ANÁLISIS | La guerra de Estados Unidos en Afganistán ha terminado, pero la batalla por el legado de Biden apenas comienza

(CNN) — La retirada final caótica, humillante, pero a veces heroica, de Estados Unidos de su derrota en Afganistán resonará durante años después de que el último avión militar despegara de Kabul a las 11:59 pm hora local del lunes, poniendo fin a la guerra más larga del país.

Las fuerzas que partieron dejaron entre 100 y 250 estadounidenses, decenas de miles de afganos con derecho a la protección de excamaradas estadounidenses y una nación entera a su suerte bajo el gobierno fundamentalista de los talibanes, junto con una facción aún más extrema de ISIS.

Para ellos, la “guerra eterna” está lejos de terminar.

Situación en Afganistán, minuto a minuto: últimos aviones militares estadounidenses abandonan el país

Pero cualquier sensación de que Estados Unidos está libre de las consecuencias de una guerra en la que sangró durante 20 años es desmentida por la historia de un país que cobra un precio feroz a sus antiguos ocupantes. Y el trauma de las dos semanas transcurridas desde la caída de Kabul ya ha dejado una marca indeleble en la presidencia de Joe Biden, la amarga política de Washington y la reputación de Estados Unidos entre sus aliados decepcionados.

Biden puede afirmar que tuvo las agallas para finalmente poner fin a una guerra que se había perdido hace mucho tiempo pero que sobrevivió a las presidencias de tres predecesores. Esto puede resonar más ampliamente en el futuro entre los votantes de lo que pueden apreciar de la retirada los críticos en Washington. Y la avalancha de otros desafíos internos, incluida una pandemia que empeora, pronto podría redirigir el raro foco de atención de lo que hasta hace unos meses a menudo se conocía como la “guerra olvidada”.

ANÁLISIS | El huracán, la retirada de Afganistán y la pandemia exacerban la presidencia de crisis múltiples de Biden

Pero el pandemonio de la retirada de EE.UU., un ejercicio de humildad que confundió todo lo que Biden prometió sobre una salida estable y honorable de EE.UU., manchó el aura de competencia que le vendió al país en las últimas elecciones y planteó preguntas sobre su liderazgo, franqueza y capacidad de avanzar para sofocar las múltiples crisis de la nación. Si bien sus defensores afirman que se le culpa injustamente por dos décadas de fracasos estratégicos en Afganistán, el presidente seguramente escribió su propia posdata de incompetencia y no predijo el colapso sorprendentemente rápido del Estado y las fuerzas armadas afganas.

El presidente intentará hacer girar su propio recuento favorable del final de la guerra en un discurso a la nación el martes por la tarde. Pero quizá fue revelador que dejó que el general Kenneth “Frank” McKenzie, quien encabeza el Comando Central de Estados Unidos, anunciara el final de la guerra, y que el secretario de Estado, Antony Blinken, abordara cómo Estados Unidos todavía buscaría rescatar a los estadounidenses restantes se quedaron atrás. Biden, que buscaba reparar su reputación de tener un par de manos firmes, en cambio se sentó frente a un banco de monitores de televisión al principio del día mientras acorralaba a los funcionarios locales que estaban lidiando con las secuelas del huracán Ida.

Este fue el último militar de EE.UU. en salir de Kabul 0:46

El próximo enfrentamiento en Washington por la guerra

Los errores de cálculo de Biden en Afganistán, que dejaron a las fuerzas estadounidenses confiando en sus enemigos de 20 años para asegurar la evacuación y llevaron efectivamente a la muerte de 13 soldados estadounidenses en un atentado suicida la semana pasada, y que permitieron a los republicanos construir una narrativa de desdicha y negligencia, conducirán a las elecciones de mitad de período el próximo año.

La acusación republicana de que Biden abandonó estadounidenses podría ser incendiaria, dado que sus posibilidades de irse libremente y con seguridad parecen remotas bajo el régimen de los talibanes. Y los riesgos inherentes a la estrategia antiterrorista “en el horizonte” prometida por Biden se destacaron por la muerte de una joven familia afgana este fin de semana en un ataque estadounidense contra lo que las fuerzas estadounidenses insistieron era un vehículo bomba destinado al aeropuerto de Kabul.

Sin embargo, las últimas semanas también mostraron la hipocresía del Partido Republicano, que ignoró su complicidad en el trato del expresidente Donald Trump con los talibanes, un plegamiento que preparó el escenario para la debacle actual. El habitual torrente de desinformación difundido por los medios conservadores, mientras las fuerzas estadounidenses estaban estacionadas en un peligroso campo de batalla extranjero, mostró que la amenaza a la verdad planteada por la presidencia anterior está lejos de pasar, y es la última señal de que las súplicas de Biden por la unidad nacional no se cumplirán.

Experto dice que las tropas estadounidenses dejaron gran cantidad de aviones y armas en Afganistán

Los legisladores republicanos que excusaron y permitieron el histórico ataque del expresidente a la democracia exigieron el juicio político o la renuncia de Biden. Y la propia incoherencia asombrosa de Trump sobre la guerra de la que se jactaba de obligar a Biden a terminar brilló en un comunicado el lunes en el que parecía sugerir que Estados Unidos debería volver a invadir para recuperar un hardware ya destruido por los militares.

Talibanes hallan helicópteros que EE.UU. dejó en Kabul 0:45

El heroísmo de los soldados caídos

Pero la retirada también mostró el poderío de Estados Unidos.

Ese último avión estadounidense que partió siguió a decenas de vuelos anteriores que sacaron de Afganistán a más de 123.000 estadounidenses, afganos y ciudadanos de naciones aliadas, en una operación extraordinaria que parecía imposible hace solo 10 días después del colapso del gobierno afgano.

Los 13 soldados estadounidenses que murieron en un ataque de ISIS-K perecieron mientras les daban a los afganos y sus descendientes una oportunidad de vida en EE.UU. y en otros lugares, lo que perdurará durante generaciones.

Sin embargo, el legado de Biden ahora corre el riesgo de verse dañado por eventos fuera de su control. No menos importante el hecho de que cuando se cumpla el vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre el próximo mes, los talibanes, anfitriones de al Qaeda en 2001, celebrarán su renovado control de un Estado fallido plagado de terroristas.

“No me deja dormir por la noche”: el medallista de oro paralímpico que quedó ciego en Afganistán cuestiona la “guerra contra el terrorismo” de EE.UU.

Hay un argumento de que Biden simplemente estaba recortando las pérdidas de Estados Unidos y previniendo más derramamiento de sangre, dolor y agonía al finalmente poner fin a la guerra.

Pero el momento de retrospectiva en Afganistán también deja una pregunta terrible que probablemente será aún más aguda en los próximos años si surge nuevamente como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. Después de la muerte de 2.461 soldados y civiles estadounidenses, más soldados aliados y muchos más civiles afganos, ¿para qué fue todo esto?

Talibanes celebran “independencia total” de Afganistán 0:35

Los pasos en falso de Biden

En el Salón Este de la Casa Blanca el 8 de julio, Biden informó al país que la reducción de fuerzas de EE.UU. estaba “procediendo de manera segura y ordenada” y señaló que debido a la forma en que se gestionó la retirada “nadie… nadie, de las fuerzas estadounidenses o de ninguna fuerza… se ha perdido”.

Al establecer este estándar para la operación, el presidente se encerró en un rincón político. Su terrible experiencia en la misma habitación señorial la semana pasada, después del atentado suicida que también mató a decenas de afganos, hizo añicos un intento de la Casa Blanca de convertir la retirada en una victoria. La muerte de los soldados estadounidenses significa que cualquier regodeo político que Biden podría haber tenido la tentación de hacer para poner fin a la guerra ahora parecería de mal gusto.

Incluso antes de la semana pasada, la conducta de Biden había revelado un lado poco halagador de su carácter. Declaró que el bulto recaía sobre él por el caos después de la caída de Kabul, pero en realidad echó la culpa a casi todos los demás. Las descripciones de una evacuación sin problemas en Kabul fueron expuestas como falsas por informes de testigos presenciales de periodistas allí, incluida Clarissa Ward de CNN. El presidente parecía indiferente a la difícil situación de los afganos que habían arriesgado sus vidas como traductores y en otros puestos para las fuerzas estadounidenses y los esfuerzos diplomáticos.

Nuestra misión militar en Afganistán termina, comienza una misión diplomática, dice secretario de Estado de Estados Unidos

La reputación de un líder que se basó en la compasión y siempre sería transparente con los estadounidenses requerirá algunas reparaciones.

Los defensores de Biden también tienen el punto de que muchos expertos que criticaron al presidente eran ex generales y funcionarios cuyos propios fracasos estratégicos llevaron a que la guerra se ganara el epíteto de “eterna”. Pero las acusaciones de que todos los críticos del esfuerzo de retirada eran halcones de la guerra demostraron que la desinformación de los medios no es pecado exclusivo de la derecha.

Esperando el juicio de la historia

Es probable que las próximas semanas ofrezcan un relato aún menos halagador de los fracasos de Biden que el que sucedió en tiempo real. Incluso los demócratas del Capitolio parecen tener cierto interés en averiguar qué salió mal. El reciente comentario de Biden de que el caos era inevitable al salir de una guerra no solo no es creíble, sino que también entra en conflicto directo con sus promesas de hace solo seis semanas.

Analista habla de un “cambio geopolítico” por la situación en Afganistán

Entre las preguntas clave que aún no se han respondido:

¿Por qué el presidente y su administración fallaron de forma tan espectacularen apreciar la fragilidad del gobierno y las fuerzas afganas? El error de juicio sentó las bases para el caos de una evacuación que comenzó con la muerte de varios afganos desesperados después de aferrarse a aviones estadounidenses.
¿Por qué no hubo suficientes tropas para cubrir la retirada planificada durante tanto tiempo? El abandono de la Base de la Fuerza Aérea de Bagram para enfocar las evacuaciones fuera de la embajada de Estados Unidos y el aeropuerto internacional en Kabul es una de las mayores críticas provenientes de los críticos republicanos de Biden.
¿Cómo llegó EE.UU. al punto de que sus fuerzas estuvieran atrapadas en la pequeña isla del aeropuerto internacional Hamid Karzai que era altamente inadecuada para montar uno de los puentes aéreos más grandes de la historia de la humanidad?
¿Y por qué las fuerzas estadounidenses dependían de la seguridad en el aeropuerto proporcionada por su enemigo, los talibanes?
¿Por qué la administración no tomó medidas más rápidamente para procesar a los solicitantes de visas especiales de inmigrante dada la urgencia que expresaron los grupos de veteranos y varios legisladores en el Capitolio? ¿Qué efecto tuvo el destripamiento que le hizo Trump al sistema de solicitud de refugiados de EE.UU. en esto?

Biden tiene suerte en el corto plazo de que ambas cámaras del Congreso estén controladas actualmente por demócratas. Si bien los republicanos prometen pedirle cuentas, su capacidad para hacerlo en la minoría está severamente limitada. Y dada la cascada de eventos que se desarrollarán entre ahora y las elecciones de mitad de período, ni siquiera está claro que una Cámara o Senado controlados por los republicanos puedan asegurar una tracción de castigo para eventos que se llevarán a cabo 16 meses antes.

Los republicanos están divididos sobre la estrategia para hacer que Biden pague un precio político por la muerte de soldados de Afganistán

A medida que avanza el tiempo, el legado de un presidente se define mediante algunos puntos destacados clave, que crean una especie de simbolismo que ejemplifica cómo se recuerdan. Para Jimmy Carter, fue la desastrosa crisis de los rehenes en Irán. Para Ronald Reagan, fue su llamado a la Unión Soviética para derribar el Muro de Berlín.

El papel que jugará el episodio de Afganistán de Biden en la configuración de su propio lugar en la historia dependerá de lo que suceda en los próximos años, y de si las deficiencias de su propio liderazgo reveladas recientemente se limitan a la desordenada retirada después de la guerra más larga de Estados Unidos o se reflejan en otras crisis.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up