Verificación de datos: Trump afirma falsamente que George Bush llevó millones de documentos a una antigua bolera y restaurante chino

(CNN) — Primero, el expresidente Donald Trump intentó propagar una afirmación falsa sobre las prácticas de su predecesor, Barack Obama, en el manejo de documentos. Ahora, vuelve a la carga usando la misma falsedad contra otros exmandatarios.

En agosto pasado, después de que el FBI recuperara documentos clasificados y muchos otros registros presidenciales en su residencia de Mar-a-Lago de Florida, Trump declaró que Obama había llevado millones de documentos presidenciales a Chicago. Rápidamente, la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA, por sus siglas en inglés) desacreditó tal afirmación, al explicar que fue la propia agencia ––y no Obama–– la que llevó los documentos a una instalación bajo su administración en el área de Chicago.

ANÁLISIS | La estrategia de Trump en el caso de documentos clasificados se está desmoronando rápidamente

Luego, en un mitin en Arizona este domingo, Trump no solo repitió la afirmación falsa sobre Obama: también sumó un señalamiento falso casi idéntico sobre otros expresidentes como George Bush, George W. Bush y Bill Clinton.

De forma dramática, Trump dijo: “George H.W. Bush llevó millones de documentos a una antigua bolera y un antiguo restaurante chino; donde los combinaron. Así que están en una bolera/restaurante chino”. Y agregó: “Un restaurante chino y una bolera. Sin seguridad y con la puerta principal rota”.

Trump también afirmó que “Bill Clinton llevó millones de documentos de la Casa Blanca a un antiguo concesionario de automóviles en Arkansas”. Además que “George W. Bush almacenó 68 millones de páginas en un depósito en Texas”.

Departamento de Justicia publica la declaración jurada editada sobre el registro a la residencia de Trump en Mar-a-Lago

Los hechos primero: todas estas afirmaciones de Trump son falsas. George H.W. Bush no llevó millones de documentos a una antigua bolera y restaurante chino. Más bien, la Administración Nacional de Archivos y Registros llevó los documentos presidenciales de Bush a una instalación antes de la apertura de la biblioteca presidencial de Bush en la misma ciudad. Las afirmaciones de Trump sobre Clinton y George W. Bush son inexactas precisamente de la misma manera: NARA, no los expresidentes, almacenó temporalmente los documentos en instalaciones administradas por la agencia en el antiguo concesionario de automóviles en Arkansas y el almacén en Texas. Y Trump también se equivocó al decir que “no había seguridad” en el lugar donde se guardaron los documentos de Bush: las instalaciones estaban muy protegidas, según un informe de prensa de la época.

Así que no hay equivalencia entre el manejo de documentos presidenciales por parte de Trump y el de sus predecesores. En el caso de los demás, los documentos presidenciales estaban en poder de NARA y se almacenaron de forma segura y profesional. Mientras que en lo respectivo a Trump, los documentos presidenciales hallados en un depósito cualquiera en Mar-a-Lago estaban en posesión del exmandatario, a pesar de los numerosos intentos de NARA y del Departamento de Justicia por recuperarlos.

Las afirmaciones de Trump sobre documentos de George H.W. Bush

En el mitin de este domingo, Trump instó a las autoridades a “investigar lo que sucedió” con George H.W. Bush y los documentos presidenciales. Pero no hay nada sustancial para indagar: la Administración Nacional de Archivos y Registros ha sido clara desde la década de 1990 sobre dónde almacenó temporalmente los documentos de Bush antes de que abriera su biblioteca permanente. De hecho, el funcionario de NARA a cargo de la transición de los documentos de Bush a la biblioteca permanente bromeó públicamente sobre la instalación temporal en ese entonces.

“Le he dicho esto a los periodistas durante los últimos cuatro años: no es solo una bolera. Es una bolera y un restaurante chino”, señaló David Alsobrook.

Y aunque este lugar temporal en College Station, Texas, resultó en una historia divertida, no hubo nada inusual en el hecho de que la agencia lo utilizara para tal fin. La NARA necesita mucho espacio para almacenar los documentos presidenciales antes de que se construyan las bibliotecas permanentes de los mandatario. Por eso busca y modifica grandes instalaciones cercanas que con frecuencia se dedicaron a otras actividades anteriormente.

Alguien que haya escuchado los comentarios de Trump pudo imaginarse los documentos de la primera administración Bush esparcidos descuidadamente en las pistas de bolos. Pero eso no es lo que sucedió. El diario The Washington Post reportó en 1993: “Ya no hay pistas de bolos. Sin canaletas, sin bolos, sin cerveza. Gracias a un trabajo de remodelación urgente tras las elecciones de noviembre pasado, quedan algunas oficinas simples, una bóveda enorme resistente al fuego y fila tras fila de estantes de acero llenos de cajas de cartón y cajones de madera”.

También había una amplia seguridad. The Associated Press informó en 1994: “Guardias uniformados patrullan las instalaciones. Hay monitores de televisión de circuito cerrado y sofisticados detectores electrónicos a lo largo de las paredes y puertas. Algunos materiales impresos están clasificados y permanecerán así durante años; está abierto solo para aquellos con autorizaciones ultrasecretas”.

Robert Holzweiss, quien comenzó a trabajar en la biblioteca de George H.W. Bush en 1996 y ahora es su subdirector, le dijo a la revista People para un artículo a principios de 2022: “Cuando empecé, la instalación temporal del museo Bush estaba en College Station, Texas, en una antigua bolera. Sin las pistas de bolos era perfecto, era como un almacén. Simplemente construyeron un espacio seguro dentro para albergar el material clasificado”.

Bush murió en 2018. Su hijo Jeb Bush, el exgobernador de Florida que compitió contra Trump en 2016 por la candidatura presidencial republicana, respondió en Twitter a la afirmación de Trump sobre el difunto presidente: “Estoy tan confundido. Mi papá disfrutaba de una buena comida china y disfrutaba del desafío de una jugada 7-10. ¿Qué diablos te pasa?”.

Las falsas afirmaciones de Trump sobre Bill Clinton y George W. Bush

Las afirmaciones de Trump en el mitin sobre los expresidentes Bill Clinton y George W. Bush son falsas exactamente por la misma razón que no son ciertos los señalamientos contra Obama y Bush padre.

¿Ese antiguo edificio de Balch Motor Company en Little Rock, Arkansas, donde se almacenaron millones de documentos presidenciales de Clinton? Nuevamente, fue la Administración Nacional de Archivos y Registros la que llevó los documentos a esta instalación, bajo la administración de la agencia, antes de la apertura de la biblioteca de Clinton en la misma ciudad.

¿Ese almacén en Lewisville, Texas, donde se almacenaron millones de documentos presidenciales de Bush hijo? Era una instalación administrada por NARA, utilizada para almacenar documentos mientras se preparaba la biblioteca permanente de Bush en las cercanías de Dallas.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up