ANÁLISIS | Nuevas revelaciones exponen la futura amenaza que plantea Trump

(CNN) — Una ráfaga de nuevas revelaciones que exponen los extraordinarios esfuerzos del expresidente Donald Trump para robarse el poder después de su derrota electoral constituyen una grave advertencia sobre el futuro y su potencial intento de reconquistar la Casa Blanca.

La audacia de los intentos del expresidente de subvertir la ley usando al Departamento de Justicia como arma no solo subraya lo cerca que estuvo Estados Unidos de una crisis constitucional en toda regla este año. También enfatiza que cualquier intento de Trump de usar un botín de guerra que ya vale US$ 100 millones para tratar de recuperar la Casa Blanca en 2024 representaría una amenaza mortal para la democracia y el estado de derecho de un líder que no se dejó intimidar incluso por su primer juicio político.

Las nuevas revelaciones que surgen de testimonios en el Senado, sobre los supuestos esfuerzos tras bambalinas de un leal a Trump en el Departamento de Justicia para cuestionar las elecciones en los estados que perdió el expresidente, también hacen que el continuo blanqueo republicano de la historia sobre los crímenes de Trump contra la Constitución sea aún más descarado y peligroso.

Esta asombrosa tendencia de ataques contra la democracia estadounidense se ve exacerbada por los esfuerzos del Partido Republicano en los estados para restringir el voto de las minorías y los demócratas y facilitar la revocación resultados electorales futuros. Trump no pudo burlarse de la voluntad de los votantes en 2020. Algunos expertos electorales temen que él, u otro hombre fuerte republicano de ideas afines, pueda tener éxito en el futuro.

Y, en última instancia, la avalancha de nuevas revelaciones impactantes significa que una posible nueva campaña de Trump en la Casa Blanca en 2024 tendría las implicaciones más graves para la democracia estadounidense en décadas. Dado el historial de impunidad de Trump, una nueva administración podría estar repleta de leales que no se resistirían a los abusos de poder, como sus esfuerzos por revertir las elecciones, que fueron bloqueadas esta vez por funcionarios del Departamento de Justicia y en los estados liderados por el Partido Republicano.

ANÁLISIS | La imagen completa del intento de golpe de Estado de Donald Trump apenas comienza a emerger

Maniobras ‘aterradoras’ en el Departamento de Justicia de Trump

La última evidencia de la mentira antidemocrática de Trump llegó en testimonio ante la Comisión Judicial del Senado el viernes y sábado por dos altos funcionarios del Departamento de Justicia.

El presidente de la Comisión Judicial, el senador Dick Durbin de Illinois, dijo el domingo en “State of the Union” de CNN que el testimonio puso al descubierto las maniobras “aterradoras” en el departamento después de las elecciones de noviembre.

Otro demócrata, el senador Richard Blumenthal de Connecticut, le dijo a Manu Raju de CNN que después de escuchar el testimonio del sábado del exsecretario de Justicia interino Jeffrey Rosen, le sorprendió “lo cerca que estuvo el país de una catástrofe total” a principios de este año.

Tanto Rosen como el otro funcionario, Richard Donoghue, entonces el vicesecretario de Justicia interino, señalaron a otro funcionario designado por Trump, Jeffrey Clark, como una persona en el centro de un esfuerzo para ayudar al entonces presidente a socavar los resultados electorales y potencialmente expulsar a los jefes de Clark que se resistían a los esfuerzos de Trump.

Una fuente familiar dijo que el testimonio proporcionó nuevos detalles sobre una reunión en la Casa Blanca el 3 de enero en la que Trump hizo que Rosen y Clark hicieran una audición efectiva para el puesto de secretario de Justicia interino. El presidente finalmente decidió no reemplazar a Rosen con Clark. Rosen y Donoghue testificaron que Trump no les ordenó hacer nada ilegal y finalmente aceptaron que el Departamento de Justicia no podía reclamar fraude electoral cuando no había evidencia de que hubiera ocurrido.

ABC News informó por primera vez que Clark, un jefe de derecho ambiental designado por Trump en el departamento, redactó una carta que pidió a Rosen que les enviara a los legisladores del estado de Georgia para decirles que deberían reunirse para examinar las irregularidades en las elecciones. The New York Times dijo que la carta de Clark pidió a los legisladores que anularan la victoria de Biden citando afirmaciones falsas de que el departamento estaba investigando acusaciones de fraude en el estado.

Durbin le dijo a Dana Bash de CNN que aún no podía comentar los detalles del testimonio, pero que habría un informe. También dijo que le gustaría que Clark testificara sobre su papel. El abogado de Clark se negó a comentar con CNN.

El senador de Illinois dijo que estaba sorprendido por “cuán directa y personalmente estaba involucrado el presidente, la presión que estaba ejerciendo sobre Jeffrey Rosen”. Y agregó: “Fue real, muy real. Y fue muy específico. Este presidente no es sutil cuando quiere algo, el expresidente. No es sutil cuando quiere algo”.

Cuando Bash le preguntó si Trump intentó que Rosen anulara los resultados electorales, Durbin respondió: “No fue tan directo, pero le estaba pidiendo que hiciera ciertas cosas relacionadas con los resultados electorales de los estados, lo cual se negó a hacer”.

ANÁLISIS | La amenaza de US$ 100 millones de Trump a la democracia

“La Casa Blanca, el liderazgo de la Casa Blanca, le pedía que se reuniera con ciertas personas que tenían estas teorías locas y extrañas de por qué esa elección no era válida. Y él se negó a hacerlo”, dijo el presidente de la Comisión.

Durbin elogió a Rosen por mantenerse firme contra los esquemas antidemocráticos del expresidente y presentó un escenario en torno a la renuncia del exsecretario de Justicia William Barr que Trump consideró y que reflejó la infame “Masacre del sábado por la noche” del escándalo Watergate.

“El presidente estaba buscando luz verde de un secretario de Justicia. Bill Barr llegó a un punto en el que ya no podía hacerlo. Y Rosen intervino y no estaba preparado para hacerlo. Y el presidente dijo: ‘Encontraremos otro'”, dijo Durbin, en una aparente referencia a Clark.

Una cronología de graves abusos de poder

Las revelaciones se produjeron pocos días después de que surgiera que las notas escritas por Donoghue sobre una convocatoria de diciembre de 2020 mostraran que el expresidente presionó a Rosen para que declarara que la elección fue fraudulenta en un intento por ayudar a los miembros republicanos del Congreso para anular la victoria de Biden.

“Solo digan que la elección fue corrupta + déjenme el resto a mí y a los congresistas R.”, dijo Trump en la llamada, según las notas de Donoghue.

Nuevos detalles del drama en el Departamento de Justicia están mostrando el registro de los últimos días de Trump en el cargo después de asombrosas revelaciones en nuevos libros sobre el comportamiento de Trump durante ese período tumultuoso. En el nuevo giro más extraordinario, los reporteros de The Washington Post Carol Leonnig y Philip Rucker informaron que el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, temía que Trump pudiera intentar usar las fuerzas armadas para dar un golpe.

Los principales generales de EE.UU. temían que Trump intentara un golpe de Estado después de las elecciones, según un nuevo libro

El mosaico de nuevos detalles demuestra que el comportamiento desquiciado de Trump después de perder las elecciones no solo fue más extremo de lo que parecía desde el exterior. La línea de tiempo emergente también sugiere que Trump intentó uno de los crímenes más radicales contra la Constitución en la historia de Estados Unidos. Trató de usar el poder presidencial para revertir las elecciones en Georgia y en otros lugares. Impuso una enorme presión a los funcionarios de carrera para que aceptaran su corrupción. Y llamó a una turba a Washington, que, incitada por sus mentiras, organizó una insurrección contra el Congreso en el acto de certificación de la victoria electoral de Joe Biden. Si Trump todavía estuviera en el poder, los nuevos detalles de tales abusos de poder sin duda merecerían un tercer juicio político.

Las impactantes revelaciones de las últimas semanas se producen cuando Trump parece estar al menos preparando el terreno para una futura campaña presidencial. El expresidente ya ha dañado gravemente la fe en el sistema electoral al convencer a millones de sus partidarios de que lo sacaron del poder en unas elecciones libres y justas que claramente perdió.

Y el hecho de que el Partido Republicano no haya permitido que hubiera consecuencias por su ataque a la democracia, y los esfuerzos de muchos de sus legisladores y propagandistas de los medios de comunicación para borrar la historia e inventar una realidad completamente nueva de los eventos que rodearon la insurrección del 6 de enero, están abriendo efectivamente el camino para su rehabilitación política.

Los últimos acontecimientos también socavan los argumentos de los senadores republicanos que no estaban dispuestos a condenar al expresidente en su segundo juicio político a principios de este año por la insurrección en el Capitolio. La idea de que el proceso era innecesario ya que Trump ya no estaba en el poder y no podía hacer más daño ahora se contradice con la evidencia de su comportamiento de hombre fuerte y sus intentos de reconstruir su carrera política.

Policía de Washington revela el suicidio de un agente que defendió al Capitolio del asalto de enero

Ese esfuerzo por evitar un recuento completo de los eventos del 6 de enero es una de las razones por las que el trabajo de la Comisión Selecta de la Cámara de Representantes recientemente lanzada sobre el ataque al Capitolio es tan crucial. El informe final del panel, combinado con el trabajo reciente de la Comisión Judicial del Senado, ofrece la mejor oportunidad para armar un registro oficial de una de las transferencias de poder presidencial más tensas y tensas en la historia de Estados Unidos.

Que un candidato que es culpable de tan claros abusos de poder y posee impulsos tan autocráticos y antidemocráticos sea una perspectiva viable para la nominación presidencial de uno de los principales partidos políticos de Estados Unidos muestra el extraordinario estado actual de la política. También significa que, ya sea que eventualmente se postule o no, el legado de corrupción política épica de Trump representará una grave amenaza para las tradiciones democráticas que la mayoría de la gente consideraba invulnerables.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up