En la fantasía, la vida medieval se representa como todo violencia sexual y miseria. No es así de simple

(CNN) — Nota: Este artículo contiene ligeros spoilers de “House of the Dragon” y “Game of Thrones”.

Cada vez que una historia de fantasía se adentra demasiado en la violencia atroz o en la explotación humana, a los narradores les gusta sacar a relucir cuatro pequeñas palabras:

“Pero es históricamente correcto”.

Esa fue la explicación que dieron los creadores de la precuela de “Game of Thrones”, “House of the Dragon”, después de que el estreno ofreciera una mezcla de gore, incluyendo una agonizante escena de parto forzado en la que una mujer es cortada como un pavo con la esperanza de salvar a su bebé a costa de su propia vida (ambos mueren).

“Nos pareció una forma interesante de explorar el hecho de que, para una mujer en la época medieval, dar a luz era algo violento”, dijo el codirector de la serie, Miguel Sapochnik, a The Hollywood Reporter sobre la escena. (HBO, hogar de “Game of Thrones” y “House of the Dragon”, comparte la empresa matriz Warner Bros. Discovery con CNN).

Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en “House of the Dragon” y “Game of Thrones”

¿Es la violencia sexual y reproductiva históricamente fiel a la época medieval? Hasta cierto punto, sí, como demuestran los registros. Pero también lo son otras muchas cosas que parecen caerse convenientemente del guion gráfico cuando se trata de añadir autenticidad.

“El deseo de ser ‘exacto’ desaparece de repente cuando no hay sexo de por medio y se trata de minucias cotidianas realmente interesantes”, dice Eleanor Janega, historiadora medieval que enseña en la London School of Economics. “Si el mundo de (‘Game of Thrones’) fuera históricamente preciso, ¿por qué no están todas las casas nobles o los castillos absolutamente cubiertos por enormes murales llamativos y coloridos? ¿Por qué esta forma de exactitud histórica no es importante, pero mostrar la violación como algo endémico sí lo es?”.

Otros historiadores señalan que, a pesar de que algo como una cruda muerte por cesárea es muy morboso y provoca asombro, esa carnicería no era tan frecuente como los narradores quieren hacer creer.

“Se trataba de proteger a las madres de cualquier daño”, explica a Slate la historiadora medieval Sara McDougall.

Los textos de la época indican que esas medidas extremas se aplicaban normalmente a mujeres que ya habían muerto, y no, como en “House of the Dragon”, a una mujer totalmente despierta y alerta que no tenía ni idea de lo que le iba a ocurrir.

La crucial y traumática escena de la Boda Roja en “Game of Thrones” está inspirada en hechos reales.

La serie original de “Game of Thrones” fue muy criticada por su interminable carrusel de violaciones, abusos, humillaciones sexuales, crueldades comunes y, por supuesto, partos que salen mal. George R.R. Martin, la mente detrás de la icónica serie “A Song of Ice and Fire” que dio lugar a “Game of Thrones” y “House of the Dragon”, dijo hace tiempo que recurría a la historia para fundamentar sus narraciones. La rivalidad entre los Stark y los Lannister, por ejemplo, se inspira en la legendaria Guerra de las Rosas. Incluso la mortífera Boda Roja (que cuenta con otro final infeliz para un personaje embarazado) se inspira en un acontecimiento de la historia medieval escocesa conocido como la “Cena Negra”.

Janega señala que, aunque los tiempos medievales no eran ciertamente demasiado amables con las mujeres o con cualquier otra persona que no fuera rica, poderosa y masculina, no eran la burlesca representación del sufrimiento que estamos tan acostumbrados a ver en la pantalla.

El problema del mundo real que “House of the Dragon” muestra en su ficción: partos forzados y libertad de las mujeres [spoilers]

“La ‘exactitud’ siempre se centra en los aspectos desagradables de una sociedad, pero nunca en los placenteros”, dice. “(Siempre) abarca de alguna manera la violencia sexual y nunca cosas como, por ejemplo, el sistema de tres campos, o las presas de pesca. No muestran realmente cómo las mujeres, aparte de la nobleza, son una parte dinámica de la mano de obra medieval. Las mujeres se encuentran en casi todas las facetas del trabajo medieval: como herreras, dirigiendo tiendas, elaborando cerveza, en la producción de telas, dirigiendo casas de baños o en delegaciones comerciales que se dirigen a la corte”.

En la ficción, la historia es siempre negociable. ¿Realmente necesitamos ver, por ejemplo, los detalles de la fontanería medieval, o vislumbrar el manguito deshilachado de una noble para sentirnos centrados en una historia que también incluye dragones y fuego mágico? Probablemente no, como ha señalado el público. Pero eso significa, como observa Janega, que los detalles que sí importan pueden decir más sobre el presente que sobre el pasado.

“Sería más exacto decir que se trata de una ficción, pero que refleja la sociedad que está creando el arte, y que esa sociedad está repleta de agresiones sexuales, en lugar de dar a entender que simplemente hay que hacerlo en nombre de dar testimonio de un pasado misógino que ya no vivimos”, dice Janega.

Es fácil, y quizás un poco reconfortante, mirar hacia atrás unos cientos de años y decidir que las cosas eran mucho peores en general. Aunque gran parte de eso es cierto, los registros muestran que arrastramos una multitud de conceptos erróneos sobre la época medieval y sus alrededores que hacen que nuestra realidad actual parezca mucho más sofisticada en contraste.

Aunque nos imaginemos dientes podridos y cuerpos apestosos, la higiene bucal y la limpieza, aunque limitadas según los estándares actuales, eran importantes para quienes tenían acceso a las herramientas adecuadas y al agua limpia (o no tan limpia). Incluso algo tan horrible como la violación se definía de forma diferente, abarcando el secuestro y las formas de sexo fuera del matrimonio. Sí, la gente seguía apestando. Sí, la gente seguía practicando formas de violencia impensables. Pero el argumento de la “exactitud histórica” a menudo puede poner más énfasis en la búsqueda de diferencias entre el pasado y el presente que en la lucha contra las incómodas similitudes que los estudiosos han señalado.

Por supuesto, conviene recordar que la fantasía no tiene por qué parecerse a la historia en absoluto. Si los vastos recovecos de la imaginación pueden dar a luz a gigantes de hielo y resucitar a los muertos, seguramente puede inventar un mundo en el que las estructuras sociales no se definan por el sufrimiento constante. Y si tiene que haber fuego y sangre, tal vez haya formas más creativas -incluso más precisas desde el punto de vista histórico- de representarlo.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up