‘Juegos del Hambre’: la aplicación de vacunas en EE.UU. tropieza mientras estados y condados quedan a su suerte

(CNN) — Belma Requejo, de 80 años, del condado de Los Ángeles, está atrapada en su casa con su esposo de 83 años y otros dos parientes ancianos.

Están esperando una vacuna contra el coronavirus. Todos los días durante una semana, su hija María, que vive en el mismo hogar con sus dos hijos, ha intentado acceder al sitio web del condado para concertar una cita. Y cada vez, le dicen a María que no hay disponibilidad.

Mientras tanto, el covid-19 ha devastado su sección densamente poblada de Long Beach; apenas la semana pasada, la enfermedad se cobró la vida de un vecino.

«Ni siquiera puedo caminar en el parque, tengo miedo», dijo Requejo. «Estamos rodeados de covid».

A medida que el covid-19 continúa arrasando en todo el país, y a medida que las nuevas variantes representan la amenaza de una mayor transmisibilidad, la campaña urgente para vacunar a los estadounidenses ha sido frustrantemente lenta.

A principios de este mes en Fort Myers, Florida, las personas mayores pasaron una noche en fila frente a una oficina de salud local para tener la oportunidad de recibir su vacuna contra el coronavirus. En Phoenix, fallas informáticas enviaron a los trabajadores de la salud conduciendo por todo el estado a lugares de vacunación remotos.

Muchos estados, incluidos Nueva York, Carolina del Sur, Hawai y Florida, han tenido que cancelar o retrasar miles de citas de vacunación.

Aunque las razones de los tropiezos varían según el estado y el condado, las causas principales se reducen a dos problemas: la escasez de suministro y la imprevisibilidad del tamaño de los envíos, dicen más de una docena de expertos y funcionarios de salud que hablaron con CNN.

Mientras tanto, existe preocupación entre los funcionarios de salud estatales y locales de que la escasez de suministros deje a las personas que han recibido una dosis de la vacuna sin poder recibir la segunda y última dosis a tiempo.

Algunos atribuyen la pesadilla logística a la falta de un mensaje central de la Operación Máxima Velocidad (Operation Warp Speed, en inglés), la iniciativa federal para vacunar a los estadounidenses.

«Parece que el plan federal se detuvo en las fronteras estatales y los estados esperaban que el plan federal se detuviera en los brazos de la gente», dijo a CNN la Dra. Amy Compton-Phillips, directora clínica del sistema de salud de Providence, que incluye 51 hospitales.

«Creo que tener un plan federal detendría absolutamente el tipo de enfoque de ‘Juegos del Hambre’ para cada estado individual, cada condado individual luchando por su propio conjunto de reglas», dijo Compton-Phillips.

LEE: Estas son las variantes del covid-19 que tienen en alerta a los expertos, según los CDC

El presidente Joe Biden ha dicho que tiene la intención de aumentar la vacunación en las próximas semanas.

Seis semanas después del despliegue, se han administrado 23,5 millones de inyecciones, según un rastreador de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El ritmo de vacunación se ha acelerado. Hasta la semana pasada, Estados Unidos administraba unas 462.000 dosis al día. Eso aumentó a casi un millón durante la última semana.

El martes, el coordinador de Covid de Biden, Jeff Zients, informó a los gobernadores en una llamada que las asignaciones de la vacuna de covid-19 para los estados aumentarían en un 16% a partir de la próxima semana, según una fuente con conocimiento de la llamada.

Y la administración anunció que si bien sigue comprometida, por ahora, con la administración de 100 millones de dosis en los primeros 100 días, un promedio de 1 millón por día, aumentará el suministro semanal, aumentará la transparencia y comprará vacunas adicionales de las dos empresas con vacunas circulantes, Pfizer y Moderna.

El objetivo del plan es vacunar por completo a 300 millones de estadounidenses al final del verano y lograr la inmunidad colectiva, en la cual el porcentaje de la población inmunizada es tan alto que la transmisión de persona a persona se vuelve poco probable.

La demanda de vacunas supera a la oferta

Pero el experto en vacunas Peter Hotez dice que para lograr la inmunidad colectiva para el verano, Estados Unidos necesitará 3 millones de dosis al día.

Al señalar las nuevas variantes peligrosas, Hotez dijo que el tiempo es esencial y enfatizó que otras vacunas además de las dos versiones en uso deben ser autorizadas rápidamente.

«La variante parece estar acelerándose y está asustando a todos, incluyéndome a mí», dijo Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine en Texas.

Ambos fabricantes de vacunas, Pfizer y Moderna, dicen que están en camino de proporcionar al gobierno federal 200 millones de dosis cada uno para el 31 de julio, como se describe en sus contratos.

«La producción y los despliegues no son lineales y hemos explicado que hemos estado aumentando con éxito nuestros rendimientos de producción con el tiempo», dijo un portavoz de Moderna.

Aún así, la realidad granular del día a día de llevar las vacunas a los brazos de las personas ha sido una pesadilla logística para muchos proveedores en todo Estados Unidos.

Los funcionarios de Louisiana dicen que podrían estar vacunando a más personas si no fuera por un problema importante y generalizado.

LEE: Mascarillas contra el covid-19: cuál es mejor para ti y cuándo usarla

«Simplemente estamos limitados por el suministro que recibimos», dijo el Dr. Joseph Kanter, el principal funcionario de salud del estado y el médico principal del departamento de salud estatal. «Simplemente hay mucha más demanda de lo que hay disponible en vacunas. Hay muchas más personas elegibles y que quieren la vacuna que la vacuna que tenemos para dar».

Dentro del Estadio Mercedes-Benz de Atlanta, el centro de vacunación masiva podría estar inoculando hasta 2.000 personas por día. Pero el lunes, solo tenía 150 citas.

«Estamos preservando las citas para la cantidad de dosis disponibles», dijo a CNN Sarah Apatov, una voluntaria que estaba administrando dosis.

Los funcionarios de salud en Georgia dijeron que están lanzando la vacuna lo más rápido posible. La Dra. Lynn Paxton, directora de salud del distrito del condado de Fulton, dijo que su equipo tiene la capacidad de vacunar a 50.000 personas a la semana, pero que ha tenido que conformarse con unas 10.000.

«Tenemos que ser muy juiciosos en la forma en que programamos nuestras citas», dijo. «Y lo importante que quiero que todos sepan es que de ninguna manera estamos acumulando estas dosis de vacunas».

1 de 15
| Un policía habla con una enfermera antes de recibir la vacuna contra el coronavirus en el estadio Gillette en Foxborough, Massachusetts, Estados Unidos. (Scott Eisen/Getty Images)

2 de 15
| Trabajadores médicos del centro de vacunación Maccabi Health aplican dosis de la vacuna Pfizer-BioNtech en un parqueadero del centro comercial Givatayim en Tel Aviv, Israel. (JACK GUEZ/AFP via Getty Images)

3 de 15
| Trabajadores médicos hacen fila para recibir la vacuna Pfizer/BioNTech en el Batallón 22 del Hospital Militar en la Ciudad de México. (PEDRO PARDO/AFP via Getty Images)

4 de 15
| Una mujer recibe una dosis de la vacuna en el VACCI’BUS, un bus que va a pueblos alrededor de la ciudad de Reims, en Francia, para que personas con movilidad reducida reciban fácilmente la vacuna. (FRANCOIS NASCIMBENI/AFP via Getty Images)

5 de 15
| Un empleado del fabricante de refrigeradores Kanou Reiki revisa los congeladores donde se almacenarán las vacunasen Sagamihara, Japón. (BEHROUZ MEHRI/AFP via Getty Images)

6 de 15
| La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, recibió este martes la segunda dosis de la vacuna de Moderna en Bethesda, Maryland. (BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images)

7 de 15
| La líder birmana, Aung San Suu Kyi (a la derecha) mira a Myint Htwe, ministro de Salud y Deportes, recibir la vacuna en Naypyidaw, Birmania. (THET AUNG/AFP via Getty Images)

8 de 15
| Un hombre se registra para recibir la vacuna Oxford/AstraZeneca en el centro temporal de vacunación en el estadio Keepmoat en Doncaster, Inglaterra. (OLI SCARFF/AFP via Getty Images)

9 de 15
| Una mujer espera a ser registrada en el centro de vacunación regional de Ludwigsburg, Alemania. (THOMAS KIENZLE/AFP via Getty Images)

10 de 15
| Personas de la tercera edad esperan a ser vacunadas en una residencia de ancianos en Langreo, España. (Manu Brabo/Getty Images)

11 de 15
| Gente espera en la fila para ser vacunada en en un centro de vacunación en Los Angeles, California. (Mario Tama/Getty Images)

12 de 15
| Personas mayores esperan para recibir la vacuna Pfizer-BioNTech en un hogar de ancianos en Sofia, Bulgaria. (DIMITAR DILKOFF/AFP via Getty Images)

13 de 15
| Una enfermera se prepara para inoculara a su colega con la vacuna Pfizer en el Hospital Santo Tomás en Ciudad de Panamá. (LUIS ACOSTA/AFP via Getty Images)

14 de 15
| Personas reciben dosis de la vacuna por parte de médicos de la Guardia Nacional de Washington en el Town Toyota Center en Wenatchee, Washington. (David Ryder/Getty Images)

15 de 15
| Personas esperan sentadas a ser vacunadas en el estadio Jiading en Shanghai. (JESSICA YANG/AFP via Getty Images)

end div.modal

Los envíos impredecibles dificultan la planificación

Algunos funcionarios le dijeron a CNN que el tamaño de los envíos de dosis que habían recibido no estaba en sintonía con las expectativas, lo que paralizó sus esfuerzos para planificar adecuadamente.

«Las cosas que el gobierno federal dijo que iba a hacer, que era asignar vacunas a los estados y darles una idea de cuántas dosis recibirían según el tamaño de su población, eso parece en sí mismo ni siquiera funcionar como eso dijeron», dijo Jen Kates, vicepresidenta senior y directora de política de salud global y VIH de la Henry J. Kaiser Family Foundation.

«Los estados, los condados y las instalaciones no tienen previsibilidad o visibilidad sobre la cantidad de dosis que van a recibir, ya sea en una semana o dos o incluso en el próximo mes», dijo Kates.

Compton-Phillips de Providence Health dijo que los desafíos de planificación han obligado a los hospitales a rechazar incluso a las personas mayores de 65 años con enfermedades cardíacas.

«Estamos diciendo: ‘Lo sentimos, pero no tenemos una vacuna para usted hoy y no estamos realmente seguros de cuál será nuestro suministro y no estamos seguros de cuándo se la podemos dar’», dijo Compton-Phillips. «Por lo tanto, es una posición realmente incómoda».

Lori Tremmel Freeman, de la Asociación Nacional de Funcionarios de Salud del Condado y la Ciudad, llama a la situación un «mundo de incertidumbre».

«Esto se convierte en un problema tremendo cuando intentan planificar clínicas de vacunación masiva, clínicas de autoservicio, programar horarios para todos estos grupos prioritarios y… realmente poner las cosas en marcha», dijo.

En el estado de Washington, un cambio sorpresivo de planes probablemente obligará a miles de residentes a buscar una nueva ubicación para recibir su segunda dosis.

LEE: El covid-19 ha matado a 100.000 personas en el Reino Unido. Los expertos dicen que el gobierno todavía se está equivocando

«Teníamos una clínica en el centro de Seattle que ha estado funcionando durante las últimas dos semanas haciendo más de 2.200 inmunizaciones al día», dijo Compton-Phillips de Providence. «Escuchamos la semana pasada que nuestra asignación se reduciría en un 90% para que pudieran tomar la misma cantidad de vacuna que el estado y distribuirla… ¿Cómo vamos a conseguir que todos reciban la segunda dosis?»

Uso de las reservas de la segunda dosis

Algunos funcionarios estatales están tan frustrados con la escasez de suministro que están aprovechando las reservas de la segunda dosis.

La semana pasada, el gobernador de Colorado, Jared Polis, ordenó a los proveedores «que usen todas las vacunas Moderna y Pfizer que tengan, incluidas las que fueron designadas como segundas dosis para usarlas como primeras dosis esta semana». La directiva se aplica a las personas mayores de 70 años.

«Tiempos extraordinarios requieren medidas extraordinarias», dijo Polis en una conferencia de prensa el 19 de enero.

De manera similar, en Utah, los funcionarios volverán a designar segundas dosis para las personas que no se han presentado para recibirlas en una semana como primeras dosis.

En la ciudad de Nueva York, el alcalde Bill de Blasio dijo que Biden debería ordenar a los gobiernos de todo el país que reasignen las segundas dosis como primeras dosis inmediatamente.

«Empiece a usarlas ahora mismo», dijo en MSNBC, y agregó que sentarse a esperar teniéndolas ahí «no tiene sentido».

Un exfuncionario de la administración de Trump, que habló bajo condición de anonimato debido a la falta de autorización para comentar públicamente, dijo que los estados que desean una cadencia de suministro más predecible pueden resolver el problema almacenando la vacuna durante tres o cuatro semanas.

«Pero no creo que a los departamentos de salud pública estatales o locales les guste eso tampoco, porque el objetivo es sacar la vacuna lo más rápido posible», dijo el funcionario. «Entonces, en ese entorno en el que se envían las dosis por fuera de la planificación, hay una incertidumbre inherente».

Drew Griffin, Nelli Black, Scott Bronstein, Yahya Abou-Ghazala, Benjamin Naughton y Casey Tolan de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up