Los casos de covid-19 se han reducido en un 60% respecto al punto máximo de la oleada de delta. La directora de los CDC dice que hay que estar atentos de cara al invierno

(CNN) — Las tasas de casos, hospitalizaciones y muertes por covid-19 se han reducido significativamente en Estados Unidos desde que la oleada impulsada por la variante delta, altamente contagiosa, alcanzó su punto máximo en septiembre.

Sin embargo, dado que los casos siguen siendo relativamente elevados, que muchos niños siguen sin poder ser vacunados y que se avecina un clima más frío, no es momento de sentirse cómodo sobre la posición del país, según han dicho los principales expertos en salud.

“Ahora vamos en la dirección correcta (…) pero, dado que los casos siguen siendo elevados, debemos permanecer vigilantes de cara a los meses más fríos y secos del invierno”, declaró el miércoles la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), en una sesión informativa sobre el coronavirus en la Casa Blanca.

Los grupos de Salud Pública temen que las amenazas a los funcionarios locales puedan aumentar a medida que EE.UU. planea el lanzamiento de vacunas contra el covid-19 para los niños

Los casos, las hospitalizaciones y las muertes se dispararon tras el inicio del verano boreal, cuando la variante delta se convirtió en la dominante, pero los tres están disminuyendo ahora.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, en la última semana se ha registrado una media de 69.011 nuevos casos al día, lo que supone un descenso del 60% con respecto al pico de la oleada impulsada por la variante delta (127.531) alcanzado a mediados de septiembre.

La media también está muy por debajo del pico histórico del país, que fue de más de 251.800 casos diarios a mediados de enero, en medio de un aumento invernal cuando el despliegue de la vacuna era nuevo y limitado.

Los descensos actuales y los meses de vacunación han suscitado especulaciones sobre si el país ya pasó lo peor de la prevalencia del virus.

El Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), dijo anteriormente que la oleada impulsada por la variante delta del coronavirus podría ser la última gran oleada de infección, gracias en parte a las vacunas, salvo que haya alguna nueva variante que traspase la inmunidad de la vacunación y la infección previa.

Gottlieb insiste en que no está diciendo que las cifras no vayan a aumentar de nuevo, sino que puede que no suban tanto como durante la oleada de delta si no surge una nueva variante peligrosa. Afirmó que el virus podría establecerse en un patrón más estacional, incluyendo aumentos en el invierno, porque el aire más frío y seco podría favorecer la propagación del virus.

Científicos identifican dos nuevas variantes: la C.1.2 y la mu; ¿Qué datos tenemos de las mismas? El Dr. Huerta nos explica

Incluso Gottlieb, miembro del consejo de administración de Pfizer, dijo que las tasas de vacunación deberían ser más altas, quizás hasta un 80-85% en adultos, para prevenir de forma fiable otra oleada de la variante delta. En la actualidad, alrededor del 69% de los adultos estadounidenses están totalmente vacunados, según los CDC.

Otros expertos se han mostrado más cautelosos sobre si EE.UU. ha registrado su mayor oleada.

Al explicar el miércoles por qué las escuelas de educación básica no deberían desafiar la recomendación de los CDC de que todos los que asistan presencialmente usen mascarillas, independientemente de su estado de vacunación, un funcionario de la facultad de medicina señaló lo que ocurrió cuando el país en general relajó sus actitudes respecto a las mascarillas.

“Vimos que esto sucedió en junio, durante el verano, cuando declaramos que la pandemia había terminado un poco antes de tiempo”, dijo el miércoles a CNN la doctora Richina Bicette-McCain, directora médica asociada del Colegio de Medicina de Baylor.

“Decidimos que los vacunados no tenían que usar mascarilla, lo que se convirtió en que todo el mundo dejó de usar mascarilla, y posteriormente se produjo el pico y la oleada de delta”, dijo Bicette-McCain.

En cuanto a las hospitalizaciones: el número de pacientes con covid-19 en los hospitales de EE.UU., 51.541 hasta este miércoles, ha descendido un 50,4% desde el pico de delta alcanzado en septiembre, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés).

Según la Universidad Johns Hopkins, durante la semana pasada se produjeron una media de 1.369 muertes diarias por covid-19. Esta cifra ha descendido en general desde que la oleada delta alcanzó un máximo de 2.092 el 22 de septiembre.

La mayoría de los padres no planean vacunar a los niños pequeños de inmediato, según una encuesta

Incluso con el descenso de las tasas de casos de covid-19, los niños deberían ser vacunados tan pronto como sean elegibles, dijo este miércoles el Dr. Anthony Fauci.

“Todo lo que hay que hacer es ir a los hospitales pediátricos de todo el país y ver, sobre todo con la variante delta, que tiene muchas más posibilidades de transmitirse, que hay más niños que se infectan”, dijo Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, a CNN.

La elegibilidad de la vacuna podría ampliarse pronto a las edades de 5 a 11 años. Un panel asesor de la FDA votó la semana pasada para recomendar la autorización de uso de emergencia de la vacuna contra el covid-19 de Pfizer-BioNTech para ese grupo de edad.

Recomiendan autorizar la vacuna de Pfizer para niños 3:03

Se espera que la FDA decida pronto si acepta esa recomendación, y los asesores en materia de vacunas de los CDC se reunirán la próxima semana para debatir si la agencia debe recomendar la vacuna para esas edades.

Sin embargo, muchos padres han dicho que no vacunarán a sus hijos más pequeños de inmediato, según una encuesta publicada este jueves por la Kaiser Family Foundation.

Entre los padres de niños de 5 a 11 años, solo el 27% dijo que vacunaría a sus hijos contra el virus tan pronto como la vacuna estuviera disponible.

Esa cifra se ha mantenido prácticamente igual desde julio, a pesar de que cada vez hay más pruebas de que la vacuna de Pfizer es segura y eficaz para estos niños más pequeños. La vacuna ya está autorizada para niños y adolescentes de 12 años en adelante.

Otro 33% dijo que esperaría a ver cómo funciona la vacuna antes de vacunar a sus hijos de 5 a 11 años, según Kaiser. El grupo encuestó a más de 1.500 adultos estadounidenses del 14 al 24 de octubre.

Alrededor del 76% de los encuestados dijeron estar “muy” o “algo” preocupados por los efectos secundarios a largo plazo, mientras que al 71% le preocupaban los efectos secundarios graves.

El Dr. Peter Hotez, codirector del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, dijo que se necesita una vacuna para los niños de 5 a 11 años, porque el covid-19 es un “actor muy malo” incluso con estos niños más pequeños.

Hotez dijo que los científicos tendrán que vigilar de cerca cualquier problema de seguridad poco frecuente. Se ha informado de un número muy reducido de casos de inflamación del corazón, como miocarditis, entre niños mayores que recibieron la vacuna contra el covid-19. Pfizer dijo que no ha observado ningún problema de seguridad en los niños más pequeños, pero en sus ensayos participaron solo unos 2.000 niños y puede que no fuera un grupo lo suficientemente grande como para detectar el raro caso de inflamación del músculo cardíaco relacionado con la vacuna.

La tasa de miocarditis por covid-19 es “mucho más alta”, dijo Hotez, y supone un riesgo mucho mayor.

Los efectos secundarios de la vacuna de covid-19 en niños de 5 a 11 años son “leves”, según investigador

Encuesta: el 43% dice haber vuelto a las actividades anteriores a la pandemia

Con la disminución de la oleada de la variante delta, muchos estadounidenses afirman haber vuelto en gran medida a sus actividades anteriores a la pandemia.

Alrededor del 43% de los encuestados dijo haber vuelto básicamente a los comportamientos normales previos a la pandemia, según la encuesta de la Kaiser Family Foundation publicada este jueves.

Aproximadamente el 6% dijo que nunca cambió su nivel de actividad, y otro 35% dijo que volvió a “hacer algunas, pero no todas” las actividades previas a la pandemia, dijo la fundación.

Fauci ha dicho anteriormente que las tasas de casos deberían bajar a unos 10.000 diarios antes de abandonar las restricciones. El miércoles dijo a CNN que era demasiado pronto para abandonar el uso de mascarillas en las escuelas, en particular.

“La dinámica de la infección en este momento, todavía estamos promediando alrededor de 70.000 infecciones al día. Esa es una dinámica viral demasiado alta para decir: ‘Bien, estamos bien; no necesitamos hacer más mitigación'”, dijo el miércoles a CNN el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Fauci dijo que el país llegará a un momento en el que podrá dejar de usar mascarillas.

“Pero no creo que estemos preparados para eso en este momento, sobre todo cuando se está en un espacio cerrado”, dijo Fauci.

Jen Christensen de CNN contribuyó con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up