Los talibanes quieren que el mundo piense que han cambiado. Las primeras señales sugieren lo contrario

(CNN) — La toma asombrosamente rápida de Afganistán por parte de los talibanes ha causado pavor en gran parte de la nación, a medida que los afganos se reajustan ansiosamente a la vida bajo un grupo militante que reprimió a millones cuando estuvo en el poder por última vez.

Durante el gobierno de los talibanes entre 1996 y 2001, eran habituales los brutales azotes, las amputaciones y las ejecuciones públicas. Las mujeres estaban en gran parte confinadas en sus hogares y se aplicaba la pena de muerte para delitos como el adulterio femenino, la homosexualidad y el rechazo del Islam.

Con la mirada de los medios de comunicación nuevamente en Kabul, y las fuerzas occidentales organizando una retirada apresurada, el mundo está esperando ansiosamente descubrir si la nueva era de los talibanes verá un regreso a esos días.

Las dudas de Bolton sobre promesas de los talibanes 1:04

Hasta ahora, los militantes han buscado presentar una imagen de sí mismos como más progresistas, inclusivos y comedidos que el grupo que aterrorizó a las comunidades hace dos décadas, alegando que no buscarán represalias contra sus enemigos políticos y que las mujeres desempeñarán un papel importante en la sociedad y tendrán acceso a la educación.

Los talibanes han estado a cargo de Kabul durante 48 horas. Las mujeres ya han desaparecido de las calles

Pero cada promesa ha sido amparada por un recordatorio de los “valores fundamentales” de los talibanes: una interpretación estricta de la ley Sharia, que según los expertos no se ha repensado drásticamente en 20 años.

El cofundador y líder adjunto del grupo, Mullah Abdul Ghani Baradar, llegó a Afganistán el martes por primera vez desde que desempeñó un papel clave en el último gobierno talibán, una señal de que la influencia de la vieja guardia talibán no ha disminuido.

Y sus primeras acciones han frustrado las esperanzas de muchos afganos de que los talibanes pudieran haber cambiado en las décadas siguientes.

Los combatientes del grupo se enfrentaron con activistas durante la primera gran protesta contra su nuevo régimen el miércoles, dijeron tres testigos a CNN, disparando armas contra una multitud y golpeando a los manifestantes en la ciudad de Jalalabad.

Las mujeres ya han desaparecido de las calles de Kabul por temor a la nueva realidad de la vida bajo el control de los talibanes; los esposos y los padres han estado comprando burkas por temor a que sus parientes femeninas solo estén a salvo si se cubren.

Los ataques contra las mujeres en todo el país en las últimas semanas, cuando los talibanes recuperaron el dominio en las provincias de Afganistán, han proporcionado un escalofriante anticipo de lo que les espera a millones.

‘Talibán 2.0’, ¿estrategia publicitaria o realidad? 2:31

¿Quién está a cargo de los talibanes?

El líder de los talibanes, Mawlawi Haibatullah Akhundzada, asumió el cargo en 2016 después de que el anterior líder del grupo, Mullah Akhtar Mohammad Mansour, fuera asesinado en un ataque aéreo estadounidense en Pakistán.

Es oriundo del corazón talibán del distrito de Panjwai de la provincia sureña de Kandahar, dijo Sayed Mohammad Akbar Agha, miembro fundador de los talibanes que vive en Kabul y dice que conoce al nuevo líder, en el momento de su nombramiento.

Si bien Akhundzada estuvo involucrado en la lucha de los muyahidines contra la invasión soviética en la década de 1980, Agha dijo que era poco probable que hubiera participado en actividades militares de primera línea. Realizó trabajos judiciales entre 1996 y 2001, el período del gobierno de los talibanes en Afganistán, y después de la caída del poder del grupo a fines de 2001, trabajó como presidente del Tribunal Supremo talibán, según Agha.

Akhundzada tiene dos ayudantes. Uno, Maulvi Mohammad Yaqub, es el jefe de la comisión militar de los talibanes; el martes les dijo a los combatientes que no ingresaran a las casas de los lugareños ni se apoderaran de sus bienes, en un mensaje distribuido ampliamente en los canales del grupo. Añadió en el mensaje que “las cosas se decidirán más tarde de forma organizada a nivel de liderazgo”.

Sirajuddin Haqqani, el otro líder adjunto, escribió un controvertido artículo de opinión en The New York Times el año pasado en el que presentaba a cualquier futuro gobierno talibán como guardián moderado y decía que “los asesinatos y las mutilaciones deben terminar”.

Haqqani es descrito por el FBI como un “terrorista global especialmente designado” y es buscado para ser interrogado por un ataque en 2008 contra un hotel de Kabul que mató a seis personas. El FBI está ofreciendo US$ 5 millones por información que conduzca directamente a su arresto.

El martes, un portavoz del buró político de los talibanes confirmó el regreso a Afganistán del cofundador de los talibanes, Baradar, un clérigo yihadista que desempeñó un papel destacado en su último gobierno.

Afganistán, uno de los peores lugares del mundo para ser niño, dice Unicef. Esta es la crítica situación que podría empeorar bajo el control talibán

Es la primera vez que Baradar pone un pie en el país en 20 años, y se produce 11 años después de que las fuerzas de seguridad del país lo arrestaran en el vecino Pakistán.

Fue puesto en libertad para participar en las conversaciones de paz entre los talibanes y la administración del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, y desde entonces ha desempeñado un papel clave para los talibanes en el escenario mundial.

Baradar habló con Trump por teléfono y las negociaciones de las dos partes culminaron en un histórico acuerdo de paz firmado en 2020 que sentó las bases para la retirada de las tropas estadounidenses y el posterior resurgimiento de los talibanes.

El cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, en Doha el año pasado. Baradar regresó a Afganistán el martes después de dos décadas.

El mes pasado, Baradar también se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de China mientras los talibanes avanzaban a través de Afganistán, una señal temprana de los lazos cálidos entre Beijing y el grupo militante.

Los talibanes tienen varias comisiones formales diferentes para asuntos políticos, de inteligencia, militares y culturales.

Su Comisión de Predicación y Orientación se ha reunido con soldados, oficiales y políticos afganos rendidos en los últimos días y respalda la promesa de amnistía del grupo para los involucrados en el gobierno respaldado por Estados Unidos.

Los talibanes también tienen una oficina política en Doha, Qatar, que probablemente desempeñará un papel mucho más visible en el escenario mundial cuando el grupo controle el gobierno de Afganistán.

Los afganos observan nerviosos cómo el régimen talibán toma forma, y EE.UU. y sus aliados continúan con su frenética salida

¿Cómo será un régimen talibán?

México ofrecerá asilo a los afganos que soliciten ayuda 0:35

Los miembros de la sofisticada operación de comunicaciones de los talibanes han sido cada vez más visibles en los primeros días del nuevo régimen, y han dicho a los periodistas internacionales en cada oportunidad que el grupo formará un “gobierno islámico inclusivo”.

Una de las principales promesas es que se protegerán los derechos de las mujeres. Pero cuando se le presionó sobre esas garantías en una conferencia de prensa el martes, el portavoz del grupo, Zabihullah Mujahid, dijo que el papel estaría “dentro del marco de la ley Sharia… en todos los sectores de la sociedad, donde se requieran, será dentro de este marco”.

Es cuestionable si la dura interpretación de los talibanes de la ley Sharia, un conjunto de principios que rigen la vida moral y religiosa de los musulmanes, ha cambiado drásticamente en las últimas dos décadas.

La ley de la sharia se estableció hace 1.400 años y solo los eruditos religiosos pueden enmendarla o actualizarla con sumo cuidado, dijeron a CNN expertos de la región.

Cuando ocuparon el último lugar en el poder, los talibanes utilizaron la ley islámica como justificación para decenas de castigos violentos y represivos, incluidas las ejecuciones públicas. Las presuntas adúlteras fueron apedreadas hasta la muerte y los presuntos robos fueron castigados con la amputación.

No está claro si estos métodos brutales se reanudarán, pero ya están surgiendo señales preocupantes. Human Rights Watch dijo el mes pasado que las fuerzas talibanes que avanzaban estaban apuntando a los críticos para atacar, a pesar de las promesas públicas de que habían ordenado a los combatientes actuar con moderación.

El asesinato del comediante Nazar Mohammad a manos de dos combatientes talibanes el mes pasado provocó temor en Kandahar.

Y un ataque mortal en la casa de una mujer en una aldea del norte de Afganistán el 12 de julio, reportado por CNN, ha alimentado los temores de que las niñas y mujeres sean nuevamente blanco de ataques.

Los talibanes llamaron a su puerta tres veces: la cuarta vez, la mataron

La comunidad internacional ha recibido en gran medida las promesas de los talibanes con escepticismo.

“Los portavoces de los talibanes han emitido una serie de declaraciones en los últimos días, incluida la promesa de una amnistía para quienes trabajaban para el gobierno anterior”, dijo el martes el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, en un comunicado.

“También se han comprometido a ser inclusivos. Han dicho que las mujeres pueden trabajar y las niñas pueden ir a la escuela. Esas promesas deberán cumplirse y, por el momento, de nuevo comprensiblemente, dada la historia pasada, estas declaraciones se han recibido con cierto escepticismo. Sin embargo, las promesas se han hecho, y si se cumplen o no se cumplen o no, se analizará de cerca”, dijo.

“Hacemos un llamado a los talibanes para que demuestren con sus acciones, no solo con sus palabras, que se abordan los temores por la seguridad de tantas personas de tan diferentes ámbitos de la vida”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up