Cómo puedes arreglar tu trabajo para que te guste, en tres pasos

(CNN) — Nuestro equilibrio entre el trabajo y la vida, para tomar prestado un término que todos aprendimos en los Juegos Olímpicos de 2020, ha estado sintiendo “los giros” durante la pandemia. Muchos de nosotros tuvimos que adaptarnos a trabajar desde casa, ajustes y acomodaciones, despidos masivos, cambios de carrera y recontrataciones.

Incluso si lograste mantener tu trabajo, es probable que haya cambiado de manera significativa. Y el cambio no siempre significa para mejor.

Incluso antes del covid-19, más de la mitad de los estadounidenses consideraban que su trabajo era insatisfactorio, según una encuesta anual del grupo de investigación Conference Board. Estados Unidos ha estado rondando la mitad de los encuestados del lado de la insatisfacción laboral desde al menos el año 2000.

Esa estadística significa que la mitad de las personas con las que trabajas todos los días llevan una vida laboral que Henry David Thoreau habría descrito como una de “silenciosa desesperación”.

Felicidad en la vida laboral

Muchos de nosotros también mezclamos inútilmente nuestra autoestima con nuestra carrera. La infelicidad en nuestro trabajo se convierte en infelicidad en la vida, lo que aumenta lo que está en juego.

¿No sería bueno dejar de tener envidia de quienes aman su trabajo y convertirse en una de esas personas?

Hay muchos consejos profesionales sobre cómo pedir un aumento de sueldo, conseguir un ascenso, tratar con un jefe difícil, gestionar a otros, etc. Pero muy poco aborda el tema fundamental de tu felicidad diaria en el trabajo.

Mucha gente está renunciando a sus trabajos. ¿Cómo hacerlo correctamente?

Los factores que pueden inclinar la balanza hacia un lado u otro para la felicidad laboral pueden reducirse a nuestro deseo innato por tres cosas: control sobre nuestras vidas, conexiones diarias positivas y alegría y propósito en cómo pasamos nuestro tiempo de vigilia (la mitad de que está en el trabajo, para la mayoría de la gente).

La forma de integrar nuestra necesidad de control, conexión y significado, mientras estamos en el reloj, es mediante el “job crafting” (que traduciría “fabricación del trabajo”). Ese es el término utilizado por la psicóloga de la Universidad de Yale Amy Wrzesniewski y la profesora de administración de empresas y psicología de la Universidad de Michigan Jane E. Dutton. Se trata de “tomar el control o reformular algunos de estos factores”, escribieron en un estudio sobre el tema.

El problema no es el trabajo

Las personas a las que no les gusta su trabajo –es decir, la mayoría de nosotros– pueden sufrir y quejarse día a día. Incluso pueden estar estresados crónicamente, un estado que tiene graves consecuencias médicas, desde la hipertensión y enfermedades cardiovasculares hasta una disminución de la salud mental, según un metaanálisis de estudios de la Stanford Graduate School of Business y la Harvard Business School.

También hay factores relacionados con la felicidad laboral sobre los que tenemos poco control, como nuestro jefe. Aproximadamente la mitad de las personas que renunciaron a su trabajo lo hicieron “para alejarse de su gerente”, según una encuesta reciente de Gallup. Los salarios también son importantes.

Pero generalmente no decidimos quién es nuestro jefe, y pueden cambiar repentinamente (para bien o para mal). En cuanto al dinero, los estudios han demostrado que solo tiene un efecto a corto plazo sobre la felicidad.

Eso te deja con un poderoso recurso: tomar el asunto en tus propias manos.

La investigación de Wrzesniewski y Dutton se centró en tres factores principales de mayor satisfacción en el lugar de trabajo que están dentro de tu esfera de influencia: 1) Refinando tu trabajo para agregar partes que te gustan y eliminar partes que no. 2) Construir mejores relaciones con tus colegas. 3) Reenmarca tu trabajo para agregar significado y propósito.

Wrzesniewski los destiló muy bien en el excelente podcast de ciencias sociales The Hidden Brain. Su investigación no es solo teórica. Escribieron un manual de instrucciones sobre cómo fabricar el trabajo.

Y, a mi manera, menos científica, más casera, aquí hay ejercicios que he estado practicando para ponerme en mejor forma en cuanto a la felicidad en el trabajo.

7 señales de que tu trabajo te quedó pequeño (2018)

1) Hackea tu trabajo

Empieza por hacer tres listas. (Haz esto con una buena taza de café o té en un lugar tranquilo, durante horas laborales, incluso si es en tu propia sala de estar). Una lista son todas las cosas que te gustan actualmente de su trabajo, grandes y pequeñas. La segundo enumera todas las molestias y dolores de cabeza de tu trabajo, desde los más pequeños hasta los sistémicos.

Y la tercera enumera las cosas que te gustaría poder hacer en tu trabajo que actualmente no haces, incluso si no tienen nada que ver con lo que te pagan por hacer. Puedes agregar “tomar más descansos de café para hacer lluvia de ideas” si lo deseas.

Ahora es el momento de atacar sistemáticamente los elementos de las dos segundas listas. Primero, busca algunas victorias fáciles. Algunas cosas las puedes comenzar a sumar y restar hoy; otras pueden tardar meses. Algunas pueden requerir la aceptación de tu jefe (quien con suerte estará dispuesto a aumentar tu felicidad en el lugar de trabajo), pero muchas no. Algunos cambios estarán directamente relacionados con tu trabajo, mientras que otros solo serán formas de aumentar la felicidad o reducir el estrés mientras estés allí.

Todo es progreso.

Cómo saber si tus niveles de estrés son normales o son el signo de algo más

Sé imaginativo con estas listas. La creatividad es en sí misma un refuerzo del bienestar. Escribir esta columna es algo que agregué a mi trabajo. Tiene beneficios para la empresa que puedo articular fácilmente, pero también me hace feliz (y agrega significado a mi trabajo). También trato de hacer ejercicio durante la jornada laboral, correr durante el almuerzo o durante una reunión en la que solo tengo que escuchar. Una vez más, tiene el beneficio de reducir el estrés y los días de enfermedad al tiempo que aumenta mi energía en el trabajo, pero también me beneficia personalmente.

Con el tiempo, tus listas crecerán y, al tachar elementos, se reducirán. Pero asegúrate de que cuando elimines un elemento de la segunda lista (cosas que no te gustan) y de la tercera lista (lo que deseas agregar), registres el cambio en la primera lista (cosas que te gustan de tu trabajo). Cada elemento nuevo en esa primera lista es otro peldaño en la escalera de la felicidad laboral, y es bueno mirar hacia abajo de vez en cuando y ver qué tan alto has llegado.

Si tu jefe te odia, ¿qué puedes hacer? (2019)

2) Disfruta de tus colegas del trabajo

No puedes hacer mucho para cambiar el elenco de personajes con los que trabajas. Pero puedes mejorar cada una de esas relaciones.

Conoce más sobre lo que los demás quieren y ayúdalos a lograrlo, incluso si tú no eres su jefe. Haz que las reuniones sean más divertidas o atractivas. Ayuda a reducir la duración, la asistencia obligatoria y la frecuencia de esas reuniones. Intenta insertar humor a lo largo del día.

El simple hecho de conocer mejor a tus colegas, que no es más difícil que hacerles preguntas, profundiza tu conexión con ellos. Cuanto más conectado estés, más ganas tendrás de trabajar con ellos todos los días. Y si deseas interactuar con tus compañeros de trabajo, como resultado, te gustará mucho más tu trabajo. Puede que no te guste lo que haces, ¡pero al menos Michael, Jamie, Collin, Fiona y Saeed estarán allí!

El beneficio adicional de este segundo esfuerzo es que también aumenta la felicidad de tus colegas, quizás ayudándolos a inclinar su balanza hacia el lado “satisfactorio” y más allá.

3) Crea un nuevo título del cargo en tu cabeza

La investigación de Wrzesniewski y Dutton se centró, en parte, en un grupo de personal de limpieza del hospital. Es un trabajo que la mayoría de la gente, sin haberlo hecho, podría asumir que sería insatisfactorio. Limpiar orinales de cama e interactuar con enfermos y moribundos es el trabajo soñado de pocas personas.

Pero lo que encontraron fue que un factor significativo entre los que dijeron que les gustaba su trabajo fue cómo lo reformularon cognitivamente. El trabajo era el mismo para todos, pero mientras algunos pensaban que estaba compuesto por tareas no creativas, aquellos a quienes les gustaba el trabajo pensaban que ellos mismos desempeñaban un papel fundamental en la curación de los pacientes. Un trabajador del hospital se consideraba a sí mismo un “embajador”.

Por qué tu trabajo no puede comprarte la felicidad

Y no se trata solo de pensar de manera diferente, porque eso tiene un efecto limitado cuando nada más cambia. Pensar de manera diferente también alteró la forma en que realizaban el trabajo.

“Es más que un simple cambio de mentalidad”, me explicó Wrzesniewski. “Es un cambio en tu enfoque de comportamiento en tu trabajo. Si piensas ‘Soy un embajador en el hospital’, cambia lo que haces”.

Por ejemplo, es posible que estés limpiando orinales, pero si te consideras un cuidador, es posible que estés mirando lo que hay en el orinal en busca de signos de problemas de salud para alertar a una enfermera. “No piensas, ‘No puedo hacer eso'”, dijo Wrzesniewski. “Ahí es donde realmente entra la acción”.

Al cambiar el paradigma en torno a tu trabajo y agregar significado y propósito, el personal del hospital hizo que las partes más difíciles de su trabajo fueran tolerables, incluso importantes, y cambió su comportamiento para apoyar ese propósito.

¿Puedes hacer eso con tu trabajo?

Piensa en el papel que desempeñas en un marco más amplio que tiene un efecto positivo en los demás, la cultura o el medio ambiente. Puedes ingresar datos en un cubículo, pero ¿para qué se usan esos datos? ¿Y en qué medida es vital tu compromiso con la precisión y los detalles para la eficacia de esos datos? Puedes realizar tareas rutinarias en una fábrica, pero ¿estás ayudando a construir algo que la gente necesita o trae alegría a los demás?

¿Cómo podrían cambiar tus acciones cuando comiences a verlo de esa manera?

Más allá de lo que logra el trabajo en sí, también hay un significado y un propósito en lo que haces con tu salario. Mantener a tu familia, por ejemplo, es fundamentalmente importante para su capacidad de prosperar. Es importante, especialmente cuando estás estresado, desanimado o infeliz de alguna otra manera, recordar la seguridad y las oportunidades obtenidas de tu salario. Eso solo puede darte fuerza en momentos difíciles en el trabajo.

¿Te ofrecieron un empleo? Hay más que negociar que el salario

Incorporación

“Incorporación” es el término que la gente de recursos humanos usa cuando alguien comienza en una nueva empresa, para prepararlos.

Ahora es el momento de que te embarques en tu nuevo comienzo. Estás preparado. Eres el recurso humano que estabas esperando.

Aquí está la última conclusión: Estos factores (mejorar la forma en que gastas tu tiempo, conectarte con quienes te rodean, agregar significado a tus tareas) son igualmente vitales para tus horas no laborales.

David G. Allan es el director editorial de CNN Travel, Style, Science and Wellness.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up