‘Un Ave María tras otro’: Gobierno de Biden batalla con la política fronteriza, lo que alimenta la frustración

(CNN) — El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) elaboró hace meses un plan para hacer frente a los miles de migrantes que llegaban a la frontera: trasladar a algunos de ellos en avión a ciudades del interior de Estados Unidos para su procesamiento.

Pero el plan está descartado ahora, dicen funcionarios a CNN, en parte después de que la Casa Blanca se mostrara indecisa sobre la complicada logística.

Ha sido un ciclo interminable desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo, según varios funcionarios del gobierno y fuentes cercanas a la Casa Blanca. Los funcionarios de la agencia sueñan con un plan pero luego batallan para obtener la aprobación de la Casa Blanca, incluso cuando el problema se agrava y los republicanos intensifican sus críticas.

La frustración va en aumento, especialmente entre los que están en primera línea.

“Todo parece influir en lo demás”, dijo un funcionario de Seguridad Nacional a CNN. “Las cosas se desarrollan. La gente cambia de opinión. Pierden una batalla, y hacen esto en su lugar”.

“Creo que están en el punto en el que es un Ave María tras otro”, añadió el funcionario.

Mientras las detenciones en la frontera siguen siendo elevadas, las autoridades se enfrentan a la forma de frenar el flujo migratorio, lo que se traduce en un constante torbellino de ideas, entre ellas la de procesar a los migrantes más lejos de la frontera.

“La asistencia interior y el apoyo comunitario es algo que la Casa Blanca solo se toma en serio cuando aumentan las tasas de encuentros”, dijo otro funcionario de Seguridad Nacional a CNN, añadiendo que no se esperan grandes cambios políticos adicionales hasta después de las elecciones de mitad de mandato.

Los autobuses llevaron la frontera a la ciudad de Nueva York. Pronto las carpas de emergencia albergarán a cientos de migrantes

El proceso se ve a menudo empantanado por las idas y venidas entre la Casa Blanca y el DHS. El departamento, presionado para mitigar la situación en la frontera entre EE.UU. y México, presenta propuestas a la Casa Blanca, que a su vez pide información adicional, lo que alimenta las frustraciones entre ambos, dijeron las fuentes a CNN. Los desacuerdos y las preguntas sobre la política, incluyendo el procesamiento interior, también brotan entre los funcionarios dentro del DHS.

“Estas son áreas en las que hemos estado trabajando juntos”, dijo una fuente familiarizada con las discusiones internas, añadiendo que puede haber diferentes opiniones entre las agencias, así como dentro de ellas.

“Siempre hay diferencias de opinión que hay que resolver”, añadió la fuente.

Y la semana pasada, un plan significativo se hizo realidad: el gobierno anunció un programa de libertad condicional humanitaria para los migrantes venezolanos, al tiempo que amplió el uso de la controvertida restricción de emergencia por pandemia de la era Trump en la frontera.

“Alentar un debate robusto, escuchar diferentes ideas y obtener mucha experiencia antes de tomar decisiones políticas que impactan en millones de vidas es una ventaja, no un error”, dijo Abdullah Hasan, un portavoz de la Casa Blanca, en un comunicado. “Y es a través de este enfoque inteligente, deliberativo y de colaboración que hemos visto un progreso significativo en la reconstrucción del sistema de inmigración que el gobierno anterior destruyó”.

Un portavoz del DHS defendió la respuesta del gobierno a lo que llamó un “sistema de inmigración roto y desmantelado” que heredó del gobierno de Trump.

“El gobierno ha manejado efectivamente un número sin precedentes de no ciudadanos que buscan entrar en Estados Unidos, ha interceptado más drogas y ha desbaratado más operaciones de contrabando que nunca antes, todo mientras revierte las políticas crueles y dañinas del gobierno anterior”, dijo el portavoz.

Desafío político en curso para el gobierno de Biden

La inmigración fue uno de los primeros problemas a los que se enfrentó Biden cuando la oleada de menores no acompañados sorprendió al gobierno en los primeros meses de su presidencia. Esa crisis, según los funcionarios, junto con el creciente número de migrantes en la frontera, sigue pesando sobre la agenda de inmigración de la administración.

“La parálisis en la frontera ha afectado toda su agenda”, dijo una fuente cercana a la Casa Blanca.

Los gobernadores republicanos, por su parte, han enviado a los migrantes a ciudades lideradas por los demócratas como una afrenta a los demócratas y a la Casa Blanca, lo que ha llevado el tema de la inmigración al primer plano de la discusión nacional y ha suscitado fuertes críticas de los defensores de los inmigrantes, de los funcionarios municipales y del gobierno de Biden.

Tras llamada telefónica con Biden, López Obrador confirma cumbre con EE.UU. y Canadá para diciembre en México

Los defensores de los inmigrantes y los demócratas también han criticado al gobierno por su mayor énfasis en la aplicación de la ley y, más recientemente, por haber devuelto a miles de migrantes venezolanos que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos bajo el Título 42 de la era Trump.

“Ampliar el Título 42 para incluir ahora a los venezolanos añade sal a una herida abierta mientras erosiona aún más nuestro sistema de asilo que el presidente Biden prometió restaurar”, dijo el senador demócrata Bob Menendez, de Nueva Jersey, en un comunicado.

Reabrir los puertos de entrada a los solicitantes de asilo de forma ordenada utilizando, por ejemplo, una aplicación de Aduanas y Protección de Fronteras y abrir centros que alberguen a múltiples agencias federales para procesar a los migrantes son algunas de las otras opciones que han circulado durante meses, según una fuente familiarizada con las discusiones.

La Casa Blanca ha recibido información del DHS sobre los planes para los centros de procesamiento conjunto, dijo a CNN la fuente familiarizada con las discusiones internas, describiéndolo como el curso normal de las negociaciones.

“Se recibe una asignación del Congreso y se trabaja para cumplir con las instrucciones de esa asignación de manera que también coincida con las prioridades que el secretario de Seguridad Nacional ha establecido, probablemente o de alguna manera en coordinación con la Casa Blanca”, dijo la fuente.

Otras políticas han avanzado, como una normativa que permite a los funcionarios de asilo atender y decidir las solicitudes de asilo -casos que normalmente se asignan a los jueces de inmigración- cuando los migrantes se presentan en la frontera sur de EE.UU. y un tribunal de inmigración dedicado a las familias migrantes. Ambas políticas se incluyeron en un plan de inmigración publicado por la Casa Blanca el año pasado.

Aumento de los migrantes venezolanos

La preocupación por el aumento de las detenciones en la frontera se basa, en parte, en los movimientos masivos en el hemisferio occidental, donde miles de migrantes, en particular venezolanos, huyen de unas condiciones cada vez peores.

Las malas condiciones económicas, la escasez de alimentos y el acceso limitado a la atención sanitaria, por ejemplo, están empujando cada vez más a los venezolanos a marcharse, lo que supone un reto urgente para el gobierno de Biden. Más de 6 millones de venezolanos han huido de su país, igualando a Ucrania en número de desplazados y superando a Siria, según la Organización de las Naciones Unidas.

En las últimas semanas, alrededor de 1.000 venezolanos fueron detenidos a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México diariamente, según un funcionario de Seguridad Nacional. En comparación, algo menos de 1.000 venezolanos llegaron a la frontera sur de EE.UU. en todo el mes de febrero de 2021, según datos del gobierno estadounidense.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reiteró la semana pasada que los migrantes venezolanos no deben cruzar la frontera ilegalmente, citando en cambio el programa de libertad condicional humanitaria.

“Estas acciones dejan claro que hay una manera legal y ordenada para que los venezolanos entren en Estados Unidos, y la entrada legal es la única manera”, dijo en un comunicado. “Aquellos que intenten cruzar la frontera sur de Estados Unidos de forma ilegal serán devueltos a México y no podrán acogerse a este proceso en el futuro”.

Así puedes solicitar tu ingreso legal a EE.UU. desde Venezuela

Los funcionarios del gobierno también han estado trabajando estrechamente con países de todo el hemisferio occidental para tratar de gestionar el flujo migratorio hacia el norte y establecer protecciones más cerca de los países de origen de los migrantes.

Pero la miríada de consideraciones y organismos federales que intervienen en la inmigración suele dar lugar a un arduo proceso de toma de decisiones.

“Un gran reto para este asunto es que se encuentra en las grietas de todo un conjunto de estructuras en la Casa Blanca”, dijo un exfuncionario del gobierno de Obama. “Es un proceso muy complicado y todo eso es solo tratar la gestión logística de mover a la gente. Por no hablar de la ampliación de las vías alternativas para que la gente tenga acceso a la ayuda”.

Esto se ha visto agravado por el ambiente políticamente cargado y la atención puesta en resolver la crisis a corto plazo.

“Gran parte de la atención, y gran parte de la atención pública, se centra en la emergencia a corto plazo y en cómo gestionar el movimiento de personas”, dijo Cecilia Muñoz, exdirectora del Consejo de Política Interior de la Casa Blanca bajo el presidente Barack Obama, señalando que el Congreso tampoco ha proporcionado nuevas herramientas al gobierno.

“Cada decisión está cargada porque los republicanos han dejado muy claro que pretenden sacar rédito político de la situación. Ninguna decisión se refiere únicamente a los méritos de la acción contemplada. Todo tiene una resonancia política”, dijo Muñoz.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up