Donald Trump casi despide a Jared e Ivanka por medio de un tuit, según un nuevo libro

Washington (CNN) — Cuando era presidente, Donald Trump estuvo a punto de despedir a su hija Ivanka Trump y a su yerno Jared Kushner de la Casa Blanca a través de un tuit, según un nuevo libro de la periodista Maggie Haberman de The New York Times.

Trump planteó la posibilidad de despedir a Ivanka Trump y a Kushner, que eran asesores de alto nivel de la Casa Blanca, durante las reuniones con el entonces secretario general John Kelly y el entonces consejero de la Casa Blanca Don McGahn, escribe Haberman. En un momento dado, estuvo a punto de tuitear que su hija y su yerno abandonaban la Casa Blanca, pero Kelly lo detuvo, diciéndole que primero tenía que hablar con ellos directamente.

Liz Cheney dice que no seguirá siendo republicana si Donald Trump es el candidato del partido en 2024

Trump nunca tuvo esa conversación, uno de los numerosos casos en los que evitó el conflicto interpersonal, e Ivanka Trump y Kushner permanecieron en la Casa Blanca durante toda la presidencia de Trump. Aun así, Trump a menudo subestimaba a Kushner, burlándose de él como amanerado, escribe Haberman.

“Parece un niño”, dijo Trump después de que Kushner hablara públicamente en 2017 tras su testimonio ante el Congreso, según el libro.

En “Confidence Man: The Making of Donald Trump and the Breaking of America”, Haberman relata el caos de la Casa Blanca de Trump, con nuevos detalles sobre cómo Trump se resistió a denunciar a los supremacistas blancos y dio poca importancia al deterioro de la salud de la jueza Ruth Bader Ginsburg antes de que su muerte en 2020 le diera un tercer juez en la Corte Suprema.

Pero el libro de Haberman, que fue obtenido por CNN antes de su lanzamiento el martes, va más allá de las vicisitudes del gobierno de Trump para documentar cómo el ascenso inicial de Trump en el mundo inmobiliario y político de Nueva York de las décadas de 1970 y 1980 moldeó permanentemente su visión del mundo, y por extensión, su presidencia.

“Para comprender plenamente a Donald Trump, su presidencia y su futuro político, la gente debe saber de dónde viene”, escribe Haberman, analista política de CNN.

El presidente Donald Trump con su hija Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner asisten a una recepción de Hanukkah en la Casa Blanca en Washington el 11 de diciembre de 2019. (Crédito: Yuri Gripas/Abaca Press/Sipa USA/AP)

El libro está plagado de ejemplos que se remontan a décadas atrás y que documentan la obsesión de Trump por el aspecto físico, su fijación en cuestiones raciales, su gravitación hacia los hombres fuertes y su disposición a cambiar sus creencias para adaptarse al momento. Trump trató de recrear el país para imitar los cinco distritos de Nueva York, escribe Haberman, imaginando una presidencia que funcionara como si fuera uno de los poderosos jefes del Partido Demócrata de la ciudad que lo controla todo.

Los ayudantes y asesores que hablaron con Haberman para el libro –según la autora entrevistó a más de 250 personas– ofrecen un retrato crítico de un comandante en jefe que no estaba interesado en aprender los detalles del trabajo, que esperaba una lealtad total de quienes le rodeaban y que estaba más preocupado por el dominio, el poder y por sí mismo.

Haberman informa que los asesores de la campaña llamaron a Trump una vez “loro sofisticado”. Trump arremetió contra sus principales generales durante una infame reunión en el “tanque”, la sala de conferencias segura del Pentágono, porque le decían algo que no comprendía. “En lugar de reconocerlo, gritó a los profesores”, escribe Haberman.

Se dice que Kelly, su antiguo secretario general, describió a Trump como un “fascista”, excepcionalmente inadecuado para el trabajo de liderar una democracia constitucional, según Haberman, citando a varios que hablaron con el general retirado de la Marina.

El portavoz de Trump, Taylor Budowich, dijo sobre el libro: “Mientras las élites costeras se obsesionan con libros aburridos repletos de falsedades de origen anónimo, Estados Unidos es una nación en declive. El presidente Trump está centrado en salvar a Estados Unidos, y no hay nada que las noticias falsas puedan hacer al respecto”.

“Esa es la parte sexy”

A principios de este año, el reportaje de Haberman para su libro reveló que el personal de Trump encontró documentos arrojados por el inodoro, además de numerosos informes de que Trump tenía la costumbre de romper los documentos presidenciales en violación de la Ley de Registros Presidenciales.

El manejo de los documentos por parte del expresidente ha cobrado nueva importancia tras el allanamiento del FBI en su residencia de Florida y la revelación de que se llevó allí documentos altamente clasificados al dejar la Casa Blanca.

El inventario del allanamiento de Mar-a-Lago muestra documentos marcados como clasificados mezclados con ropa, regalos y recortes de prensa

Haberman entrevistó a Trump tres veces después de que dejara la Casa Blanca para el libro de 2021, incluyendo una ocasión en la que mintió sobre el envío de su correspondencia con el líder norcoreano Kim Jong Un a los Archivos Nacionales, diciendo que no se había llevado “nada de gran urgencia” de la Casa Blanca. (Las cartas de Kim estaban entre los artículos que los Archivos se dieron cuenta de que faltaban en 2021).

El manejo arrogante de Trump del material clasificado llevó a la desconfianza entre el entonces presidente y la comunidad de inteligencia, escribe Haberman, como cuando Trump tuiteó una imagen sensible de daños en una instalación iraní en 2019.

Trump también protestó luego de que los funcionarios intentaran hacer cambios en la imagen. “Si quitas la clasificación esa es la parte sexy”, dijo Trump, según Haberman, quien escribió que algunos vieron fines nefastos en el comportamiento de Trump, mientras que otros “creyeron que estaba operando con el desarrollo emocional de un niño de 12 años, utilizando los datos de inteligencia para atraer la atención”.

La “desorganización de Trump”

Haberman describe todas las organizaciones que ha dirigido Trump, sus empresas, su campaña y la Casa Blanca, como disfuncionales y con personal que a menudo se menosprecia. Los ejecutivos de su empresa se refirieron a la compañía de Trump como la “desorganización de Trump”, según el libro, que incluye ejemplos de varias prácticas empresariales inusuales y que llaman la atención.

Esa disfunción se extendió a la campaña de Trump y, en última instancia, a la Casa Blanca, donde Trump pasó por encima de asesores y secretarios del gabinete por igual, desestimando los consejos ofrecidos por su propio personal.

Cuando en 2016 el entonces candidato Trump se vio presionado para denunciar a supremacistas blancos como David Duke, que apoyaban su campaña, se envió al exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie para que instara a Trump a distanciarse con más fuerza. Se oyó a Trump responder a Christie por teléfono que se pondría a ello, pero que no tenía que ser demasiado rápido, escribe Haberman.

“Mucha de esta gente vota”, le dijo Trump a Christie, antes de terminar la llamada.

Tras la marcha supremacista blanca de 2017 en Charlottesville, Virginia, cuando Trump afirmó que había gente buena en “ambos bandos”, el entonces asesor económico jefe de Trump, Gary Cohn, preparó una carta de dimisión. Trump hizo un llamamiento para que Cohn se quedara. “Si te vas, estás cometiendo traición”, dijo Trump, según Haberman.

Cohn aceptó quedarse durante los esfuerzos de la administración para aprobar su emblemática reforma fiscal a finales de ese año. Mientras Cohn abandonaba el Despacho Oval, Kelly le susurró: “Si yo fuera tú le habría metido ese papel por el c**o”, escribe Haberman.

Según el libro, varios funcionarios del Gabinete creían que Trump tenía problemas con las mujeres líderes. No le gustaba la excanciller de Alemania Angela Merkel y la describió en una reunión como “esa p***a”, escribe Haberman.

El exsecretario de Defensa de Trump, Mark Esper, creía que el impulso de Trump para retirar las tropas estadounidenses de Alemania era puramente por despecho personal, según el autor.

El libro muestra la incapacidad de Trump para comprender conceptos políticos básicos, como la sugerencia de Trump en una entrevista con Haberman de que el partido minoritario del Senado podría bloquear la legislación saltándose las votaciones. “El voto del vicepresidente no cuenta. No cuenta. Puede que quieras comprobarlo”, dijo Trump.

Cuando la Cámara de Representantes presentó los artículos de juicio político contra Trump por primera vez en 2019, Trump reaccionó con un estribillo familiar, según el libro: “Simplemente demandaré al Congreso. No pueden hacerme esto”.

En el último año de su presidencia, Trump trató de desear que desapareciera el tema del coronavirus, escribe Haberman, minimizándolo públicamente por una aparente creencia de que las cosas solo existían si se discutían abiertamente.

Antes de que la muerte de Ginsburg en 2020 creara una vacante de última hora en la Corte Suprema que Trump cubrió justo antes de las elecciones presidenciales, Haberman escribe que Trump se tomaba a broma el deterioro de la salud de la jueza.

Trump juntaba sus manos y miraba hacia el cielo, escribe Haberman. “Por favor, Dios. Por favor, cuida de ella. Cada vida es preciosa”, dijo Trump, antes de casi guiñar un ojo y mirar a sus asesores. “¿Cómo está ella?”

Cuando otro visitante llegó al Despacho Oval, Trump preguntó: “¿Va a sobrevivir? ¿Cuánto tiempo crees que le queda?”.

La cuestión racial

“Confidence Man” relata cómo la fijación de Trump por la raza, el género y la religión se remonta a décadas atrás, moldeada por un periodo tumultuoso de la historia de Nueva York.

“La cuestión racial es más grave en Nueva York que en cualquier otro lugar que yo conozca”, dijo Trump en una entrevista posterior a la presidencia con Haberman, quien escribe que Trump “a menudo parecía congelado en el tiempo” en el Nueva York de los años 80 y veía el conflicto tribal como algo inevitable.

Durante la crisis del sida de los años 80, el miedo de Trump a los gérmenes y las enfermedades lo llevó a anunciar públicamente que exigiría a sus citas que se hicieran una prueba de VIH. Haberman escribe que llamó a periodistas para preguntarles si las personas con las que se había reunido podían ser homosexuales, preocupado porque habían intercambiado un apretón de manos.

A finales de los años 90, después de que Trump se divorciara de Marla Maples, mantuvo una relación con una modelo, Kara Young, que era hija de madre negra y padre blanco. Haberman escribe que, tras conocer a los padres de Young, Trump le dijo que había obtenido la belleza de su madre y la inteligencia “de su padre, el lado blanco”.

Trump se rio mientras lo decía, escribe Haberman. Young le dijo que no era algo para bromear.

En un reflejo de su visión de la vida como un espectáculo en el que él hacía el casting, Trump se centró en “la apariencia” y dijo que su esposa Melania Trump, el exvicepresidente Mike Pence y su primer candidato a la Corte Suprema, Neil Gorsuch, estaban todos fuera del “casting central”, escribe Haberman.

El expresidente siguió centrado en el aspecto de quienes le representaban. Se quejó de la forma en que la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, su embajadora en las Naciones Unidas, se veía en la televisión. “¿No podemos hacer una mejor iluminación o darle un mejor maquillaje?”, preguntó, según el libro.

Trump dijo que su jefa de Seguridad Nacional en funciones, Elaine Duke, parecía “un ama de casa”, escribe Haberman. El director del Servicio Secreto, mientras tanto, se parecía a “Dumbo”.

El libro incluye varios ejemplos de los comentarios escabrosos de Trump, incluyendo un episodio en 2016 mientras se preparaba para un debate contra Hillary Clinton. El entonces presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, interpretaba el personaje de una joven líder de una asociación de estudiantes transgénero y le preguntó a Trump su posición sobre si alguien como ella podía usar el baño de las chicas.

“Tengo una pregunta”, dijo Trump a una sala llena de sus asesores, escribe Haberman. “Cocked or decocked?” (una alusión a los genitales masculinos en lenguaje ofensivo). Y así continuó.

‘Te equivocas’

Muchos de los personajes que desempeñaron un papel en la vida de Trump en Nueva York han hecho apariciones recurrentes a lo largo de su carrera política y de su tiempo en la Casa Blanca, desde su antiguo confidente Roger Stone, que hizo los preparativos en 1988 para que Trump se presentara a la presidencia, hasta las rivalidades con el representante demócrata Jerry Nadler de Nueva York y el senador republicano John McCain de Arizona sobre un programa de préstamos federales que se extendieron hasta su presidencia.

Haberman señala cómo varias personas que se enemistaron con Trump acabaron trabajando para su empresa, incluido un comisionado de vivienda de la ciudad que se opuso a dar a Trump una exención fiscal y un analista de Wall Street al que Trump demandó por US$ 250 millones después de que dijera que las finanzas de Trump estaban sobredimensionadas. No fue diferente al proceso de cómo los rivales republicanos de Trump en 2016, desde Christie hasta los senadores Ted Cruz de Texas y Lindsey Graham de Carolina del Sur, se convirtieron finalmente en algunos de sus aliados más leales en Washington.

Trump incluso adoptó los insultos y tácticas de sus rivales. En la década de 1980, Trump se enzarzó en una larga batalla con el entonces alcalde de Nueva York, Ed Koch, por un acuerdo inmobiliario. Koch, un demócrata, calificó a Trump de “peso ligero”, un insulto que el propio Trump adoptó más tarde, junto con gran parte del estilo de Koch, escribe Haberman.

Después de que Trump perdiera las elecciones de 2020, intentó utilizar algunas de las mismas tácticas que le habían mantenido a flote en los negocios durante tantos años. Trump dijo a sus ayudantes que simplemente no dejaría la Casa Blanca, informó Haberman.

Algunos del círculo íntimo de Trump, como Kushner, evitaron enfrentarse a él. Pero Trump no quiso escuchar a los que decían que había perdido. La asesora de la Casa Blanca Hope Hicks le dijo a Trump que no había visto ninguna prueba de fraude generalizado. “Te equivocas”, respondió Trump, según Haberman, con la esperanza de asustar a los demás para que no estuvieran de acuerdo con ella.

Mientras Trump se acercaba al 6 de enero con la falsa creencia de que el entonces vicepresidente Mike Pence podría bloquear la certificación de las elecciones de 2020, el secretario general de Pence, Marc Short, advirtió al Servicio Secreto que Trump se iba a poner en contra del vicepresidente y que podría haber un riesgo de seguridad como resultado, informa Haberman.

Tras el atentado del 6 de enero en el Capitolio, pareció durante un período breve que los republicanos estaban dispuestos a pasar de Trump. Pero este mantuvo su control sobre el partido y ha enfocado gran parte de los últimos dos años en derrotar a los republicanos que se le cruzaron.

Haberman escribe que Trump ha dicho a otros que necesitaba involucrarse agresivamente en las primarias de 2022 para asegurarse de que tendría aliados en caso de que las elecciones de 2024 fueran impugnadas o si fuera sometido a juicio político tras otra victoria en la Casa Blanca. Trump le dijo a Haberman que el expresidente Richard Nixon fue destituido en parte porque había “tratado increíblemente mal al Senado y a la Cámara de Representantes, y se salió con la suya, y de repente tuvo el Watergate”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up