Xi Jinping de China abre el Congreso del Partido Comunista con un discurso que aborda Taiwán, Hong Kong y la política cero-covid

(CNN) — El líder de China, Xi Jinping, prometió este domingo guiar al país a través de graves desafíos hacia el rejuvenecimiento nacional, promoviendo una visión nacionalista que lo ha puesto en un camino de colisión con Occidente.

Al hablar en la apertura del 20º Congreso del Partido, donde está listo para asegurar un tercer mandato en el poder, Xi adoptó un tono confiado, destacando la creciente fuerza y ​​​​la influencia de China en su primera década en el poder.

Pero también subrayó repetidamente los riesgos y desafíos que enfrenta el país.

Al describir los últimos cinco años como “altamente inusuales y extraordinarios”, Xi dijo que el gobernante Partido Comunista ha llevado a China a través de “una situación internacional sombría y compleja” y “enormes riesgos y desafíos que se sucedieron uno tras otro”.

Los primeros desafíos que enumeró Xi fueron la pandemia de covid-19, Hong Kong y Taiwán, de los cuales afirmó que China había salido victoriosa.

El gobierno chino, dijo Xi, había “protegido la vida y la salud de las personas” del covid-19, convirtió a Hong Kong del “caos en gobierno” y llevó a cabo “grandes luchas” contra las “fuerzas independentistas” en la isla de Taiwán, una democracia autónoma que Beijing reclama como su propio territorio a pesar de que nunca lo ha controlado.

Wen-Ti Sung, politólogo del Programa de Estudios de Taiwán de la Universidad Nacional de Australia, dijo que la decisión de Xi de señalar el problema de Taiwán al principio de su discurso fue una desviación de los discursos anteriores y transmite una “nueva urgencia de avanzar en el tema de Taiwán”.

Xi ganó el aplauso más fuerte y prolongado de los casi 2.300 delegados cuidadosamente seleccionados dentro del Gran Salón del Pueblo cuando volvió a hablar sobre Taiwán más adelante en el discurso.

Una rara protesta contra Xi Jinping ocurre días antes del congreso del Partido Comunista de China

Afirmó que China “luchará por una reunificación pacífica”, pero luego hizo una sombría advertencia, al decir que “nunca prometeremos renunciar al uso de la fuerza y ​​nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias”.

“Las ruedas de la historia avanzan hacia la reunificación de China y el rejuvenecimiento de la nación china. Se debe lograr la reunificación completa de nuestro país”, dijo Xi ante un estruendoso aplauso.

Xi también subrayó los “cambios rápidos en la situación internacional”, una referencia apenas velada a los lazos desgastados entre China y Occidente, que se han tensado aún más por el apoyo tácito de Beijing a Moscú tras la invasión rusa de Ucrania.

Indicó  que China ha “adoptado una postura clara contra el hegemonismo y la política de poder” y “nunca vaciló” en oposición al unilateralismo y la “intimidación”, en un aparente golpe a lo que Beijing ve como un orden mundial liderado por Estados Unidos que debe ser desmantelado.

Al establecer direcciones generales para los próximos cinco años, Xi dijo que China se centrará en la “educación de alta calidad” y la innovación para “renovar el crecimiento” en la economía golpeada por la crisis del país. China “acelerará los esfuerzos para lograr una mayor autosuficiencia en ciencia y tecnología”, dijo, en comentarios que se producen solo unos meses después de su perjudicial represión contra el sector privado del país y las principales empresas tecnológicas.

Xi también prometió acelerar los esfuerzos para convertir el Ejército Popular de Liberación (EPL) en un “ejército de clase mundial”, prometiendo mejorar su capacidad para salvaguardar la soberanía nacional y construir una disuasión estratégica. También instó al EPL a fortalecer su formación y mejorar su “capacidad de ganar”.

El discurso de Xi estuvo salpicado del término chino para “seguridad”, que se mencionó unas 50 veces. Llamó a la seguridad nacional la “base del rejuvenecimiento de la nación china” e instó a mejorar la seguridad militar, económica y en “todos los aspectos”, tanto en el país como en el extranjero.

Otro punto de enfoque fue el marxismo y la ideología. “No creo que haya una relajación de la atmósfera ideológica en los próximos cinco años”, dijo Victor Shih, experto en política china de élite de la Universidad de California.

Dali Yang, politólogo de la Universidad de Chicago, comenta que las instrucciones establecidas en el discurso de apertura de Xi eran una continuación de sus políticas anteriores. Al enfatizar los desafíos y las luchas, dijo, se justifica “la necesidad de un partido fuerte y su gran líder”.

Consolidando poder

El congreso de una semana de duración comenzó este domingo por la mañana en medio de una mayor seguridad, una escalada de restricciones de cero covid y un frenesí de propaganda y censura.

La reunión más trascendental del Partido Comunista en décadas, el congreso está destinado a consolidar el estatus de Xi como el líder más poderoso de China desde el difunto presidente Mao Zedong, quien gobernó hasta su muerte a los 82 años. También tendrá un profundo impacto en el mundo, ya que Xi se duplica en una política exterior asertiva para impulsar la influencia internacional de China y reescribir el orden global liderado por Estados Unidos.

La sensación de crisis ha definido el Gobierno de Xi Jinping y será lo que determine el futuro de China

La mayoría de las reuniones se llevarán a cabo a puertas cerradas durante la semana. Cuando los delegados resurjan al final del congreso el próximo sábado, realizarán una votación ceremonial para aprobar el informe de trabajo de Xi y aprobar los cambios realizados en la constitución del partido, lo que podría otorgar a Xi nuevos títulos para fortalecer aún más su poder.

Los delegados también seleccionarán el nuevo Comité Central del partido, que celebrará su primera reunión al día siguiente para designar a la máxima dirección del partido: el Politburó y su Comité Permanente, siguiendo las decisiones ya discutidas tras bambalinas por los líderes del partido ante el congreso.

El congreso será un momento importante de triunfo político para Xi, pero también llega durante un período de crisis potencial. La insistencia de Xi en una política intransigente de cero covid ha alimentado la creciente frustración pública y ha paralizado el crecimiento económico. Mientras tanto, diplomáticamente, su amistad “sin límites” con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha tensado aún más los lazos de Beijing con Occidente luego de la invasión de Ucrania por parte de Moscú.

Vladimir Putin y Xi Jinping, dos líderes fuertes con una relación especial 2:41

Política cero covid

En el período previo al congreso, los funcionarios de toda China aumentaron drásticamente las restricciones para prevenir incluso brotes menores de covid, imponiendo bloqueos radicales y pruebas masivas de covid cada vez más frecuentes en un puñado de casos. Sin embargo, las infecciones causadas por la variante ómicron altamente transmisible han seguido aumentando. Este sábado, China reportó casi 1.200 infecciones, incluidas 14 en Beijing.

La ira pública hacia la política de cero covid salió a la luz este jueves en una protesta excepcionalmente rara contra Xi en Beijing. Las fotos en línea mostraron dos pancartas desplegadas en un paso elevado muy transitado denunciando a Xi y sus políticas, antes de que la policía las retirara.

La ira por la política de cero covid de China está aumentando, pero Beijing se niega a cambiar de rumbo

“Di no a la prueba de covid, sí a la comida. No al encierro, sí a la libertad. No a la mentira, sí a la dignidad. No a la revolución cultural, sí a la reforma. No al gran líder, sí al voto. No seas un esclavo, sé un ciudadano”, dice una pancarta.

“Haz huelga, elimina al dictador y traidor nacional Xi Jinping”, decía el otro.

El público chino ha prestado poca atención a los congresos del partido en el pasado: no tienen voz en la reorganización del liderazgo del país ni en la elaboración de políticas importantes. Pero este año, muchos han puesto sus esperanzas en que el congreso sea un punto de inflexión para que China relaje su política de covid.

Sin embargo, una serie de artículos recientes en el vocero del partido sugieren que eso podría ser una ilusión. El Diario del Pueblo elogió a cero-covid como la “mejor opción” para el país, insistiendo en que es “sostenible y debe seguirse”.

Este domingo, Xi defendió su política de cero covid altamente polémica y económicamente dañina.

“Al responder al repentino brote de covid-19, priorizamos a las personas y sus vidas por encima de todo, y perseguimos tenazmente una política dinámica de cero covid al lanzar una guerra popular total contra el virus”, señaló.

Alfred Wu, profesor asociado de la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur, dijo que las palabras de Xi indicaban que es “imposible que China cambie la estrategia de cero covid en el futuro cercano”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up