ANÁLISIS | El futuro de Boris Johnson peligra al sufrir el Partido Conservador una doble derrota electoral

Londres (CNN) — El primer ministro del Reino Unidos, Boris Johnson, sufrió este viernes un duro golpe a su autoridad después de que su partido perdiera dos elecciones parciales en una sola noche, lo que ha suscitado nuevos interrogantes sobre su liderazgo.

El laborista Simon Lightwood ganó el escaño de Wakefield, en West Yorkshire, en el norte de Inglaterra, con una mayoría de 4.925, con un cambio de 12,7 puntos porcentuales de los conservadores a los laboristas.

Momentos después, el liberaldemócrata Richard Foord ganó la elección parcial de Tiverton y Honiton, en Devon (oeste de Inglaterra), con una espectacular diferencia de casi 30 puntos. Los conservadores habían mantenido el escaño con una mayoría de más de 24.000 votos, por lo que la victoria fue una de las mayores mayorías que se han volcado en una elección parcial parlamentaria en el Reino Unido.

Boris Johnson sobrevive por escaso margen un voto de confianza de su partido

Helen Hurford, la candidata derrotada del Partido Conservador, se había encerrado en una sala previamente reservada para las entrevistas con los medios de comunicación en el lugar del recuento, y al parecer se negaba a hablar con ningún medio de comunicación, informó PA Media.

“Esta es una victoria histórica para los liberales demócratas y un golpe devastador para los diputados conservadores que siguen apuntalando a Boris Johnson”, declaró un portavoz de los liberales demócratas a los medios de comunicación británicos.

Johnson dijo que el Gobierno británico tiene que “escuchar los resultados” de las aplastantes pérdidas en las elecciones parciales, que han llevado al propio presidente del Partido Conservador, Oliver Dowden, a dimitir de su cargo.

En una entrevista conjunta durante una visita a Ruanda, Johnson calificó los “duros” resultados como un “reflejo de muchas cosas”, reconociendo que los votantes británicos están “pasando por un momento difícil”.

“Como gobierno tengo que escuchar lo que dice la gente. Y las dificultades que la gente está afrontando por el coste de la vida es, creo, para la mayoría de la gente, el problema número uno”, remarcó Johnson.

Las elecciones parciales de este jueves fueron provocadas por la dimisión de destacados legisladores conservadores, uno de los cuales admitió haber visto porno dentro de la cámara del Parlamento británico, y otro declarado culpable de haber abusado sexualmente de un adolescente.

El candidato liberal-demócrata Richard Foord ha derrotado una enorme mayoría conservadora en el escaño de Tiverton y Honiton, al oeste de Inglaterra.

Los resultados son significativos —y profundamente preocupantes para el Partido Conservador en el poder— por dos razones. La derrota en Tiverton y Honiton significa que muchos escaños que antes eran seguros en el sur y el oeste de Inglaterra podrían estar en peligro en las próximas elecciones generales. El resultado de Wakefield sugiere que los laboristas podrían recuperar muchos de los llamados escaños del Muro Rojo que se decantaron por el partido de Johnson en las elecciones de 2019.

Las derrotas de este viernes se producen tras el perjudicial escándalo del Partygate, en el que se produjeron sucesos de cierre en Downing Street, y una votación de confianza en el liderazgo de Johnson a principios de este mes en la que más del 41% de los legisladores de su propio partido votaron a favor de deshacerse de él.

Johnson se ha enfrentado a otros muchos escándalos que han afectado a su posición en las encuestas, a pesar de su aplastante victoria por 80 escaños hace solo dos años y medio. Entre ellos, las acusaciones de haber utilizado indebidamente el dinero de los donantes para pagar una reforma de su casa de Downing Street y de haber azotado a los diputados para proteger a un colega que había infringido las normas sobre los grupos de presión.

Pocas herramientas en la caja de Boris Johnson

Si estos escándalos —a menudo desestimados por los ministros del gobierno como historias de la “burbuja de Westminster”— fueran las únicas preocupaciones de los británicos, Boris Johnson podría no estar en problemas tan graves. Pero quizás el mayor problema al que se enfrenta el primer ministro es uno que, en cierta medida, está fuera de su alcance.

La crisis del coste de la vida va en aumento y el Gobierno tiene pocas herramientas en su caja para facilitar las cosas a los ciudadanos británicos. Ha habido rebajas energéticas y subvenciones para ayudar a los más afectados, pero, dado el ritmo de la inflación, en gran medida no consiguen abordar la magnitud de los problemas.
Esta misma semana, el país ha sufrido la peor huelga ferroviaria de los últimos 30 años. Los sindicatos y los políticos de la oposición señalan con el dedo acusador a Johnson por negarse a negociar con los sindicatos.

Es probable que los aliados de Johnson pasen los próximos días declarando que él es la única persona que puede darle la vuelta a todo y devolver al partido a una posición ganadora de cara a las próximas elecciones generales, previstas actualmente para 2024.

Puede que sea cierto. Pero también puede ser cierto que el público se haya decidido por él. Mientras que antes muchos lo admiraban como el hombre “que consiguió el Brexit”, como decían los carteles de su campaña, ahora podría ser un político más para gran parte del público.

Boris Johnson está fuera del país durante este fin de semana, asistiendo a las cumbres de la Commonwealth, el G7 y la OTAN en Ruanda, Alemania y España. Normalmente es cuando el líder está fuera del país el momento en que los mayores conspiradores de Westminster hacen su mejor trabajo. Y hay un número importante de conservadores que piensan que Johnson está arrastrando al partido al olvido y que les costará el puesto… y el poder.

Ya se ha enfrentado a un voto de confianza. Podría enfrentarse a otra antes de que acabe el año. Pero la pregunta que algunos diputados conservadores se hacen en voz baja es: ¿ha quemado la tierra el liderazgo de Johnson? ¿Hay alguien que pueda renombrar el partido, como hizo Johnson en 2019, y llevar a un partido renovado a otra victoria?

A menos que se convoquen elecciones antes de tiempo, los conservadores habrán estado en el poder durante 14 años cuando pidan a los ciudadanos que les concedan otros cinco. En ese tiempo habrán tenido tres líderes muy diferentes que, en su momento, se pensó que eran las mejores personas para el trabajo.

Si el país sigue teniendo la sensación de estar retrocediendo, será muy difícil para Johnson —o para cualquier otro conservador— defender que son las personas adecuadas para llevarlo adelante y mantener la cara seria.

Niamh Kennedy, de CNN, contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up