ANÁLISIS | Dos meses después, Rusia sigue luchando por capturar esta pequeña ciudad ucraniana

(CNN) — Han pasado casi dos meses desde que las fuerzas rusas comenzaron su asalto a la ciudad de Severodonetsk. Pero, a pesar de su abrumadora potencia de fuego, Rusia todavía no puede desalojar la decidida resistencia ucraniana, ni cortar las líneas de suministro que proporcionan a los defensores restantes de la ciudad un goteo de armas y municiones.

La férrea defensa ucraniana de Severodonetsk, a pesar de las grandes pérdidas, ha obligado a los rusos a concentrar su potencia de fuego en una zona relativamente pequeña y ha frenado sus esfuerzos por hacerse con el 10% de la región de Luhansk que aún no controlan.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró que la toma de las regiones orientales ucranianas de Luhansk y Donetsk era uno de los objetivos de la operación militar especial de Moscú que comenzó en febrero. Por ahora, esa operación está en gran medida estancada; una gran parte de Donetsk sigue fuera del alcance de los rusos.

Últimas noticias de la guerra

Las fuerzas rusas están logrando modestos avances: el Ministerio de Defensa ruso dijo este domingo que la ciudad de Metelkino, al sureste de Severodonetsk, había sido tomada. Pero el objetivo de los rusos de rodear a las tropas ucranianas que defienden las ciudades gemelas de Lisychansk y Severodonetsk todavía parece estar lejos.

En una campaña carente de agilidad e imaginación, los rusos han recurrido a una táctica principal: el fuego indirecto abrumador contra todas las posiciones ucranianas, sin importar la destrucción colateral.

El objetivo es no dejar nada en pie que pueda ser defendido. El uso de tropas sobre el terreno para tomar y mantener zonas urbanas ha sido menos frecuente y menos exitoso.

“Están lanzando todo lo que tienen, toda la munición que tienen. Para ellos no importa si se trata de nuestras posiciones o de zonas civiles, lo borran todo de la faz de la tierra y luego utilizan la artillería y empiezan a avanzar poco a poco”, afirmó un soldado ucraniano no identificado en un video de las fuerzas especiales ucranianas en la zona publicado el fin de semana.

En medio de los intensos combates urbanos, unos 500 civiles, entre ellos decenas de niños, se han refugiado en la planta química de Azot en Severodonetsk. A diferencia de la planta de Azovstal en Mariúpol, ofrece poca protección bajo tierra. Los funcionarios ucranianos afirman que los habitantes de la planta, que antes se negaban a abandonarla, tienen provisiones de alimentos, pero ya no pueden ser evacuados debido a los intensos combates.

Pero, al igual que en el caso de Azovstal, la planta de Azot y sus alrededores se han convertido en el centro de la resistencia ucraniana, lo que ha frustrado a los comandantes rusos.

En este país asiático, ucranianos encuentran un asilo inesperado 2:59

Según el think tank Institute for the Study of War (ISW) de Washington, “es probable que las tropas rusas se enfrenten a crecientes pérdidas y a la degradación de sus tropas y equipos, lo que complicará los intentos de reanudar las operaciones ofensivas en otros lugares críticos mientras continúa la lenta batalla por Severodonetsk”.

Al igual que la defensa de Mariúpol atrajo a más de una docena de grupos tácticos de batallones, superar la resistencia en Severodonetsk está resultando muy laborioso.

Reducir la resistencia, el objetivo de Rusia

Los ucranianos afirman haber infligido grandes pérdidas a las fuerzas rusas en la zona, en parte gracias al nuevo equipamiento de los aliados occidentales, que incluye armas antitanque y obuses de mayor alcance suministrados por Estados Unidos y Francia. Este sábado, las fuerzas armadas ucranianas afirmaron que las unidades del 11º Regimiento de Fusiles Motorizados Separados de Rusia habían sufrido pérdidas significativas y fueron “retiradas de la zona de operaciones de combate para restablecer la capacidad de combate”.

Sin embargo, las líneas de suministro ucranianas están siendo atacadas constantemente, y se ha vuelto más difícil transportar suministros desde más al oeste de la región de Donetsk a lo largo de la carretera hacia Lisychansk.

El ISW todavía espera que “las fuerzas rusas probablemente puedan tomar Severodonetsk en las próximas semanas, pero a costa de concentrar la mayor parte de sus fuerzas disponibles en esta pequeña zona”.

La táctica de los rusos hasta ahora sugiere una campaña para reducir la resistencia al sur de la ciudad —en lugares como Syrotyne— y luego atacar las defensas ucranianas desde varias direcciones.

Dos combatientes estadounidenses supuestamente fueron detenidos por separatistas respaldados por Rusia en Donetsk, según medio rusos

Funcionarios ucranianos dicen que los rusos están utilizando cada vez más aviones no tripulados para identificar sus posiciones defensivas. “Los militares rusos vigilan el aire día y noche con drones, ajustan la potencia de fuego, se adaptan rápidamente a nuestros cambios en las zonas defensivas”, dijo Serhii Hayday, jefe de la administración militar regional de Luhansk.

En el resto de la línea de frente activa, que se extiende a lo largo de más de 1.000 kilómetros, se ceden o se toman pocos territorios.

Los objetivos principales de los rusos en Donbás son tomar la ciudad industrial y el centro de transporte de Sloviansk y la ciudad de Bakhmut, ambas en Donetsk, pero han hecho un progreso muy limitado hacia cualquiera de los dos objetivos. También pueden ser vulnerables a los contraataques ucranianos al sur y al oeste de la ciudad de Izium.

El sur de Ucrania presenta un panorama diferente. Los rusos parecen estar consolidando las ganancias obtenidas en los primeros días de la guerra, en líneas que les permiten defender un cinturón costero en profundidad. Los contraataques ucranianos hacia la ciudad de Jersón han hecho un progreso limitado, ya que los rusos están ahora bien atrincherados y muestran poco apetito por tratar de ganar más territorio.

Como dijo este domingo el primer ministro británico, Boris Johnson, tras su segunda visita a Kyiv: “El tiempo es el factor vital. Todo dependerá de que Ucrania pueda reforzar su capacidad de defender su suelo más rápido de lo que Rusia pueda renovar su capacidad de ataque”.

Este estadounidense teme que 2 compañeros hayan sido capturados por Rusia 2:53

Moral frágil

Algunas de las mejores unidades militares de Ucrania han sido castigadas durante la defensa de Donbás. El ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov, dijo a CNN la semana pasada que decenas de miles de ucranianos habían muerto desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero. Probablemente la gran mayoría han sido soldados.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido evaluó este fin de semana que las fuerzas ucranianas probablemente han sufrido deserciones en las últimas semanas, aunque cree que la moral rusa es mucho más frágil.

Así pues, no se trata únicamente de hacer llegar a las fuerzas ucranianas armas precisas de largo alcance, sino también de intensificar el entrenamiento. Johnson está impulsando un plan por el que los aliados desarrollan el potencial para entrenar hasta 10.000 soldados cada 120 días.

A pesar de sus pérdidas, e incluso mientras despliegan tanques T62 antiguos en algunos lugares, las fuerzas rusas mantienen una enorme superioridad en blindaje y aviación de combate. Y a pesar de una estrategia pesada y predecible, pueden seguir borrando las defensas ucranianas. El fin de semana apareció un video que revela la magnitud de la destrucción en Lyman, cerca de Sloviansk, al igual que Popasna y Rubizhne, más al este, fueron arrasadas en abril.

Pero con un flujo acelerado de armas capaces de contrarrestar la ventaja de Rusia en artillería pesada y sistemas de cohetes, las fuerzas ucranianas aún podrían impedir que el enemigo inflija tal devastación en más pueblos y ciudades más al oeste.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up