¿Tuvo el asalto al Capitolio colaboración interna?

Washington (CNN) — Una semana después de la mortal insurrección en el Capitolio, todavía hay más preguntas que respuestas sobre si algún legislador o algún policía ayudó a los agitadores pro-Trump.

La idea de una insurrección es inaudita en la historia moderna de Estados Unidos, y la posibilidad de que legisladores o aliados dentro del Capitolio hubieran ayudado contribuye a la incertidumbre y la preocupación sobre el evento y lo que está por venir.

Siete conclusiones clave de la impresionante conferencia de prensa del Departamento de Justicia sobre el asalto al Capitolio

Al menos un organizador de la protesta dijo que se coordinó con tres republicanos de la Cámara de Representantes. Hay acusaciones no verificadas de una misión de «reconocimiento» un día antes del ataque. Y más de una docena de agentes de la Policía del Capitolio de Estados Unidos están bajo investigación interna por presuntamente ayudar a los agitadores.

Una legisladora recuerda, a punto de llorar, el ataque al Capitolio 1:13

Si bien el papel del presidente Donald Trump en la incitación a la violencia es claro, hay algunos indicios y acusaciones tempranas de que otras personas dentro del Capitolio pudieran haber ayudado activamente a la turba.

Republicanos de la Cámara de Representantes, bajo escrutinio

Ali Alexander, un teórico de la conspiración de derecha que dirigió uno de los grupos de la marcha «Stop The Steal» (Paren el robo), afirmó en un video en vivo que él planeó la manifestación que precedió al motín con tres legisladores republicanos: los representantes de Arizona Paul Gosar y Andy Biggs y el representante de Alabama Mo Brooks.

Brooks habló en la manifestación antes de que Trump subiera al escenario e instó a la multitud a «comenzar a anotar nombres y patear traseros». En una declaración de 2.800 palabras sobre su participación, Brooks dijo que solo le estaba diciendo a la multitud que se defendiera en las urnas. (Brooks también reveló que un funcionario de la Casa Blanca lo llamó un día antes y lo invitó a hablar en el mitin).

CNN informó anteriormente que Gosar se relacionó con el grupo de Alexander en los últimos meses. Un portavoz de Biggs le dijo a CNN que nunca conoció ni trabajó con Alexander.

Jefes militares de EE.UU. condenan la ‘sedición y la insurrección’ en el Capitolio

Alexander dijo que esperaba que su «turba» presionara a los legisladores para que bloquearan la victoria del presidente electo Joe Biden en el Colegio Electoral. Después de que se sofocó el motín, los tres legisladores votaron a favor de eliminar los votos electorales de Biden de Arizona y Pensilvania. Su esfuerzo fracasó.

«Esos tres miembros del Congreso necesitarán hacerse de abogados rápidamente», dijo el miércoles el exrepresentante republicano Charlie Dent, colaborador de CNN, a Erin Burnett de CNN. Y agregó que cree que los legisladores enfrentarán el escrutinio de los fiscales federales y la Comisión de Ética de la Cámara.

Un nadador olímpico es acusado de participar en ataque del Capitolio de EE.UU. 0:45

Presunta misión de ‘reconocimiento’

La representante Mikie Sherrill, una demócrata de Nueva Jersey, abrió la controversia el martes por la noche cuando acusó a legisladores republicanos no identificados de ayudar a los agitadores llevándolos al Capitolio un día antes para una especie de misión de «reconocimiento». CNN aún no ha verificado esas acusaciones.

Sherrill dijo que había «miembros del Congreso que tenían grupos pasando por el Capitolio, a los que vi el 5 de enero, para realizar un reconocimiento para el día siguiente». CNN ha pedido repetidamente a la oficina de Sherrill detalles sobre su acusación, pero no han proporcionado ninguna información adicional.

Ella es un expiloto de helicóptero de la Marina y fiscal federal, y es vista como un miembro moderado de la bancada demócrata, no como una fanfarrona que haría acusaciones sin mérito. Dijo el miércoles que estaba «solicitando una investigación» a «ciertas agencias», presuntamente para buscar una posible coordinación entre legisladores republicanos y los agitadores.

Por separado, la representante republicana de Colorado Lauren Boebert fue criticada por tuitear sobre el paradero de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, mientras se desarrollaba el asalto. Boebert, quien está afiliada al movimiento QAnon y difunde regularmente teorías de conspiración de derecha, tuiteó que Pelosi había sido «sacada de la cámara» mientras los agitadores todavía estaban en el edificio.

Alexandria Ocasio-Cortez: Legisladores fueron casi asesinados 1:44

Los fiscales investigan cargos de conspiración

Más de 70 personas ya han sido acusadas de delitos federales relacionados con el ataque. La mayoría de los casos revelados públicamente involucran a personas que pelearon con agentes de policía dentro del Capitolio, hicieron amenazas violentas contra los demócratas o fueron encontrados cerca del complejo con armas o bombas.

Los fiscales aún no han acusado a ninguno de los partidarios de Trump de coordinarse con legisladores republicanos o policías aliados, pero la investigación aún se encuentra en sus primeras etapas.

«Estamos viendo casos importantes de delitos graves relacionados con la sedición y la conspiración», dijo a periodistas Michael Sherwin, el fiscal federal interino de Washington, sin decir específicamente si algún legislador o miembros de las fuerzas del orden estaban bajo investigación.

Pero Sherwin agregó: «Nuestra oficina organizó una fuerza de choque formada por fiscales de seguridad nacional de alto rango y fiscales de corrupción pública. Sus únicas órdenes por mi parte son construir cargos de sedición y conspiración relacionados con los actos más atroces que ocurrieron en el Capitolio».

Colaboración interna de la Policía y el Ejército

Al menos dos agentes de la Policía del Capitolio de EE.UU. ya han sido suspendidos, y al menos 10 más están bajo investigación, por presuntamente desempeñar algún tipo de papel en la insurrección, informó CNN.

Inmediatamente después del ataque, hubo especulaciones respecto a que algunos policías aliados podrían haber ayudado a los agitadores, dado el hecho de que la multitud parecía arremolinarse por el complejo del Capitolio con poca resistencia. Un agitador incluso posó para una selfi con un policía.

Militares y exmilitares estadounidenses también participaron en la insurrección, según informes de prensa y registros judiciales. Uno de los hombres que se infiltró en el Senado durante el ataque es un teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea y, según los informes, el Ejército está investigando a un oficial de operaciones psicológicas que condujo a un grupo de habitantes de Carolina del Norte al mitin de Trump antes del ataque.

Ashli Babbitt, la mujer de 35 años a la que la policía disparó fatalmente mientras intentaba entrar en la Cámara de Representantes, era una veterana de la Fuerza Aérea luego consumida por las teorías de conspiración.

Daniella Diaz y Annie Grayer de CNN contribuyeron a esta historia.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up