“El 6 de enero no ha terminado para mí”: los policías declaran sobre su salud mental y las heridas persistentes del ataque al Capitolio

(CNN) — Cuatro agentes de policía que defendieron el Capitolio de EE.UU. el 6 de enero dejaron claro este martes que todavía están lidiando con el trauma físico y mental del ataque, y en ocasiones se mostraron visiblemente afectados al describir esas heridas persistentes durante una audiencia ante el comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga los acontecimientos de ese día.

Los cuatro agentes que testificaron: los agentes de la Policía Metropolitana de la ciudad de Washington Daniel Hodges y Michael Fanone, más el agente de la Policía del Capitolio Harry Dunn y el sargento Aquilino Gonell, ya habían compartido públicamente sus historias, que incluyen relatos de haber sido golpeados con un asta de bandera, haber sido objeto de insultos racistas, haber sido aplastados contra una puerta y haber sido electrocutados por los alborotadores.

Durante la audiencia del martes, los testigos volvieron a detallar sus experiencias del 6 de enero y subrayaron que muchos policías siguen lidiando con las secuelas emocionales y físicas de ese día, una dolorosa realidad que, según ellos, se ve agravada por quienes han intentado maquillar los actos de violencia.

Destacar la importancia de la atención física y mental continua de los policías era una prioridad para Dunn y Gonell, en particular, antes de la audiencia del martes, según una fuente familiarizada con sus preparativos antes de la audiencia, que señaló que se reflejó en su testimonio.

“Más de seis meses después, el 6 de enero todavía no ha terminado para mí”, dijo Dunn, un agente negro que soportó los ataques racistas de los asaltantes durante el ataque. “Sé que muchos otros agentes siguen sufriendo, tanto física como emocionalmente”.

Video de golpes a policías el 6 de enero en el Capitolio 0:30

Dunn añadió que ha buscado asesoramiento “por el persistente trauma emocional de ese día” e imploró a sus colegas que hagan lo mismo si lo necesitan.

“Quiero aprovechar este momento para hablar con mis compañeros sobre las emociones que siguen experimentando por los acontecimientos del 6 de enero. No hay absolutamente nada malo en buscar ayuda profesional”, dijo. “Lo que todos pasamos ese día fue traumático, y si están sufriendo, por favor, aprovechen los servicios de asesoría que están a nuestra disposición”.

Gonell se mostró visiblemente afectado durante su declaración.

Cuando llegó a casa casi a las 4 de la madrugada del 7 de enero, dijo Gonell, no pudo abrazar a su mujer por culpa de todos los productos químicos que había en su uniforme. Volvió al trabajo esa misma mañana, y trabajó durante 15 días consecutivos para seguir defendiendo el Capitolio. Afirmó que sigue recuperándose de las heridas.

“No pedimos medallas, ni reconocimiento; simplemente queremos justicia y rendición de cuentas”, dijo Gonell. “Para la mayoría de la gente, el 6 de enero ocurrió durante unas horas. Pero para los que estuvimos en el grueso del asunto, no ha terminado. Ese día sigue siendo un trauma constante para nosotros, literalmente, todos los días”.

Juez reprende al Partido Republicano por restar importancia a los disturbios en el Capitolio al dictar la primera sentencia por la insurrección

Fanone, cuyas imágenes de la cámara corporal muestran cómo fue arrastrado hacia la multitud, golpeado con un asta de bandera y electrocutado repetidamente con su propia pistola eléctrica el 6 de enero, también testificó sobre cómo sigue luchando con el trauma psicológico del ataque.

“A medida que mis lesiones físicas fueron remitiendo y la adrenalina que me acompañó durante semanas disminuyó, me ha quedado el trauma psicológico y la ansiedad emocional de haber sobrevivido a un suceso tan horrible. Y mis hijos siguen lidiando con el trauma de haber estado a punto de perder a su padre aquel día”, dijo.

Tras ser sacado del mar de manifestantes, Fanone fue llevado al hospital y un médico le dijo que había sufrido un ataque al corazón.

“Y más tarde me diagnosticaron una conmoción cerebral, un traumatismo craneoencefálico y un trastorno de estrés postraumático”, dijo el agente.

Duele que nieguen insurrección del Capitolio, dice policía 1:02

“Es una parte importante del registro para la investigación de este comité y para que el país entienda cómo fui agredido y casi abatido mientras la multitud atacaba el Capitolio ese día”, añadió Fanone.

Algunos legisladores republicanos y el expresidente Donald Trump han intentado restar importancia a la violencia que tuvo lugar el 6 de enero. Pero los cuatro oficiales que testificaron el martes dijeron que cualquier afirmación de que el ataque no fue una insurrección armada está alejada de la realidad.

La representante republicana Liz Cheney, de Wyoming, una de los dos únicos miembros republicanos del panel, preguntó específicamente a Gonell sobre los comentarios de Trump en los que caracterizaba a los que irrumpieron en el Capitolio como una “multitud amorosa”.

“Es indignante. Es una excusa patética para su comportamiento por algo que él mismo ayudó a crear. Todavía me estoy recuperando de los abrazos y besos de ese día”, respondió, refiriéndose a la afirmación infundada de Trump de que los alborotadores mostraban afecto hacia las fuerzas del orden ese día en lugar de enfrentarse violentamente a los agentes.

Fanone compartió el sentimiento de frustración de Gonell, diciendo al panel que quienes niegan lo que ocurrió ese día “traicionan el juramento de su puesto”.

“Me siento como si hubiera ido al infierno y de regreso para protegerlos a ellos y a la gente en esta sala, pero demasiados me dicen ahora que el infierno no existe, o que el infierno en realidad no era tan malo. La indiferencia mostrada hacia mis colegas es vergonzosa”, dijo Fanone, dando un golpe en la mesa.

Los cuatro agentes también coincidieron en que la única manera de que los implicados, y la nación, superen el atentado es asegurarse de que no vuelva a ocurrir.

“No se puede seguir adelante sin exigir que se asuman responsabilidades. No puede haber sanación hasta que nos aseguremos de que esto no puede volver a suceder”, dijo el oficial de la policía de Memphis más tarde en la audiencia, al responder a las preguntas del representante republicano Adam Kinzinger de Illinois sobre los esfuerzos de algunos en su propio partido para blanquear los acontecimientos del 6 de enero.

No obstante, algunos de los testigos sugirieron que el atentado ha cambiado irremediablemente su visión de Estados Unidos y su fe en los ideales que defiende.

“Supongo que esto es Estados Unidos. No debería serlo”, dijo Dunn.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up