló el Monitor de Sequía.

Residentes de California buscan medidas para ahorrar agua 2:54

Pero esta trayectoria de tormenta persistente y activa, que continúa trayendo lluvia y nieve al noroeste, ha pasado por alto en gran medida a California y el suroeste.

La Oficina de Reclamación de EE. UU. proyectó esta semana que Arizona, Nevada y California verían recortes aún más significativos en sus asignaciones de agua del río Colorado a partir del próximo año.

Los funcionarios federales toman esas determinaciones año por año cada mes de agosto. El lago Mead, el embalse más grande del país que sirve a millones de personas en el suroeste, ya está funcionando muy por debajo de lo que sugerían las proyecciones del año pasado, incluso en el peor de los casos. En agosto pasado, la oficina predijo que el embalse probablemente estaría a casi 323 metros sobre el nivel del mar a fines de este mes, y a 322 metros en el peor de los casos. Pero ahora está a alrededor de 318 metros.

En Nuevo México, donde todavía están ardiendo dos de los incendios más grandes en la historia del estado, el resumen de la sequía señaló que las temperaturas estaban entre 5 y 10 grados Fahrenheit por encima del promedio, lo que está empeorando las condiciones de sequía en partes del oeste y sur de Nuevo México.

Descubren más restos humanos en el lago Mead, a medida que baja el nivel del agua de los embalses

Más del 50% del estado se encuentra en sequía excepcional, la clasificación más alta en el monitor de sequía, frente al cero por ciento en enero. Esta sequedad extrema está jugando un papel importante en alimentar un año de incendios que se está convirtiendo en el peor de la historia.

Un estudio reciente del Laboratorio Nacional de Los Álamos del gobierno federal en Nuevo México encontró que partes de la cuenca superior del río Colorado, incluidos los estados de Colorado, Wyoming y Utah, verán un caudal máximo más temprano debido al derretimiento rápido de la nieve y hasta un 60% reducción de la nieve en las próximas décadas.

“Definitivamente estamos viendo un futuro mejor”, dijo a CNN Katrina Bennett, hidróloga del laboratorio y autora principal del estudio.

“Habrá más de ese tipo de escenarios húmedos a secos que estamos viendo, pero independientemente, vamos a ver un flujo de agua más mínimo, un aumento en los suelos más secos y una menor cantidad de nieve, lo que en conjunto conducirá a la probabilidad de que la sequía aumente en todos los ámbitos, especialmente en las áreas superiores donde realmente aún no hemos visto ese intenso estrés por sequía”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up