Se suponía que los scooters eléctricos iban a arreglar la movilidad en Roma. Entonces se convirtieron en “trampas mortales”

(CNN) — Roma, la ciudad eterna, ha sido invadida, conquistada y saqueada innumerables veces desde su fundación hace casi 2.800 años. Cada ataque dejó cicatrices en toda la ciudad, desde las ruinas del Foro Romano hasta la caverna del Circo Máximo, donde una vez corrieron los carros.

La degradación moderna también ha hecho enfadar a los ciudadanos, hartos de lo que a menudo parece complacencia en la que es posiblemente una de las ciudades más bellas del mundo.

La actual invasión en la capital italiana viene de la mano de los scooters eléctricos —más de 14.000—, modernas patinetas que bloquean las calles, desquician a los conductores y matan.

Desde que se introdujeron los scooters de alquiler hace tres años como alternativa al transporte público durante la pandemia de covid-19, cuatro personas han muerto mientras los conducían, según Eugenio Patanè, concejal de movilidad del ayuntamiento de Roma. Los servicios de urgencias de la ciudad atienden al menos una lesión grave relacionada con los scooters cada tres días, según las autoridades sanitarias.

Y eso que solo el 2% (unos 270) de los scooters de alquiler se utilizan a diario.

El ayuntamiento de Roma concedió licencias a siete empresas que se encargan de cambiar las baterías, realizar reparaciones, trasladar los scooters a zonas muy transitadas y sacarlos del río Tíber de la ciudad.

Los scooters que no están en uso son los que presentan el mayor desafío, especialmente para las personas con discapacidad.

“Una serie de sustos”

Las autoridades dicen que solo el 2% de los 14.000 scooters de alquiler en Roma están en uso. (Foto: Lorenzo Di Cola/NurPhoto/Getty Images)

Mientras Giuliano Frittelli, director de la Unión Italiana de Ciegos y Débiles Visuales, se desplaza con su bastón entre media docena de scooters que se encuentran en la calle cerca de su oficina en el centro de la ciudad, explica a CNN que para las personas que no ven son una trampa mortal.

“El primer problema es el aparcamiento salvaje”, dice Frittelli mientras golpea con su bastón la base de un scooter, y explica que su forma inusual también facilita que alguien con problemas de visión tropiece con él.

También dice que, al ser eléctricos, son silenciosos, lo que también es una amenaza para quienes no pueden ver.

“No los oyes, por lo que no puedes circular a su alrededor”, dice Frittelli, recordando un incidente en el que un scooter pasó tan cerca de una persona ciega que su perro lazarillo, asustado, saltó de la calle, provocando lo que él llama “una serie de sustos” que, por suerte, no acabaron en lesiones físicas.

El grupo de Frittelli está trabajando con el ayuntamiento de Roma para que sea obligatorio que los scooters se aparquen solo en los puestos designados. También quiere que se adapten para que produzcan un nivel de ruido de al menos 30 decibeles, de modo que sirvan de aviso de su aproximación.

Dice que no solo las personas con discapacidad, incluidos los que van en silla de ruedas, tienen dificultades para utilizar las calles cuando están llenas de scooters. Las personas mayores y los padres que empujan carritos de bebé también se ven afectados.

Giuliano Frittelli, a la izquierda, quiere que sea obligatorio aparcar los scooters en lugares designados. (Foto: CNN)

El concejal Eugenio Patanè está de acuerdo. Dice a CNN que a partir del 1 de enero de 2023, la ciudad renovará el permiso para solo 9.000 patinetes y reducirá a tres el número de empresas autorizadas a alquilarlos.

Señala que la ciudad también planea exigir que un porcentaje de los scooters se coloque en los suburbios y otras zonas para que los ciudadanos habituales puedan utilizarlos para lo que él denomina “la última milla”, que podría llevarles desde una parada de metro hasta sus casas o permitirles hacer recados rápidos sin subirse a un auto.

“Son un peligro para la gente, pero también son un problema para la ciudad, para la belleza de la ciudad”, dice Patanè. “El centro de la ciudad es patrimonio de la Unesco y es muy frágil y tenemos que cuidarlo”.

Ignorando las normas

Un turista tiró recientemente un scooter por la Plaza de España. (Foto: Polizia Roma Capitale)

A principios de junio, se multó a dos estadounidenses por arrojar scooters de alquiler a la Plaza de España, causando daños por valor de unos US$ 26.000 en el frágil mármol. El incidente fue captado por las cámaras de seguridad y por los transeúntes que vieron a uno de los turistas lanzar el pesado patinete de metal, captando el sonido de su caída contra la escalinata.

Multan a turistas estadounidenses por dañar escalinata de la Plaza de España en Roma con scooters

Los scooters eléctricos son utilizados principalmente por turistas y jóvenes, dice Patanè.

Y a menudo se ignoran las normas, sobre todo las que prohíben su uso en las calles y limitan su uso a una sola persona. Además, los arrendatarios deben tener 18 años. Y la ciudad no puede obligar a las empresas de alquiler a proporcionar cascos, lo que significa que muy pocos los llevan.

Los controles policiales son poco frecuentes y las multas son escasas para los usuarios de scooters que infringen las normas básicas, ya que es difícil hacer cumplir la norma de no circular por las calles cuando los scooters suelen estar aparcados en las aceras.

Tu primer viaje en scooters es el más peligroso

Sin embargo, parecen ser un éxito entre los turistas. “Para pasear, especialmente por el centro histórico, donde es casi imposible hacerlo en auto, esto es lo mejor”, dijo Walter Hughes, de Dallas, Texas, a CNN.

“Para ese (radio de tres o cinco kilómetros) que recorres a toda velocidad, no puedes encontrar aparcamiento para un auto, hace demasiado calor para caminar durante cinco horas, así que esto es todo”.

No todo el mundo está de acuerdo.

Los taxistas que han tenido que sortear a los peatones y ciclomotores durante años dicen que los scooters eléctricos son un problema mucho mayor.

Eduardo Conticello ha estado a punto de chocar con su taxi y le gustaría que los scooters se abolieran por completo.

Cuenta a CNN que a menudo se paran en seco delante de él o se caen. “Cuando los veo, conduzco muy, muy despacio”, explica, lo que añade tiempo a sus trayectos, lo que significa que sus pasajeros pagan más por su culpa. “Son muy peligrosos”.

Pero la vida en la ciudad eterna nunca ha sido especialmente fácil en sus 2.800 años. Roma no se construyó en un día, como se dice. Y sus problemas tampoco se resolverán en uno.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up