Los beneficios de tener un perro, y la sorprendente ciencia que hay detrás

(CNN) — Si le dijeras a tu perro que es el Día Nacional del Perro, sospecho que te contestaría lo siguiente: “¡Pensaba que todos los días eran día del perro! ¿Me puedes dar un premio?”.
Y mientras tu perro lo devora, toma un momento para reflexionar sobre todo lo que tu perro le ofrece a tu vida. Tal vez seas tú, querido propietario, quien recibe el mejor premio: una mejor salud.

Los perros y la salud cardiovascular

Un análisis realizado en 2019 entre casi 4 millones de personas de Estados Unidos, Canadá, Escandinavia, Nueva Zelandia, Australia y el Reino Unido descubrió que tener un perro se asociaba a una reducción del 24% de muerte prematura por cualquier causa. Si la persona ya había sufrido un ataque al corazón o un derrame cerebral, tener un perro era aún más benéfico: tenían un 31% menos de probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardiovascular.

El estudio ha sido criticado por no hacer un control de otras enfermedades, el nivel socioeconómico y otros factores que podrían oscurecer los resultados.

Sin embargo, otro gran estudio publicado en la misma época descubrió que las personas que tenían perros tenían mejores resultados de salud después de sufrir un evento cardiovascular importante, como un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Beber un poco de alcohol cada semana protege tu corazón si tienes una afección cardiovascular, según un estudio

El beneficio era mayor para los dueños de perros que vivían solos. Los sobrevivientes de un ataque al corazón que vivían solos y tenían perro tenían un 33% menos de riesgo de muerte que quienes no tenían uno. Los sobrevivientes de un infarto que vivían solos con un perro tenían un 27% menos de riesgo de muerte.

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) incluye la reducción de la diabetes en la lista de beneficios para la salud de tener un perro. “Las personas que sacan a pasear a sus perros con regularidad corren un tercio del riesgo de padecer diabetes que las que no tienen perro”, afirma la AHA.

Además, tener un perro (u otro animal de compañía) puede proporcionar un importante apoyo social y emocional y es un “poderoso predictor de cambios de comportamiento que pueden conducir a la pérdida de peso”, dijo la AHA.

Por supuesto, estos beneficios cardiovasculares se refieren únicamente a los perros, no para los gatos, caballos, jerbos y similares. Muchos sugieren que es la exposición potencial al ejercicio lo que explica el beneficio: la AHA señala estudios que descubrieron que los dueños de mascotas que pasean a sus perros hacen hasta 30 minutos más de ejercicio al día que los que no pasean perros.

Sin embargo, en una entrevista anterior con CNN, la Dra. Martha Gulati, editora jefe de CardioSmart.org, la plataforma de educación de pacientes del Colegio Estadounidense de Cardiología, dijo que aún no se sabe a ciencia cierta el porqué.

“¿Es el perro o son los comportamientos?” preguntó Gulati. “¿Se debe a que hace ejercicio o a que hay una diferencia en el tipo de persona que elegiría tener un perro frente a otra que no lo tendría? ¿Son más sanos o más adinerados? No sabemos esas cosas”.

Aun así, aunque “los estudios no aleatorios no pueden ‘probar’ que adoptar o poseer un perro conduzca directamente a una reducción de la mortalidad, estos sólidos hallazgos ciertamente lo sugieren, al menos”, dijo a CNN en una entrevista anterior el Dr. Glenn Levine, presidente del grupo de redacción de la declaración científica de la Asociación Estadounidense del Corazón sobre la tenencia de mascotas.

La Asociación Estadounidense del Corazón sugiere varias formas de mantenerte activo con tu perro:

Lleva a tu perro de picnic. “Lleva algunos bocadillos saludables, como fruta, verduras, frutos secos mixtos y mucha agua (incluyendo un cuenco para el cachorro). Lleva una pelota u otros juguetes divertidos, aconseja la AHA.
Acompaña a tus hijos y a tu perro a los aspersores. “Cuando haga calor, toma los trajes de baño y el protector solar y corre con tus hijos y tu perro en los aspersores para refrescarse”, dice la AHA, o naden en una playa o piscina apta para perros.
Únete a las caminatas locales para recaudar fondos o a las carreras divertidas que incluyan a los perros, o juega con tu perro a “lanzar y buscar”, aconseja la AHA. “Aunque solo dispongas de 10 ó 15 minutos, tú y tu perro harán ejercicio y tendrán tiempo para estrechar lazos”.

Sin embargo, la AHA también advierte que ser el propietario de una mascota es un compromiso de cuidado que conlleva ciertos costos y responsabilidades financieras, por lo que “el objetivo principal de adoptar, rescatar o comprar una mascota” no debería ser reducir el riesgo cardiovascular.

Tirar de las piernas (o de las correas)

No se trata solo de perros, por supuesto. Tener un animal de compañía de cualquier tipo introduce un círculo de amor en nuestras vidas: ellos dan afecto, nosotros lo devolvemos y todos somos mejores por ello.

La ciencia está de acuerdo.

“Tengo una lista de 10 beneficios para la salud [que] los estudios han demostrado que tienen los dueños de mascotas”, dijo el psicólogo Harold Herzog, un profesor amante de las mascotas en la Universidad de Carolina Occidental que ha estudiado durante mucho tiempo la conexión entre humanos y animales en una entrevista anterior de CNN.

Los perros ‘entienden’ a los humanos, según estudio 1:14

“Mayores tasas de supervivencia, menos ataques al corazón, menos soledad, mejor presión arterial, mejor bienestar psicológico, menores tasas de depresión y niveles de estrés, menos visitas al médico, mayor autoestima, mejor sueño y más actividad física”, son solo algunos de los beneficios registrados de la tenencia de mascotas, dijo Herzog.

Pero he aquí una sorpresa…

Herzog también apunta a estudios que descubrieron que los dueños de mascotas “tienen más probabilidades de estar solos, deprimidos y de sufrir ataques de pánico, más probabilidades de padecer asma, obesidad, hipertensión arterial, úlceras gástricas, migrañas y de utilizar más medicamentos, entre otros”.

¿Qué ocurre?

Como ocurre a menudo en la ciencia, los estudios tienen resultados contradictorios. Algunas investigaciones demuestran los beneficios de tener una mascota, mientras que otras afirman que no hay diferencia entre la salud de quienes tienen y no tienen mascotas. Otras investigaciones también sugieren que incluso podría haber aspectos negativos en la tenencia de mascotas (y no nos referimos solo a recoger cacas del jardín).

“Muchos de los que tenemos mascotas pensamos: ‘Oh, deben ser buenos para nosotros en general’, dijo Megan Mueller, codirectora del Instituto Tufts para la Interacción Humano-Animal en una entrevista anterior.

“Siempre digo que no es una gran pregunta: ‘¿Son nuestras mascotas buenas para nosotros?’ Se trata de para quién son buenas las mascotas, en qué circunstancias, y si es la asociación adecuada entre la persona y la mascota”.

Ansiedad y estado de ánimo

Los propietarios de mascotas creen sin duda que éstas les proporcionan apoyo emocional, sobre todo en momentos de estrés, dice Mueller, y afortunadamente la ciencia parece respaldarlo.

“Hay investigaciones que demuestran que tener una mascota con uno durante un evento que produce ansiedad podría ayudar a reducir el estrés de ese evento”, dijo.

“Los estudios han demostrado repetidamente que el buen humor de las personas aumenta y el mal humor disminuye cuando están cerca de las mascotas”, dijo Herzog. “Y por eso sabemos que hay beneficios inmediatos a corto plazo, fisiológicos y psicológicos, con la interacción con las mascotas. No tengo ninguna duda al respecto”.

¿Qué es la ansiedad, cuáles son los síntomas y cómo buscar ayuda?

Pero aún no se puede decir lo mismo sobre la depresión.

Herzog sacó 30 estudios sobre el tema: Dieciocho no mostraron ninguna diferencia en los índices de depresión entre las personas con mascotas y las que no; cinco concluyeron que tener una mascota aliviaba los síntomas depresivos; cinco descubrieron que las mascotas empeoraban la depresión; y el resto no fueron concluyentes.

Un estudio realizado por Mueller entre personas mayores reveló que los dueños de mascotas tenían el doble de probabilidades de haber sufrido depresión en el pasado, pero no informaron de ninguna depresión en la última semana. ¿Consiguieron una mascota y luego se deprimieron o la mascota les ayudó a acabar con la depresión? No está claro.

Terapia y apoyo emocional

Una de las razones por las que la ciencia es tan dudosa en el tema de las mascotas y nuestra salud es que es casi imposible llevar a cabo el “estándar de oro” de los estudios: un ensayo controlado aleatorio en el que el investigador controla todos los factores y luego asigna al azar una mascota al grupo de prueba.

“Es realmente difícil hacer estudios aleatorios porque la mayoría de la gente quiere elegir si tiene o no una mascota y elegir quiénes son sus mascotas”, dijo Mueller.

Con el respaldo de una asociación de US$ 9 millones entre la rama de Desarrollo y Comportamiento Infantil del Instituto Nacional de Salud de EE.UU. y el Instituto Científico Waltham Petcare del Reino Unido, algunos investigadores han comenzado a diseñar mejores estudios para determinar si son los animales los que generan el impacto.

Perro de terapia salva a una mujer que estuvo a punto de quitarse la vida

Un estudio de 2015 descubrió que los niños con TDAH que leían para animales reales mostraban más mejoras en cuanto a compartir, cooperación, voluntariado y problemas de comportamiento que los niños con TDAH que leían para un animal de peluche. Otro estudio descubrió que los niños autistas estaban más tranquilos e interactuaban más cuando estaban en presencia de cuyos (cobayas) que de juguetes.

Un estudio aleatorio de cuatro meses de duración (PDF) realizado en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, proporcionó a los niños acceso a perros de terapia justo antes de someterse a un tratamiento contra el cáncer. Todos los niños lo disfrutaron, pero no hubo un descenso en los niveles de ansiedad entre los niños del grupo de prueba y los del grupo de control.

Sin embargo, los padres de los niños que tuvieron perros de terapia mostraron un descenso significativo en su ansiedad por el dolor de sus hijos y su capacidad para afrontarlo.

Mira el entrenamiento de perros para personas con ceguera 3:12

Un estudio de 2020 descubrió una reducción del estrés percibido y de otros síntomas en los veteranos con trastorno de estrés postraumático (TEPT) que paseaban perros de refugio. Por supuesto, pasear es ejercicio, y el ejercicio reduce el estrés, pero el estudio también encontró que la reducción del estrés mejoró más cuando los veteranos caminaron con los perros. ¿Quiénes mejoraron más? Los veteranos con niveles más altos de síntomas de TEPT que paseaban con perros del refugio.

¿Mascotas como “medicina personalizada”?

Otro método de investigación que se está utilizando, dijo Mueller, son los estudios longitudinales, en los que se sigue a un gran número de personas durante largos periodos de tiempo. La esperanza es que estos estudios, y los experimentos diseñados de forma más científica, permitan descubrir las razones más precisas por las que una mascota concreta puede ser, o no, adecuada para una persona y sus necesidades.

Algún día, dice Mueller, será posible “recetar” un perro a un niño activo, a un adolescente con problemas o a un paciente cardiovascular y saber, tanto como la ciencia pueda saber, cuál será el resultado para su salud.

Tal vez tengamos por fin datos que respalden el debate “gato vs. perro”, o cómo y por qué un pájaro, un pez, un lagarto o un jerbo pueden aliviar nuestro estrés y proporcionarnos compañía.

Hasta entonces, compañeros amantes de los perros (y de los gatos y otras mascotas), supongo que tendremos que atenernos a lo que sabemos intuitivamente: las mascotas son algunas de las “personas” más cariñosas de nuestras vidas, y eso, aunque sea, las hace buenas para nosotros.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up