ANÁLISIS | Escenas de repugnante violencia en el Capitolio abren el caso de la comisión del 6 de enero contra Trump y su conspiración insurreccional

(CNN) — Diecisiete meses pasaron en un instante. La imagen de vandalismo indómito y violencia fascista desatada por un presidente autoritario que abusa de su poder que se pintó este jueves en la primera audiencia en horario estelar de la comisión del 6 de enero de 2021 fue casi más aterradora que cuando sucedió.

El impresionante evento televisado presentó el caso más claro y completo hasta el momento de que el expresidente Donald Trump inventó una conspiración en expansión para desafiar la voluntad de los votantes y robar el poder basándose en afirmaciones de que elecciones robadas que él sabía que eran falsas.

Cumpliendo su palabra de producir nueva evidencia convincente, la comisión construyó una narrativa clara de que la incitación y el ejemplo de Trump inspiraron directamente a los grupos extremistas a violar el Capitolio de Estados Unidos para organizar una insurrección.

“El presidente Trump convocó a la mafia, reunió a la mafia y encendió la llama de este ataque”, dijo la representante republicana Liz Cheney, vicepresidenta del panel, quien detalló el “sofisticado plan de siete puntos” de Trump para anular las elecciones de 2020.

Imágenes inéditas que muestran las desgarradoras batallas libradas por los agentes de la Policía del Capitolio para mantener a raya a los atacantes dejaron a los espectadores con una visión repugnante de la parte más vulnerable de la sociedad estadounidense, que Trump cultivó y desató.

“Fue una carnicería. Fue un caos”, dijo Caroline Edwards, una agente de la Policía del Capitolio cuyo testimonio fue intercalado con imágenes de miembros de la mafia de Trump que la golpearon hasta dejarla inconsciente, y que describió resbalar con la sangre derramada de sus colegas.

“No estoy entrenada para el combate, y ese día fueron solo horas de combate cuerpo a cuerpo”, dijo Edwards sobre un día en que defendió la ciudadela de la democracia representativa de EE.UU. contra sus compatriotas estadounidenses.

Esas feas escenas fueron aún más escalofriantes ya que, aunque algunos de los líderes de los movimientos extremistas involucrados, como Proud Boys y Oath Keepers, enfrentan cargos por lo que sucedió el 6 de enero de 2021, Trump todavía está esparciendo su veneno sobre una elección robada. Su incipiente campaña de 2024 y su continua incitación plantean la posibilidad de que el oscuro momento histórico en el que un presidente en funciones respaldó la violencia como una expresión política legítima dio a luz una nueva era de extremismo y sedición en el país.

Acusan al líder de Oath Keepers y otras 10 personas de “conspiración sediciosa” en relación al asalto al Capitolio

Miembros de Proud Boys son acusados de conspiración 1:31

La conclusión general de la presentación producida profesionalmente por la comisión selecta de la Cámara no fue que este fuera un momento trágico del pasado de Estados Unidos. Sino que podría volver a pasar.

“Nuestra democracia sigue en peligro. La conspiración para frustrar la voluntad del pueblo no ha terminado”, dijo el presidente de la comisión, Bennie Thompson, demócrata de Mississippi. “El 6 de enero y las mentiras que llevaron a la insurrección han puesto en riesgo dos siglos y medio de democracia constitucional”.

En otra señal de cómo el movimiento extremista de Trump está amenazando la verdad y la democracia, Fox no se unió a otras cadenas importantes para transmitir la audiencia en vivo. Los presentadores de opinión Tucker Carlson y Sean Hannity mostraron una transmisión de la sala de audiencias, pero hablaron sobre la acción, inventando falsedades y teorías de conspiración sobre lo que sucedió el 6 de enero.

No solo privaron a sus espectadores de la oportunidad de tomar una decisión sobre la evidencia, sino que ofrecieron a millones de estadounidenses que han comprado las mentiras de Trump sobre una elección robada una zona segura donde sus afirmaciones y antecedentes de incitación a la violencia estaban aislados de los hechos.

Presentan nueva evidencia impactante del asalto al Capitolio

La audiencia de este jueves fue producto de meses de investigaciones, entrevistas con testigos que penetraron profundamente en el ala oeste y el equipo de campaña de Trump, incluso su familia, y batallas para obtener documentos críticos de sus antiguos asesores.

La pregunta de si una evidencia y una verdad tan impactantes serán suficientes para cambiar la dinámica política contra Trump y enfrentarlo con el tipo de responsabilidad que siempre ha eludido seguirá las próximas semanas y meses. La misma advertencia se aplica a si las audiencias cambiarán el resultado de las elecciones intermedias de noviembre en una nación que está profundamente polarizada políticamente.

El impacto del informe final de la comisión sobre las futuras esperanzas presidenciales de Trump es algo para 2024. También es demasiado pronto para decir si la acusación efectiva del panel de su conducta, que se burla de la comprensión convencional de los deberes de un presidente que juró defender la Constitución, hará que se produzca un caso criminal condenatorio así como un juicio político.

La conclusión inevitable de la audiencia del jueves, la primera de semanas de presentaciones individuales de la comisión sobre el comportamiento de Trump, fue lo cerca que estuvo Estados Unidos de la destrucción del Estado de derecho y el gobierno de una muchedumbre extremista.

Hubo momentos impresionantes en la audiencia de dos horas, incluida la acusación de Cheney de que varios miembros republicanos del Congreso, como el representante Scott Perry de Pensilvania, un jugador en múltiples tensiones del intento de Trump de anular las elecciones, buscaron el indulto del entonces presidente antes de que dejara el cargo.

Cheney: Trump es inadecuado para el futuro de EE.UU. 1:45

La comisión mostró imágenes nunca antes vistas de personas que salían corriendo de la oficina del líder de la minoría republicana Kevin McCarthy al comienzo de los disturbios. McCarthy, después de decir inicialmente que Trump era responsable del peor ataque al Capitolio en 200 años, desde entonces ha tratado de encubrir el papel de su patrocinador político mientras trata de lograr su sueño de convertirse en presidente de la Cámara.

Cheney anticipó evidencia que sugería que Trump pensaba que la muchedumbre que cantaba para que el entonces vicepresidente Mike Pence fuera ahorcado por negarse a subvertir ilegalmente la Constitución y entregarle la elección a Trump podría tener razón. Y en los momentos finales de la audiencia, la comisión presentó testimonios en video de seis alborotadores que decían que los comentarios de Trump los atrajeron a Washington, poniendo un signo de exclamación en el caso de que el expresidente era directamente responsable de la insurrección.

“Trump solo me ha pedido dos cosas”, dijo Matthew Walter, quien se declaró inocente de nueve cargos relacionados con los disturbios y fue identificado por la comisión como miembro de Proud Boys, a quienes Trump les dijo que “estén de pie, retroceddan y esperen” en un debate presidencial.

“Me pidió mi voto y me pidió que viniera el 6 de enero”, dijo Walker.

¿Revelaría sorpresas investigación de asalto al Capitolio? 4:05

Los testimonios de los acólitos de Trump y de su familia

Durante años, Trump ha ejercido el poder sobre su propia órbita a través de la intimidación y las fervientes demandas de lealtad y la amenaza de volver a su base política adoradora contra cualquiera que disienta de su culto a la personalidad.

Pero la comisión rompió ese círculo de protección en torno al expresidente, obligando a personas cercanas a Trump a testificar bajo juramento de una manera que significaba que ya no podían evitar decir la verdad sobre la conducta que le valió un segundo juicio político, pero también una segunda absolución de los republicanos en el Senado después de que dejó el cargo.

Por ejemplo, el exsecretario de Justicia, William Barr, quien pudo aumentar gran parte del impacto del informe del fiscal especial Robert Mueller sobre los vínculos entre la campaña de Trump de 2016 y Rusia con su propia versión preliminar, contó que le dijo a Trump sin rodeos que sus afirmaciones de una elección robada eran absurdas.

“Dejé en claro que no estaba de acuerdo con la idea de decir que las elecciones fueron robadas y publicar estas cosas, que le dije al presidente que eran una basura”, dijo Barr en un testimonio en video reproducido por la comisión.

William Barr se desmarca del expresidente Trump 1:28

La hija mayor de Trump y exasesora senior del Ala oeste, Ivanka Trump, testificó en un video nunca antes visto que aceptaba las conclusiones de Barr.

“Afectó mi perspectiva. Respeto al secretario de Justicia Barr, así que acepté lo que decía”, dijo. Su esposo, otro asesor principal de Trump, Jared Kushner, se mostró en el testimonio diciendo que el último abogado de Trump en la Casa Blanca, Pat Cipollone, amenazó repetidamente con renunciar.

Video muestra qué dijo Ivanka Trump sobre la insurrección en el Capitolio 1:01

Cheney dijo que esto se debía a que estaba preocupado por “actividades potencialmente ilegales”. Al menos otros tres asesores de Trump, además de Barr, testificaron ante la comisión que le dijeron a Trump o al entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, que el presidente había perdido las elecciones y que no hubo un fraude electoral generalizado.

Cheney también dijo que una audiencia futura mostraría cómo Trump usó un conducto —el abogado conservador John Eastman— en un intento de subvertir la certificación de la elección del 6 de enero. Y dijo que la comisión había conocido nuevos detalles sobre cómo los asesores de Trump instruyeron a los partidarios en varios estados para inventar listas electorales falsas en un intento por anular la victoria electoral del presidente Joe Biden.

Cheney fue particularmente eficaz en la construcción de un caso de enjuiciamiento contra Trump, y su uso del testimonio de miembros del círculo de Trump pareció ser un esfuerzo consciente para acabar con el mito entre sus seguidores de que las elecciones fueron robadas.

Como hija del exvicepresidente Dick Cheney, quien fue vilipendiado por los demócratas durante la administración Bush, hay algo de ironía en su papel ahora como principal interrogadora del círculo de Trump. Pero la legisladora de Wyoming pagó por su voluntad de defender la verdad y la democracia con su tercer puesto de liderazgo republicano en la Cámara. También podría terminar sacrificando su carrera, ya que se enfrenta a un oponente principal respaldado por Trump en las elecciones intermedias.

Imágenes impactantes de los disturbios

Si bien algunas de las pruebas presentadas por la comisión fueron extraordinarias, los momentos más impactantes de la audiencia se produjeron en imágenes filmadas por el documentalista Nick Quested que nunca antes se habían visto públicamente.

Quested, quien testificó en la audiencia, comenzó el día del 6 de enero filmando a los miembros de Proud Boys mientras marchaban hacia el Capitolio. “¿Las calles de quién? Nuestras calles”, corearon los extremistas y se burlaron de los agentes de policía antes de que estallara la violencia. Usando un reloj que mostraba los tiempos de los eventos a medida que se desarrollaban, yuxtaponiéndolos con los comentarios incendiarios de Trump en un mitin y la evidencia de la planificación previa por parte de los extremistas, la comisión desacreditó por completo la idea de que la insurrección fue solo una protesta que se salió de control.

Mostró cómo Proud Boys ayudó a romper las defensas de la Policía del Capitolio y provocó batallas campales entre los oficiales y los partidarios de Trump que ondeaban banderas. En un momento, el panel reprodujo el sonido de una entrevista posterior del expresidente cuando dijo que la multitud estaba pacífica y que había “amor en el aire”. Las escenas salvajes respaldaron completamente la descripción de Edwards de que el frente oeste del Capitolio se convirtió en una “zona de guerra”.

Lejos de mostrar arrepentimiento, Trump respondió al desgarrador contenido de la noche tratando de aprovechar una nueva narrativa de que está siendo perseguido políticamente, y difundiendo más mentiras que podrían incitar disturbios.

“Entonces,  la camarilla política de la ‘Comisión Corriente’ se niega a jugar cualquiera de los muchos testigos y declaraciones positivas, se niega a hablar del fraude electoral y las irregularidades que tuvieron lugar a gran escala”, escribió el expresidente en su red social de nombre irónico, Truth Social.

“¡Nuestro país está en tantos problemas!” escribió, sin saberlo, describiendo el efecto de sus propias mentiras continuas y socavando el sistema democrático de Estados Unidos, y destacando claramente el punto de Cheney al recordar cómo el general George Washington renunció voluntariamente a su cargo y devolvió el control del Ejército Continental al Congreso.

“La sagrada obligación de defender esta transferencia pacífica del poder ha sido honrada por todos los presidentes estadounidenses, excepto uno”, dijo Cheney.

“Como estadounidenses, todos tenemos el deber de garantizar que lo que sucedió el 6 de enero nunca vuelva a suceder”.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up