La escasez mundial de chips va de mal en peor y debería preocuparnos

Londres (CNN) — ¿Tienes pensado comprar un coche nuevo, un smartphone o una lavadora este año? La escasez mundial de chips informáticos podría obligarte a esperar y a pagar más.

Incertidumbre en el mayor fabricante de chips de China 1:04

Un número creciente de fabricantes de todo el mundo tiene problemas para abastecerse de semiconductores, lo que retrasa la producción y entrega de productos y amenaza con hacer subir los precios que pagan los consumidores.

Son varios los factores que están impulsando la crisis, concentrada inicialmente en la industria del automóvil. El primero es la pandemia de coronavirus, que sumió a la economía mundial en la recesión el año pasado, trastocando las cadenas de suministro y cambiando los hábitos de compra de los consumidores. Los fabricantes de automóviles redujeron los pedidos de chips, mientras que las empresas tecnológicas, cuyos productos se vieron favorecidos por las medidas de confinamiento, acapararon todos los que pudieron.

Otras circunstancias, como las sanciones del gobierno estadounidense a las empresas tecnológicas chinas y el clima extremo, también han contribuido a la escasez de suministro.

La rivalidad entre Estados Unidos y China en tecnología y comercio no terminará porque Joe Biden sea presidente

Los chips informáticos más solicitados no son especialmente sofisticados ni caros. Pero son componentes indispensables que se utilizan en todo, desde aparatos de cocina hasta las lavadoras y los aparatos electrónicos.

La escasez va de mal en peor, extendiéndose desde los coches a la electrónica de consumo. Con la mayor parte de la producción de chips concentrada en un puñado de proveedores, los analistas advierten que es probable que la escasez dure todo el 2021.

Según Goldman Sachs, 169 industrias estadounidenses incorporan semiconductores en sus productos. El banco prevé una escasez media del 20% de chips informáticos entre las industrias afectadas, y algunos de los componentes utilizados para fabricar chips escasearán al menos hasta este otoño y posiblemente hasta 2022.

Para entender cómo afecta la escasez de chips a la economía, empecemos por los automóviles:

La industria del automóvil se ve afectada

La falta de chips golpea el mercado de las camionetas 1:25

Un automóvil promedio tiene entre 50 y 150 chips. Se utilizan en un número creciente de aplicaciones, como los sistemas de asistencia al conductor y el control de la navegación.

Cuando la pandemia obligó a los fabricantes de automóviles a cerrar temporalmente sus fábricas el año pasado, los fabricantes de semiconductores reasignaron la capacidad de producción sobrante a las empresas que fabrican teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y dispositivos para juegos, productos muy demandados por los consumidores que no pueden salir de casa.

Luego, las ventas de autos se recuperaron más rápido de lo esperado y los fabricantes de automóviles respondieron aumentando la producción. Pero quedaron al final de la fila de los chips.

Volkswagen, Ford, Fiat Chrysler y Nissan se vieron obligados en enero a adaptar la producción y, en algunos casos, a paralizar las plantas debido a la escasez. El problema sigue afectando a la industria.

El jueves, Mini, propiedad de BMW, dijo que suspendía la producción en una planta de Inglaterra durante tres días debido a la disponibilidad de componentes de semiconductores. Ford advirtió el miércoles que la escasez de chips reducirá la producción de este año en unos 1,1 millones de vehículos y recortará sus ganancias en unos US$2.500 millones.

Automóviles Mini terminados en la planta de montaje final de Mini en Cowley, cerca de Oxford en el Reino Unido.

La escasez de chips pone en riesgo la producción de 1,3 millones de coches y camionetas en todo el mundo en el primer trimestre, según la empresa de investigación IHS Markit.

IHS señaló que el incendio que se produjo el mes pasado en una fábrica de chips japonesa propiedad de Renesas Electronics, así como las interrupciones que se están produciendo a raíz del fuerte temporal de invierno en Texas, empeorarán la situación.

NXP Semiconductors, Infineon y Samsung se vieron obligados a cerrar sus fábricas en Austin durante una semana en febrero debido a una tormenta de invierno que interrumpió el suministro de electricidad y agua.

«Los cierres de una semana se resentirán durante meses», dijo IHS en una reciente nota de investigación.

Una gran parte del problema: los fabricantes de automóviles tienen opciones limitadas cuando se trata de asegurar un suministro adicional.

Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, por ejemplo, es responsable de la producción de cerca del 80% de las unidades de microcontroladores utilizadas en los coches, según un informe de Bain & Co. Estas piezas gestionan funciones como los vidrios eléctricos, los frenos y los faros. TSMC está invirtiendo US$ 100.000 millones en chips avanzados durante los próximos tres años para hacer frente a la creciente demanda.

Smartphones y electrodomésticos

La telefonía celular y la batalla de los chips 7:32

La escasez también afecta a los fabricantes de electrónica de consumo.

Samsung dijo a los analistas en su llamada de resultados del jueves que está trabajando duro para reducir la escasez de semiconductores y otras piezas clave, lo que podría pesar en las ventas de productos como los smartphones.

Samsung dice que las ganancias probablemente aumentaron un 44% a pesar de los problemas de suministro de chips

En una llamada con analistas el miércoles, el director financiero de Apple, Luca Maestri, dijo que la compañía espera que los ingresos sean de US$ 3.000 a US$ 4.000 millones menos este trimestre debido a las «restricciones de suministro». Eso incluye problemas para conseguir chips, que se espera que afecten a la producción de iPads y Macs.

La escasez de suministro también afectará a otros fabricantes de smartphones.

«El covid-19 sigue siendo una consideración importante, pero ya no es el principal obstáculo», dijo el jueves el director de investigación de Canalys, Ben Stanton. «El suministro de componentes críticos, como los conjuntos de chips, se ha convertido rápidamente en una preocupación importante, y dificultará los envíos de smartphones en los próximos trimestres», añadió.

Más allá de los coches y los smartphones, los chips informáticos se utilizan en toda una serie de artículos domésticos.

Siemens, que fabrica lavadoras y refrigeradores, declaró este jueves a CNN Business que «hasta el momento se encuentra bien en lo que respecta a las limitaciones de producción y a los prolongados plazos de entrega», pero que sigue de cerca la evolución de la situación.
«Seguimos poniendo todo nuestro empeño en mitigar los posibles riesgos de escasez de componentes», añadió.

¿Suben los precios?

Así es como la escasez de chips afecta a clientes de GM 1:11

Para los consumidores, la escasez de chips podría suponer un aumento de los precios de los productos.

«Aunque la demanda de productos electrónicos de consumo y de automóviles tiende a ser bastante sensible a los precios y es probable que se modere con aumentos de precios aunque sean modestos, estimamos que la reducción de la oferta podría aumentar los precios entre un 1% y un 3% en las categorías afectadas», dijeron los analistas de Goldman Sachs. Y añaden que esto podría hacer subir temporalmente la inflación a finales de año.

La limitación de la oferta ya está haciendo subir el precio de los vehículos en Estados Unidos, ya que los concesionarios solo disponen de una parte de las existencias habituales. El precio medio de los coches nuevos ascendió a US$ 37.200 en el primer trimestre, lo que supone un aumento del 8,4% respecto al mismo periodo del año anterior, según JD Power.

Alrededor de la mitad de los compradores de coches pagan dentro del 5% del precio base, y algunos pagan más de lo que piden.

La presión sobre las cadenas de suministro ha llamado incluso la atención del presidente de EE.UU., Joe Biden, que ordenó en febrero una revisión de los productos utilizados por los estadounidenses que son vulnerables a las interrupciones. Biden dijo que eso podría llevar a un aumento de la producción nacional de ciertos bienes.

Intel, por su parte, está en conversaciones con empresas que diseñan chips para los fabricantes de automóviles para fabricar esos chips en sus fábricas. Si tiene éxito, Intel podría producir chips en un plazo de seis a nueve meses, según su consejero delegado, Pat Gelsinger.

Mientras tanto, es de esperar que continúe la disrupción.

— Julia Horowitz, Chris Isidore y Will Godley contribuyeron con sus reportajes.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up