Yaku Pérez, el líder indígena que se convirtió en el contendiente sorpresa en las elecciones presidenciales de Ecuador

(CNN) — No lo encontrarían muerto con un traje. En lugar de una corbata al cuello, Yaku Pérez usa una Wiphala, una bandera multicolor que simboliza la identidad indígena en los Andes. Su cabello largo y negro cuelga libremente o está atado en una cola de caballo, aunque ha usado un sombrero de Panamá en la campaña electoral. Hace mucho tiempo cambió su nombre de pila de Carlos a Yaku, que significa «agua» en quechua, aunque ha mantenido su apellido español.

El abogado, activista de derechos humanos y ambientalista de 51 años fue el contendiente sorpresa el domingo cuando Ecuador celebró su primera vuelta de elecciones presidenciales con un récord de 16 candidatos.

En el momento de redactar este informe, Pérez estaba prácticamente empatado en segundo lugar con Guillermo Lasso, el banquero guayaquileño de 65 años que se postula por tercera vez para presidente en el país de 17 millones de personas. Ambos candidatos estuvieron cerca del 20% de los votos.

Andrés Arauz, exministro de gobierno y protegido del expresidente Rafael Correa (2007 a 2017), quien defiende una ideología que él llama «socialismo del siglo XXI», estaba por delante con más del 32%.

«Los resultados del Consejo Nacional Electoral me ponen en segundo lugar», dijo Pérez a CNN el domingo por la noche, calificando su afirmación de «irrefutable».

«Además, mi equipo de control electoral me dice que nuestra ventaja [sobre Lasso] es mayor y estamos en un empate virtual con Arauz», dijo, aunque, al momento de escribir este artículo, las autoridades electorales aún tenían que confirmar cuáles dos candidatos están avanzando a la segunda ronda.

MIRA: Yaku Pérez: «Yo extiendo las manos a todos los candidatos que se quedaron y que no llegaron al balotaje»

Encuestas anteriores mostraban que Arauz y Lasso eran los dos candidatos más probables para avanzar a la segunda vuelta que se celebrará el 11 de abril. Más de 13 millones de votantes están registrados para votar en el país andino donde votar es obligatorio para los ciudadanos entre los 18 y 65 años. Si Pérez descarrila lo que se cree que es la última oportunidad de Lasso en la presidencia, será un rival visto como débil que supera las probabilidades. De lo contrario, seguirá siendo una fuerza política a tener en cuenta. Su movimiento político está a punto de convertirse en un bloque de votantes influyente en la Asamblea Nacional unicameral de Ecuador.

«Definitivamente estamos en la segunda vuelta y hay alegría y entusiasmo en todo Ecuador. Le da esperanza a la gente que ve que la honestidad y la reconciliación han comenzado a tomar forma en todo el país», dijo Pérez a CNN.

Pérez lidera el Movimiento Pachakutik, ala política de la Confederación Nacional de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE). Mientras Arauz intentó asustar a los votantes para que rechazaran a un banquero y Lasso advierte sobre los males del socialismo, Pérez ha buscado apelar a la mejor naturaleza de los votantes.

«Los invito a todos a unirse a mí para escribir una nueva historia, una historia donde castigaremos la corrupción y respiraremos honestidad en Ecuador», dijo recientemente en un anuncio político el exprefecto de la provincia de Azuay (2019-2020).

Aunque se describe a sí mismo como izquierdista, Pérez parece haberse beneficiado de distanciarse del expresidente Correa, un populista violento y socialista altamente polarizador que frecuentemente criticaba a Estados Unidos, el sector empresarial y la prensa.

Pérez dice que ofrece una alternativa a los ecuatorianos que quieren un gobierno honesto que respete los derechos de las personas y proteja el medio ambiente, mientras busca la justicia social y se preocupa por los pobres. Dice que quiere acabar con la polarización que marcó los 10 años de Correa en el poder.

«No es una ideología de izquierda que persigue y criminaliza la protesta social y amordaza a los periodistas, sino una ideología de izquierda que promueve el medio ambiente y el sentido de comunidad; una ideología de izquierda que no ve la naturaleza como algo inerte que se puede explotar, sino un ser vivo al que todos pertenecemos”, dijo Pérez. El ambientalista dijo en una entrevista reciente que ha sido encarcelado cuatro veces por luchar por el derecho al agua en comunidades indígenas.

Pérez levanta el pulgar mientras monta en bicicleta durante un mitin de campaña en Machachi, Ecuador, el mes pasado.

Por otro lado, el gobierno de Correa fue acusado de perseguir a miembros de la prensa. «El mayor adversario [para Ecuador] ha sido la prensa corrupta y comercializadora», dijo una vez en la televisión nacional mientras era presidente.

Correa, de 57 años, ha estado exiliado en Bélgica durante más de tres años. Fue declarado culpable de cargos de corrupción en rebeldía en abril pasado y, dado que fue sentenciado a ocho años de prisión, (en teoría) sería arrestado si regresa. Como fue condenado, también se le prohibió postularse nuevamente para un cargo político. Sin embargo, desde la distancia, Correa, un economista con educación estadounidense, sigue siendo un actor poderoso en la vida política de su país.

Con apenas 36 años (su cumpleaños fue el sábado), Arauz fue catapultado al escenario político nacional al ser ministro en el gobierno de Correa y abrazar la ideología política y el estilo de gobierno de su mentor.

MIRA: Andrés Arauz habla sobre ganar la presidencia de Ecuador: Correa será de mis principales asesores, eso no significa que él gobernará

«Aún más importante que el regreso de Rafael Correa, el hombre, es el regreso de las políticas implementadas durante su gobierno, así como su modelo de gobierno y su legado», dijo Arauz en una entrevista para EFE, agencia de noticias española. Arauz también ha dicho que cree que la condena y la sentencia de Correa deben ser revisadas.

Rosalía Arteaga, quien fue vicepresidenta de Ecuador durante varios meses en 1996 y 1997 y luego presidenta durante unos días en 1997 (luego de que el Congreso declarara incapaz de gobernar al presidente Abdalá Bucaram), explicó por qué el populismo de Correa, a pesar de su convicción y sentencia, sigue siendo popular entre muchos votantes.

«Creo que la historia dirá a largo plazo cómo podemos definir estos [modelos de gobierno] que a veces pueden parecer populismo de izquierda y que apelan fuertemente a los sentimientos de la gente y un cierto sentido de nostalgia por el pasado que parece próspero, pero que indudablemente nos dejó secuelas importantes como una enorme deuda pública y muy pocos medios para salir de esta situación”, dijo Arteaga a CNN.

Mientras tanto, Pérez ya habla de forjar coaliciones. «Vamos a hacer alianzas con todos los sectores que se suman a nuestra lucha contra la corrupción y luchan por la reconciliación nacional», dijo a CNN.

Dado que es poco probable que algún candidato cruce el umbral de obtener más del 40% de los votos estando diez puntos porcentuales por delante de su rival más cercano, Ecuador parece estar listo para realizar una segunda vuelta el 11 de abril. El ganador prestará juramento como el nuevo presidente de Ecuador el 24 de mayo.

Si es elegido, Pérez dice que comenzará luchando contra las «muchas pandemias» que sufre Ecuador: «La pandemia de corrupción, la pandemia de violencia contra las mujeres y la pandemia de covid-19 que no causó la crisis política, financiera y moral que padece el país «.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up