ANÁLISIS | La pandemia sigue encogiendo el tamaño de los esfuerzos de Washington para combatirla

(CNN) — La larga guerra contra el covid-19, cada vez más abrumadora en los desalentadores meses de invierno, plantea ahora una cuestión fundamental sobre si Estados Unidos tiene la voluntad política, económica y nacional para prevalecer antes de que el desastre empeore.

Una carrera contra el tiempo para vacunar a suficientes estadounidenses antes de que las variantes del virus provoquen una nueva ola de enfermedad y muerte se convierte en una crítica prueba de estrés para un esfuerzo de inmunización masiva con un comienzo difícil.

Y hay una desconexión en Washington sobre la magnitud de la crisis, con los demócratas exigiendo un plan de rescate económico de «ir a lo grande» y los pocos republicanos que respaldan la acción contemplando un enfoque mucho más modesto.

No está claro si los esfuerzos de vacunas y pruebas, los intentos de aliviar el angustioso sufrimiento económico y el nivel de aceptación del propio pueblo estadounidense son suficientes para los desafíos que se avecinan.

«Tenemos que prepararnos para una larga batalla», dijo el lunes William Haseltine, un investigador médico y autor, a Erin Burnett de CNN, advirtiendo sobre el potencial de las cepas virales para prolongar la pandemia.

«Podemos hacerlo. Tenemos que reunir la voluntad popular para hacerlo. No se puede hacer solo con el liderazgo, tienen que hacerlo todos y cada uno de los ciudadanos», dijo.

En un rayo de esperanza sobre la lucha económica, el presidente Joe Biden pasó dos horas en la Oficina Oval con un grupo de senadores republicanos que han ofrecido una contrapropuesta de menos de un tercio del tamaño de su paquete de rescate de US$ 1,9 billones. Los demócratas del Congreso, mucho menos preocupados que Biden por un enfoque bipartidista, dicen que el enfoque republicano es demasiado pequeño.

No hubo señales de un gran avance el lunes, pero en el amargo Washington de hoy, cualquier reunión entre demócratas y republicanos que no termine con abierta hostilidad es un paso adelante.

En un comunicado, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que «si bien había áreas de acuerdo, el presidente también reiteró su opinión de que el Congreso debe responder con valentía y urgencia. Y señaló muchas áreas que la propuesta de los senadores republicanos no aborda».

La reacción republicana fue moderada pero cortés, lo que se suma a la impresión de que si bien Biden puede aceptar algunas ideas republicanas, la perspectiva de un voto bipartidista para el paquete final sigue siendo remota.

«No diría que nos juntamos en un paquete esta noche», dijo la senadora de Maine Susan Collins, pero elogió al presidente por su apertura a lo que dijo que resultó ser una reunión «excelente» que duró dos horas.

Sin embargo, el tono de las conversaciones también ofreció alguna esperanza, como mínimo, de que la definición de unidad de Biden –que los desacuerdos políticos no deberían convertirse en una guerra política en llamas– tenga un poco de tracción.

LEE: ANÁLISIS | Biden enfrenta un dilema definitivo para su presidencia por la oferta republicana para un plan de rescate por covid-19

Demócratas de la Cámara de Representantes escépticos

Los demócratas del Capitolio son, sin embargo, profundamente escépticos de tomarse el tiempo para consultar a los republicanos que tienen una visión muy diferente del tamaño de la crisis, una realidad que reduce el margen de negociación de Biden.

Justo antes de que Biden convocara la reunión con los senadores republicanos, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de California, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, de Nueva York, pusieron en marcha la maquinaria procesal que podrían utilizar para impulsar el plan demócrata de gran tamaño utilizando una medida conocida como reconciliación para superar las tácticas estancadas de los republicanos.

Y la Casa Blanca pasó el día previo a la reunión haciendo hincapié en que la magnitud de las múltiples crisis que afligen al país significa que los planes de rescate reducidos no funcionarán. Ese es un punto también subrayado por la creciente sensación de que todavía faltan muchos meses para una normalidad relativa. Una pandemia que se extiende hasta fines de año obligaría a Biden a regresar rápidamente al Congreso para otro rescate si se acuerda un paquete más pequeño ahora.

El plan de Biden enviaría otros US$ 1.400 a muchos estadounidenses y extendería los beneficios por desempleo hasta septiembre. Gastaría decenas de miles de millones de dólares en programas de pruebas y vacunas y para ayudar a reabrir las escuelas. También enviaría cientos de miles de millones en ayuda a los estados y aumentaría el salario mínimo federal a US$ 15 la hora.

La oferta republicana ronda los US$ 600.000 millones e incluye montos similares para combatir la pandemia. Extiende una prestación por desempleo semanal ligeramente menor hasta finales de junio. También ofrece pagos de estímulo, de US$ 1.000, pero los dirige de manera más restringida.

MIRA: Biden propone aumentar el salario mínimo federal. ¿Quién gana y quién pierde?

¿Puede Biden fortalecer la moral de Estados Unidos?

El destino del país –y de la presidencia de Biden– depende en gran medida de su capacidad para preparar a los estadounidenses para la próxima etapa de la batalla y de su capacidad para mantener la moral nacional.

Su Casa Blanca ha inyectado una urgencia perceptible a la lucha, revisando el vacilante lanzamiento de vacunas del presidente anterior que a menudo ignoró la peor crisis interna en décadas. Los estadounidenses ahora están inundados de informes y datos de científicos, libres para hablar sin temor a repercusiones políticas. La prioridad más importante será aumentar el esfuerzo de la vacuna, una operación que depende de la rápida aprobación de un gran rescate de covid-19 del Congreso.

Pero el presidente está liderando un país golpeado por meses de distanciamiento social, aislamiento familiar y dolor económico, tan dividido como desde la Guerra Civil por la tumultuosa salida de Donald Trump.

A medida que disminuyen las nuevas infecciones por coronavirus y, finalmente, disminuyen las hospitalizaciones y las tasas de mortalidad, es probable que los gobernadores enfrenten una intensa presión política para restaurar una apariencia de vida normal.

Ya se están suavizando algunas restricciones sobre la apertura de restaurantes y otras medidas en estados como Nueva York, Michigan y California. Es poco probable que la mayoría de los votantes republicanos, que ya dudan de la legitimidad de Biden gracias a las mentiras de Trump sobre una elección robada, acepten con amabilidad cualquier llamado de Biden a la moderación.

Y cualquier alivio del distanciamiento social proporcionaría exactamente las condiciones que las nuevas variantes de covid-19, de Sudáfrica, el Reino Unido y Estados Unidos, necesitan para sembrar otra ola de infecciones aún más virulenta.

Las vacunas ofrecen una salida a la crisis. Pero con Biden diciendo la semana pasada que tomará hasta el final del verano para que Estados Unidos alcance un nivel de 300 millones de inmunizaciones, la posibilidad de más meses de miseria es muy real.

LEE: Las nuevas variantes de covid-19 han aparecido en varios estados de EE.UU.

Debate sobre el calendario de vacunas

El principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci, ofreció a los estadounidenses algo de esperanza el lunes por la noche después de predecir que la tasa de vacunaciones aumentaría rápidamente.

«Hay luz al final del túnel», le dijo Fauci a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room». Pero también suplicó a los estadounidenses que intensifiquen las precauciones básicas de salud para evitar que las variantes del virus tengan un efecto desastroso antes del lanzamiento completo de la vacuna.

Anteriormente, en una sesión informativa en la Casa Blanca, la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), advirtió que, si bien las nuevas infecciones se desaceleraron en un 14,5% en la última semana de enero, eso pintó una imagen engañosa de la pandemia potencial en las próximas semanas.

«Si bien la reciente disminución de casos y admisiones hospitalarias es alentadora, se ve contrarrestada por la cruda realidad de que en enero registramos el mayor número de muertes por covid-19 que en cualquier mes desde que comenzó la pandemia, con más de 90.000 muertes registradas solo en enero», dijo Walensky.

«Las variantes siguen siendo una gran preocupación», dijo la directora de los CDC, al informar sobre el descubrimiento de cepas mutantes que los expertos temen que pronto se conviertan en dominantes en todo el país, al contar hasta el domingo 471 casos de variantes en 33 jurisdicciones.

La perspectiva de que las variantes sean más infecciosas y un poco más mortales ha provocado un debate dentro y fuera del gobierno sobre si los protocolos de vacunación deberían cambiar.

LEE: Estados Unidos está en una «carrera total contra el tiempo» con nuevas variantes de coronavirus, advierte una experta

Actualmente, los estados buscan garantizar que los pacientes inmunizados en categorías de alto riesgo reciban el programa completo de dos dosis. Sin embargo, algunos expertos sugieren que la mayor cantidad de personas posible debería recibir una primera dosis para proporcionar una inmunidad limitada en un intento por frenar la propagación de variantes virales.

Fauci dijo a los periodistas que actualmente no hay planes para cambiar el sistema. Pero Walensky dejó abierta la posibilidad de que los ajustes sugeridos por la ciencia pudieran realizarse en el futuro.

«Hasta que tengamos más datos, tenemos la intención de seguir los ensayos y usar la ciencia para decir 21 días para dos dosis con Pfizer y 28 para Moderna», dijo, refiriéndose a dos vacunas actualmente autorizadas por los reguladores para uso de emergencia.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up