En lo profundo del bosque del este de Ucrania, este grupo de voluntarios espera mientras el ejército ruso se acerca sigilosamente

Cerca de Slovyansk, Ucrania (CNN) — Maxym está esperando. Durante poco más de un mes, él y sus camaradas han estado durmiendo en refugios de tierra, comiendo latas calentadas sobre fogatas y siguiendo las noticias del ejército ruso a pocos kilómetros de distancia.

“Por supuesto que vienen”, dice Maxym. “Hay muchos más de ellos que nosotros”.

Están en lo hondo en este denso bosque del este de Ucrania, no lejos de Slovyansk, y son parte de la defensa territorial de Ucrania: soldados no profesionales, la mayoría de los cuales se inscribieron en los primeros días de la invasión rusa de febrero.

Así ha sido, día a día, la guerra en Ucrania: datos y cronología sobre la invasión rusa

Hasta ahora, han evitado el contacto con el enemigo, pasando los días bajo redes de camuflaje, junto a pirámides gigantes de agua embotellada. Pero cada momento de cada día lo viven con el ruido sordo de la artillería. Su campamento arbolado recibe regularmente una lluvia de municiones en racimo. Poco después de la visita de CNN, un ataque de racimo hirió gravemente a algunos de los soldados.

Y aunque están bien provistos de las armas antitanque que resultaron tan decisivas para contener la incursión inicial de Rusia, esas no son las armas que necesitan en esta fase de la guerra.

“Puedes oírlo”, dice el camarada de Maxym, Mykhailo, mientras las armas pesadas retumban en la distancia. Al igual que otros en esta historia, pidió usar solo su primer nombre por motivos de privacidad.

“Por cada uno de nuestros tiros pesados, hacen 10 o 20. Es porque nos falta artillería”.

Donbás es donde comenzó el conflicto con Rusia en 2014. Y después de que Ucrania derrotara el intento de Rusia de decapitar al gobierno en Kyiv a principios de este año, Donbás vuelve a ser el centro de la guerra.

Su enemigo avanza, aunque lentamente. Más al este, las fuerzas rusas capturaron la ciudad industrial de Severodonetsk y parecen estar cerca de rodear a las fuerzas de Ucrania en la vecina Lysychansk.

Eso ejerce presión sobre los centros de población restantes más importantes de Ucrania en Donbás: Bakhmut, Slovyansk y especialmente Kramatorsk. La unidad de defensa territorial es solo una en una red que el ejército ucraniano está utilizando para tapar las brechas en su defensa.

Cuando tengan contacto directo con el enemigo significará que la artillería no ha podido detener el avance ruso, y que Slovyansk está en real peligro.

Mykhailo mira por encima del borde de una trinchera para mostrar por qué su unidad ha sido colocada aquí. Señala la carretera. “Si llega un convoy”, dice, “nuestra tarea es detenerlo”.

Una posición de defensa territorial ucraniana en el este de Ucrania.

Mykhailo dice que él y sus camaradas carecen de artillería.

Los civiles que esperan defender están sufriendo cada vez más el avance de Rusia.

Los cohetes lanzan sus mortíferas cargas en racimo sobre bloques de apartamentos, estacionamientos de supermercados y casas suburbanas. Las minibombas atraviesan ventanas y puertas y a cualquier humano que tenga la mala suerte de ser pillado desprevenido.

Igor, de unos 30 años, fue uno de ellos. Se despidió de su esposa el lunes y caminó desde su apartamento del primer piso en un edificio de la era soviética hacia el taxi que conducía para ganarse la vida. Nunca lo logró.

“Estaba parada aquí llorando”, dijo Valentina, de 76 años, su vecina. “Era un buen tipo. Su nombre era Igor. Y el nombre de mi esposo también es Igor”.

Las explosiones esparcieron escombros sobre su cama, y ​​ahora su esposo, un exconstructor, está cortando un tablero de madera para cubrir una ventana rota sobre la puerta de su edificio.

“Da mucho miedo”, dice ella. “Por la noche, me cubro con una almohada”.

Slovyansk lleva la peor parte del avance de Rusia desde el norte. Al sur, Bakhmut ha estado pagando un precio aún más alto.

Marina se encuentra en el patio de su edificio, recogiendo el vidrio que solo unas horas antes fue destrozado por una bomba rusa.

Maxym es parte de la Defensa Territorial de Ucrania. Mientras espera a las tropas rusas, dice que a menudo piensa en su esposa embarazada y su hijo por nacer.

Armas antitanque occidentales en una posición en posición en el este de Ucrania.

“No le hicimos daño a nadie”, dice con agonía. “Somos gente sencilla. Mi esposo ha sido trabajador de ambulancia durante 45 años, salvando vidas”.

Es sobre todo gente mayor que queda en esta calle. Muchos de sus hijos e hijas se han ido desde hace mucho tiempo, incapaces de convencer a sus padres para que se unan a ellos.

“No tenemos gas, no tenemos electricidad, no tenemos agua. Pero solo queremos que se detenga el tiroteo”.

De vuelta en el bosque, esperando a las tropas rusas, Maxym dice que piensa a menudo en su esposa embarazada, en su ciudad natal de Járkiv, y en su hijo por nacer.

“Los echaremos de aquí, y él lo sabrá: que no nos quedamos aquí sin hacer nada. Es nuestra tierra, y no tienen derecho a venir aquí”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up