ANÁLISIS | Europa ve a China a través de la lente rusa, y Beijing no está contento

Hong Kong (CNN) — Mientras los líderes de las principales democracias occidentales y sus aliados se reúnen en dos cumbres consecutivas esta semana en Europa, su enfoque es claro: mantener la presión sobre Rusia mientras su brutal asalto a Ucrania entra en su quinto mes. Pero otro país también ha sido puesto en el punto de mira en esas reuniones: China. Y Beijing no está contento con ello.

Por primera vez, se espera que el “desafío” de China aparezca en el “Concepto Estratégico” de la OTAN, cuya publicación está prevista para la cumbre del bloque en Madrid de esta semana. El documento, actualizado por última vez en 2010, expone los retos de seguridad a los que se enfrenta la alianza, al tiempo que esboza una línea de actuación.

Y este martes, las principales economías democráticas del Grupo de los Siete (G7) incluyeron un lenguaje duro sobre China en su propio comunicado, días después de lanzar un plan de inversión en infraestructuras para contrarrestar la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China.

Última hora y noticias de la guerra de Rusia en Ucrania

Los líderes europeos se han vuelto cada vez más cautelosos con China en los últimos años y esas opiniones se han endurecido en los últimos meses cuando Beijing se ha negado repetidamente a condenar la invasión rusa de Ucrania y ha reforzado sus lazos con el Kremlin.

Según los observadores, siguen existiendo diferencias entre los países sobre cómo tratar a China. Algunos miembros de la OTAN quieren asegurarse de que el foco de atención siga estando en Rusia, mientras que Estados Unidos —el miembro más poderoso del bloque, con diferencia— ha señalado a China como el “desafío más serio a largo plazo para el orden internacional”.

Pero los acontecimientos de esta semana, que demuestran que China ocupa un lugar más importante que nunca en las agendas de estos organismos, señalan un creciente alineamiento entre Estados Unidos y sus socios.

También suponen un importante revés para Beijing, que ha intentado abrir una brecha entre las posturas estadounidense y europea respecto a China, según los observadores.

“La combinación del tipo de lenguaje utilizado por el G7 y (la inclusión formal de China) en los documentos estratégicos de la OTAN es, en efecto, un golpe para (China), y algo que habrían esperado y deseado poder evitar”, dijo Andrew Small, miembro senior transatlántico del Programa de Asia en The German Marshall Fund of the United States.

“Es un periodo excepcionalmente fuerte en términos de cooperación transatlántica y eso se traduce para China en formas que les preocupan mucho”, afirmó.

La agenda de seguridad de la OTAN para la próxima década 1:00

En la agenda

Las preocupaciones de China han sido claras esta semana, ya que su Ministerio de Asuntos Exteriores ha rechazado la posibilidad de ser nombrada como “desafío sistémico” en la nueva visión estratégica de la OTAN, que se espera sea aprobada durante la cumbre del bloque, que comenzó este martes.

“China persigue una política exterior independiente de paz. No se inmiscuye en los asuntos internos de otros países ni exporta ideología, y menos aún se involucra en la jurisdicción de armas largas, la coerción económica o las sanciones unilaterales. ¿Cómo podría China ser tachada de “desafío sistémico”?”, dijo el martes el portavoz del ministerio, Zhao Lijian.

“Instamos solemnemente a la OTAN a que deje inmediatamente de difundir declaraciones falsas y provocativas contra China”, dijo, y añadió que la OTAN debería “dejar de intentar perturbar a Asia y al mundo entero después de haber perturbado a Europa”.

Pero esa retórica —culpando a la OTAN de la “perturbación” en Europa— es parte de lo que está impulsando un cambio en las perspectivas europeas, dicen los analistas, ya que Beijing se ha negado a condenar las acciones de Rusia en Ucrania, incluyendo la matanza de civiles, mientras que culpa activamente a Estados Unidos y a la OTAN de provocar a Moscú.

Occidente empuja a Rusia a su primer impago de deuda externa desde 1918

China “se alineó muy rápida y claramente —al menos en palabras, no tanto en hechos— con Rusia”, mientras que los socios transatlánticos se unieron contra Rusia y en apoyo de Ucrania tras la invasión, dijo Pepijn Bergsen, investigador del Programa de Europa en el centro de estudios Chatham House de Londres.

El contraste entre ambos ha contribuido a impulsar una narrativa emergente de “democracias contra autocracias” en Europa, dijo, añadiendo que la política interna también desempeña un papel.

“En Europa Central y del Este, donde se considera a Rusia como la principal amenaza para la seguridad, las relaciones (con China) ya habían empezado a resquebrajarse, pero el hecho de que China se alineara tan claramente con Rusia ha acelerado el cambio”, dijo Bergsen.

China, por su parte, parece haber subestimado hasta qué punto su postura repercutiría en su relación con Europa, una relación que ya se encontraba en terreno movedizo tras la preocupación europea por los supuestos abusos de los derechos humanos en Xinjiang, la erosión de las libertades en Hong Kong y la focalización económica de China en Lituania por las relaciones del país báltico con Taiwán.

Este error de cálculo se puso de manifiesto en una cumbre entre China y los líderes de la Unión Europea celebrada en abril, en la que China se centró en temas de conversación sobre la profundización de sus relaciones y la cooperación económica, mientras que los funcionarios de la UE se empeñaron en presionar a China para que colaborara con ella en la mediación de la paz en Ucrania. China ha afirmado su neutralidad y su apoyo a la paz, pero no ha dado pasos concretos en esa dirección.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, a la izquierda, saluda al presidente de China, Xi Jinping, a la derecha, en una imagen de 2019. (Foto: Mikhail Svetlov/Getty Images)

La creciente preocupación por China del G7 —formado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido—- se reflejó en el comunicado conjunto del bloque, publicado este martes tras una cumbre en la Baviera alemana.

El documento, que menciona a China una docena de veces —frente a las cuatro referencias de la declaración de los líderes del G7 de un año antes—, aborda áreas de cooperación, pero se centra en pedir a China que mejore su historial de derechos humanos y respete las normas internacionales.

Y en una muestra de cómo Rusia ha moldeado la opinión del bloque sobre China, el grupo pidió a Beijing que “presione” a Moscú para que cumpla las resoluciones de las Naciones Unidas y detenga su agresión militar. La declaración siguió a lo que Washington llamó el “lanzamiento formal” el domingo de una iniciativa de inversión en infraestructuras del G7 de US$ 600.000 millones, anunciada por primera vez el año pasado.

La iniciativa, que según la UE “demostrará el poder de la financiación del desarrollo cuando refleje los valores democráticos”, fue un aparente intento de contrarrestar la emblemática Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China, que, según los críticos, Beijing ha utilizado para aumentar su influencia mundial.

Desafíos planteados respecto a China

Pero eso no quiere decir que las opiniones dentro de Europa y a ambos lados del Atlántico estén alineadas con respecto a China. Esto puede ser más claro en la OTAN, donde la forma exacta en que el bloque de 30 países debe tratar a China ha sido un área clave de debate.

Se espera que el nuevo documento estratégico de la OTAN deje claro que los aliados consideran a Rusia como la “amenaza más significativa y directa para la seguridad de la OTAN”, al tiempo que aborda por primera vez a China y “los desafíos que Beijing plantea a nuestra seguridad, intereses y valores”, según declaró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, antes de la cumbre.

En los últimos años, cuando las declaraciones de la OTAN comenzaron a hacer referencia a China, algunos miembros y observadores plantearon la preocupación de que adoptar una postura demasiado firme podría convertir a China en un enemigo. Otros han considerado que China está al margen de los principales intereses de seguridad de la región.

Tras una reunión de la OTAN el pasado mes de junio, en la que los líderes caracterizaron a China como un desafío para la seguridad, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, restó importancia a la medida con una ocurrencia: “China no está en el Atlántico Norte”.

Algunas de esas preocupaciones siguen existiendo, incluso en medio de la narrativa emergente de “autoritarios contra democracias” que promueve Estados Unidos, según Pierre Haroche, investigador de seguridad europea en el Instituto de Investigación Estratégica (IRSEM, París).

ANÁLISIS | No importa el nuevo portaaviones de China, estos son los barcos de los que EE.UU. debería preocuparse

“¿Quieren consolidar el “monstruo del dragón-oso” para mostrar que existe una clara “Guerra Fría” ideológica entre democracias y autocracias, porque eso es conveniente en términos de la narrativa? ¿O es (una mejor) estrategia decir que los dos (China y Rusia) son actores muy diferentes… que incluso podrían, en el futuro, oponerse el uno al otro?”, dijo Haroche, resumiendo el debate.

Pero aunque existan diferencias de opinión entre los Estados miembros, está claro que la OTAN está pensando en grande en la cumbre de este año, con la histórica inclusión de los líderes de Nueva Zelanda, Australia, Corea del Sur y Japón.

La medida fue recibida con ira en China, donde los funcionarios han argumentado durante mucho tiempo que la OTAN estaba tratando de ampliar su presencia en el Indo-Pacífico, que Beijing ve como su propio barrio.

“No se puede permitir que las aguas residuales de la Guerra Fría fluyan hacia el Océano Pacífico; éste debería ser el consenso general en la región de Asia-Pacífico”, decía un editorial de este martes del tabloide nacionalista Global Times, afiliado al Partido Comunista.

Pero los observadores han caracterizado esto no tanto como una expansión de la OTAN hacia el Indo-Pacífico, sino más bien como un intento de reforzar las relaciones entre, en palabras de la secretaría de la OTAN, “países con ideas afines”.

Esas democracias del Pacífico, al igual que sus homólogas en Europa, pueden ver ahora las amenazas a las que se enfrentan más conectadas, según Small, de The German Marshall Fund.

“De todo esto está surgiendo una sensación mucho mayor, condicionada por el desafío de China, por el desafío de Rusia, de que los aliados democráticos tienen que coordinarse más eficazmente”, dijo.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up