El gobernador de California, Gavin Newsom, se enfrentaba a una carrera reñida. Entonces apareció Larry Elder

(CNN) — A principios de este año, cuando el gobernador de California, Gavin Newsom, buscaba el mensaje correcto para convencer a los demócratas desconectados de que votaran en contra del esfuerzo por derrocarlo en las elecciones revocatorias del martes, habría sido imposible imaginar un contraste más perfecto que el locutor de radio conservador Larry Elder.

En este estado muy azul donde los demócratas registrados superan en número a los republicanos casi 2 a 1 y solo un gobernador ha sido destituido con éxito, pocos votantes progresistas habían visto la destitución de su gobernador como una posibilidad real hasta finales de julio, cuando las encuestas se endurecieron. La variante delta del coronavirus se estaba afianzando, lo que enfurecía a muchos californianos vacunados, que pensaban que lo peor ya había pasado. Y Elder, que había anunciado su candidatura a principios de ese mes, emergió como el principal oponente de Newsom, prometiendo que uno de sus primeros actos sería eliminar el mandato del gobernador para que los trabajadores estatales se vacunen o se enfrenten a pruebas semanales.

Muchos votantes demócratas en un estado en el que el presidente Joe Biden ganó por casi 30 puntos no se habían comprometido ni prestaron mucha atención cuando Newsom hizo un argumento amorfo de que la revocatoria era un intento de toma de posesión republicana por parte de los acólitos del expresidente Donald Trump y un símbolo del control duradero del “trumpismo”.

Pero con Elder, Newsom obtuvo un objetivo directo que él podría argumentar que estaba “a la derecha de Donald Trump” y que sacaría a California “del acantilado del covid”, citando las experiencias de Florida y Texas y sus gobernadores conservadores anti-mascarilla como el modelo que Elder seguiría para responder a la pandemia. La larga trayectoria de Elder en la radio y como columnista proporcionó montones de declaraciones controvertidas para que los investigadores y periodistas de la oposición escudriñaran otros temas, como sus comentarios despectivos sobre las mujeres, un grupo demográfico clave para Newsom.

El fuerte contraste entre Newsom y Elder, específicamente en el manejo del virus, permitió al gobernador demócrata cristalizar la elección de los votantes de su partido. Dio la alarma de que debido a las inusuales reglas de revocatoria de California, se necesitaría una mayoría para destituirlo en la primera pregunta de la boleta, pero que si ese esfuerzo tenía éxito, su reemplazo podría ser elegido por una pequeña fracción de los votantes. (En la segunda pregunta de la boleta electoral, los votantes están eligiendo de una lista de más de 40 candidatos, y Elder ha mantenido una amplia ventaja en ese campo).

Elección revocatoria de California, una lucha entre seguidores de Trump y un gobernador demócrata

La amenaza de Elder cambió la estrategia de Newsom y la trayectoria de la carrera.

“Había una sensación cada vez mayor entre los expertos políticos de que el enfoque de la campaña contra la revocatoria estaba en Donald Trump como la fuerza maligna que teníamos que derrotar estaba perdiendo tracción”, dijo el estratega demócrata Darry Sragow, quien es el editor del California Target Book, que realiza un seguimiento de los datos de financiación de las elecciones y campañas en el estado. “Luego, su alter ego aparece en un estado donde Donald Trump obtuvo alrededor de un tercio de los votos… Alguien sonrió a Gavin Newsom y presentó a los votantes de California la oportunidad de escuchar a Larry Elder”.

El contraste frente al covid

Los demócratas de California se horrorizaron una vez que comenzaron a escuchar los comentarios de Elder sobre las mujeres, su respaldo a la discriminación por embarazo, su oposición al derecho al aborto y el salario mínimo, y su escepticismo sobre la crisis climática, entre muchos otros temas.

Pero los demócratas recularon de manera más virulenta ante sus puntos de vista sobre covid y su oposición a los mandatos de uso de máscaras y de vacunación, posiciones que están muy en desacuerdo con la mayoría de los californianos, incluidos muchos independientes y algunos republicanos.

Al mismo tiempo que los casos de covid en niños crecían a un ritmo exponencial y los hospitales en algunos estados del sur se llenaban una vez más de pacientes no vacunados, Newsom pudo gastar millones en anuncios de televisión para argumentar que los votantes enfrentaban una “vida o elección de muerte” en las elecciones del 14 de septiembre.

“Después de todos los años de cosas de extrema derecha dura que Larry había dicho, eso reforzó la amenaza de lo que estaba diciendo sobre el covid”, dijo el veterano estratega demócrata de California Bill Carrick. “Todo el mundo cree que lo dice en serio”.

Anne Dunsmore, directora de campaña del grupo a favor de la revocatoria conocido como Rescue California, dijo que el esfuerzo de Newsom por villanizar a Elder detuvo parte del impulso que había estado viendo en el esfuerzo de revocatoria entre los votantes de todas las tendencias políticas: “No tuvo éxito en ese punto pintando la imagen alrededor de una cara: ‘Aquí está la cara de lo que vas a tener si no me eliges'”, dijo. Pero con Elder, agregó, Newsom “infundió un gran temor al electorado”.

Newsom reconoció el sábado que Elder había ayudado a galvanizar y captar la atención de los demócratas que de otro modo podrían haberse saltado las elecciones, calificándolo de “extremo incluso para los estándares extremos”.

“Así que creo que la gente ciertamente se ha dado cuenta de eso”, dijo Newsom a los periodistas en un evento de campaña en Oakland. “Larry Elder ciertamente hace que el contraste con esta campaña, esta candidatura, sea mucho más fácil de expresar”.

El candidato republicano a gobernador Larry Elder habla durante una conferencia de prensa en Los Ángeles a principios de este mes.

Elder, de 69 años, está vacunado y afirma que no es “anti-vacunas”, pero también dice que se debe respetar la decisión que toman las personas no vacunadas. Ha hecho declaraciones inexactas sobre las vacunas y el uso de mascarillas, incluso en una entrevista reciente de CNN, cuando dijo que no “cree que la ciencia sugiera que los jóvenes deben vacunarse” o usar máscaras en la escuela.

El presentador de radio ha sugerido que los demócratas y la prensa están utilizando las controversias para distraer la atención de lo que él considera el pobre historial de Newsom, ya que culpa al gobernador por la gran pérdida de empleos durante la pandemia y el hecho de que muchos estudiantes de escuelas públicas no pudieron asistir a clases en persona.

Lo que debes saber sobre la revocatoria de mandato del gobernador de California, Gavin Newsom

“Se trata de que California pierda negocios; se trata de que California pierda empleos”, dijo Elder en una conferencia de prensa reciente. “Se trata de nuestro mal gobierno: escuelas donde nuestros niños ya estaban atrasados un año entero, ahora están atrasados otro año, porque Gavin Newsom ignoró la ciencia y cerró escuelas incluso cuando (los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.) dijeron que la gente puede volver a la escuela”.

Una agenda audaz, pero una conexión tenue con los votantes

Durante la mayor parte de su carrera, Newsom, de 53 años, siempre había sido más tolerado que querido por los votantes demócratas.

Había defendido una agenda audaz y progresista sobre prioridades progresistas como la crisis climática, la atención médica universal y los derechos LGBTQ, entrando en el centro de atención nacional cuando emitió las primeras licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo como alcalde de San Francisco en 2004.

Pero, en entrevistas, los votantes a menudo dijeron que tenían dificultades para relacionarse con el vástago impecablemente peinado de una familia de San Francisco políticamente conectada que ganó millones al construir un imperio de bodegas, restaurantes y otros negocios en asociación con el filántropo Gordon Getty.

Newsom se postuló por primera vez para gobernador en 2009, pero se retiró después de no lograr ganar terreno en las encuestas y recaudar poco dinero cuando el entonces fiscal general de California, Jerry Brown, se perfilaba como el probable peso pesado de la contienda. Newsom finalmente se postuló para vicegobernador, y en un perfil de The New Yorker de 2018 se describió a sí mismo como “desmerecedor” en esa primera carrera para gobernador. “Jerry era el mejor candidato”, dijo Newsom a la revista.

Más experimentado cuando se postuló para gobernador en 2018, Newsom derrotó al empresario republicano John Cox, quien se postula este año para reemplazarlo en la revocatoria, ganando con más del 60% de los votos. Brown apareció en un mitin con Newsom poco antes de las elecciones de ese año, elogiando su “visión” de California, pero también bromeando diciendo que estaría mirando desde su rancho a una hora de Sacramento: “Entonces, Gavin, no la embarres”.

El esfuerzo de 2020 para destituir al gobernador demócrata comenzó poco a poco, e inicialmente parecía tener pocas posibilidades, cuando la recolección de firmas comenzó en junio por un grupo de activistas conservadores a quienes no les agradaban las posiciones de Newsom sobre inmigración, impuestos y la pena de muerte y su manejo de la crisis de las personas sin hogar en el estado.

ANÁLISIS | Trump está mostrando cuán divisiva sería una nueva carrera por la Casa Blanca

Pero la frustración crecía entre los conservadores, los dueños de negocios y algunos padres por lo que ellos veían como las regulaciones y cierres pandémicos en constante cambio de Newsom. En noviembre, los proponentes de la revocación recibieron un gran impulso cuando un juez amplió el plazo en cuatro meses para que recopilaran suficientes peticiones de firmas para calificar para la boleta.

Ese mismo mes, Newsom asistió a una cena de cumpleaños sin máscara en el restaurante de élite de Napa Valley, The French Laundry, mientras instaba a los californianos a quedarse en casa y evitar reuniones fuera de sus hogares para detener la propagación del covid. El ahora famoso paso en falso, por el que Newsom se disculpó, simbolizó lo que a muchos defensores de la revocatoria no les gusta del gobernador.

Dunsmore dijo que en ese momento “los grifos se abrieron” tanto en la recaudación de fondos como en las colecciones de firmas para el lado pro-revocatoria. Newsom era su mejor activo, dijo, porque muchos californianos estaban enojados por lo que percibían como su hipocresía y las cambiantes regulaciones de covid.

“Hubo una ola de descontento. Lo convirtió en un tsunami”, dijo. “Simplemente lo canalizamos”.

La destitución calificó para la boleta electoral a fines de abril y, después de muchos pasos administrativos, el vicegobernador en julio fijó la fecha para las elecciones de otoño, lo que puso en marcha la campaña de destitución.

Tan pronto como tuvieron una cita, la campaña “Stop the Republican Recall” (“Paren la revocatoria republicana”) de Newsom unió fuerzas con unos 90 grupos laborales y comunitarios para llamar, enviar mensajes de texto y llamar a las puertas de millones de votantes para educarlos sobre la votación y el momento inusual de las elecciones de septiembre. Newsom recaudó más de US$ 70 millones para el esfuerzo, por encima de todos los candidatos que compiten por reemplazarlo. Según las reglas de recaudación de fondos de California, los funcionarios electos que son objeto de revocatorias no están sujetos a los límites de contribución o gastos que se aplican a los candidatos que intentan reemplazarlos.

Todos los más de 22 millones de votantes registrados en el estado recibieron boletas este verano y la votación anticipada en persona comenzó el 4 de septiembre en algunas áreas del estado.

Se habían emitido más de 8,4 millones de boletas antes de las elecciones hasta el lunes, según datos de Edison Research, que es el 47% del total de votos emitidos en el estado en 2020. A pesar de algunas preocupaciones anteriores de los demócratas sobre la falta de interés en las elecciones entre sus votantes, parecen estar acudiendo al rescate de Newsom, con el 52% de las boletas emitidas antes de las elecciones provenientes de votantes demócratas registrados y el 25% de votantes republicanos registrados, según los datos de Edison.

Los estrategas republicanos cuentan con que los republicanos, algunos de los cuales se han mostrado escépticos sobre la votación por correo debido a las afirmaciones falsas de Trump, voten en persona el día de las elecciones. Pero debido a que los republicanos están tan superados en número, que representan solo el 24,1% del electorado del estado frente al 46,5% de los demócratas, las posibilidades del Partido Republicano de derrocar al gobernador dependen de una gran participación republicana y una escasa participación demócrata una vez que se cuenten todas las papeletas. Ese escenario parece cada vez más improbable.

Los asesores de campaña de Newsom dijeron que, al final, el mensaje anti-revocatoria podría resumirse en un solo pensamiento: que un voto “sí” para la revocatoria significaba elegir “un republicano pro-Trump y anti-vacunas que iba a revertir los mandatos el primer día”.

El estratega republicano Rob Stutzman señaló que la posición de Elder sobre los mandatos de vacunas y mascarillas ha estado en desacuerdo incluso con las opiniones de un buen número de votantes republicanos. “La idea de mandatos de vacunación para los trabajadores de la salud, empleados públicos –y los mandatos de uso de mascarillas– es popular, e incluso el 40% de los republicanos, según una encuesta de CBS hace un par de semanas, la apoyan”, dijo, refiriéndose a una pregunta de una encuesta de CBS News / YouGov de agosto que preguntaba si una empresa privada o un empleador deberían poder exigir vacunas a sus empleados. Más de 4 de cada 10 republicanos dijeron que sí. “Entonces, lo que está haciendo Newsom en este momento sobre el covid encaja muy bien con la mayoría de los votantes”.

Los líderes demócratas nacionales, incluida la senadora Elizabeth Warren de Massachusetts, la vicepresidenta Kamala Harris y Biden, acudieron en masa a California para ayudar a Newsom a enmarcar el contraste frente al covid, sabiendo que la elección de destitución es una prueba temprana de la gestión de la pandemia de la Casa Blanca y los demócratas antes de las elecciones de mitad de período del próximo año.

Una pareja de California murió de covid-19 con semanas de diferencia, dejando huérfanos a sus 5 hijos, uno recién nacido

“Los ojos de la nación están puestos en California”, dijo Biden en un mitin con Newsom el lunes por la noche, vinculando repetidamente a Elder con Trump.

Es una realidad que el equipo de Newsom conoce bien. “El mensaje que debe tomarse de esta campaña es también un mensaje muy simple, que es: No seas tímido sobre el covid”, dijo Ace Smith, asesor de Newsom. “El gobernador tomó medidas audaces sobre los mandatos y las máscaras, y la campaña aprovechó eso y lo utilizó para crear literalmente una decisión simple para los votantes: ‘¿Quieres estar a salvo? ¿Quieres que tus comunidades estén a salvo? ¿Que las escuelas permanezcan abiertas?”

“Creo que el día de las elecciones verá un mandato claro no solo contra la revocatoria, sino también por la cordura en algo tan importante como la salud”, dijo Smith.

La participación del martes, y los resultados finales, probarán si esa teoría es válida.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up