ANÁLISIS | La misión del Partido Republicano: blanquear la presidencia de Trump

(CNN) — El Partido Republicano ha pasado otra página del libro de jugadas autoritario mientras blanquea la historia de la presidencia de Donald Trump.

Es como si la adulación de Vladimir Putin nunca hubiera sucedido. O que la garantía de Trump de que el covid-19 simplemente «desaparecería» nunca pasó por sus labios. Mientras tanto, los acólitos de Trump han rebautizado el peor asalto en la democracia estadounidense en los tiempos modernos como una excursión turística del 6 de enero mientras buscan limpiar la reputación del expresidente que les dijo a los alborotadores que «luchen como el infierno» y, meses después, todavía tiene enormes influencias sobre el Partido Republicano.

Trump y los medios de propaganda conservadores también están atacando al Dr. Anthony Fauci para eliminar la negligencia del expresidente de una pandemia que mató a cientos de miles de estadounidenses bajo su mando.

El intento de reconfigurar el historial, a menudo desastroso, de la presidencia de Trump se produce cuando el expresidente prevé un regreso político antes de una nueva ronda de manifestaciones políticas este verano que dará comienzo a las primarias de 2022. Y tiene lugar mientras gran parte del Partido Republicano está involucrado en una cruzada construida sobre las mentiras del expresidente sobre el fraude electoral para hacer más difícil para muchos estadounidenses votar y más fácil para los funcionarios republicanos interferir en elecciones libres y justas. Dado que la verdad es demasiado dolorosa para los republicanos y es perjudicial para sus perspectivas políticas futuras, se debe construir una narrativa alternativa.

Cumbre de Ginebra: “Biden y Putin jugaron a la alta diplomacia y dieron cátedra”

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, diseñó el último giro hipócrita del Partido Republicano el jueves al criticar la conducta del presidente Joe Biden en su cumbre con el líder de Rusia en Ginebra el miércoles.

El republicano de California criticó a Biden por no defender los intereses nacionales de EE.UU. y no dejar en claro que EE.UU. «responsabilizará a Rusia por su larga lista de transgresiones… El presidente Biden le dio un pase libre a Vladimir Putin», escribió McCarthy en un comunicado. Su punto principal fue que Biden no logró que Moscú pagara un precio por una serie de ataques de ransomware en la infraestructura de EE. UU. que se cree se originaron en suelo ruso.

McCarthy no mencionó dos operaciones de inteligencia de Rusia para inmiscuirse en las elecciones estadounidenses para ayudar a Trump a ganar. Tampoco mencionó la notoria conferencia de prensa de Trump en Helsinki cuando el entonces presidente arrojó a las agencias de espionaje estadounidenses debajo del bus en televisión en vivo y abrazó las negaciones de Putin, un exagente de la KGB, sobre la interferencia electoral. La exasesora principal de Trump en Rusia, Fiona Hill, dijo a CNN esta semana que consideró fingir una emergencia médica para detener la conferencia de prensa en 2018, ya que era tan insoportable y dañina para los intereses de Estados Unidos.

Trump, siempre el perpetrador de la gran mentira más escandalosa, conversó el miércoles con uno de sus entrevistadores favoritos, Sean Hannity de Fox, atacando el manejo de la cumbre por parte de Biden.

«No obtuvimos nada, le dimos un gran escenario a Rusia y no obtuvimos nada», dijo Trump, destacando su propia tendencia a ver la diplomacia como una secuencia de fotografías con él como la estrella al criticar el «arte escénico» de Biden y diciendo que era un «buen día para Rusia».

La crítica de Trump a su sucesor fue especialmente irónica, porque la crítica clave de sus reuniones con el tirano Kim Jong Un fue que cedió el premio que los líderes norcoreanos han anhelado durante décadas: el reconocimiento en una plataforma junto al líder de EE.UU. mientras fallaba en ralentizar el programa nuclear de Pyongyang.

ANÁLISIS | Putin obtuvo exactamente lo que quería de Biden en Ginebra

Negando el heroísmo

Republicano parece decir en video cómo entrar a Capitolio 2:42

En el ejemplo más flagrante de revisionismo histórico, algunos legisladores republicanos ahora están negando activamente el heroísmo de los agentes que los defendieron de los insurrectos en el Capitolio. Y al negarse a investigar la invasión y al tergiversar activamente la incitación de Trump a un ataque de la turba el 6 de enero, sus aliados están tratando de limpiar su reputación mientras espera un regreso. La furia que condujo al repugnante asalto al Congreso fue generada por las mentiras infundadas de Trump sobre el fraude electoral, que continúan causando estragos en la democracia estadounidense al inspirar proyectos de ley de votación restrictivos en los estados.

El expresidente dictó la nueva narrativa él mismo en una aparición política en Carolina del Norte a principios de este mes, con la mentira más escandalosa hasta ahora en su era post-presidencia: «Recuerden, yo no soy el que está tratando de socavar la democracia estadounidense. Soy el que está tratando de salvarla».

El esfuerzo republicano por encubrir la verdad del intento de Trump de interrumpir la certificación de la victoria de Biden comenzó pocas horas después de la insurrección del Capitolio.

ANÁLISIS | Obama y Trump intensifican su batalla por la democracia

Ahora ha llegado a extremos absurdos pero también peligrosos. Varios republicanos han dicho que el grupo militante antifacista antifa es el culpable y no los partidarios del expresidente con sus sombreros «Hacer a Estados Unidos Grande de nuevo» («MAGA») que ondeaban banderas de Trump. El representante de Georgia Andrew Clyde, un republicano primíparo, afirmó que las escenas de la turba eran solo una «visita turística normal».

Un agente de la policía metropolitana de Washington que fue aturdido y golpeado mientras intentaba defender el Capitolio el 6 de enero dijo que Clyde se había negado a darle la mano cuando se reunieron en el Capitolio esta semana. Pero Michael Fanone prometió no dejar de desacreditar el revisionismo histórico republicano por el ataque.

«Sus palabras tienen consecuencias, congresista», dijo Fanone en «New Day» de CNN el jueves. «Está mintiendo sobre lo que sucedió el 6 de enero y yo estaré allí para enfrentar a cualquiera que mienta sobre el 6 de enero».

Fanone habló cuando el Departamento de Justicia publicó nuevas imágenes horripilantes del ataque al Capitolio. Una secuencia muestra a un alborotador acusado, Thomas Webster, entre una gran multitud de fanáticos de Trump, empuñando amenazadoramente un asta de bandera y finalmente corriendo hacia los agentes que participaron en un combate cuerpo a cuerpo con él y otros miembros de la turba.

Mientras tanto, varios legisladores republicanos que idolatran a Trump, incluidos los representantes Matt Gaetz de Florida y Marjorie Taylor Greene de Georgia, han amplificado una teoría de la conspiración sin fundamento resaltada por el presentador de opinión de Fox News Tucker Carlson de que el motín del Capitolio fue una conspiración de bandera falsa orquestada por el FBI.

Y a principios de esta semana, más de 20 republicanos de la Cámara votaron en contra de la legislación para otorgar la Medalla de Oro del Congreso a los agentes que defendieron el Capitolio, y algunos, como Greene, dijeron que se oponían al uso de la palabra «insurrección» en la legislación para describir lo que pasó ese día. Ese revisionismo fue socavado una vez más el jueves cuando el Departamento de Justicia acusó a un alborotador del Capitolio de llevar una pistola a los terrenos del Capitolio.

El intento de hacer que los votantes olviden, o al menos de darle a la base de Trump la tapadera de una realidad alternativa más reconfortante, no es solo un intento de cubrir la vergüenza o de proteger la reputación de Trump, quien todavía ejerce un gran poder dentro del Partido Republicano. También hay consideraciones electorales. Varios senadores republicanos, por ejemplo, admitieron abiertamente que se oponían a una comisión bipartidista e independiente que investigara la insurrección, filibusterizada por el partido en el Senado, porque restaría valor a un intento de convertir las elecciones de mitad de período en un referéndum sobre la presidencia de Biden.

Su decisión no solo privó al país de un momento de catarsis después de un trauma nacional y de recomendaciones que podrían evitar que vuelva a suceder. También significó que no habrá un registro histórico contemporáneo acordado de un día de infamia en el que murieron cinco personas y se profanó la democracia.

«La verdad de lo que sucedió ese día es un inconveniente para los republicanos y es una vergüenza, contradice la narrativa política que creen que es más favorable para ellos», dijo el jueves a CNN el ex subdirector del FBI Andrew McCabe.

«Van a seguir mintiendo, van a seguir haciendo caracterizaciones ridículas de lo ocurrido ese día».

Nuevas y desgarradoras imágenes de cámara corporal del ataque del 6 de enero al Capitolio de EE.UU.

Revisionismo pandémico

Otra mancha profunda en el historial de Trump es la pandemia que él negó, manejó mal y politizó. Para hacer que el país se olvide, los republicanos han elegido a Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, como chivo expiatorio para echarle la culpa que tiene Trump.

La reciente publicación de los correos electrónicos gubernamentales de Fauci desencadenó un esfuerzo coordinado por parte de exmiembros de la administración de Trump y los medios conservadores para culparlo por la marcha mortal de la pandemia en suelo estadounidense a principios de 2020.

Fauci, como funcionario del gobierno, merece un escrutinio. Algunas de sus posiciones en los primeros meses de la peor crisis de salud en un siglo, por ejemplo, la de la utilidad del uso de mascarillas y la transmisibilidad de la enfermedad, sí evolucionaron. Sin embargo, a diferencia de las posiciones de Trump, cambiaron sobre la base de nueva evidencia científica más que sobre la política. La naturaleza extrema de los ataques contra Fauci sugiere su verdadero propósito: quitarle presión a Trump. Uno de los funcionarios de salud pública global más respetados del mundo ha sido criticado como un «científico activista» y un brazo de la maquinaria de propaganda china. Fauci, quien ha dicho que cree que la transmisión natural de animales a humanos probablemente propagó el covid-19, también ha sido acusado de encubrir a Beijing sobre las afirmaciones de que el virus escapó de un laboratorio epidemiológico en la ciudad de Wuhan.

«Se ha equivocado en casi todos los temas y también en Wuhan y en el laboratorio», dijo Trump en Carolina del Norte a principios de este mes. La administración de Biden todavía está investigando la fatídica génesis de la pandemia en la ciudad china de Wuhan. Pero algunos republicanos han exigido que Fauci renuncie por los correos electrónicos, buscando algo que sugiera un escándalo inexistente pero que podría servir para drenar parte de la culpa de Trump.

La reescritura de la historia de la tumultuosa administración de un solo mandato de Trump tal vez no sea sorprendente, ya que las mentiras y las falsas realidades fueron su característica más dominante desde sus primeros momentos hasta el final.

De hecho, la estrategia, que ahora ha dado como resultado que decenas de millones de estadounidenses vivan en una versión alternativa de la verdad aprobada por Trump, se esbozó ya en 2018 en Kansas City, cuando les dijo a sus seguidores que no pusieran atención a los periodistas que trazan la verdadera historia de su presidencia.

«Fauci no fue electo por los estadounidenses», dice Taylor Greene sobre el infectólogo

«Lo que están viendo y lo que están leyendo no es lo que está sucediendo».

Los acontecimientos de la última semana muestran hasta qué punto el expresidente ha logrado incorporar a su partido en su metodología de engaño hasta tal punto que los hechos del pasado ya no se sostienen, lo que plantea preguntas reales sobre cómo puede la democracia estadounidense funcionar en el futuro.

Es un escalofriante recordatorio de cómo un gobierno totalitario reescribió todos los libros, cambió las fechas y falsificó todos los registros en la novela de George Orwell «1984«, hasta tal punto que «la historia se ha detenido» y no existe nada excepto un presente en el que el Partido siempre tiene razón.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up