Esta familia acogió a una repartidora que quedó varada en medio de la inclemente tormenta de Texas… sin conocerla

(CNN) –– Cuando el automóvil de una repartidora comenzó a deslizarse por un camino cubierto de hielo en medio de la tormenta en Texas, la conductora cerró los ojos. En ese momento rezaba que el coche no golpeara la casa del cliente.

No chocó contra la casa. Pero, el auto de Chelsea Timmons aplastó un lecho de flores en las afueras de un hogar en Austin, Texas, mientras una tormenta de nieve paralizaba al estado el domingo pasado. Aún no lo sabía, pero pronto estaría agradecida de terminar en la entrada de esta casa en particular.

Chelsea Timmons hizo su último reparto de comestibles durante la tormenta de Texas y dice que se sintió afortunada de haber encontrado a esta pareja de Austin.

Los propietarios Doug Condon y Nina Richardson salieron para asegurarse de que Timmons se encontrara bien y para tratar de ayudar a que su Toyota Rav4 subiera por el camino de entrada. Sin embargo, estaba atascado. Entonces, la invitaron a esperar una grúa dentro de su casa.

«Soy extremadamente afortunada de que fuera aquí donde se estrelló mi auto», dijo Timmons a CNN. «Estaba en su lecho de flores. No estaba en una zanja. No estaba al lado de la carretera… Estaba atrapada en un lugar seguro y cálido», relató.

El mal tiempo persistió mucho más de lo que cualquiera de ellos esperaba. Cinco días después, Timmons seguía viviendo con la pareja.

Millones sin electricidad, agua ni comida en Texas 3:46

Desde el domingo, Texas enfrenta una feroz tormenta que dejó a las ciudades sin electricidad, sin agua y sin calor. Lo que afectó a millones de personas que no están acostumbradas a este tipo de frío.

En medio de las historias de personas que luchan por sobrevivir, algunos casos de esperanza muestran que la hospitalidad en Texas es algo genuino.

Timmons vive en Houston, a tres horas de distancia. Pero, explicó que hace viajes semanales a Austin porque el negocio de entregas allí paga un poco más. La mujer de 32 años recogió una última entrega el domingo cuando la nieve aumentaba. Creía que tendría tiempo de llegar a casa.

Esperando una grúa que jamás llegó por la tormenta en Texas

Timmons se encontró al final de un camino de entrada largo y cubierto de nieve.

La repartidora había tenido problemas para conducir al mediodía en el vecindario montañoso y poder llevar los comestibles. La entrega de los productos ya tenía un día de retraso. Además, en la compra había filetes para la cena planeada del Día de San Valentín de la pareja.

«Estaba bajando muy lentamente, recordando pisar el freno», contó Timmons desde la casa de sus anfitriones en Austin. «Pisé más agresivamente y simplemente seguía deslizándose. Mi corazón dio un vuelco cuando me deslizaba directamente hacia su casa. Cerré los ojos y recé para no golpear la casa de estas personas, para que no dañara mi auto. Solo sabía, definitivamente sabía, que si chocaba contra su casa, esa sería mi propina».

Ella envió un mensaje de texto a la pareja para avisar que estaba allí con sus compras y que se encontraba atrapada.

El presidente Joe Biden aprueba la declaración de desastre para Texas

Condon salió y trataron de subir el auto por la empinada entrada. Timmons dijo que intentó esperar en su auto y llamar a la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, por sus siglas en inglés) para pedir una grúa, pero Condon la invitó a entrar.

Al hacer entregas sin contacto, Timmons estaba acostumbrada a desinfectarse antes y después de dejar los productos. Además de usar una máscara y mantener la distancia, dijo.

«Me invitaron a entrar y, por supuesto, en ese momento, me sentía muy incómoda al entrar en la casa de un extraño. Pero fueron muy amables», dijo. «Cuando me invitaron a pasar, me senté con mi máscara en su cocina durante unas dos horas».

Timmons siguió llamando para pedir actualizaciones sobre la grúa y volvió a su coche para esperar. Unas horas más tarde, el servicio de remolque dijo que no podría llegar al área de manera segura debido a la tormenta, relató la repartidora.

Casi la mitad de los residentes de Texas debe hervir el agua a medida que continúan la escasez y las temperaturas bajo cero

«Tan pronto como supimos que AAA no podía venir y las condiciones empeoraban, parecía una tontería siquiera imaginar que ella iría a un hotel», dijo Richardson. «Ni siquiera se nos ocurrió eso».

Richardson y Condon habían recibido su primera inyección de la vacuna contra el covid-19 una semana antes, como parte de la fase 1B. La pareja dijo que no iban a dejar que Timmons se quedara en su auto, en medio del frío.

El día se convirtió en noche y pronto la cena llegó. Era San Valentín y la pareja preparó un bife con queso azul, brócoli y ensalada. Fue una comida mucho mejor de lo que Timmons imaginó que recibiría esa noche, comentó.

Los perros Haddie y Crosby pasaron tiempo junto a Timmons.

«Definitivamente no era así como esperaba pasar día de San Valentín», dijo Timmons riendo. «Tuvimos una gran cena y me senté, tenía calor, me alimentaron. Y fue simplemente increíble. Pensé que sería solo por una noche, pero aquí estoy, el día cinco».

Mientras tanto, Timmons se enteró de que su apartamento de Houston se había quedado sin luz. Si de hecho hubiera llegado a casa, habría sido simplemente estar allí sin electricidad.

Cada día, monitoreaban el clima. También, Timmons y Condon intentaban progresar con el automóvil. Limpiaron pequeñas partes del camino de entrada e intentaron retroceder poco a poco, poco a poco.

«Estábamos usando una escoba y una pala para poder despejar el camino de entrada lo mejor que podíamos», dijo Condon. «Pensamos que lo habíamos despejado lo suficiente para que ella pudiera salir. Llegó a la mitad y se atascó», añadió.

Joven muere intoxicado intentando calentarse en Texas 3:36

Ella trató de irse pero los anfitriones insistieron en que se quedara

Cada vez que Timmons sugería irse de la casa y buscar una habitación de hotel en algún lugar, la pareja se preocupaba por la situación en la que se encontraría.

«‘Nuestro cuarto de huéspedes es mejor que el Hampton Inn’», recordó Timmons que la pareja le dijo. «‘Si te vas, ¿qué vas a comer? ¿Estás segura de que puedes llegar allí hasta el final?’».

A medida que pasaban los días, el grupo era cada vez más amistoso. Y parecía como si Timmons fuera un invitado que se quedaba en el cuarto de huéspedes de la pareja.

«¡Horneé un pastel para mostrar mi gratitud!», dijo Timmons.

«Hemos tenido una semana emocionante con un clima loco y una invitada sorpresa, que resultó ser una experiencia bastante agradable», dijo Condon.

Los perros de la pareja, Crosby y Haddie, pronto comenzaron a sentarse en la cama de Timmons y acurrucarse junto a ella.

«Ella se convirtió en una especie de parte de la familia rápidamente», explicó Richardson.

Timmons ayudó a la pareja a preparar alimentos. Alguien hervía la pasta y otro más preparaba las demás partes de la comida, dijo Richardson.

Timmons hizo un pastel de coco para agradecer a la pareja. «Definitivamente fuimos los beneficiarios de su repostería», dijo Condon.

Condon y Richardson esperan que otros hayan hecho lo mismo por un extraño que necesita ayuda.

«Esperamos que si nuestras hijas estuvieran en una situación similar a la del Chelsea, habría alguien que las trataría como nosotros tratamos a Chelsea», dijo Condon. «No creo que lo hayamos pensado dos veces».

La pareja y Timmons compartieron que planean mantenerse en contacto. El viernes, el clima mejoró y Timmons llegó a salvo a Houston en un día soleado con carreteras despejadas.

«Estoy muy agradecida de que no solo podían, sino que también quisieron dejar entrar a una completa extraña en su hogar, en medio de una pandemia, en medio de una tormenta… sin dudarlo», destacó Timmons. «Simplemente abrieron sus puertas, abrieron su casa y dijeron: ‘Ven y relájate’».

«Estoy tan agradecida por ellos y tan contenta de que haya sido aquí, de todos los caminos de entrada del mundo, donde terminé», dijo.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up