Trabajadores sanitarios desanimados y pacientes desesperados se enfrentan por los tratamientos alternativos de covid-19

(CNN) — El Dr. Jack Lyons recuerda los primeros días de la pandemia de covid-19, cuando las comunidades agradecidas golpeaban ollas y sartenes para honrar a los trabajadores sanitarios de primera línea.

Pero ahora, enfrentado a la hostilidad solo por tratar de salvar la vida de sus pacientes, dice que, lamentablemente, esos días quedaron atrás.

Lyons es uno de los muchos médicos y enfermeras que se enfrentan al aumento de los casos de covid-19 que están inundando los hospitales a medida que la variante ómicron se extiende rápidamente por todo el país.

Ahora, los trabajadores sanitarios que luchan en la primera línea de la pandemia también se están enfrentando a pacientes que los desestiman e incluso los amenazan por la forma en que están siendo tratados por el virus.

Lo que necesitas saber sobre la variante ómicron 2:06

“La gente actúa como si pudiera venir al hospital y solicitar cualquier terapia que quiera o, por el contrario, rechazar cualquier terapia que quiera con la idea de que, de alguna manera, pueden elegir y dirigir su terapia. Y eso no funciona”, dijo Lyons a CNN desde el hospital CentraCare en el que trabaja en St. Cloud, Minnesota.

Mientras la variante ómicron, altamente transmisible, que se convirtió en la cepa dominante en Estados Unidos en cuestión de semanas, aumenta el número de casos, continúa una nueva ola de desinformación sobre la pandemia y las vacunas diseñadas para acabar con ella.

Biden levantará las restricciones de viaje a los países del sur de África que se establecieron debido a ómicron

Desde las infundadas teorías conspirativas de que las vacunas contienen microchips o alteran el ADN de las personas, hasta las falsedades deliberadas sobre las muertes por vacunas y los efectos secundarios de las mismas, la industria de la desinformación sobre la pandemia está prosperando.

Esta peligrosa desinformación también dio lugar a una serie de demandas contra hospitales que exigen tratamientos médicos no probados, como la ivermectina. Los profesionales de la salud denuncian una creciente hostilidad entre los trabajadores médicos y los pacientes y sus familias.

Es una dosis constante de acoso e insultos.

“Insultan tu inteligencia, insultan tu capacidad y, lo que es más hiriente, dicen que al no utilizar estas terapias estás tratando de dañar intencionadamente a las personas por las que hemos dado todo para salvarlas”, dijo Lyons.

Cerca del 70% de los pacientes de la UCI de Lyons están enfermos de covid-19, y casi todos ellos no están vacunados.

La ivermectina se utiliza para tratar parásitos como las lombrices y los piojos en los seres humanos y también la utilizan los veterinarios para desparasitar a los animales grandes. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) advirtieron de un fuerte aumento de las notificaciones de enfermedades graves causadas por el fármaco a los centros de intoxicación.

“La experiencia más difícil que tuvimos es la de la familia de un paciente que, bajo un seudónimo, había proferido amenazas contra el hospital”, dijo Lyons. “Hubo una referencia a asegurarse de que el hospital estaba cerrado con llave y tenemos gente que viene a por ti”.

“No estoy seguro de cómo una persona podría tomar ‘Vamos a llegar a eso, vamos a marchar sobre el hospital. Vamos a por ti’ como algo distinto a una amenaza de muerte”, añadió.

Lyons sabe que se encuentra con personas en su peor día. Como médico de cuidados intensivos, él y otros trabajadores sanitarios llevan mucho tiempo experimentando la agresión de los pacientes y sus seres queridos en las circunstancias más desesperadas.

Pero el covid-19 hizo que esas conversaciones sean aún más duras, sobre todo ahora que muchos de sus pacientes no están vacunados, desconfían de su experiencia y exigen tratamientos alternativos alimentados por la desinformación.

“Se trata de gente que defiende a sus seres queridos que están con respiración asistida. Y siento una enorme simpatía”, dijo.

Pero cree que fueron manipulados por información errónea y por otros médicos que promueven tratamientos que no se basan en la ciencia, el más popular de los cuales es la ivermectina.

Cómo pasar las fiestas en medio de una ola de covid-19, según especialista 1:39

“Y esa es la gente a la que no respeto en absoluto: los charlatanes y los vendedores de aceite de serpiente que venden esto”, continuó Lyons. “Se están aprovechando de la esperanza de la gente y tratan de sacar provecho de familias desesperadas que harían cualquier cosa para llevar a su ser querido a casa”.

“Es doloroso, estamos agotados, estamos cansados…”

Los trabajadores de la salud están tan agotados que a veces necesitan ánimos para simplemente caminar desde sus coches hasta su lugar de trabajo, según Barbara Chapman, una enfermera practicante que trabaja en la Universidad de Texas en Tyler.

“Es como cuando un veterano vuelve de la guerra, puede estar fuera de la guerra, pero no deja esa guerra”, dijo Chapman a Lavandera. “Es un campo de batalla”.

El verano pasado, Chapman ayudó a poner en marcha una línea de atención telefónica que ofrece a los profesores y a los trabajadores sanitarios apoyo en materia de salud mental.

Un número asombroso de trabajadores sanitarios, más de uno de cada cinco, sufrió ansiedad, depresión o trastorno de estrés postraumático durante la pandemia, según reveló una investigación publicada en marzo.

Los médicos y las enfermeras de todo el país tenían la esperanza de que la disponibilidad de las vacunas, la herramienta más eficaz para prevenir enfermedades graves, significaría el fin gradual del horror.

En cambio, la desinformación hizo que muchos se nieguen a vacunarse, lo que provocó que se pierdan las esperanzas de que el país alcance la inmunidad de rebaño, el punto en el que un número suficiente de personas están protegidas contra una enfermedad que no puede propagarse entre la población.

“Queremos ayudar a la gente. Y ahora que la gente no se está vacunando, no nos creen”, dijo Chapman. “Están cuestionando nuestra educación y nuestra formación. Es hiriente, estamos agotados, estamos cansados, y por eso hemos sido heridos moralmente en este brote”.

Las aerolíneas de EE.UU. cancelan más de 400 vuelos de Nochebuena tras el mayor día de viajes aéreos de las fiestas

Un médico de urgencias que pidió no ser identificado por temor a represalias habló de la inmensa frustración y el agotamiento que sienten los médicos al tratar con pacientes que exigen tratamientos no probados pero que siguen resistiéndose a la vacuna.

“Quiero decir, ¿te imaginas que un dentista tuviera tantas discusiones sobre el cepillado de dientes como las que tenemos sobre la vacuna covid-19?”, dijo el médico. “No habría malditos dentistas”.

El miércoles había más de 69.700 pacientes de covid-19 en los hospitales de EE.UU., una cifra que ha ido en aumento desde que se redujo a unos 45.000 el 8 de noviembre, según los datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

En la última semana, Estados Unidos registró una media de 1.324 muertes diarias por covid-19, un 11% más que la semana anterior, según Johns Hopkins.

Preocupación por una oleada masiva de abandonos de trabajadores sanitarios

Al principio de la pandemia, los trabajadores sanitarios estaban dispuestos a hacer sacrificios que les cambiaran la vida para ayudar a salvar vidas en medio de una pandemia que cambió el mundo.

Muchos alquilaron apartamentos y vivieron separados de sus familias para atender a sus pacientes. Los residentes organizaron desfiles para agradecerles su trabajo. Reutilizaron los EPI, cancelaron las vacaciones y trabajaron turnos prolongados para empleadores que no siempre consideran que valoran su seguridad.

Pero ahora, con la disponibilidad de vacunas que pueden ser la única forma de acabar con el ciclo de la tragedia, a muchos les preocupa que los trabajadores sanitarios, poco apreciados y constantemente amenazados, digan por fin que están hartos.

Un estudio dirigido por la Asociación Médica Americana en el que se examina la relación entre “el estrés relacionado con el covid y las intenciones laborales de los trabajadores sanitarios estadounidenses” puso de manifiesto la grave preocupación de que el país pueda estar al borde de una “ola de rotación” entre el sector sanitario.

El estudio reveló que 1 de cada 5 médicos y 2 de cada 5 enfermeras tienen la intención de dejar su práctica actual en un plazo de 2 años.

Incluso Lyons, que trabajó en el mismo hospital desde el comienzo de la pandemia, dice que cada vez es más difícil mantenerse optimista.

“A menudo es desgarrador. A veces es desmoralizante. Hacemos todo lo posible por mantener la esperanza”, afirma. “Pero a medida que pasan los meses y nos encontramos cada vez más fatigados y cada vez más mis colegas dejan la profesión. Cada día es más difícil”.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up